Archivos para mayo, 2014


Fuente: http://www.memoriza.com/ Dr. Jorge González-Hernández

 El Trastorno por Déficit Atencional e Hiperactividad en el Adulto (TDAH) es una constelación de síntomas y signos presentes desde la infancia. Si bien es cierto todos presentamos en mayor o menor grado algunos de estos síntomas, la necesidad de tratamiento tiene que ver con la magnitud en que estos afecten la calidad de vida del sujeto. En ocasiones puede bastar con modificar el ambiente o una reorientación vocacional. Cuando esto no es posible o suficiente, el tratamiento farmacológico puede constituir una importante herramienta.

A continuación paso a describir los síntomas más frecuentes.

Procrastinación: “no deje para hoy lo que puede hacer mañana”

 Parto con éste, no por ser el más representativo, sino por ser uno de los de más difícil manejo y generador de bastante angustia y culpa.

La palabra procrastinar viene del latín es decir, dejar las cosas para mañana o para última hora.

Aunque en el TDAH podría asociarse a la dificultad, propia de esta entidad, para priorizar qué es lo importante o urgente y qué es lo secundario o postergable, esto no siempre es así. Muchas veces el procrastinador tiene plena conciencia de estar ejecutando tareas irrelevantes, mientras otras necesarias están siendo postergadas, pero……..no puede evitarlo. De hecho, en este momento yo debería estar haciendo un sinnúmero de otras cosas más urgentes, pero me encuentro escribiendo sobre este apasionante tema y….no puedo evitarlo. Lo otro lo dejaré para mañana o pasado.

Aunque sobre la procrastinación se ha escrito bastante, baste buscar la palabra en Google (por favor, no lo hagan todavía o es posible que se distraigan y no vuelvan a este artículo), no he encontrado alguna información que sea realmente útil, como probablemente tampoco lo será ésta …. pero al menos nos habrá servido para procrastinar un rato.

Para algunos autores la procrastinación es inevitable y todos lo hacemos en algún grado. El punto sería con qué procrastinar. Al menos intentemos hacerlo con algo que pueda ser de alguna utilidad en algún momento, aunque no sea prioritario. Jugar al solitario en el computador no es la mejor idea cuanto tengo que entregar un trabajo mañana. Tampoco lo es leer un libro de historia, pero tal vez éste, al menos, incremente mi cultura.

Los TDAH son seres geniales e inventores por naturaleza. Es característico que esa genialidad aparezca justo en el momento en que tienen otras obligaciones que cumplir. Recomendación: si es útil, hágalo, tal vez mañana la idea genial se haya esfumado. Después de todo, si sólo nos dedicáramos a cumplir con nuestras obligaciones, ¿quién pondría la cuota de originalidad a este mundo? Ser procrastinador no es sinónimo de ser flojo. Puede ser incluso que la actividad con que se está procrastinando sea más compleja y difícil que la postergada.

Incluso puede ocurrir que una misma actividad en algún momento se utilice para procrastinar y en otro sea la postergada. El problema es que a los TDAH “no les gusta hacer cosas por obligación”. Frase típica: “Yo hago las cosas cuando yo quiero y porque yo quiero”. Una pequeña trampa a esta estructura mental podría ser intentar anular el rótulo de obligatorio a la tarea a realizar. Si a alguien se le ocurre cómo, por favor que lo publique.

La actividad con que se procrastina produce placer, sin duda, pero enfrentarse a la realidad de no realizar o entregar las obligaciones a tiempo puede ser fuente de mucha mayor angustia y afectación de la autoestima. Dada la genialidad propia de los TDAH, muchas veces al final, a avanzadas horas de la madrugada, logran cumplir con la tarea, pero con clara conciencia de que la procrastinarían les quitó una noche de sueño y que el resultado podría haber sido mejor. Esto es típico de los estudiantes TDAH que aprenden, la última noche antes del examen, toda la materia que tuvieron un mes para estudiar. Lo genial es que a veces lo logran, pero dado que el sueño es fundamental para la consolidación de la memoria, con el tiempo los conocimientos se esfuman y quedan con la sensación de que la universidad fue sólo un paseo que ningún conocimiento les dejó.

Sin duda ésta es una mala época para los TDAH. Demasiados estímulos externos, mucho años de estudio frente a un escritorio, escasa disciplina, decenas de cuentas y compromisos que cumplir. Es necesario generarse un ambiente propicio de trabajo. No tenga su libro favorito, un televisor, el celular o el Messenger abierto sobre su mesa de trabajo. Genere un espacio que invite a trabajar. Si no, le puede ocurrir como a Leonardo da Vinci, con cientos de ideas geniales que quedaron a medio terminar.

Cuéntele su problema a un buen colega o amigo, los TDAH suelen tener bastantes, y pídale que le ayude a insistirle en esa cosa que siempre está postergando. Si encuentra otro TDAH que tenga el mismo problema, la ayuda puede ser mutua. En la infancia cumplía ese rol nuestra madre o abuela (seres actualmente en extinción) con frases como “primero el deber y luego el placer” o “primero la obligación y después la devoción”. Probablemente procrastinar sea lo natural y no hacerlo un hábito que se adquiere con la educación y que es fácil de perder. La única forma de generar nuevos hábitos es practicándolos.

Es posible que la imaginería también pueda favorecer algunas vías neurales.

Cuando tenga un tiempo de relajación, escasos en el TDAH, genere su imagen mental de un tipo activo y ejecutivo. Imagínese a Ud. mismo como quiere ser. Es una forma de autohipnosis.

Fraccione las grandes tareas en tareas más pequeñas. Es más atractivo pensar en sentarse a escribir el título de la tesis, que la tesis completa. Una vez sentado puede ocurrir que con la inspiración del título, el resto comience a salir como por arte de magia.

Finalmente, puede ofrecerse un premio de fin de tarea, pero deberá ser lo  suficientemente honesto para no tomarlo antes

 Baja autoestima: “Estoy seguro que soy genial pero ……no sirvo para nada”

 No conozco algún estudio que muestre que los TDAH tengan menor capacidad intelectual que el resto de la población. Incluso algunos han mostrado que pudieran ser más creativos. Sin embargo, su rendimiento laboral o académico, claramente está por debajo que lo que correspondería a su nivel de abstracción. Esto se explica por la disfunción ejecutiva, propia del mal funcionamiento de los lóbulos frontales. Cualquier tarea que requiera ser planificada y ejecutada en un secuencia de pasos se torna más difícil.

“He intentado organizar mis días para evitar la dispersión. Con lápiz y papel lo logro perfectamente, pero cuando llega la hora de ponerlo en práctica, entonces aparecen los problemas”. importante estado de frustración e incluso a estados depresivos.

La incapacidad para alcanzar las metas puede llevar a un Idealismo, Impulsividad, Irritabilidad explosiva, Ineficiencia, Mala memoria, Intolerancia a la frustración, Hiperactividad motora, Distractibilidad, Sensibilidad emocional,

Hiperconcentración, Compulsiones, Dificultad para empezar, Dificultad para terminar, Dificultad para flexibilizar, Dificultad para priorizar-tendencia a la dispersión, Tendencia a la automedicación y abuso de substancias, Verborrea e ideofugalidad.

Publicado: 23 mayo, 2014 en Sin categoría

domingo, agosto 08, 2010

La dieta del cerebro

El azúcar nos sirve para controlar los impulsos

Numerosos estudios aconsejan aumentar el consumo de omega-3


Los efectos de la comida sobre nuestras reacciones y emociones han sido ignorados durante mucho tiempo. Sin embargo, científicos de todo el mundo se proponen ahora demostrar que hay una correlación directa entre la dieta y nuestro estado de ánimo

La relación de las personas con la comida es uno de los elementos que contribuyen a la diversidad cultural del ser humano, a la riqueza gastronómica repleta de sabores, de aromas, de texturas y de matices. La interacción que cada uno tenemos con los alimentos es peculiar y específica, es un regalo para los sentidos, un placer individual que adquiere una dimensión especial cuando se puede compartir alrededor de una buena mesa.

Pescado con anestésico

Thaïs Baleeiro, farmacéutica de São Paulo (Brasil), explica que la cocina del estado amazónico de Pará cuenta con el jambú, una hierba habitual en la zona, considerada medicinal y afrodisiaca, pero que posee un efecto inmediato que se percibe al comer cualquiera de los platos típicos de la zona: la lengua empieza a adormecerse y el labio presenta un ligero temblor; esta es la magia de la cocina parasense, que cuenta, además, con el tucupí (un caldo de mandioca rallada y hervida, para eliminar su veneno –ácido cianhídrico–) y el pirarucú (Arapaima gigas, el mayor pez de escamas de agua dulce de Brasil y, probablemente del mundo).
——————————————————————————–

Tamalito hipnótico

Alfredo Briones Aranda, médico de Chiapas (México), recuerda que en la zona de la selva lacandona cerca de Guatemala se tiene la costumbre de utilizar una hierba denominada chipilín (Crotalaria longirostrata) con fines alimenticios. Las hojas y los brotes tiernos de chipilín, fritos o hervidos, se ponen en caldos que se combinan con arroz o frijoles, o bien se mezclan con harina de maíz para hacer los tamalitos, un plato de orígen indígena. Lo curioso es que, después de tomar uno de estos platos, los comensales sienten un ataque de sueño más allá del sopor pospandrial común; el doctor Briones lo atribuye a una acción directa sobre el sistema cerebral inhibitorio que se traduce en este efecto tranquilizante. En la actualidad, Alfredo Briones está estudiando los efectos del chipilín sobre la ansiedad en modelos experimentales con ratas expuestas a situaciones estresantes.
——————————————————————————–

¿Y el segundo cerebro?

Michael Gershon es catedrático del Departamento de Anatomía y Biología Celular en la Universidad de Columbia. En su libro The second brain aclara: “Éste no sirve para resolver problemas filosóficos ni para escribir bellos poemas; tales actividades están reservadas para el cerebro de la cabeza”; ahora bien, recuerda que hay otra parte del cuerpo humano dotada de una complejísima red de tejido nervioso que, además, contiene gran cantidad de neurotransmisores, como los que también se encuentran en el otro cerebro (por ejemplo, la serotonina). Es el sistemanervioso entérico, que acompaña al tubo digestivo desde el esófago hasta los intestinos, pasando por el estómago.

Hasta hace poco se creía que el sistema nervioso entérico únicamente tenía fines digestivos y de absorción de los nutrientes. Sin embargo, hoy sabemos que el “segundo cerebro” está en estrecha relación con el primero, y contribuye a determinar nuestro estado mental e incluso puede desencadenar síntomas específicos. Eso explicaría el cosquilleo en el estómago que percibimos en situaciones de ansiedad o que algunas personas traduzcan dicha ansiedad en problemas como estreñimiento o diarrea. Varios estudios apuntan al hecho de que parte de nuestras emociones están vehiculizadas por el tejido nervioso entérico. Curiosamente, de nuevo, varias expresiones populares hacen referencia a esta relación desde antaño.

——————————————————————————–

Por desgracia, los alimentos, no sólo aportan los nutrientes necesarios para vivir, sino que también pueden desencadenar o empeorar enfermedades, desde la gota por el consumo excesivo de carne o de marisco, hasta crisis de migraña después de un atracón de chocolate o quesos, pasando por los problemas circulatorios derivados de un consumo elevado de sal o de ingerir cantidades importantes de grasas saturadas. También sabemos que, en ocasiones, el cerebro modifica la relación de las personas con los alimentos, lo que conduce a excesos como la bulimia por falta de control en lo que se ingiere o, en el otro extremo, la anorexia; así, pues, algunas disfunciones cerebrales modifican la forma de comer. Pero ¿es cierta la relación inversa? Los alimentos ¿pueden afectar a la conducta?

Jean Jacques Rousseau afirmaba que “es un hecho que las personas que comen mucha carne son por regla general más crueles y feroces”. “Qui menja sopes, se les pensa totes”, dice un refrán catalán, refiriéndose a los supuestos efectos beneficiosos de la sopa para ser avispado; “Barriga llena no estudia de buena gana”, comentan otros. Néstor Luján, en su Diccionario Luján de gastronomía catalana (La Campana, Barcelona, 1990) recoge la opinión de los médicos medievales sobre las lentejas: provocan epilepsia y locura, y esta creencia ha perdurado a lo largo de los siglos en algunos lugares. El refranero recoge desde antaño los efectos de la alimentación sobre el humor; sin embargo, los científicos han sostenido que era absurdo pensar en una relación entre la dieta y el funcionamiento del cerebro. ¿Sigue siendo así?

Nutrición y salud mental

Isla Mauricio se encuentra en el océano Índico, sobre el trópico de Capricornio, y fue puerto de marineros árabes, portugueses, holandeses, franceses e ingleses, que colonizaron sucesivamente sus escasos 2.000 km2 de superficie. Isla Mauricio es conocida mundialmente por ser el único hábitat natural del extinto pájaro dodo, pero en el ámbito de la salud pública también ostenta la unicidad por ser el lugar donde se está siguiendo una cohorte de 1.795 niños nacidos allí en 1969. Peter Venables y Adrian Raines son los investigadores principales del Mauritius Child Health Project, que estudia los factores asociados a alteraciones mentales, mediante el seguimiento exhaustivo de un grupo muy amplio de niños desde su nacimiento, con la finalidad de poder prevenirlos. Uno de los resultados centrales de este estudio es la identificación de la malnutrición en la infancia como factor de riesgo de algunas alteraciones futuras. La serie de Isla Mauricio ha permitido observar que una dieta mejor reduce la aparición de alteraciones de la conducta en un 53% y la hiperactividad en un 41%.

Numerosos artículos describen asociaciones entre diversos componentes de la dieta –incluyendo micronutrientes como el zinc o derivados de la vitamina B– y alteraciones cognitivas o disfunciones cerebrales. En la actualidad se está tratando de estudiar cuáles de estas asociaciones son puramente casuales y cuáles podrían tener un fundamento causal.

Una de las áreas en las que se ha avanzado más es la posible relación entre la degeneración neuronal, el envejecimiento y los estados depresivos. El auge de este tipo de investigaciones se debe a la idea de que, hacia el año 2050, cerca de un 30% de la población mundial tendrá más de 65 años, y las alteraciones degenerativas serán un problema mucho más importante que en la actualidad. En esta línea, James Joseph, científico del Centro de Investigación sobre Nutrición Humana en el Envejecimiento de la Universidad Tufts en Boston, acaba de publicar una revisión de los estudios existentes sobre la relación entre la degeneración neuronal, el cerebro y la nutrición. Concluye que es importante ingerir regularmente sustancias con efecto antioxidante (como los polifenoles) porque a medida que avanza la edad, nuestro cerebro se vuelve más sensible al estrés oxidativo, de modo que parece recomendable seguir una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados como los que contienen el pescado o los frutos secos. Además, la mayoría de los autores coinciden en recomendar una restricción del aporte diario de calorías para mantener las funciones cerebrales cognitivas en un estado óptimo.

Atentos a los omega-3

El denominado trastorno por déficit de atención/hiperactividad es una entidad controvertida que se describió por primera vez en 1902 bajo el nombre de “disfunción cerebral mínima”, a causa de la levedad de los síntomas y la incertidumbre del diagnóstico. Un siglo más tarde el panorama ha cambiado mucho gracias, sobre todo, a dos circunstancias: el hecho de que ese nombre –abreviado a menudo como TDAH– aparece como un diagnóstico en el conocido diccionario de enfermedades DSM desde la versión III de 1980, y también al hecho de que se han comercializado medicamentos costosos específicos para este trastorno.

En la búsqueda de las causas que podrían explicar la dificultad para la concentración, varios autores han investigado factores nutritivos. En este sentido, el psiquiatra Javier Quintero, del Hospital Infanta Leonor de Madrid, y su equipo han analizado el posible efecto de la dieta actual –deficiente en ácidos grasos omega-3 comparada con la dieta previa a la industrialización– sobre el crecimiento, el desarrollo del tejido cerebral o conductas concretas (como rabietas, cambios de humor o alteraciones del sueño). Según estos autores, los estudios actuales apuntan a esa relación, aunque todavía no son concluyentes. En otras palabras, como suscribe la doctora Natalie Sinn, del Centro de Investigación en Fisiología de la Dieta en la Universidad de South Australia, no se trata de empezar a dar suplementos de ácidos grasos omega-3 a los niños inquietos, sino procurar que la dieta cotidiana contenga más ácidos grasos omega-3 de los que ingerimos, algo que sin duda será beneficioso para todos, los niños movidos, a quienes les cuesta mantener la concentración, y también todos los demás.

Glucosa y autocontrol

En Espalda y emociones, el osteópata David Ponce describe las consecuencias de la acumulación de sustancias excitantes que ingerimos a lo largo del día a partir de lo que gráficamente llama “efecto Sue Ellen”, en referencia a la protagonista de la serie televisiva Dallas –que siempre tomaba una copa para relajarse antes de irse a dormir–. Tras un día de trabajo intenso y largo, cierta cantidad de alcohol al terminar una cena más o menos copiosa produce un efecto relajante que, a la madrugada siguiente, tiene que revertirse con una buena dosis de café (a menudo potenciada con la nicotina de algún cigarrillo) y el azúcar (en el mismo café, en la bollería que comemos para desayunar, o con la bebida de cola que tomamos a cualquier hora). Para contrarrestar este estado de excitación continuada y poder conciliar el sueño, habrá que ingerir alcohol de nuevo la noche siguiente, y así sucesivamente. Cafeína, nicotina, azúcar y alcohol, cuatro elementos que, cuando dejan de tomarse únicamente para saborearlos, se convierten en malos compañeros.

Especial atención merece la glucosa, un compuesto indispensable para numerosas funciones vitales y que es casi la única fuente de energía del cerebro, adonde llega a través del flujo sanguíneo. El cerebro requiere glucosa para poder llevar a cabo de manera eficiente sus múltiples tareas, desde recibir y procesar la información de los sentidos hasta funciones superiores como pensar, recordar o planificar, pasando por el complejo mantenimiento de la homeostasia de todo el cuerpo. Lo curioso es que hay una tarea que requiere un aporte especial de glucosa: el autocontrol.

Matthew Gaillot y Roy Baumeister, dos psicólogos de la Universidad estatal de Florida, han realizado un exhaustivo estudio de la conducta en centenares de personas que les ha permitido concluir que unos niveles de glucosa adecuados y constantes son fundamentales para poder ejercer el autocontrol –la capacidad de frenar los impulsos y las respuestas automáticas de una manera consciente, algo que resulta esencial para el buen funcionamiento tanto individual como social, para facilitar la cooperación y la armonía entre los grupos humanos–. Esto podría explicar algunas de las conductas que se observan tras reuniones largas en las que la hipoglucemia hace mella en los participantes y aumenta la probabilidad de que aparezcan respuestas fuera de tono o discusiones cuyo origen es a menudo el cansancio mental.

Sin embargo, hay que aclarar de inmediato que glucosa no significa necesariamente hidratos de carbono refinados; debemos recordar que el organismo es capaz de obtener glucosa de otras fuentes, como las proteínas o la fruta.

¿Vamos hacia una neurogastronomía? Por el momento, quizás no se trate tanto de que los chefs tengan una formación en neurociencias ni de que haya restaurantes con menús para moldear el estado de ánimo, sino de ser conscientes del valor de una dieta equilibrada sobre la silueta o la salud cardiovascular, pero también sobre las emociones y el estado de ánimo. Y, mientras tanto, no olvidar que los intestinos y el humor pueden jugar malas pasadas cuando, en lugar de sentarnos a la mesa como se merece una buena comida, lo hacemos como una rutina, de prisa y corriendo, pensando sólo en el trabajo y enfrascados en la ansiedad o en eso que llamamos estrés cotidiano.

¿Escarabajos afrodisiacos?

Uno de los grandes misterios de la “neurogastronomía” hace referencia al poder afrodisiaco atribuido a decenas de alimentos distintos. Probablemente todas las culturas cuentan con alguna sustancia o preparado que, con el beneplácito de Afrodita, provoca efectos estimulantes sexuales. En la mayoría de los casos se trata de asociaciones simples y sin fundamento, porque la forma de estos alimentos recuerda los órganos sexuales masculino o femenino; sin embargo, a veces son productos que contienen alguna hormona o droga.

Uno de los afrodisiacos que cuentan con devotos desde la antigüedad es la cantaridina, una sustancia con propiedades vesicantes extraída de un coleóptero de color verde fosforescente también conocido como “mosca española”. En los mercados de varios países del Sudeste Asiático como Malasia o Tailandia, es habitual encontrar puestos que ofrecen escarabajos, cucarachas o enormes ciempiés fritos; destaca un tipo de gorgojo (Palembus dermestoides) que se consume vivo precisamente con la idea de aprovechar mejor los efectos de la cantaridina.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/gente-y-tv/noticias/20100807/53978124587/la-dieta-del-cerebro.html

sábado, agosto 07, 2010

La motivación podría ser la raíz del ADHD-TDAH

El problema para concentrarse que afecta a los que padecen de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD-TDAH) podría estar relacionado con la motivación, según encuentra un estudio reciente.

Los problemas motivacionales observados en la afección, que con frecuencia se asocia a niños pero que puede persistir en la adultez, parecen surgir de una reducción en la dopamina, un importante neurotransmisor del sistema nervioso que se considera una característica del ADHD-TDAH.

“Lo tradicional es que el ADHD-TDAH se considere una enfermedad en que el trastorno se halla en la atención y la hiperactividad”, anotó la Dra. Nora D. Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso de Drogas de los EE. UU. e investigadora principal del estudio. “Entonces, todo el enfoque de la investigación y el tratamiento ha estado en la atención, en los niños que no pueden prestar atención o son hiperactivos”.

Estudios recientes han encontrado que los niños que tienen ADHD-TDAH no responden a las recompensas de la misma manera que los que no padecen del trastorno, apuntó Volkow. “Además de los síntomas clásicos de falta de atención e hiperactividad, también hay un trastorno en las motivaciones y la sensibilidad a las recompensas”, aseguró.

El nuevo estudio “encontró un trastorno en la vía de recompensa y motivación del cerebro” en las personas que tienen ADHD-TDAH, dijo Volkow. “También encontramos un trastorno en un área directamente relacionada a la gravedad de la falta de atención”.

La implicación del hallazgo es que el ADHD-TDAH tal vez comience con un trastorno de la motivación, lo que a su vez lleva a la falta de atención e hiperactividad, señaló.

Volkow lo describió con “una interrupción del interés”.

Los hallazgos, que aparecen en la edición de la revista Journal of the American Medical Association, podrían tener un impacto sobre al tratamiento de la afección, señaló. “Mi estrategia sería que en lugar de ejercitar la red de atención, proveería una intervención que haga la tarea más atractiva”, apuntó.

Para el estudio, 53 pacientes adultos de ADHD-TDAH se sometieron a tomografías por emisión de positrones (TEP) para marcadores de dopamina. Los investigadores compararon los resultados con los TEP de 44 adultos sin ADHD-TDAH.

Entre los que sufrían de ADHD-TDAH, los investigadores encontraron trastornos en dos vías de dopamina asociados con la recompensa y la motivación. Según los investigadores, el hallazgo presta apoyo a la teoría de que el TDAH es resultado de problemas en las vías de la dopamina del cerebro que afectan la recompensa y la motivación.

Entre el tres y el cinco por ciento de los adultos de EE. UU. tienen alguna forma de ADHD-TDAH, anotaron los investigadores. Los medicamentos actuales dados a los niños que tienen ADHD-TDAH ya aumentan la motivación, porque se dirigen a la vía de la dopamina, dijo Volkow.

Pero el hallazgo también debería considerarse como una “llamada de alerta” para los profesores, aseguró. Al saber que el problema es de motivación, los profesores podrían crear métodos para proveer “participación extra” para estos niños, apuntó Volkow.

Incluso los niños que tienen ADHD-TDAH pueden concentrarse en las tareas que les resultan agradables y atractivas, como los juegos de computadora, señaló. El truco es llevar ese mismo nivel de participación al aula, dijo. “Se trata de una gran oportunidad para desarrollar el currículo para que sea mucho más emocionante y atractivo para los niños que sufren ADHD-TDAH”, aseguró Volkow.

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Hospital pediátrico Schneider en Nueva York, dijo que el estudio “provee más evidencia de que las deficiencias de la dopamina en áreas específicas del cerebro medio probablemente sean responsables del ADHD-TDAH”.

“Dado que muchos consideran que el ADHD-TDAH resulta de déficits de las recompensas y motivacionales, este estudio provee más respaldo a esa asociación”, dijo. “Los pacientes y profesionales deben reconocer, sin embargo, que a pesar de los avances en la investigación en la identificación de las diferencias de los cerebros de los pacientes de ADHD-TDAH, el diagnóstico del trastorno sigue siendo clínico”, apuntó Adesman. “El ADHD-TDAH no se puede diagnosticar mediante neuroimágenes”.

-Nora D. Volkow, M.D., director, U.S. National Institute on Drug Abuse, Bethesda, Md.; Andrew Adesman, M.D., chief, developmental and behavioral pediatrics, Schneider Children’s Hospital, New Hyde Park, N.Y.; Journal of the American Medical Association.

Grupo PCNE©

-H.Falcone.

Fuente: http://pcnetdah.wordpress.com/2010/07/15/%e2%96%aa-la-motivacion-podria-ser-la-raiz-del-adhd-tdah-%e2%96%aa/

jueves, agosto 05, 2010

Avances En El Diagnóstico Y La Subclasificación Del Trastorno Por Déficit De Atención/Hiperactividad: Qué Puede Pasar En El Futuro Respecto Al DSM-V

Autor.

R.A. Barkley
Profesor de psiquiatría. Universidad Médica de Carolina del Sur. Charleston, SC.
Profesor investigador de psiquiatría. Universidad Médica The
Suny Upstate. Siracusa, Nueva York, Estados Unidos.
Correspondencia.
Russell A. Barkley, Ph.D. 1752 Greenspoint Ct. Mt. Pleasant, SC 29466 USA.
E-mail: russellbarkley@earthlink.net
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Resumen.

Introducción y objetivos. Se han identificado una serie de problemas mediante la investigación y la práctica clínica con los criterios actuales del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, cuarta edición (DSM-IV), para el diagnóstico del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH). Este artículo analiza algunas de estas cuestiones, junto con posibles soluciones a tener en cuenta en la construcción de los criterios para el DSM-V.

Desarrollo.

Se tratan cuestiones relacionadas con la longitud de las listas de síntomas y cómo conceptualizar mejor los constructos neurofisiológicos que representan, los diversos umbrales del desarrollo para el diagnóstico de los adultos frente a lo niños y los adolescentes, los criterios de la edad de inicio, los problemas relacionados con el enfoque actual que se da a la subclasificación y el desarrollo de nuevos aspectos para la fase adulta del trastorno, así como otras cuestiones relacionadas con el esfuerzo continuado para analizar y revisar los criterios del DSM para el TDAH como una función de la investigación empírica en curso.

¿CÓMO DEBERÍA SUBCLASIFICARSE EL TDAH?

Las revisiones de las publicaciones médicas sobre los subtipos de TDAH cuestionan la utilidad clínica del enfoque del DSM-IV que se da a los subtipos en el que las dos dimensiones de los síntomas de HI y de DA se utilizan para crear tres subtipos de TDAH. La existencia del tipo C no está en cuestión, ya que representa el TDAH tal como ha sido conceptualizado por los investigadores y los médicos durante al menos los 40 años anteriores, y en el que se cree que coexisten los síntomas de déficit de atención, impulsividad e hiperactividad.

Se han hallado pocas diferencias entre este tipo C y los tipos clasificados como HI, excepto que a menudo se encuentra que este último grupo es más joven y tiene menos síntomas graves y déficit relacionados que el tipo C. Pero esto era de esperar, dado que los síntomas de HI aparecen antes que los síntomas de DA

en el curso natural del TDAH y su tipo C. Estos hallazgos sugieren que es probable que el tipo HI sea un precursor del desarrollo al tipo C, y que los investigadores que estudian el tipo HI sencillamente han captado a niños pequeños que, finalmente, pasarán a cumplir los requisitos del tipo C ó que puede que sólo les falte uno o dos síntomas para ello. Este último grupo de niños se conceptualiza mejor como formas más leves o subumbrales simplemente del tipo C, y no como algún tipo de trastorno cualitativamente diferente.

Los niños que cumplen los requisitos para el tipo DA parece que representan un grupo heterogéneo de niños, algunos de los cuales son niños más mayores del tipo C que simplemente han dejado atrás algunos síntomas de HI, pero suficientes para no cumplir ya el umbral de los seis síntomas de HI como para permanecer en el tipo C. Los estudios demuestran que los síntomas de hiperactividad disminuyen mucho más deprisa con la edad que los síntomas del déficit de atención, lo que posibilitará que muchos niños del tipo C pierdan, finalmente, algunos síntomas de hiperactividad, de tal forma que ya no puedan seguir clasificados como tipo C bajo las actuales reglas de decisión del DSM-IV. Pero no hay ninguna razón para que dichos niños deban ser reclasificados en un tipo diferente de TDAH en virtud, simplemente, del hecho de cumplir años y seguir lo que parece ser la evolución natural del desarrollo para el tipo C. En este tipo DA, también se incluirá a los niños a los que sólo les falta uno o dos síntomas para cumplir los requisitos del tipo C y que, de este modo, se podrían conceptualizar mejor como versiones inciertas, leves o subumbrales del tipo C y no como un tipo de trastorno cualitativamente diferente. Después de todo, nadie ha presentado argumentos convincentes de que los niños con seis síntomas de déficit de atención y cinco de la lista de HI (para un total de 11 síntomas) sean cualitativamente diferentes de los que tienen seis síntomas de DA y seis de HI (para un total de 12).

Sin embargo, las reglas de decisión del DSM colocarían a los primeros en el tipo DA y a los últimos en el tipo C. Ahora parece que aproximadamente el 30-50% de los niños situados en el tipo DA puede constituir un tipo separado de TDAH o incluso un trastorno aparte. Estos niños, que ahora se describen como representantes de un tiempo cognitivo lento, manifiestan problemas cualitativamente diferentes con la atención (distraído, sueña despierto, se pone nervioso con frecuencia, se confunde con facilidad, etc.), en vez de sobreactividad (letargo, lentitud, se mueve de forma lenta, etc.), proceso lento de la información, aislamiento social, un riesgo posiblemente mayor de sufrir ansiedad y, quizá, un respuesta reducida a los estímulos. Desde luego, este grupo es merecedor de un estudio adicional en calidad de un tipo de TDAH cualitativamente diferente o, más probablemente, en calidad de un trastorno totalmente diferente. La última afirmación se funda en la premisa actual de que el TDAH es, en gran medida, un trastorno de la inhibición y en que estos niños con tiempo cognitivo lento no poseen tales déficit. Por lo tanto, se anima al grupo de trabajo del DSM-V a examinar más de cerca este subconjunto de niños con déficit de atención, así como la mejor ubicación para ellos en la taxonomía del DSM-V.

A diferencia del enfoque del DSM-IV, algunos investigadores han alegado que el TDAH podría subclasificarse mejor sobre la base de algunos de sus trastornos concomitantes, como trastorno de la conducta, ansiedad, depresión o trastorno bipolar.

La investigación disponible parece sugerir que el TDAH con trastorno de la conducta constituye un trastorno más grave que tiene una evolución, un patrón de antecedentes familiares, unas respuestas psicológicas y otras características diferentes de las que se encontrarían si simplemente ambos trastornos coexistieran juntos. Los signos parecen mucho menos seguros como para constituir subtipos basados en la ansiedad, la depresión o el trastorno bipolar.

Conclusiones.

El presente artículo plantea brevemente una serie de cuestiones que requiere atención por parte de varios grupos de trabajo encargados de crear los criterios de diagnóstico del DSM-V para el TDAH.

Estas cuestiones incluyen:

¿Es necesario utilizar dos listas de síntomas y umbrales de diagnóstico separados o funcionaría igual de bien una única lista de síntomas y un solo umbral?

¿Puede reducirse la lista de síntomas para una mayor eficacia eliminando los elementos redundantes y centrándose en aquellos elementos que proporcionan varianza única a la discriminación de los grupos de TDAH de otros trastornos y muestras de población general?

¿Deberían usarse umbrales diferentes para el diagnóstico de distintas etapas del desarrollo (infancia, adolescencia y edad adulta) para mejorar la detección y precisión del diagnóstico?

¿Está la lista de síntomas de la HI demasiado cargada con síntomas de hiperactividad, lo que tiene como resultado su pérdida de sensibilidad para el diagnóstico del trastorno con la edad?

¿Hay disponibles mejores síntomas para el diagnóstico de la fase adulta del TDAH que los del DSM-IV designados en y para niños?

¿A qué se refiere específicamente el término ‘alteración’ y contra qué estándar se debe evaluar (CI, pares altamente especializados, la población media o normal)?

¿Se debería ampliar la edad de inicio para incluir a la adolescencia (hasta la edad de 16 años)?

¿El enfoque del DSM-IV que se da a la subclasificación proporciona el medio más útil clínica y científicamente para subclasificar el trastorno o se pueden especificar mejores subtipos basados, quizá, en la concomitancia (por ejemplo, TDAH + trastorno de la conducta)?

Fuente: http://www.invanep.com/index.php/avances-en-el-diagnostico-y-la-subclasificacion-del-trastorno-por-deficit-de-atencionhiperactividad-que-puede-pasar-en-el-futuro-respecto-al-dsm-v.html

Relación de la dieta con déficit de atención e hiperactividad

Relacionan la comida basura con el Trastorno de Atención y Hiperactividad (TDAH) en los adolescentes.

Investigadores de Perth, Australia, han relacionado el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDHA) con las dietas de “estilo occidental” en pacientes adolescentes.

El estudio del Telethon Institute for Child Health and Research examinó las dietas de 1.800 adolescentes, clasificándolas como una mezcla saludable de frutas, verduras, cereales integrales y pescado o una dieta de “estilo occidental” rica en alimentos altamente procesados, fritos y comidas para llevar.

Según el informe, citado por The Sydney Morning Herald, los incluidos en el patrón dietético “occidental” podrían estar ingiriendo más aditivos, aromas y colorantes alimentarios, que a su vez podrían conducir a la hiperactividad o cambios en las sustancias químicas que controlan las partes del cerebro que se ocupan de la atención y la concentración.

Sin embargo, la directora de los estudios de nutrición del Instituto, la Profesora Asociada Wendy Oddy, señaló que el tipo de estudio realizado hace que los investigadores no puedan estar seguros de si “la mala alimentación conduce al TDAH o bien el TDAH conduce a malas elecciones alimenticias y antojos”.

Los investigadores hablaron con los adolescentes participantes en el Estudio de Raine, que evaluó a mujeres embarazadas en 1989 y reunió información sobre sus hijos a medida que fueron creciendo.

Los resultados, que se publicarán en la revista Journal of Attention Disorders y ya se encuentran actualmente en línea, mostraron que en los adolescentes que vivían con una dieta de alimentos altamente procesados el riesgo de ser diagnosticado con TDAH ascendía a más del doble en comparación con los que seguían una dieta saludable.

Fuente: http://adolescentes.euroresidentes.com/2010/08/relacion-de-la-dieta-con-deficit-de.html

miércoles, agosto 04, 2010

ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN CELULAR PARA COMBATIR LA HIPERACTIVIDAD Y TRASTORNOS DE APRENDIZAJE

 
Felipe Hernández Ramos es el presidente de AENTOC (Asociación Española de Nutricionistas y Terapeutas Ortomoleculares Cualificados) y tiene, entre otras, una interesante publicación titulada “Comer Sí da la Felicidad” (editada por Integral).

En ella aborda aspectos de los principales trastornos psicológicos como la depresión, el estrés, la angustia y la ansiedad, anorexia y bulimia… desde el punto de vista de la nutrición. Alertando sobre posibles carencias o excesos de componentes biológicos y nutricionales. Y proponiendo, desde el enfoque de la Medicina Ortomolecular, posibles soluciones a los problemas mencionados.

Dedica un capítulo a la hiperactividad y los trastornos de aprendizaje que nos aporta una valiosa información a tener en cuenta en estos casos.

El rápido aumento de diagnósticos de trastornos como el TDA-H (Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad) eleva la cifra de niños medicados con psicoestimulantes al 20 o incluso al 30 % en países como EE. UU. y Países Bajos respectivamente.

Razón de más por la que deberíamos considerar soluciones menos agresivas (con menos efectos secundarios) y más duraderas (puesto que la medicación sólo tiene efectos durante un tiempo determinado) como puede ser este enfoque nutricional.

“La corrección alimentaria y el aporte de nutrientes esenciales, cuya actividad se conoce con bastante precisión, pueden ser no sólo una buena alternativa a los fármacos, sino el tratamiento base.”

Y a partir de aquí el autor pasa a documentarnos sobre innumerables estudios en los que se basa su afirmación.

Ya en 1973 se estudió la incidencia de los aditivos y los colorantes en las dietas de los niños hiperactivos. Se llegó a la conclusión de que un régimen alimentario libre de estos componentes mejoraba drásticamente el comportamiento de al menos el 50% de los niños con este trastorno. En estudios posteriores se ha podido comprobar que los problemas de aprendizaje llegaron a mejorar en un 65 – 80% si además de eliminar colorantes, conservantes y edulcorantes artificiales, se reducían también los alimentos refinados. En especial el azúcar y el pan junto a los lácteos.

“Las últimas investigaciones sugieren que una dieta que limite el azúcar e incremente al ingesta de proteínas (“proteínas de calidad”) puede reducir sustancialmente las tendencias hipercinéticas (hiperactividad). …Además de los beneficios de la regulación de la glucosa, la ingesta de proteínas y, por tanto de aminoácidos, ayuda en la producción de neurotransmisores como la serotonina o la dopamina, fundamentales para el correcto equilibrio de las emociones, los impulsos y los comportamientos.”

Desgraciadamente, no es sólo la alimentación lo que debe alertarnos de posibles efectos no deseados en el sistema nervioso de nuestros hijos. La contaminación ambiental es una realidad difícil de controlar y de evitar.

Por poner un ejemplo, las cifras hablan de un 10 al 15% de niños estadounidenses con niveles peligrosos de plomo en su organismo. Están muy documentados los estudios que manifiestan un deterioro en el CI (cociente intelectual) debido a la presencia de niveles altos de plomo. También concluyen que estos niveles de plomo en un período prolongado de tiempo podría originar un cuadro de TDA-H.

Ésta sería una posible explicación del aumento de este trastorno en las ciudades y zonas de mucho tráfico.

La terapia quelante o detoxicante por parte de la Medicina Ortomolecular estaría indicada por sus beneficios en intoxicaciones por plomo o cualquier otro material pesado o producto químico.

Algunos niños sufren subcarencias de nutrientes vitales que convendría aportar a la dieta en forma de complementos nutricionales.

Éste es el caso de las vitaminas del grupo B debido a la influencia positiva de las mismas sobre los neurotransmisores inhibitorios como la serotonina. Muchos niños con déficit de atención e hiperactividad tienen niveles de serotonina bajos.

Es importante cuidar el balance entre el cinc y el cobre. El desequilibrio entre los mismos puede originar síntomas relacionados con el TDA-H.

Debe vigilarse también el nivel de hierro y de vitaminas y minerales en general. “… una dieta baja en nutrientes y vitaminas se relaciona con una mala actitud y una falta de atención y … son los niños con una mala dieta los que se pueden beneficiar especialmente de un suplemento vitamínico-mineral.”

Un suplemento muy “de moda” y que realmente merece la pena tomar en consideración es el de los ácidos grasos Omega 3, puesto que son nutrientes imprescindibles para la función cerebral, y en especial durante su desarrollo.

En esta obra, el autor va más allá de tratar el tema de la nutrición exclusivamente. Menciona otros enfoques naturales que están demostrando tener efectos beneficiosos en este trastorno y que nos ofrecen nuevas alternativas para abordarlo.

Concluye este capítulo con unas recomendaciones concretas para la dieta en los casos de hiperactividad y el déficit de atención. Recordándonos que dichas recomendaciones deben ser individualizadas y adaptadas a cada caso, para lo cual es necesaria la supervisión de un profesional de la salud cualificado.

Rosina Uriarte

FUENTE: http://www.dracaroline.com/2010/08/alimentacion-y-nutricion-celular-para.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+Ladracaroline+%28LaDraCaroline%29

lunes, agosto 02, 2010

TDAH: TED

Ciencia y mas ciencia, todo llegará.
Publicado por Agustin el julio 20, 2010 a las 12:58pm

Esta conferencia de TED (Está en inglés con subtitulos) es una muestra de por donde creo yo que acabaremos con el TDAH (eso suponiendo que haya que hacerlo 😉 ).

Fuente: http://tdahes.ning.com/profiles/blogs/ciencia-y-mas-ciencia-todo

http://www.ted.com/talks/view/id/893

miércoles, julio 28, 2010

El impacto en la familia, escuela y niños con TDAH

Este documento, es el resumen de la intervención, de D. Jesús Bernal en el II Congreso Nacional sobre TDHA.

El impacto del TDAH es brutal, y sólo las Asociaciones trabajan para paliar su efecto en las familias.

A veces, el impacto en las familias, es un problema mayor que el propio TDAH.
El 80% de los padres tiene ansiedad.
El 25% tiene depresión, de ellos, el 80% son madres.
El 20% están separados, siendo en un 75%, el factor determinante el TDAH.
El 20% de las madres, abandonan el trabajo.

Nadie está preparado para este impacto.
Hace falta una red de apoyo tupida y prolongada en el tiempo.
La intervención terapeútica ignora a la familia.
Hay que saber convivir lo mejor posible.

Indicadores de manejo-riesgo del TDAH en la familia.

1.- Reconocimientp y aceptación de la existencia de un problema.
2.- Capacidad de los padres para repartir.
3.- Participación en una red de apoyo específico: asociaciones, grupos de autoayuda…etc
4.- Conocimiento y formación específicasobre el TDAH.
5.- Compromiso con el sistema escolar y con el sistema sanitario y sus agentes.
6.- Funcionamiento personal, como pareja y como padre/madre, al margen del TDAH y sus implicaciones( tiempos de respiro, ocio, proyectos y objetivos…)
7.- Si hay hermanos, se les dedica un tiempo y un espacio específicos e individuales.

Indicadores de manejo-riesgo en la escuela.

1.- Posicionarse con el TDAH desde la perspectiva de las n.e.e.
2.- Conocimiento del TDAH: estrategias.
3.- Relaciones del sistema escolar y familiar.Apoyarse en la familia y cooperar con ella.
4.- Centrarse en las soluciones y no en los problemas.
5.- Considerar positivamente al niño y a la familia.

Relación familia-escuela.

1.- Compromiso institucional entre ambos sistemas y sus agentes.
2.- Manejo de las diferencias entre adultos, dejando al niño fuera.
3.- Consideración positiva, recíproca, ante el niño y ante los demás.
4.- Si las diferencias son insalvables, tomar decisiones dejando fuera al niño.
5.- Conocer y confiar en los Recursos Generales y Servicios Especiales que existen en el entorno, priorizando su uso frente a otros más lejos.
6.- Centrarse en las tareas de casa. No construir un colegio paralelo y no interferir en las tareas del contexto escolar.
7.- Fomentar actitudes colaboradoras familia-colegio, independientemente de lo que haga el otro sistema.

Fuente: la red

martes, julio 27, 2010

Un estudio del Vall d’Hebron demuestra que el tipo de personalidad dalugar a distintos formas de trastorno de atención

Investigadores del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) deBarcelona han establecido las relaciones existentes entre diferentespatrones de personalidad con los distintos subtipos de trastorno dedéficit por atención e hiperactividad (TDAH), que sufren un 8 porciento de los niños en edad escolar.

BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS)

El estudio, publicado en la revista ‘Psicothema’, partía de una división de la muestra de los adultos con TDAH analizados en dos grupos. Unos tenían un patrón de personalidad más agresiva, con mássalidas de tono y reacciones más explosivas, y su trastorno teníacomponentes hiperactivos e inatentos. El otro grupo tenía un patrón de personalidad más introvertido y conmenos contacto social. En este grupo se ha visto que los pacientestenían un TDAH de componente sólo inatento, ha indicado la primerafirmante del estudio, Yolanda Martínez. “Estudiar los patrones de personalidad de estos adultos con TDAH es unpaso necesario para saber si simplemente se trataba de pacientes condiferentes personalidades o realmente los pacientes con TDAH seguíanunos patrones de personalidad característicos y había una correlaciónentre estos patrones y los subtipos”, ha explicado el coordinador delgrupo de TDAH del VHIR y del Servicio de Psiquiatría de Vall d’Hebron,Josep Antoni Ramos-Quiroga. Según Ramos-Quiroga, “la existencia de estos subgrupos de TDAH en basea la personalidad posiblemente explica los diferentes genes que hemosencontrado asociados a la carga familiar de este trastorno, y a lavez, el propio test de personalidad ayuda al diagnóstico, pues permiteclasificar a los pacientes según el subgrupo de TDAH al quepertenezcan”. Entre un 60 y 70 por ciento de los niños con este trastorno continúansufriendo este trastorno en la edad adulta.
http://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/2341013/07/10/Un-estudio-del-Vall-dHebron-demuestra-que-el-tipo-de-personalidad-da-lugar-a-distintos-formas-de-trastorno-de-atencion.html

lunes, julio 26, 2010

Cincuenta cosas grandiosas del TDAH

-Entretiene a tus amigos con comentarios y respuestas ingeniosas.

– El insomnio te da más tiempo para estar despierto y navegar en la red!

– El poder de Híper-concentrarse – Hiperactividad + Creatividad + Lívido compulsiva = Al chico más popular en citas

– Resistencia: Pueden conocer a alguien, enamorarse profundamente, casarse, pelearse, odiarse y divorciarse, todo en 35 minutos o menos.

– Personalidad brillante. Piensa en nombres como Edison, Einstein, Walt Disney y Beethoven en una conversación.

– Pueden obsesionarse con un objeto mientras el resto del mundo se va por el caño

– Pueden ver todas sus posesiones a un mismo tiempo…. porque todo lo tienen tirado en el piso

– Tienden a ser muy generosos con el dinero, tiempo y recursos

– Son flexibles

– Entusiastas

– Innovadores

– Tienen un fuerte sentido de lo que es justo

– Están dispuestos a tomar riesgos

– Alertas

– Ansiosos

– Provistos de ideas originales y no temen decirlas

– Llegan a hacer analogías que nadie más entiende

– Tienen Pensamientos Profundos

– Son teóricos

– Pensadores abstractos

– Espontáneos

– Siempre optimistas

– Hacen llevaderas las juntas de negocios

– Tienen la mente de una computadora Pentium con sólo 2 mgb en RAM

– Orientados a la estética

– Constantemente se sorprenden al encontrar ropa que habían olvidado que tenían

-Hábiles para relacionar ideas aparentemente sin relación

– Divertidos

– Hábiles para ver “la foto completa” mientras otros andan perdidos en la oscuridad

– Independientes

– Buenos conversadores

– Demandan saber POR QUÉ?

– Son ROMÁNTICOS

– Tienen una gran variedad de intereses

– Sus Coeficientes intelectuales andan arriba de los 160 puntos, virtualmente en todos los que tienen síntomas de TDAH

– Un entendimiento innato para entender las tecnologías emergentes como las computadoras y juegos de video

– En los concursos de popularidad en el salón de clases, usualmente gana el título del “Más entretenido”, “El que tiene más energía” y “el más probable para auto-inmolarse”

– Son grandes improvisadores

– Son hábiles para brincar edificios altos de un solo brinco

– Honestamente creen que cualquier cosa es posible

– Son grandiosos para hablar cuando no les toca

– Asimilan rápidamente información

– Son más listos que el promedio

– Dispuestos a morirse en la raya

– Raramente satisfechos con el status quo

– Empáticos

– Pueden reemplazar fácilmente fotografías perdidas de su infancia con caricaturas de “Calvin & Hobbes”

– Constantemente se sorprenden encontrando dinero que habían olvidado que habían guardado

– Explotan, pero usualmente se recuperan rápido

– Son un imparable dínamo de energía humana

– No saben cuándo renunciar

– Intuitivos

– Sienten compasión

– Persistentes

– Valientes

– Tienen talentos escondidos

– Se entona fácilmente con los sentidos del humor de quienes están alrededor de él

– Constantemente se sorprenden al encontrar esposas que habían olvidado

– El TDAH es especialmente común en artistas, músicos y otra gente creativa

– Siempre te pueden proveer de una perspectiva diferente

– Son visionarios

– Individualistas

– Muchos empresarios exitosos exhiben comportamientos de TDAH

– Una gran tolerancia al CAOS

– Pelean por lo que creen

– Excelentes motivadores de otros

– Altamente organizados, puntuales y generalmente responsables (de acuerdo, esto último es mentira!!!)

Fuente: http://www.facebook.com/note.php?note_id=141696975849075&id=1156606387#!/profile.php?id=1156606387&v=wall

domingo, julio 25, 2010

Déficit de atención en el matrimonio

¿Déficit de atención en el matrimonio?

La distracción, la desorganización y los olvidos continuos son síntomas de una enfermedad que sufre el 4% de los adultos

Tara Parker-Pope
The New York Times

NUEVA YORK.- ¿Su pareja se olvida constantemente de realizar su parte de las tareas? ¿Alguna vez se siente que en lugar de estar viviendo con un adulto está criando a otro niño? Si es así, su matrimonio puede estar sufriendo de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

La idea de que los problemas de atención pueden afectar las relaciones adultas interesa cada vez más a los expertos en salud mental. En el matrimonio, los síntomas más comunes de esta condición (distracción, desorganización, olvidos) pueden ser malinterpretados como pereza, egoísmo y falta de amor y de preocupación por el otro.

Se estima que por lo menos el 4% de los adultos sufren de TDAH, muchos de los cuales nunca fueron diagnosticados en la niñez, y que hasta la mitad de los niños con TDAH no lo superan y continúan su batalla contra los síntomas durante la adultez.

En general, los adultos con desórdenes de atención aprenden técnicas para hacer frente a los síntomas que los ayudan a organizarse y a mantenerse enfocados en su trabajo, pero muchos de ellos tienden a dispersarse en su casa, donde sus distracciones son una constante fuente de conflictos. Algunos investigadores sugieren que en ese grupo, los divorcios son el doble; un estudio identificó niveles altos de estrés en el 60% de los matrimonios en los que uno sufre de TDAH.

“Las personas no se dan cuenta de que afecta su matrimonio porque no se habla de este problema”, dijo Melissa Orlov, autora de El efecto del TDAH en el matrimonio , que se publicará en septiembre. Con Ned Hallowell, investigador destacado en el tema, comenzó a estudiar el problema luego de que su esposo recibiera ese diagnóstico, hace cinco años. “Sentía que nunca podía contar con él -recordó-. Pasé de sentirme responsable por todo a estar siempre enojada. Tampoco me gustaba la persona en la que me había convertido.”

Las quejas de que un esposo o una esposa es desconsiderado o distraído, o que no ayuda lo suficiente en el hogar no se oyen sólo de los matrimonios en los que uno o ambos tienen problemas de atención. Pero el TDAH puede empeorar aún más los problemas: puede dejar a uno con todas las responsabilidades familiares, porque el otro olvida ir a buscar a los hijos a la escuela o pagar las cuentas. Y quien no sufre el problema puede sentirse ignorado cuando su pareja se distrae, o cuando, debido al trastorno, se concentra demasiado en un proyecto laboral o la computadora. Incluso, llega a sentirse obligado a molestar constantemente para asegurarse de que las cosas se hagan.

Mientras tanto, quien sufre el déficit de atención no suele darse cuenta de sus errores ni entiende el enojo constante de su pareja. Para el cerebro con TDAH, una lista de tareas o el desorden en la casa son obligaciones abrumadoras, lo que hace que la persona se retraiga a la computadora o videojuego, enfureciendo aún más a su pareja.

“No es que sean perezosos o no amen a su pareja, sino que se distraen -explica Orlov-. Pero cuando se ignora que el problema son las distracciones, la pareja piensa que se trata de desinterés y comienza a juntar bronca y resentimiento.”

Desandar el camino
En general, aunque el tratamiento comienza con medicación, no resuelve los problemas. Puede que se necesite iniciar terapia psicológica para desandar años de resentimiento acumulado. Las terapias conductistas y las estrategias para hacer frente a los problemas son esenciales para ambos integrantes; por ejemplo, Orlov cambió las largas listas por tarjetas con una sola tarea, ordenadas por prioridad. Dice que es un cambio sutil, pero sorprenden. Uno de los mayores desafíos es aceptar los efectos muy reales que un desorden de atención puede tener. Es común que el integrante que no sufre de TDAH se preocupe de que el diagnóstico le dé a su pareja una excusa para no ayudar; mientras tanto, a éste le cuesta entender cómo afecta a otros su comportamiento.

“Inicialmente, era un poco escéptico de los desórdenes de atención”, cuenta un hombre de Cleveland, de 52 años, casado desde hace 26 años con una mujer que fue diagnosticada recientemente y que solicitó reserva de su nombre por privacidad.

Describió una vida de “responsabilidades aplastantes”: de tener un trabajo de tiempo completo, tener que cuidar de sus hijos y de su esposa, de mantener el hogar y las finanzas. “Después de años de esto, sentía que no tenía dos hijos, sino tres, y nadie que me ayudara”, explica.

Las distracciones de su mujer fueron muy problemáticas cuando sus hijos eran pequeños. “Podía estar en el mismo cuarto, sin prestar nada de atención a lo que estaba pasando”, cuenta el esposo. Las terapias tradicionales no ayudaban y cuando estaban a un paso del divorcio, la esposa encontró el sitio online de Orlov y Hallowell ( http://www.facebook.com/l/3ef89sOBJrZK4hSzaOQXOIGRTLQ;adhdmarriage.com ) e hicieron una consulta.

Aunque la pareja sólo ha comenzado recientemente la terapia, finalmente están esperanzados en un futuro juntos. “Fue una revelación -dice ella-. No me había dado cuenta del papel crítico del TDAH en mi matrimonio.”

Fuente: http://www.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fgroups.google.es%2Fgroup%2Ffamilias-tdah&h=3ef89
Página para madres, padres, afectados y profesionales. Página para todo aquel que tenga que aportar o compartir algo sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, que contribuya antetodo a que la infancia de nuestros niños sea lo que debe ser…

sábado, julio 24, 2010

EXPERIENCIA DE MADRE CON EL “TDAH”, APRENDIZAJES Y DESAPRENDIZAJES

Liliana Castro Morato es psicóloga,
egresada de la Universidad del Norte, en Colombia
y reside en la ciudad de Floridablanca.
En este blog ha sido publicado su aporte:

“TDAH – ERRORES DIAGNÓSTICOS”

el miércoles 7 de julio de 2010 (click aquí para ver)

y mucho le agradezco este nuevo documento

que en este momento queda a la pública consideración.

Prof. Miguel Ángel Ricci
Moderador

Advertencia del moderador:

Los nombres se han cambiado para preservar la privacidad de las personas protagonistas de este relato íntimo de una madre colombiana, estructurado y redactado en primera persona por la profesional, lo que le aporta una significativa calidez.

‹‹ Han pasado cuatro años de haber conocido “en carne propia” el diagnóstico de TDAH.
Siempre quise encontrar una respuesta al por qué de las conductas disruptivas de mi hijo, aunque dentro de mi ser sabía que los procesos vinculativos y emocionales no habían sido los mejores desde su concepción, eludía inconscientemente mis responsabilidades frente a algunas de sus conductas. Luego de aprendizajes y desaprendizajes que siguen fluyendo en mí puedo cavilar al respecto en retro y prospectiva así:

El hecho de ver el TDAH como un trastorno de origen neurofisiológico y/o genético era un alivio tanto para mí como mi esposo. Eso querría decir que no lo estábamos haciendo tan mal y que podíamos liberarnos de la responsabilidad de la “infelicidad” de mi pequeño Daniel que en el 2006 cumplía 6 años y pasaba con el ceño fruncido, se comportaba desafiante, lloraba y se mostraba poco tolerante ante cualquier negativa o frustración. La evaluación realizada mediante los cuestionarios tradicionales a padres, madres y docentes evidenciaban su desatención e impulsividad.

No tuve ni he tenido a la fecha (2010) la oportunidad de realizar exámenes de tipo neurofisiológico y mucho menos genéticos, que corroboren la presencia de tal trastorno cuya etiología dicen es orgánica. Y como lo que interesaba era que él mejorará, acepté de buena manera el diagnostico y me dispuse a realizar todo lo que el médico especialista decía que había que hacer con él, administrarle a él y monitorearle a él.

Dos años y medio de terapias ocupacional, de lenguaje, psicopedagogía, tenis, ajedrez, natación y todo lo que a bien nos dijeran para nuestro hijo, que tenía más agenda que un médico lo hacíamos; y como padres agotados de tanto trajín, pero todo por Daniel.

Sin hablar de los costos económicos, se disminuía el tiempo de pareja, el disfrute con nuestra hija que ya había nacido. Daniel era el centro de mi devoción, mi preocupación; mi esposo acompañaba y apoyaba cualquier actividad en beneficio de él, pues era en beneficio de todos. La consigna inconsciente era “Si Daniel mejora, todo a su alrededor mejorará”.

Darle una pastilla dentro de ese proceso sería entonces luego de 3 años de extenuante intervención en la que el propio niño dijo ¡Basta! la opción y alternativa más fácil y viable para que sus conductas de desatención e impulsividad desaparecieran.

Podría entonces verlo contento disfrutar de una piñata sin ser el centro de atención, iría al colegio y no me pondrían tantas quejas por su impulso y agresividad, visitaría a amigos y familiares logrando un ameno compartir, etc. Pero no, la cosa no fue tan fácil.

Uno, la pastilla mágica se brindaba para “su efecto” sólo durante la jornada escolar. Así que mamá y papá tendrían que seguir apelando a su amor y tolerancia para aceptar, manejar los comportamientos del niño en las tardes, fines de semana y vacaciones ; cosa que a la fecha (2009) con dos hijos más de 5 y 1 año, por lo menos a mi me tenía con los pelos de punta.

Dos, a pesar de haberla administrado, el pequeño Daniel seguía con conductas que interferían con el buen aprovechamiento escolar y sus relaciones sociales. Es importante resaltar que mi chico no tiene problemas de aprendizaje, es inteligente y habilidoso e ir al colegio siempre ha sido una aventura motivante para él. Fortuna para él mismo y para nosotros dentro de este proceso.

Entonces, viendo que la pastilla mágica no era tan mágica y mi interés por conocer de ella sus efectos y sus criticas. Era necesario replantear muchas cosas y así lo hice acompañada de un excelente psiquiatra y terapeuta, que permitió nuevas confrontaciones al interior de mí y de mi familia.

La consigna cambió con consciencia a otra dirección y enriquecida por profesionales en la distancia… ahora digo: “Si yo mejoro todos mejoraremos y disfrutaremos más en familia – esto incluye a Daniel”… y siguiéndome mi esposo progresivamente y avanzando iniciamos el camino a la aceptación y el autoconocimiento, quitando de Daniel la carga de toda la responsabilidad de “portarse bien” y dejando de lado la “magia” de una pastilla que realmente por sí sola no cura ni favorece nada.

Resumo algunos puntos cruciales de la experiencia como madre, aprendizajes y desaprendizajes por continuar haciendo día a día:

– Las conductas disruptivas fácilmente pueden confundirse, mezclarse y adherirse con el déficit de atención y la impulsividad. Pero ello no siempre son causa de un trastorno orgánico / genético sino de procesos de mala crianza y desafecto no necesariamente consciente y deliberado por parte de los progenitores.

En mi caso, el exceso de respuesta emocional, falta de control sobre el estrés que no podía manejar ante algunas conductas de mi hijo, la sobreprotección, la culpa ligada a procesos de rabia interna en su concepción y proceso gestacional, la permisividad y su extremo – la exigencia -, la palabrería o cantaleta mantenían o exacerbaban los síntomas de poco control de los impulsos y desatención en mi niño.

Este punto es crucial, y es claro que el tratamiento psicoterapéutico de un niño menor de 10 años con síntomas como el déficit de atención e impulsividad no es para el infante sino para sus progenitores. Los apegos llamados por los especialistas como ambivalentes y desorganizados interfieren en la dinámica sana de la evolutiva del menor.

– En cuanto a la palabrería y la cantaleta, que se alía con el estrés y la inmadurez emocional de los progenitores, éstos propician absurdos mensajes que perjudican la autoestima y el desarrollo emocional sano de cualquier menor. Y más aún con síntomas de déficit de atención e impulsividad. Como madres y padres debemos tener mucho cuidado y prudencia para reprender, orientar, exhortar a nuestros hijos. Evitando heridas que provoquen procesos neuróticos más complejos.

– Fortalecer la autoestima, enalteciendo más que denigrando de las capacidades, talentos, logros, esfuerzos de nuestro chico. Esto es muy importante. Hace poco Daniel se dirigió a mi diciendo: “¿mami tu quieres que yo sea perfecto?” a lo que yo respondí espontáneamente: “Perfecto NO, esforzado SI. He valorado tu esfuerzo, tu tenacidad desde siempre, puedes apreciar todo lo que has logrado por ti, tú mismo” Mirábamos su álbum de fotos, su rostro en cada foto durante éste proceso, recordatorios y medallas.

Daniel es excelente deportista y un artista potencial, sus logros en la banda sinfónica dos años atrás antes que se apasionara y eligiera libremente el fútbol son muestra de su motivación y talento. Ha logrado un buen desempeño académico en un colegio de calidad educativa sin sentirse minusválido y sin mayores presiones. Obviamente ha contado con nuestro apoyo y seguimiento, como el del cuerpo docente y los especialistas.

– Desfocalizar, quitar del centro de nuestra atención, redirigir la mirada, las ocupaciones y preocupaciones de Daniel ha sido y es sano para él y los otros hijos. Casi siempre cuando se tiene un hijo con una problemática centramos todas nuestras fuerzas y energías en “ayudarle” y eso problematiza más la situación. Recordemos que todos somos parte importante de la familia, el cónyuge y los otros hijos, hasta nosotras mismas como madres necesitamos de tiempo y mimos.

-Igualmente no se puede caer en el error de disculpar, justificar cualquier conducta indeseada, de un hijo porque haya sido diagnosticado con Trastorno de Déficit de Atención con o sin hiperactividad. Debemos tener claro los síntomas y no avocarnos a excusar al menor en casa o en el colegio por sus disrupciones. Mucho más cuando estamos dando pasos positivos y contribuyendo en pro de su bienestar. Todo extremo es perjudicial.

– Asimismo, no podemos justificarnos nosotros como padres y madres. Identificar el maltrato y el desafecto camuflado por conductas y actitudes socialmente aceptadas es fundamental para avanzar. He aprendido que el problema no está en el niño, sino en nosotros como adultos. Hay mucho por desaprender es necesario y doloroso.

Estoy segura que hay muchos más aprendizajes y desaprendizajes por hacer y compartir con ustedes. Como madre me gozo al ver a Daniel más libre y espontáneo, inquieto y sonriente, más tolerante y orgulloso de sus esfuerzos y logros, y también me gozo de mis propios avances, de un Amor más sano, seguro y menos dependiente y sobreprotector para mi hijo que debe seguir desintoxicándose, me gozo de los avances en familia y seguimos trabajando en pro de todos… ››

FUENTE:  http://miguelricci2008.blogspot.com/2010/07/experiencia-de-madre-con-el-tdah.html

 

sábado, julio 17, 2010

Guía práctica de diagnóstico y manejo clínico del TDA-H

Guía práctica de diagnóstico y manejo clínico del TDA-H en niños y adolescentes para profesionales, realizada por Sonia Villero Luqye, Carmen Abellán Maeso, María Cruz Parra Martin y Ana María Jiménez Pascual de la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil Complejo Hospitalarío La Mancha Centro.

Descargar en PDF (4 MB)
Sigue el enlace para descargar
http://www.sepypna.com/noticias/2010-trastorno-por-deficit-de-atencion-e-hiperactividad/

viernes, julio 16, 2010

CAMPAÑA MUÉVETE POR EL TDAH 2010

CAMPAÑA MUÉVETE POR EL TDAH 2010

Organiza: Asociación ArTDAH-Girona (Girona).

Fecha del evento: Del día 1 al 31 de agosto de 2010.

Ruta: Salida, Girona día 1 de Agosto- Llegada, Madrid día 31 de Agosto de 2010.

Objetivos: Promover a nivel nacional trastornos como el TDAH, DISLEXIA y/o AUTISMO.

Finalidad: Intentar hacer ruido mediático con la finalidad de captar la atención de medios, entidades, personas y/o gobierno. Concienciar socialmente sobre el TDAH, recaudar firmas con peticiones para exponerlas en la Moncloa el día 31 de agosto. Promover a nivel local y nacional todas aquellas asociaciones ubicadas en toda el área nacional.

Colaboradores: Los colaboradores de este evento son todas aquellas asociaciones, entidades o personas físicas que día a día trabajan en la sombra por ayudar, informar o aliviar la problemática que las personas con TDAH y sus familias han de soportar cotidianamente. Todas las asociaciones nacionales.(aquí no hay protagonistas)

Cuáles son las peticiones?: Las peticiones se realizaran en conjunto, todas las asociaciones han de exponer 3 peticiones las cuales serán llevadas a votación y se decidirán en mayoría el día 1 de julio de 2010 a las 09:00horas.

Quienes realizan el recorrido?: En el recorrido trabajaran varias personas de manera voluntaria, estas estarán ubicadas en distintas partes de España y van turnándose en función de la gente que va marchándose durante el evento.(No olvidemos que en esas fechas la gente está de vacaciones).

El personal de ruta está compuesto por dos vehículos, en el primero, encontraremos un coche de ruta o seguridad. Este está controlado por una persona con conocimientos de mecánica, socorrismo, etc..Sera el que trasladara material sanitario, mecánico, logístico, programara tramos, actualizara el recorrido en la web cada hora, etc.…Sera el encargado de avisar a las autoridades o personal sanitario en caso de accidente o símil. También realizara el recorrido como acompañante del vehículo de seguridad un periodista de la productora Mediapro (BCN) el cual realizara un reportaje sobre el viaje, paradas, peticiones, necesidades, problemática, entrevistas, etc…Este reportaje será expuesto en diversas cadenas de TV de toda España con la finalidad de recordar a partir del año 2011 el viaje. Recordatorio social!

Este también será llevado a votación entre todas las asociaciones nacionales y federación con la intención de registrarlo y conseguir fondos económicos para invertir en lo que se vote en mayoría.
En el segundo vehículo viajara un piloto y un copiloto. Estos están equipados como exige la ley en función al vehículo y el trayecto, los dos poseen el carnet B1 y están autorizados y preparados para realizar este tipo de trayecto. El piloto está especializado en la conducción de vehículos RAROS o ESPECIALES, ha trabajado en distintas productoras y/o compañías Teatrales y de cine como actor especialista y conductor de vehículos como TRAILERS MODIFICADOS, QUADS, MOTOS, COCHES, MINI COCHES, etc…El copiloto es poseedor del carnet B1 y a pesar de no estar especializado en vehículos especiales ni tener experiencia como actor especialista tiene una gran experiencia como conductor y copiloto en distintos recorridos y rally´s catalanes. Este realizara la función de copiloto dando soporte de horarios al conductor principal, información de tramos y sustituyendo a este cuando descansa. Los pilotos están comunicados entre ellos mediante equipo de radio frecuencia digital los cuales también están comunicados constantemente con el vehículo de seguridad o ruta del mismo modo.

Cuáles son las paradas?

Día 1. GIRONA, BCN, TARRAGONA.

SALIDA – El inicio de el trayecto será el día 1 de Agosto a las 08:00 de la mañana desde el ayuntamiento de GIRONA.

1ª META – BCN, Dirección a BCN, se realizara una 1ª parada en la meta de BCN y se realizaran varias entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación tdah valles (falta confirmar por su parte).

2ª META – TARRAGONA, en esta no sabemos si realizaremos las entrevistas con la asociación correspondiente ya que no la hemos localizado todavía, de no ponernos de acuerdo lo haremos con el ayuntamiento de la localidad.

Día 2. ZARAGOZA, CASTELLÓN.

3ª META – ZARAGOZA, se realizaran las entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación Atenciona y recogida de firmas con las peticiones.

4ª META – CASTELLÓN, se realizaran las entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación Apadahcas, recogida de firmas y al día siguiente se realizara Ponencia sobre la experiencia vital de Javier Altamirano Yoldi y charla sobre el uso de la batería como medio sociabilizador para los afectados de TDAH (falta confirmar ponencias).

Día 3. VALENCIA.

5ª META – VALENCIA, ponencia en Castellón(por confirmar), salida hacia Valencia, asociación Apnadah (falta confirmar), recogida de firmas y entrevista con los medios de comunicación locales.

Día 4. ALBACETE/CIUDAD REAL.

6ª META – ALBACETE o CIUDAD REAL, (falta localizar a las asociaciones y que confirmen su colaboración), de ser localizadas y si desean colaborar se procedería a la correspondiente recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales. De lo contrario directamente partiremos de valencia a Murcia.

Día 5. MURCIA.

7ª META – MURCIA, en esta no sabemos si realizaremos las entrevistas con la asociación correspondiente ya que no la hemos localizado todavía, de no ponernos de acuerdo lo haremos con el ayuntamiento de la localidad. De no localizarla partiríamos hacia Granada.

Día 6. GRANADA.

8ª META – GRANADA, parada simbólica con recogida de firmas y entrevistas en los medios. Se intentara citarse con el ayuntamiento y el/la alcalde/sa a ser posible.

Día 7. MALAGA.

9ª META – MALAGA, se realizaran la recogida de firmas y las entrevistas correspondientes en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación AMANDA. Al día siguiente se intentara realizar ponencia sobre la experiencia vital de Javier Altamirano Yoldi y la teoría sobre la batería como medio sociabilizador en las personas con TDAH.(Falta confirmar ponencia).

Día 8. MALAGA.

Este día se intentara realizar una ponencia sobre los temas citados anteriormente en la asociación ASA MALAGA. Finalidad, intentar concienciar a la gente, cambiar estructuras y visiones sociales, juventud solidaria, problemática de las personas con TDAH y ACI.

Falta confirmar este día con ASA malaga!!!!!

Día 9. SEVILLA.

10ª META – SEVILLA, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación Aspathi (falta confirmar).

Día 10. CACERES.

11ª META – CACERES, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 11. SALAMANCA.

12ª META – SALAMANCA, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 12. ZAMORA.

13ª META – ZAMORA, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 13. VIGO.

14ª META – VIGO, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 14. A CORUÑA.

15ª META – A CORUÑA, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 15. GIJÓN.

16ª META – GIJÓN, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 16. SANTANDER.

17ª META – SANTANDER, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 17. BILBAO.

18ª META – BILBAO, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 18. SAN SEBASTIAN.

19ª META – SAN SEBASTIAN, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 19. NAVARRA.

20ª META – NAVARRA, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

Día 20. VITORIA.

21ª META – VITORIA, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación Anadhi. Al día siguiente se realizara ponencia sobre la experiencia vital de Javier Altamirano Yoldi y la teoría sobre la batería como medio sociabilizador en las personas con TDAH.(falta confirmar ponencia y colaboración).

Día 21. SORIA.

22ª META – SORIA, se realizara recogida de firmas y entrevistas en los medios de comunicación locales en conjunto con la asociación correspondiente (falta confirmar). De no localizar a la asociación tramitaríamos la recogida de firmas con el ayuntamiento y convocaríamos en la meta al/la Acalde/sa.

ESTOS DÍAS SON PROVISIONALES, SERAN MODIFICADOS EN FUNCIÓN DE LA CONFIRMACIÓN DE LAS ASOCIACIONES Y COLABORADORES.

TAMBIÉN SERAN MODIFICADAS EN FUNCIÓN DE LA INCLUSIÓN Y CONFIRMACIÓN DE CANARIAS, BALEARES, CEUTA Y MELILLA.

VAMOS A IR INFORMANDO A MEDIDA QUE SEAN MODIFICADOS, ESTO ES UNA BASE PARA QUE PODAMOS HACERNOS UNA PEQUEÑA IDEA Y ESTRUCTURAR EL EVENTO PARA PREVEER Y PREPARAR LO QUE PUEDA ACONTECER.

Como colaboran las asociaciones?:

Las asociaciones tenemos varias tareas que realizar en cuanto a la organización del evento. Debéis comprender que a nosotros solos nos es imposible por tiempo, distancias y economía realizar la recogida de firmas solos o convocar a los ayuntamientos y medios de comunicación locales.

Cada asociación debería de reunir a los medios pertinentes…Tv, radio, prensa, etc… También tendrían que encargarse de organizar la recogida de firmas en sus localidades y a ser posible intentar convocar a algún miembro o portavoz de su correspondiente ayuntamiento. Nosotros pasaremos una relación de ruta con fechas exactas en las que estaremos en cada comunidad o asociación. De esta manera las asociaciones tendrán que tener cerrado ese día la recogida de firmas y convocados a los medios y ayuntamiento. Recalcar que desde Girona se realizara un comunicado para mandarlo a todos los ayuntamientos correspondientes a quienes colaboran y a los medios con la finalidad de facilitar esa labor a todas las asociaciones.

Tenemos que colaborar económicamente?

En principio no se exige ni pide ninguna aportación económica a las asociaciones, eso no quita a que si alguna puede o desea hacerlo no pueda. Quien quiera colaborar aparte de lo mencionado anteriormente que colabore en la medida de lo necesario y como buenamente considere. Toda ayuda es buena en todos los aspectos!!!!

Sponsors o patrocinadores:

En estos momentos estamos tratando con varias empresas privadas de ámbito local, nacional e internacional con la finalidad de conseguir fondos económicos para financiar este evento. Estos colaboran de distintas maneras aportando cosas como, vehículos, ropa (uniformidad), material logístico, dinero, etc..

Pedimos a todas aquellas personas, entidades o asociaciones que puedan colaborar de manera en que nosotros podamos acudir a solicitar ayudas o financiación. En estos momentos lo más difícil es conseguir gasoil para el recorrido y una furgoneta grande, autocaravana, etc…

Eso es lo primordial en estos momentos, el gasoil puede aportarse de 2 maneras por ahora, bien con dinero y que mediante la cuenta de la federación pueda distribuirse, siempre y cuando estos estén de acuerdo y no les suponga un problema. O la otra sería realizando vales de gasoil canjeables por otros vales, de esta manera no hay movimientos de dinero físico y no supone tanto problema ni para la organización ni para la persona que aporta el capital.

Medios, prensa:

Esto es algo bastante importante, es crucial convocar a los medios para que asistan antes, durante y después del evento. Todo medio de comunicación local, nacional, internacional, grande, pequeño, de radio, de prensa, de tv, en definitiva…Todos son validos para hacer ruido!

Por ahora no puedo decir mas ya que voy aportando a medida que se van cerrando tratos y avanzando la cosa. Para más dudas llamarme al 972206908 o contactar con Rosmari Mayo, Verónica Alonso González mediante el Facebook.

Este documento podéis copiarlo y reescribirlo para aportar todo aquello que consideréis. También podéis reenviárselo a todas aquellas personas o entidades que creáis correspondientes y nos puedan echar una mano.

Importante!!!!! Pensar en 3 peticiones para llevar a la Moncloa, pensar que estas se llevaran a votación el día 1 de julio de 2010 durante todo el día(las 24horas).

Las 3 primeras serán las que llevaremos a la Moncloa.

Un saludo y suerte!!!

J. Altamirano Yoldi.

Fuente: http://recursossocioeducativos.wordpress.com/2010/07/15/campana-muevete-por-el-tdah-2010/

sábado, julio 10, 2010

Una guía contra los estigmas del hiperactivo

Campaña informativa en las 3.600 farmacias andaluzas sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, la patología neurobiológica crónica más frecuente entre la población infantil

La vida pasa a otro ritmo, más frenético, para aquellos niños que padecen el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Dormir, atender en clase, realizar un examen e incluso comer se convierten en pruebas que superar a diario tanto para el menor como para su familia y entorno que, en muchos de los casos, desconocen los motivos de estas alteraciones de conducta, una situación que les marca de por vida. Con el fin de mejorar el conocimiento de esta patología, favorecer su detección precoz, prevenir riesgos y minimizar los efectos adversos de los medicamentos, el Consejo Andaluz de Colegios Farmacéuticos ha puesto en marcha una campaña informativa en las 3.600 farmacias andaluzas con la que sensibilizar a la par que formar a toda la ciudadanía sobre una enfermedad que padecen un 5% de la población infantil, lo que equivale a uno o dos niños por aula.

“Esta es una enfermedad neurobiológica crónica, cuyo diagnóstico médico definitivo tarda en realizarse entre dos y tres años”, explicó Dolores Palomino, farmacéutica comunitaria e impulsora de la campaña durante la presentación de la misma, quien añadió: “La campaña consiste en el reparto de dípticos y trípticos con consejos e información sobre la enfermedad, dirigidos a los padres con hijos con TDAH y a la sociedad en general. Este material se dispensará gratuitamente en farmacias, ya que el farmacéutico, por su cercanía al ciudadano, es muchas veces el primer profesional sanitario al que se dirigen las familias, y también el depositario habitual de las dudas, por lo juega un papel esencial en la derivación al especialista y en la aportación de información correcta acerca de los síntomas y tratamientos de estas patologías, que suelen además estar envueltos en leyendas y falsos rumores”.

Palomino estuvo acompañada en el acto de presentación celebrado en el Colegio de Farmacéuticos por Manuel Arenas, presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos; Juan Ángel Quirós, presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones de Padres y Afectados por TDAH; y el Defensor del Pueblo Andaluz y Defensor del Menor, José Chamizo.

Durante el acto, también se presentó una completa guía práctica enfocada al personal farmacéutico donde se recogen las herramientas y recomendaciones básicas sobre la dispensación, atención y el seguimiento adecuado por parte de estos profesionales a los afectados, con quienes tendrán que realizar un tratamiento crónico.

Los objetivos de esta campaña no se lograrían si al trabajo del farmacéutico y al de los especialistas en psiquiatría infantil no se sumara el esfuerzo e interés de padres, profesores, familia y entorno. Un desinterés que si se da puede desembocar en conductas y patologías aún más graves en la edad adulta.

El Defensor del Pueblo resaltó durante su intervención las reclamaciones más frecuentes que hasta su oficina han llegado respecto a las carencias que sufren estos niños enfermos. “La queja más repetida es el trato en el terreno educativo que reciben estos menores. Niños que no son capaces de aceptar las nomas en clase y que son sancionados sin tener en cuenta su patología, lo que provoca un seguro fracaso escolar. Es importantísimo realizar un llamamiento a la sociedad para eliminar los estigmas que persiguen y dañan a tantos niños que padecen hiperactividad”.
Fuente: http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/742259/una/guia/contra/los/estigmas/hiperactivo.HTML

viernes, julio 09, 2010

Niños inquietos, adultos ausentes

■Muchos adolescentes y adultos sufren hiperactividad y no están diagnosticados

■Puede derivar en problemas laborales y adicción a las drogas o al alcoho
ÁNGEL DÍAZ

MADRID.- ‘Felipe El Inquieto’, protagonista de un poema infantil decimonónico, está sentado en la mesa; sus padres se preguntan si, por una vez, será capaz de portarse bien y comer como es debido. Pero el niño no se puede estar quieto: se columpia sobre las patas traseras de la silla hasta que pierde el equilibrio, trata de sostenerse agarrando el mantel y acaba en el suelo enterrado bajo platos, cubiertos y manjares.

Mar, personaje central de un nuevo cómic divulgativo publicado en España, es una joven diseñadora que ha logrado un empleo como comercial. Su primer cliente le pide un encargo para la publicidad de un supermercado, pero Mar no escucha. Aunque intenta prestar atención, se distrae con cualquier cosa, o se entusiasma demasiado, o simplemente tropieza. Cuando sale de la reunión, ni sus clientes ni ella tienen claro de qué han estado hablando.

Las dos historias muestran síntomas de una misma enfermedad, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, conocido por sus siglas TDAH. Entre ellas, sin embargo, se interpone un siglo y medio y una concepción radicalmente distinta del problema. Lo que antes eran sólo niños que se portaban mal, ahora son personas que siguen un tratamiento. Al menos, así lo son quienes han sido diagnosticados.
El TDAH afecta a entre un 4% y un 7% de la población infantil, pero también ataca, en contra de la creencia popular, a adolescentes y adultos, a los que puede arruinar la vida laboral o incluso empujar al alcohol y las drogas. Con el fin de llamar la atención sobre este problema, que a menudo se diagnostica mal o tarde, el doctor Juan Antonio Hormaechea, jefe de Psiquiatría del Hospital Quirón Vizcaya, acaba de publicar un libro, junto al artista y dibujante Roberto Bergado, que muestra todos los síntomas de esta dolencia reunidos en un mismo personaje: la joven diseñadora antes citada.

‘Atenta’, editado por la farmacéutica Janssen Cilag, es un libro mitad cómic, mitad ensayo, cuyo propósito es divulgar los pormenores de esta enfermedad con la esperanza de que eventuales lectores puedan verse reconocidos y acudan al especialista en busca de ayuda. “Es una cuestión de que se vean reflejados en los síntomas, se produce un efecto espejo”, relata Hormaechea a ELMUNDO.es. “Hemos camuflado en la historia todos los criterios de diagnóstico que existen para el TDAH”.

La enfermedad, que tiene un componente hereditario, se origina por un déficit de dopamina, una hormona que cumple funciones neurotransmisoras. Sus principales síntomas son la hiperactividad, la impulsividad y el déficit de atención. Los dos primeros tienden a disminuir con la edad; pero la falta de atención, no tanto. “Un 50% de los síntomas pasan a la adolescencia y la edad adulta”, señala Hormaechea. “El TDAH no tratado puede generar muchos conflictos sociales y laborales en la vida del adolescente y del adulto con TDAH no tratado, pero también genera consecuencias negativas en su entorno. Existe una relación directa y demostrada entre el TDAH y las adicciones, especialmente con las drogas y el alcohol”, concluye el experto.

Aceptación tardía
El TDAH no ha sido aceptado como enfermedad en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales hasta el año 2000. Antes, se conocían sus síntomas pero se asociaban a la falta de educación o el mal comportamiento. El médico alemán Heinrich Hoffman describió tanto la hiperactividad como el déficit de atención en su célebre libro para niños ‘Pedro El Greñudo’ (‘Struwwelpeter’), publicado a mediados del siglo XIX (y reeditado en 2008 por Hormaechea y Bergado). Sus páginas muestran, junto al inquieto Felipe y un tal Juanito tan despistado que se cae al río mientras camina, un auténtico catálogo de ‘maldades’ asociadas a la infancia y que derivan en toda clase de catástrofes. O, como mínimo, en que los Reyes no traigan regalos.

Los expertos consideran hoy, sin embargo, que algunos de estos niños malos eran realmente enfermos. En palabras de Idoia Loroño, presidenta de la Asociación Vizcaína de TDAH, “es importante que los afectados acepten que padecen un TDAH y que no se culpabilicen por su comportamiento, sino que, todo lo contrario, busquen un buen diagnóstico y tratamiento”. El más adecuado, según Hormaechea, sería la combinación de fármacos y psicoterapia.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/07/08/psiquiatriainfantil/1278584155.HTML

jueves, julio 08, 2010

Problemas y Soluciones TDAH

El TDAH es un trastorno del desarrollo de la inhibición de la respuesta. La inhibición es la capacidad de alterar la idea de responder ante un hecho. Permite a cada persona detenerse y pensar antes de actuar, analizar las posibles consecuencias de una acción y en función de ellas, planificar y organizar su conducta para que se adecue a sus objetivos. Esta capacidad ejecutiva, en la mayoría, termina de desarrollarse más/menos a los 3o años y abarca, a su vez, las siguientes capacidades ejecutivas:
1. Memoria de Trabajo No-Verbal Permite re visualizar el pasado para corregir conductas, actuar con vistas al futuro, anticipar situaciones.
2. Memoria verbal Es el “discurso privado” que permite a una persona pensar, cuestionarse, darse instrucciones a sí misma, “hablar con uno mismo”.
3. Autorregulación emocional Es la capacidad de controlar las emociones. Permite a una persona auto motivarse para desarrollar tareas.
4. Planificación y resolución de problemas Permite manipular imágenes mentales para resolver problemas El TDA-H dificulta todos estos progresos. ¿Qué hacer? Por un lado, a modo general:
1. Memoria de Trabajo: las personas con síntomas de TDAH no pueden retener en su mente las cosas, para ello hay que hacerlo físico, crear listas, tarjetas, gráficas que les de una clave para recordar. Se habla de externalizar la información ( que sea externa y física).
2. Hacer el tiempo físico: utilizar una grabadora, reloj de bolsillo que vibra.
3. Desglosar el futuro en pequeños pasos: Porque a los “TDAH” le cuesta verlo, por ejemplo leer y tomar notas a la vez.
4. Externalizar la motivación: pequeños premios, siempre ha de haber unas consecuencias inmediatas.
5. Permitir la manipulación externa de la resolución de problemas, de la mente a sus manos. Por ejemplo con las matemáticas, en lo verbal, conjunto de tarjetas para cada idea. Si se te hace difícil implementar este sistema por ti sol@, es útil, entre otras cosas, la ayuda de un entrenador, es decir una persona que te recuerde tus objetivos y te mantenga, con optimismo, con los sentidos puestos en el camino que previamente has elegido.

lunes, julio 05, 2010

Los adultos con TDAH no están recibiendo la respuesta asistencial que necesitan, porque no pueden tratarlos los especialistas capacitados.

Francisco Montañés, jefe de Psiquiatría del Hospital Fundación de Alcorcón, de Madrid y Xavier Gastaminza, especialista del Hospital Valle de Hebrón, en Barcelona, han participado en una reunión de psiquiatras infanto-juveniles especializados en TDAH que se ha celebrado en Madrid con el apoyo de la compañía Juste. Los especialistas, de los principales hospitales españoles de referencia en el trastorno, se han constituido en el Grupo Especial de Interés en TDAH. El grupo pretende analizar las guías internacionales de diagnóstico y tratamiento de la patología para posteriormente elaborar una guía de protocolo, investigación y tratamiento en el ámbito nacional.
Todavía hay bastante desconocimiento sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), empezando por el propio ámbito de la psiquiatría adulta. En España se tarda una media de siete años en diagnosticarlo, y “hay colegas que incluso niegan la existencia del TDAH en adultos”, ha advertido Gastaminza.
Los adultos con TDAH no están recibiendo la respuesta asistencial que necesitan, porque no pueden tratarlos los especialistas capacitados, que son los psiquiatras infanto-juveniles. Así lo asegura Montañés, y añade que “somos los que deberíamos hacernos cargo de los adultos afectados, pero nos lo impide la traba administrativa de la edad”. Algo parecido ocurre con los trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia: cuando el paciente deja de ser un adolescente, también debe abandonar al especialista pediátrico.
En la mitad de los niños con TDAH, alrededor del 8%, el trastorno persiste cuando crecen. “Son esos adultos a los que de pequeños se les decía que no se esforzaban lo suficiente en el colegio, aunque tenían capacidad”, según Montañés. Si los niños con TDAH son movidos, los adultos son caóticos: “Suelen ser desorganizados, con problemas de concentración, despistados e impuntuales por sistema. Un 60% de los niños inatentos que acuden a la consultan tienen algún progenitor con este problema.
Como no se conoce bien, el TDAH en adultos puede acabar confundido con un trastorno de personalidad; en otros casos, aboca en conductas delictivas y adicciones -especialmente al tabaco-, pero también hay pacientes que tienen una vida profesional exitosa”, ha matizado Montañés.

FUENTE: DIARIO MÉDICO. 2008 OCT

viernes, julio 02, 2010

Francisco Aboitiz: Sindrome de Deficit Atencional…

Segundo coloquio Nacional de estudios congnitivos
Presentación del profesor Francisco Aboitiz: Sindrome de Deficit Atencional…
Aportes actuales de la ciencia congnitiva a la educación

miércoles, junio 30, 2010

POLÉMICA: LA HIPERACTIVIDAD

 
La vida de un niño hiper-activo está llena de frustraciones. Siente que hace todo mal: o llega tarde a clase, o ha hecho tres ejercicios que no eran los que debía, o no puede controlar la emoción que trae del partido de fútbol y empuja en la fila, o cree que va a tener un ocho pero saca un tres, o molesta, o se entromete, o se equivoca, o se anticipa, o pisa todos los charcos sin control, sin querer y sin medir las consecuencias. «Mi hijo se ha pasado su vida en los pasillos. Los compañeros se metían con él, también los otros padres, y los profesores lo castigaban sin recreo y sin excursiones –explica Adela Tortosa, madre de un chico hiperactivo de 17 años–. Hemos pasado por 11 colegios, cuatro de ellos fuera de España, y lo único que buscábamos era que alguien advirtiera que mi hijo no era un cafre ni un maleducado ni un hijo de puta. Buscábamos sólo un poco de comprensión para un niño con dificultades.»

Se calcula que entre el tres y el seis por ciento de la población escolar sufre un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), un estigma que, en ocasiones, se aplica como sinónimo de fracaso y un futuro de drogadicción, accidentes de tráfico y embarazos prematuros. Sin embargo, este supuesto destino fatal entra en contradicción con casos como los de Michael Phelps, Fernando Verdasco o Luis Rojas Marcos, en su infancia hiperactivos y hoy hombres de éxito, que han abierto un debate sobre si el TDAH significa una vida de limitaciones o puede tener su lado positivo.

«La sintomatología del TDAH mejora con la edad –afirma Isabel Orjales, especialista en el trastorno y profesora de Psicología de la UNED–. Un niño con trastorno de déficit de atención que llega mínimamente sano y preparado a la edad adulta tiene muchas posibilidades de adaptarse y compensar los síntomas del trastorno eligiendo una profesión para la que el ser caótico, impulsivo y compulsivo sea una ventaja. Un TDAH puede no tener precio como creativo publicitario: genera más ideas que nadie y tiene una visión diferente de las cosas. Ahora bien, si la campaña depende de él, quizá no se cumplan los plazos ni los presupuestos, así que debe apoyarse en colaboradores.»

En Estados Unidos, un estudio reciente ha encontrado que al 35 por ciento de los pequeños empresarios se les diagnosticó TDHA en su infancia. Sus rasgos hiperactivos los han ayudado a ser mejores comunicadores, a tener más capacidad para resolver problemas y a soportar sin dolor de cabeza los viajes transoceánicos. Y es que, según Orjales, las dificultades para someterse a las normas y a los horarios, combinado con su energía y su capacidad de iniciativa, puede llevar a que muchos afectados decidan crear su propia empresa. Otros, sin embargo, sienten que sólo pueden funcionar en empresas con una estructura rígida de funcionamiento que los ayude a organizarse.

En busca de versiones alentadoras de lo que, hasta ahora, se había catalogado exclusivamente como un problema psicológico y neuronal, el divulgador científico Tom Hartman ha creado la `teoría del granjero y el cazador´, según la cual el TDAH fue originalmente un modelo comportamental que dotaba al cazador de ventajas comparativas respecto de sus congéneres, tales como un temperamento incansable, enérgico, explorador, sensorialmente hipervigilante y rápidamente predispuesto a huir o a plantar cara y enfrentarse frente al peligro. Estas características, según Hartman, habrían resultado biológicamente valiosas antes de que la agricultura modelara hábitos de vida sedentarios entre los humanos, que desaprueban la inquietud y la impulsividad. Sin embargo, el doctor Fernández Jaén, jefe de la unidad de Neurología Infantil de hospital Quirón, en Madrid, considera estos argumentos una barbaridad: «Sobre todo porque para cazar hace falta ser previsor, sigiloso y trabajar en equipo, mientras un TDAH se lanzaría a por el animal a pecho descubierto. Un trastorno como éste no le da un plus a nadie, pero eso no significa que un hiperactivo sea incapaz de ser un gran matemático. No son discapacitados ni hay que tratarlos como tales: tienen una dificultad sobre la que hay que trabajar y que se debe compensar».

Miguel tiene 18 años y es paciente del doctor Fernández Jaén desde los 13, cuando le diagnosticaron un TDA (sin hiperactividad asociada). Cada mañana toma un café con leche y su dosis diaria de Concerta, un fármaco que lo ayuda a concentrarse y que le permitirá, dice, terminar la carrera de Ingeniería Aeronáutica. «Tener TDA implica que debes esforzarte más –comenta Miguel–. Tengo mucha dificultad para prestar atención a cosas que no me gustan, pero si algo me encanta, como la física o la electrónica de la comunicación, no me cuesta concentrarme. Si tú quieres, puedes: eso es lo que me han inculcado mis padres.»

¿Cómo es posible que un chico con dificultades de atención pueda estudiar Ingeniería Aeronáutica? «Porque el trastorno dificulta la realización de unas habilidades determinadas, pero no incapacita para otras para las que los hiperactivos están quizá muy capacitados. Por eso podemos verlos en unos momentos tan `concentrados´ en un tema y en otros absolutamente dispersos, incapaces de centrarse en un estímulo.»

El problema es que muchos chavales con TDAH no llegan a mostrar sus habilidades porque se quedan atascados en el filtro escolar. Sin embargo, según Isabel Orjales, es muy posible que encuentren más fácil estudiar una carrera que haber `sobrevivido´ a la secundaria: «En la universidad, su asistencia irregular no está penalizada, a nadie le importa que utilice apuntes fotocopiados para el estudio y, aunque sigan teniendo problemas de atención y memoria, les resulta más fácil perseverar en el estudio de materias que han elegido. Además, la mayor parte de las veces, la nota depende de un único examen (muchos hiperactivos son capaces de aprobarlo con un trabajo intenso de última hora), no como en el colegio, donde se exige un rendimiento más homogéneo y continuado. Y para los que tienen problemas para expresarse organizadamente por escrito, los exámenes tipo test, más frecuentes en la universidad, les resultan más sencillos». Y es que, según Adela Tortosa, el apoyo de la escuela es vital para que un hiperactivo salga adelante: «Los TDAH son incapaces de elegir, se bloquean y los ayuda mucho algo tan sencillo como que en un examen de matemáticas les den cada problema en una hoja. Para ellos, todo lo que puedan hacer oralmente o tipo test, siempre mejor que por escrito».

Para un hiperactivo es muy importante conseguir la experiencia de que hay algo en la vida que hace bien, tanto como entrenar aquellos aspectos en los que tiene dificultades. «Al igual que los niños con la autoestima baja –explica Isabel Orjales–, los TDAH no quieren hacer nada por miedo a fracasar, pero si son buenos en algo, no quieren dejar de hacerlo.» Al igual que Phelps, son competitivos porque necesitan medallas y se entregan con pasión a aquellas tareas en las que pueden conseguir el aplauso de un profesor, de un monitor o un padre. «Son muy dependientes emocionalmente. En edades en las que un niño ya se siente satisfecho con el dibujo que ha hecho, el hiperactivo necesita levantarse y enseñárselo a su profesor: busca desesperadamente la aprobación de los demás.»

Lo cierto es que muchos hiperactivos tienen una energía desbordante que puede canalizarse a través del deporte, pero eso no significa que vayan a convertirse en deportistas de élite. «Cada TDAH es diferente y hay que escuchar muy bien cuáles son sus preferencias –sugiere la psicóloga–. Si lo llevas a una clase de natación con otros 15 chicos, quizá sienta el mismo estrés para sujetarse a sí mismo que en el colegio. A veces es preferible que vaya dos veces al mes, pero esté solo, o que estudie un idioma raro y pueda ser el mejor porque no tiene competencia.»

Y es que muchos expertos también hacen hincapié en que modelos como el de Verdasco no deben crear falsas esperanzas. «Redefinir el TDAH como un don sería un error –dice Natalie Knochenhauer, fundadora de la organización americana ADHD Aware y madre de cuatro niños hiperactivos–. No puedes tener una discapacidad que necesita adaptación en la clase y, al mismo tiempo, decir que tienes suerte. Hay miles de niños ahí fuera luchando por salir adelante con TDAH y no podemos engañarles ni contarles un cuento de hadas. Sinceramente, creo que Michael Phelps es un gran nadador con TDAH, pero no un gran nadador porque tiene TDAH.»

«El reto –añade Isabel Orjales– es que lo que hoy consideramos un trastorno en un niño porque tiene unos síntomas que provocan desadaptación, en el futuro se consideren simplemente rasgos de su personalidad: un ‘ya sabes cómo es Paco…’. Hay que dar a los TDAH el mensaje claro de que tienen una diferencia, no una enfermedad, y que Michael Phelps es sólo uno de los miles de niños con hiperactividad que se han convertido en adultos de éxito.»
Isabel Navarro

Fuente: http://xlsemanal.finanzas.com/web/articulo.php?id=41378&id_edicion=4007&salto_pagina=0 Dos áreas del cerebro podrían permanecer desconectadas en el TDAH

En el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), dos áreas del cerebro podrían no lograr conectarse cuando los chicos intentan realizar una tarea que requiere su atención, sostiene un estudio realizado en Estados Unidos.
Es la primera vez que tenemos evidencia directa de que esta conectividad está ausente en el TDAH, dijo Ali Mazaheri, del Centro Davis para la Mente y el Cerebro de la Universidad de California.
El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es uno de los problemas neurológicos del comportamiento más comunes en los niños. Los chicos con este problema se caracterizan por la falta de atención, la impulsividad y la hiperactividad. Estos síntomas les generan problemas en muchas circunstancias, como en su propia casa, en el colegio y en la forma de relacionarse con los amigos.
El tratamiento apunta a aliviar los síntomas y a mejorar su capacidad de atención. Según cada caso en particular, los profesionales pueden aconsejar diversos tipos de psicoterapias y entrenamientos, así como medicamentos. En muchas ocasiones se opta por combinar estas opciones.
El alerta para atender
Los investigadores de la Universidad de California trabajaron con chicos sanos y con TDAH. Los dos grupos de niños debieron resolver una prueba simple de atención mientras se medían sus ondas cerebrales.
El test podía implicar ver o escuchar, pero la clave estaba en que antes de empezar los científicos mostraban a los niños una V o una A, avisándoles de antemano que la prueba que iban a enfrentar era visual (V) o auditiva (A).
Mazaheri explicó que, en un chico sano, la parte frontal del cerebro humano alerta a las otras regiones ante la señal de la V o la A, para prepararlas para prestar atención adecuadamente. Cuando una parte del cerebro responde a esta alerta, entonces deja de emitir ondas alpha. Por el contrario, sigue emitiendo este tipo de ondas cuando continúa desconectada del resto del cerebro.
Los investigadores notaron que esta disminución en las ondas alpha no se registró en los niños con TDAH. Mazaheri sostuvo que esto indica una desconexión entre la parte del cerebro que aloja la atención y las regiones que procesan la información visual. El cerebro de los chicos con TDAH aparentemente se prepara de manera diferente para prestar atención a los estímulos que llegan de afuera, concluyó.
Más información en http://www.neomundo.com.ar/

jueves, junio 24, 2010

El entrenamiento psicológico para jóvenes y adultos con Déficit de atención con o sin Hiperactividad TDAH.

El coaching TDAH es una disciplina emergente que busca ayudar a los individuos a alcanzar sus metas en la vida. Se pretende que la relación de coaching TDAH ayude a las personas a alcanzar mejores resultados en sus vidas: académicamente, profesionalmente, socialmente o en cualquier área de la vida que deseen mejorar. Por medio de la asistencia y el apoyo individualizados, los coaches ayudan a las personas a concentrarse en el lugar en donde se encuentran al presente, a dónde quieren llegar y cómo pueden llegar allí. Aristóteles afirmo que el éxito no es un acto, sino un hábito. El nuevo siglo ha despertado con el resurgir de la misma idea, ahora bautizada con el moderno nombre de coaching TDAH.La premisa fundamental que defienden los expertos en coaching TDAH es que el hombre tiene mucho más potencial del que aprovecha. El coaching TDAH se trata de un compendio de métodos de preparación mental para emprender iniciativas y conseguir metas potenciando los puntos fuertes de las personas.Los obstáculos nos deberían hacer reconocer que ignoramos algo, un procedimiento, un modus operandi, sin embargo uno de los principales impedimentos para lograr nuestros objetivos es que la gente siente vergüenza a pedir ayuda cuando no entiende algo. Muchos adultos pasamos buena parte de la vida fingiendo que sabemos realizar las cosas, que controlamos la situación. Abrirse al aprendizaje comienza con el valor de reconocer nuestra ignorancia en algunos temas.La primera mención del coaching aplicado a personas con el Problema por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) aparece en el libro Controlando la Hiperactividad, cuyos autores son Edward M. Hailowell and John J. Ratey; allí se dice que el objetivo del entrenador o coach es ayudar al cliente a dejar de lado una serie de hábitos perjudiciales y reemplazarlos por conductas que le faciliten cumplir con sus obligaciones y propósitos. Es preciso subrayar que el coaching está avalado como parte de la terapia cognitivo conductual. En este sentido, puede entenderse el coaching como una forma de intervención psicológica. Así, por ejemplo, la modificación de conducta tiene en alta estima la observación directa por parte del terapeuta en el contexto natural de la conducta y el cambio basado en acciones concretas. El movimiento del coaching psicológico en Europa está creciendo cada día más. Las últimas tendencias en este campo apuestan hacia la promoción de programas de coaching basados en la evidencia científica. La diferencia clave entre coaching y la coaching psychology es que ésta última incluye la aplicación de teoría psicológica. Como sabemos, el TDAH puede traer serias consecuencias en la vida de una persona si no es diagnosticado y tratado adecuadamente. Muchos estudios dan cifras alarmantes sobre la incidencia de niños, adolescentes y adultos con este problema, que presentan pobre desempeño escolar, abandono de escuela o universidad, problemas laborales y maritales, abuso de drogas, conductas antisociales etc. Gran parte de estos problemas se deben a la falta de capacidad que tienen estas personas para organizarse, medir las consecuencias antes de actuar o hablar, y controlar sus emociones, entre otras características propias del Problema por Déficit de Atención con Hiperactividad.Por lo tanto, el Coaching para el TDAH busca ayudar a la persona a elegir su futuro, aprender nuevas habilidades y potenciar las que ya tiene. Para lograr esto se establece una sociedad entre la persona con TDAH y el coach, en la cual este último le da constante aliento y apoyo, además de brindarle una serie de estrategias que le permitan desenvolverse de manera asertiva y lograr su objetivo; es decir, se trabaja para que la persona incorpore a su vida una serie de hábitos productivos.Un punto importante del Coaching para el TDAH es despertar la conciencia de la persona sobre su problema para aprender a manejarlo y sobre las consecuencias de sus actos. Las personas con TDAH están cansadas de fracasar y muchas veces necesitan a alguien fuera del entorno familiar ante quien ser responsables de sus acciones. El coaching TDAH les ofrece esta posibilidad porque ayuda a contrarrestar la tendencia a sabotearse a sí mismas. Otras de sus contribuciones son dar estructura, responsabilidad, fijar metas, organizarse, establecer prioridades y manejar el tiempo de la mejor manera posible.El coaching del TDA/H busca atender los retos diarios de vivir con el TDAH. Un coach ayuda a las personas con el TDA/H a llevar a cabo las actividades prácticas de la vida diaria de una manera organizada, puntual y orientada a la meta. Por medio de una asociación cercana, un coach del TDAH ayuda al cliente a aprender destrezas prácticas y a iniciar el cambio en su vida diaria. Un coach puede ayudar al adulto con el TDAH a:• Mantener el foco • Traducir las metas en acciones • Establecer retroalimentación y aprender a usar las recompensas eficazmenteA través de las interacciones regulares, los coaches observan cómo los síntomas del TDAH afectan la vida de sus clientes y luego proveen entusiasmo, recomendaciones y técnicas prácticas para atender los retos especificos. Pueden ofrecer recordatorios, hacer preguntas o sugerir técnicas de manejo del tiempo. Los coaches hacen preguntas para ayudar al cliente a generar estrategias y a actuar sobre ellas. Ejemplos de tales preguntas son:¿Qué es lo que quiere?¿Cómo lo va a lograr?¿Cuánto va a tardar?¿Cómo puede activarse a si mismo para tomar acción sobre esta meta?¿Cuándo puede completarse esta acción?¿Qué pasos ha dado ya, y cuándo va a dar los pasos que faltan?Las reuniones regulares son una parte esencial del proceso de coaching. Estas sesiones pueden llevarse a cabo en persona, por teléfono o por correo electrónico, dependiendo de la preferencia del cliente. Sin embargo, antes de que el proceso de coaching comience, el cliente y el coach deben tener una sesión inicial que trabaje asuntos tales como las necesidades del cliente, las expectativas tanto del cliente como del coach y los honorarios. La primera sesión de coaching es una reunión a fondo, para hacer una evaluación de las necesidades del cliente, determinar las metas a corto y mediano plazo y desarrollar un plan de trabajo para alcanzar esas metas.Algunas de las razones por las que las personas con TDAH acuden a un coach son la necesidad de: organizarse, tener un mejor rendimiento académico, rediseñar su vida porque hay algo importante que desean cambiar, ordenar mejor su tiempo para poder ejecutar lo importante, mejorar sus relaciones sociales, tener un punto de vista objetivo sobre sus decisiones, obtener monitoreo sobre alguna actividad, diseñar un plan de acción sobre un punto específico..Obstáculos para el coachingHay varios asuntos que pueden complicar el proceso de coaching:• El cliente no puede usar estrategias sencillas a pesar de los recursos y recordatorios del coach.• El cliente tiene una condición psiquiátrica coexistente.• El cliente tiene circunstancias de vida estresantes.• El cliente tiene una enfermedad física seria.

Como puede mejorar el coaching la vidaTeniendo en cuenta que las personas somos seres multifacéticos que juegan diferentes roles en diferentes contextos, es importante que al mismo tiempo que nos centramos en las metas concretas que queremos conseguir, tengamos una idea general al menos de cómo esas metas encajan en la compleja estructura que es nuestra vida.Hay tres ámbitos principales a considerar, el de la organización personal, el relacional, y el laboral.El primero, la organización personal, es un factor de vital importancia ya que éste determinará la manera en que una persona se desenvuelve en los otros dos aspectos. Cada individuo posee esquemas de trabajo particulares, estos esquemas de trabajo comprenden la forma en que almacena y procesa la información que recibe, los estímulos ambientales que desencadenan respuestas, así como el repertorio de respuestas con que cuenta.Considerando que el TDAH trae consigo una serie de retos en cuanto a la forma en la que se procesa la información, es preciso mejorar este especto, y el primer paso para lograrlo es clasificando los aspectos problemáticos y trabajando cada uno de ellos de manera ordenada.Entre los principales problemas que se aborda a través del coaching del TDAH están la desorganización (cosas por hacer, prioridades, satisfacción de necesidades, etc.), el manejo ineficaz del tiempo, falta de concentración. Algunas de las herramientas que se pueden utilizar para mejorar la organización personal son: Listas de cosas por hacer, listas jerárquicas (empezando por las cosas más urgentes e importantes) y planificador personal. Recordemos que una persona con TDAH presenta problemas para organizarse y hacer planes, así que la idea es usar estas herramientas subsanar estas deficiencias.El segundo aspecto a considerar es el relacional, el cual comprende todo tipo de relaciones sociales, haciendo hincapié en las relaciones de amistad y en las familiares. Las personas con TDAH suelen tener problemas para relacionarse por su dificultad para mantenerse en un mismo “canal de comunicación” con sus interlocutores, lo cual les hace pasar de un tema a otro sin haber dado un mensaje claro. Esto puede hacerlos parecer groseros o desconsiderados, generando desconfianza o recelo a la hora de establecer relaciones. Dentro de la familia también pueden producirse tensiones ya que dada su falta de planificación y los frecuentes olvidos, el sujeto con TDAH suele descuidar obligaciones o compromisos familiares.El coach en este caso debe hacer una evaluación de las habilidades sociales del cliente a fin de detectar las necesidades de entrenamiento, es decir, el coach debe saber si se trata de una falta de habilidades sociales o por el contrario, que aunque el cliente en teoría sepa cómo debe comportarse su problema sea cómo y cuando emplear estas habilidades.Por último, está el aspecto laboral, las dificultades que las personas con TDAH tienen en el trabajo son numerosas, impuntualidad, retraso en las fechas de entrega, acumulación de trabajo, bajo rendimiento, son algunos ejemplos de ello, lo cual tiene como consecuencia despidos, abandono de empleos, y en general una gran inestabilidad laboral. Todo esto a su vez genera problemas financieros, ansiedad y frustración en el sujeto.En el ámbito laboral hay tres puntos básicos para trabajar. Mejorar las condiciones de trabajo eliminando cualquier fuente de distracción en la medida de lo posible; mejorar la planeación a través de la agenda y el diseño de hojas de ruta; Aprendiendo a clasificar (tareas, papeles, recursos) y ordenar, a fin de minimizar el tiempo y el esfuerzo que se emplea en recolectar información

Jorge Orrego BravoPsicólogo y terapeuta. Master Psicología Clínica, Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Especializado en déficit de atención. Clínica Sant Gervasi/www.atencion.org. Pionero en el tratamiento de adultos con TDAH en España.

Pablo Oromendia RodriguezPsicólogo y terapeuta cognitivo conductual, Estudios especializados en Psicología Clínica (UAB) ———————————————————————-“Cuanta más alegría y buen humor gastamos mástendremos.”Ralph W. Emerson

miércoles, junio 23, 2010

REFLEXIONES SOBRE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES CON TDAH

Los niños con diagnostico de TDAH, presentan un nivel intelectual dentro del promedio poblacional, lo que implica que no deberían tener inconve-nientes en adquirir los aprendizajes necesarios, acorde a sus edades y grados escolares.

No obstante, debido a su elevado nivel de desatención y desmotivación hacia las tareas escolares en general y su impulsividad y necesidad constante de “estar haciendo algo”, presentan consecuencias en su rendimiento escolar.

Esta conducta se presenta desde muy pequeño, en las entrevistas con los papás: siempre mencionan alguna conducta diferente, incluso siendo bebé; a veces, se relacionan a las alteraciones del sueño, o cómo cambió de tranquilo a inquieto a partir de empezar a caminar, pero el denominador común es que aparezcan anécdotas, relatos que ya nos están advirtiendo sobre posibles indicadores predictivos de este trastorno. Hay que señalar además, que del propio relato con los padres, surge que han sido niños atendidos adecuadamente, aunque con papás que de alguna forma, muestran signos de ansiedad, distracción, pero que se muestran comprometidos con ayudar a su hijo, sintiendose muy frustrados por no encontrar suficientes respuestas para poder modificar esta conducta y actitud del niño que no sólo genera “desacomodos” en el medio familiar, sino también en el social y escolar.
Son niños a los que les cuesta llevar el ritmo del grupo en el aula, se dispersan , hablan en momentos que no corresponde, molestan a sus compañeros o asumen una conducta oposicionista ante la tarea. De este modo, quedan como “desconectados” de lo que se da en clase, situación que también se constata en la clínica, ante las consignas de la pruebas de la Batería Neuropsicológica a aplicarse. Con frecuencia, es necesario repetirle dos o tres veces la consigna de la tarea a realizar, la pregunta en un subtest de información general, o la situación problemática a resolver.

En las pruebas de evaluación de conocimientos generales, así como de lengua y matemática, se observa a veces, niveles descendidos respecto a lo esperado para su edad y el grado que cursa. Nos sucede a menudo, trabajar con chicos que pueden estar cursando cuarto grado y sin embargo, los resultados de la evaluación neuropsicológica, nos dan disparidad multigrado en las diferentes capacidades estudiadas. Es decir, en razonamiento y cálculo, pueden estar adecuados al cuarto grado, pero en lengua, presentan un nivel de 2 do grado.

A causa de los principales síntomas del TDAH, los niños que lo padecen suelen presentar dificultades en todas aquellas tareas que requieran una atención sostenida, así como en las actividades en las que sea preciso memorizar material para su posterior recuperación. Al niño hiperactivo le cuesta trabajo seleccionar, filtrar de entre toda la estimulación que le llega, cuál es la más importante en cada momento, a cuál debe atender y cuál puede obviar, esto hace que incurra en muchos errores.

Por otro lado y como consecuencia también de las alteraciones neurofisiológicas de este síndrome, pueden quedar fijados en un detalle trivial, que logra captar su atención durante un largo tiempo, o incluso obsesionarle.

Cuando las tareas requieren mayor capacidad de abstracción, es posible que se complique aún más. El razonamiento abstracto exige no sólo prestar atención, sino manejar mentalmente una serie de datos, operar con ellos y buscar una respuesta. Para el niño hiperactivo este proceso resulta, en la mayor parte de los casos, sencillamente imposible, ya que le requiere poner en marcha precisamente aquellos procesos para los que está menos preparado. En su “almacén de datos” la información sólo se mantiene un tiempo corto y debe salir inmediatamente para permitir la entrada de nueva información de manera continua. Esto provoca que su memoria a corto plazo sea algo deficiente, gran inconveniente de cara a las tareas escolares más habituales. No ocurre lo mismo con la memoria a largo plazo, que suele estar muy bien desarrollada: a estos niños quizás le cuesta mucho recordar lo que ha sucedido tan sólo unos momentos antes, pero si la información pasa al almacén a largo plazo, (bien porque el material se repita con frecuencia o porque sea de gran interés para él, podrá retenerla por más tiempo).

¿De qué modo promueven las conductas características del trastorno de hiperactividad y déficit atencional las estructuras cerebrales y los defectos genéticos que se van encontrando? La raíz parece estribar en el deterioro de la inhibición conductual y del autocontrol según Barkley,R. que viene estudiando este tema desde hace varios años.

El autocontrol, la capacidad de inhibir o frenar las repuestas a un estímulo es una función crucial para la realización de cualquier tarea. La mayoría de los niños conforme van creciendo, adquieren la capacidad de poner en práctica las funciones ejecutivas, actividades mentales que les ayudan a apartar las distracciones, fijarse unas metas y dar los pasos para alcanzarlas.

En los primeros años, estas funciones ejecutivas se exhiben al exterior, los niños hablan en voz alta mientras juegan y hacen las actividades. A medida que crecen van interiorizando estas funciones ejecutivas desapareciendo las verbalizaciones.

Las funciones ejecutivas pueden agruparse en cuatro actividades mentales:

1. La memoria operativa, tener en mente la información mientras se trabaja en una tarea.

2. La interiorización del habla, que permite a uno pensar para sí, seguir reglas e instrucciones.

3. El control de las emociones, la motivación y el estado de alerta, que ayuda a conseguir metas y diferir las emociones que nos interfieren.

4. La función de la reconstitución que nos ayuda a ser flexibles y creativos al fragmentar las conductas observadas y volver a combinarlas en nuevas acciones.

Según las investigaciones más recientes, debido a causas genéticas, los niños TDAH no adquieren estas capacidades y en consecuencia, despliegan un comportamiento y un habla excesivamente “públicos”. No son capaces de guiarse por instrucciones internas, ni de modificar su comportamiento.

Su memoria operativa o “buffer” para almacenar información que deberá utilizar en otra instancia o paso de la misma tarea que realiza, es muy lábil, debido sin duda a su dificultad en prestar atención; eso hace que se quede con información fragmentada, que escuche sólo parte de una consigna, y por lo tanto obtenga resultados negativos a la hora de resolver la tarea.

Inhibir o controlar sus impulsos, le resulta muy difícil, porque no ha madurado convenientemente el soporte de circuitos neurológicos que le permiten adquirir este autocontrol, de modo que podemos observar de acuerdo a lo que informan las maestras, pero también al relato que nos hacen los propios niños, que no pueden contenerse de molestar a otros , que no quieren ir a la escuela, que no quieren acatar la pauta del trabajo grupal, que no quieren jugar con los demás porque lo pelean.

Esta es una patología de origen neurobiológico, que no “se cura” sola, ni con los años ni la maduración, requiere de tratamientos especializados de reeducación de las funciones cerebrales alteradas y en muchos casos, de medicación psico-estimulante que logre mejorar sus niveles de atención y que debe ser solamente indicada y controlada por un neurólogo o psiquiatra de niños. Obviamente, la medicación logra estabilizar los niveles de atención del niño y mejora su control de impulsos y su toma de decisiones, pero no alcanza para que adquiera los conocimientos de base , que por diversas razones anteriormente expuestas no adquirió, así como para ponerlo “al día” con su grupo escolar, por lo cual, aun tomando medicación, necesita tratamiento especializado.

Este tratamiento debe ser realizado por profesionales del área de la salud o educadores del área de rehabilitación, no puede llevarse adelante por una maestra de “apoyo escolar”, ya que al tratarse de una patología de origen neurobiológico, exige una intervención neuropedagógica e interdisciplinaria que provoque cambios en la estructura neuronal que tiene un comporta-miento disfuncional o alterado, es decir, especialistas que actúen sobre el sustrato neuronal de la memoria, la atención, las emociones, las funciones ejecutivas, el sistema motriz y los módulos cerebrales responsables del lenguaje y el razonamiento.

Respecto al trabajo de la maestra en la Escuela, partimos de la base que todo docente da lo mejor de si para sacar adelante a niños que presentan determinadas dificultades en diversas áreas, más aun hoy día donde se tiende a la integración de chicos con diferentes capacidades. El equipo de tratamiento externo que atienda al niño con TDAH puede asesorar y brindar a la maestra determinados materiales, adecuar las evaluaciones que le tomarán, darle contención respecto a las frustraciones que generan este tipo de alumnos, pero consideramos que muchas veces se depositan en las instituciones escolares, expectativas que exceden sus responsabilidades y cometidos educacionales , y ante la frustración se tiende a subestimar y desvalorizar la labor del maestro de aula. No debemos olvidar que el rol central de la educación en valores de un niño, debe ser la familia.

De lo anteriormente expuesto, se puede observar claramente la angustia que sin duda viven estos niños, al no poder controlar su conducta, sus impulsos, y cómo externalizan esa angustia, de una forma que resulta paradójica para el adulto: indiferencia, oposicionismo, actitudes de aislamiento, propensión a meterse en problemas, a no poder medir las consecuencias de sus acciones.

Estos chicos no suelen pedir ayuda, por lo menos de la forma verbal que esperaríamos. Asi, los adultos en general, en una mirada rápida y desde nuestras urgencias de cumplir con las responsabilidades inherentes a nuestro rol, ( padres, educadores, familia, etc), tendemos a ser bastante poco tolerantes con estas “personitas”, que realmente alteran, nuestro ritmo y vínculos familiares y nuestra planificación escolar.

Estos niños requieren tratamiento especializado: profesionales preparados para contenerlos y para ponerles límites, para “educar” esas estructuras neurales que determinan su comportamiento rebelde y disruptivo y que lo llevan a tener tan baja opinión de si mismo. También para trabajar junto con la familia y los docentes, en las modificaciones ambientales, sociales, conductuales y cognitivas que mejor se adecuen a las necesidades y al estilo cognitivo del niño.

Niños hiperactivos y “difíciles”, hubo siempre; pero la sociedad y la familia, eran más sólidas en el mantenimiento de determinados valores y pautas de educación y respeto. Actualmente, vemos que se van haciendo más laxas, por diversas razones. En las entrevistas con padres de niños con TDAH, ellos mismos reconocen que el niño “se les va de las manos”, que “ya no saben que penitencia implementar “, que no pueden más… y si los papás no pueden, imaginen la frustración del maestro que procura desplegar todas sus estrategias posibles de seducción y contención para que el niño se motive a trabajar y ese niño le presenta un muro infranqueable.

La tarea por delante no es fácil, pero en nuestra experiencia, todos estos niños, si han sido bien diagnosticados y en especial con un diagnóstico a tiempo en la infancia, y tienen un tratamiento acorde a sus necesidades pedagógicas, emocionales y conductuales y un buen acompañamiento escolar y familiar, salen adelante, y en algún momento de su vida y de su escolaridad hacen ese “clic” tan necesario y tan esperado por todos.

Prof. Neuropsic. Ing. Silvia Pérez Fonticiella.

Consultora en Neurociencias.

Ads by Google

Neuropsicología Clínica
Posgrado. Madrid, BCN y Valencia. También a distancia. Reconocido
http://www.isep.es

sábado, junio 19, 2010

TDA en el adulto.


Problemas comunes para el diagnóstico de TDAH en el adulto.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes en la infancia, y persiste en la edad adulta en el 30-79% de los niños afectados.1“3

Se estima que del 4 al 5% de la población adulta padece TDAH; siendo un padecimiento común, se ha encontrado que no está diagnosticado en la gran mayoría de los casos.1,3

Los adultos con TDAH suelen manifestar principalmente síntomas de inatención y de impulsividad, ya que la hiperactividad disminuye con la edad, refiriendo solamente un sentimiento subjetivo de inquietud, por lo que puede ser difícil su diagnóstico o confundirse con otros padecimientos psiquiátricos.4

Al igual que en la infancia, la presencia de otros trastornos psiquiátricos asociados al TDAH es frecuente en los adultos. Se considera que un 60-70% de adultos con TDAH presenta alguna comorbilidad psiquiátrica. Los trastornos comórbidos en adultos son similares a los encontrados en la infancia, con la diferencia de que existe una mayor prevalencia de abuso de sustancias y trastornos de la personalidad. Los trastornos comórbidos más frecuentes son el trastorno depresivo mayor, el trastorno antisocial de la personalidad, los trastornos por consumo de sustancias y, en menor frecuencia, el trastorno por crisis de pánico y el trastorno obsesivo compulsivo.4,5

El TDAH en adultos puede estar presente en pacientes que han sido vistos en la consulta por otros trastornos y que no han sido valorados adecuadamente.6

Otro problema al que se enfrenta el médico, es que en la práctica clínica, la descripción del DSMIV es inmanejable.6

Criterios diagnósticos de TDAH en adultos del DSM-IV TR.

No prestan la atención suficiente a los detalles o cometen errores por descuido en las tareas o el trabajo.
El trabajo suele ser sucio, descuidado y realizado sin reflexión.
Dificultad para mantener la atención en actividades laborales.
A menudo parecen tener la mente en otro lugar.
A menudo no siguen instrucciones ni órdenes, y no llegan a completar encargos u otros deberes.
Dificultades para organizar tareas y actividades.
Las actividades que exigen un esfuerzo mental sostenido son experimentadas como desagradables.
Los hábitos de trabajo suelen estar desorganizados y los materiales necesarios estar dispersos, perdidos o tratados sin cuidado y deteriorados.
Se distraen con facilidad ante estímulos irrelevantes e interrumpen frecuentemente las tareas que están realizando para atender a ruidos o hechos triviales.
Suelen ser olvidadizos en lo que concierne a actividades cotidianas.
No ponen atención en las conversaciones y no siguen los detalles o normas de juegos o actividades.
Son inquietos o están retorciéndose en el asiento.
Dificultad para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
Aparentan estar a menudo “en marcha” o como si “tuvieran un motor”.
Hablan excesivamente.
Tienen sentimientos de inquietud y dificultades para dedicarse a actividades sedentarias tranquilas.
Dificultad para esperar un turno e interrumpir o interferir frecuentemente a otros hasta el punto de provocar problemas.
Problemas en situaciones sociales, académicas o laborales.
Tienen accidentes frecuentes o incurren en actividades potencialmente peligrosas sin considerar sus posibles consecuencias.
Debe haber pruebas claras de interferencia en la actividad social, académica o laboral propia del nivel de desarrollo.
No estar relacionado con un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico.
El TDAH en adultos está infra diagnosticado y en consecuencia no es tratado o recibe un tratamiento incorrecto al ser confundido con otra patología psiquiátrica.

Importancia del diagnóstico adecuado en TDAH.

El TDAH está asociado a diversas anormalidades a nivel de estructura y fisiología cerebral. Diversos estudios apoyan la idea de que el TDAH se debe a una desregulación de la corteza frontal, estructuras subcorticales y las redes que conectan.7

Adicionalmente, algunos estudios indican que en el adulto con TDAH se produce una alteración a nivel de las funciones ejecutivas, que incluye procesos superiores como:8

Memoria de trabajo.
Inhibición de la respuesta.
Autorregulación.
Abstracción.
Planeación.
Organización.
Fluidez.

Riesgos de no tratar el TDAH en los adultos.

Abuso de sustancias.

El TDAH aumenta el riesgo para desarrollar un trastorno por consumo de sustancias.9

En ausencia de tratamiento, esta enfermedad provoca un riesgo 3 a 4 veces mayor de consumo de sustancias en adultos no tratados.10

En el caso de alcoholismo, el 23% de adultos padecieron TDAH en la infancia.11

Accidentes

Los pacientes con TDAH tienen mayor riesgo de presentar accidentes de cualquier tipo:

81 % de visitas a urgencias.13
2% más riesgo relativo de accidentes en vehículos.14
Problemas familiares y laborales

Como se ha señalado hasta este punto, los pacientes que sufren TDAH no sólo padecen de problemas de inatención e impulsividad, también se ve afectada la parte emotiva y organizacional, provocando problemas graves en su vida personal y laboral como:

Peor ajuste social.
Menor formación académica.
Dificultad en relaciones interpersonales y de pareja.
Peor adaptación social.
Los síntomas del TDAH son diferentes en adultos y niños, por lo que el diagnóstico y tratamiento específico en adultos es necesario. Además, el TDAH en adultos tiene comorbilidad con otros trastornos, por lo que debe ser detectado, diagnosticado y tratado adecuadamente.1

Fuente:http://psiquiatriaintegral.com.mx/principal/?p=76

lunes, mayo 24, 2010

Desafíos…y preguntas

Dada la naturaleza de este trastorno, se considera que el TDAH tiene un notorio impacto en los sistemas social, económico, educativo y sanitario. Además, es razonable suponer que este trastorno afecta a las personas que tienen una relación social con la persona con TDAH, como sus familiares, sus pares y sus compañeros de trabajo. Sin embargo, la magnitud de la carga económica y social en estas áreas no se ha documentado en forma sistemática.

En general, los estudios pequeños basados en las clínicas han mostrado que los adultos con TDAH manifiestan problemas de relaciones interpersonales, a menudo tienen dificultad para conservar el empleo y frecuentemente tienen trastornos comórbidos o secundarios más debilitantes. Cabe la posibilidad de que muchas discapacidades y consecuencias adversas asociadas al TDAH tengan en realidad una relación más fuerte con los trastornos que son altamente comórbidos con el TDAH (como el trastorno de la conducta) y que conlleven consecuencias económicas considerablemente más altas para la sociedad. Sin embargo, esta hipótesis no ha sido probada.

Para comprender en su totalidad la naturaleza de este trastorno, es imperativo entender el efecto que tiene en las familias de niños con TDAH. Estas familias pueden ser más propensas al conflicto y a niveles más elevados de estrés familiar. El niño con TDAH también puede reducir la participación productiva de sus padres en actividades extrafamiliares (trabajo y vida en la comunidad). Muchos padres de niños con TDAH tienen el mismo trastorno o su sintomatología en forma considerable. Sin embargo, el impacto que tiene este trastorno en la unidad familiar y en la vida adulta debe investigarse más ampliamente para determinar qué aspectos se ven afectados en la familia y de qué manera.

Por otra parte, hay muy pocos datos concretos del grado en que las intervenciones pueden mejorar o de hecho mejoran la evolución de los niños con TDAH. Para elaborar métodos que optimicen los resultados de estas intervenciones, debe comenzarse con una medición uniforme y estandarizada del impacto de este trastorno. Este tipo de estudio metodológico no se ha realizado. Es muy importante que para el inicio de este proceso se establezcan medidas estandarizadas de la carga.

¿Cuál es el impacto económico y social que el TDAH tiene en las familias?
¿Tienen las personas con TDAH fácil acceso a un tratamiento adecuado y oportuno?
¿Se está diagnosticando y tratando adecuadamente el TDAH?
¿Qué tan eficaces son las intervenciones actuales?
¿Cuáles son los efectos de los tratamientos farmacológicos a largo plazo?

sábado, mayo 22, 2010

CON NOMBRE PROPIO

“VALORO MI TDAH COMO UN DON”

¿Cuándo descubriste que tenías TDAH?

Mi familia me comentó que al nacer me tuvieron que operar del corazón y me hicieron un cateterismo sin anestesia, quizá este trauma pudo desencadenarme el TDAH.

¿Qué es lo que hace para luchar con este trastornos?

Mi caso es un poco particular. Me considero un poco más inteligente que la media de afectados por TDAH. De momento, la hiperactividad la controlo bien y voy a un psicólogo cuando tengo necesidad de hablar de ello. Intento que no me afecte y, aunque se me hiere con facilidad, no lo permito y utilizo mi energía orientándola positivamente. Para combatir el TDAH escribo novelas de ciencia ficción en inglés y ahora estoy buscando un agente literario para ver si pueden publicarme alguna de ellas. Además, tengo presente quién soy, y conozco mis limitaciones para mantener mi agresividad. Si no fuera consciente de que sufro este problema reaccionaría mal el 80% de las veces, porque crees que tienes razón en esa agresividad. Mantengo a raya esa clase de sentimientos, los guardo para cuando me tranquilizo. Me cuesta mucho controlar mi carácter. A veces exploto, pero enseguida me calmo porque siempre tengo presente que tengo TDAH y procuro que sea un don.

¿La medicación le ayuda?

Yo estuve 14 años medicándome y al estar mejor tome la decisión de no seguir con el tratamiento. Soy consciente de que la medicación ayuda muchísimo. Es vital por regla general medicarse porque no puedes optar a llevar una vida normal. Mi caso es excepcional, pero yo admito que para el 99% de los casos la medicación es lo mejor, porque es una manera de contrarrestar la sensación de estar siempre con la adrenalina a flor de piel. Esto te produce un gran sufrimiento y no adelantas nada. Es como estar siempre muy enfadado.

¿Cómo le afecta el TDAH en sus actividades cotidianas?

No me acuerdo nunca de dónde poner el suavizante o el detergente en la lavadora. Si no tengo apuntado hacer la cama se me olvida, no por pereza sino porque no caigo. Y, pese a todo, doy gracias porque tengo una pareja a mi lado que me ayuda. Por ella empecé a escribir y estoy mucho más motivado.

¿El apoyo de la familia es vital?

Sin su apoyo estaría perdido.

A pesar de ser extranjero hablas perfectamente el castellano ¿Le ha sido difícil aprender tantos idiomas?

Hace tres años y medio que hablo en castellano. Tengo una extraordinaria facilidad para aprender idiomas. Ahora, no me digas donde van las tildes porque nunca he sido capaz de concentrarme lo suficiente como para aprender dónde van (se ríe). Me gustan los idiomas. Hablo ruso, árabe y francés y enseño a unos marroquíes el castellano. Enseñar me gusta y es una manera de enfocar el TDAH. Toda persona que sufre TDAH tiene una serie de aptitudes especiales para desarrollar determinadas competencias. Lo difícil es descubrir cuáles son. Luego basta con canalizar esa gran energía.

¿Cómo le afecta el TDAH en el trabajo?

La concentración es algo que falla. A la hora de elegir un trabajo tiene que ser de una actividad por la que sientas pasión y te guste. Si es así sobresales, si no resultarás un trabajador mediocre. Yo soy militar, y soy fotógrafo aéreo. A mi lo que más me gustaría sería poder dedicarme a la enseñanza. Creo que sería un profesor muy bueno porque me motiva enseñar y aprender.

¿Sus compañeros de trabajo le entienden?

Mis compañeros saben que tengo TDAH. Sin embargo, de toda la gente que me rodea pocos me aceptan y aun menos me comprenden. Entiendo sus problemas conmigo porque puedo llegar a ser problemático. Mi familia y mis amigos más íntimos sí me entienden porque conocen más esta patología. Intentan ayudarme como pueden.

¿Por qué dice que puede llegar a ser problemático?

Vivimos en una sociedad en la que si no rindes te tachan de cualquier cosa. Yo lo acepto.

¿Qué es lo que te haría más ilusión?

Lo que más ilusión me haría en este mundo sería publicar este libro para demostrar que la gente con TDAH pueden incluso llegar a escribir libros y novelas. Además, me haría ilusión ver que he apoyado de alguna manera a gente como yo, porque hay que aprender a aceptar y a mirar hacia delante.

Cristina Torre, CE Consultores

miércoles, mayo 19, 2010

Matrimonio y vida en común

El conflicto y la discordia son comunes en los matrimonios y relaciones en los que haya un individuo que tenga TDA/H no diagnosticado.

Debido a los déficits en la función ejecutiva, el control de la inhibición y los procesos de atención relacionados con el TDA/H, los individuos con TDA/H con frecuencia son olvidadizos, desorganizados, distraídos, irresponsables, no se comunican bien y sus reacciones emocionales son exageradas.

Además, si no se diagnostica el TDA/H, ninguno de los integrantes de una pareja cuenta con un contexto para comprender estas características y dichos comportamientos pueden suscitar reacciones negativas e imputaciones de culpabilidad por parte del integrante que no padece TDA/H.

El integrante de la pareja que no padece TDA/H podría interpretar los problemas de comunicación, los arrebatos emocionales y la falta de cumplimiento de los compromisos como signos de que a aquel que padece TDA/H no le importa o no ama al adulto que no lo padece.

De la misma manera, el adulto con TDA/H no diagnosticado no entiende lo que sucede y culpa a la personas amadas para proteger su propia autoestima.

Ambos sacan conclusiones negativas sobre los motivos y el comportamiento del otro, lo que fomenta conflictos interminables, patrones de comunicación negativos y métodos ineficaces de resolución de conflictos, lo que con el tiempo amenaza la relación.

Las responsabilidades adicionales del hogar y de los hijos abruman más las funciones ejecutivas del cerebro del adulto que padece TDA/H.

Comportamientos relacionados con el TDA/H que más afectan las relaciones:

•No recordar que se le han dicho cosas

•Decir cosas sin pensar

•Distraerse en medio de las conversaciones

•Tener problemas para sobrellevar la frustración

•Tener dificultad para comenzar una tarea

•Subestimar el tiempo necesario para completar una tarea

•Dejar las cosas en desorden

•No terminar los proyectos del hogar.

La resolución y la sanación comienzan cuando la pareja comienza a separar el trastorno del individuo. Es posible que el individuo con TDA/H nececite procurar una evaluación y/o tratamiento por parte de un profesional de la salud mental. La terapia de pareja o marital también podría ser útil.

domingo, mayo 09, 2010

Falta de atención (atención)

07-04-2010No pueden parar quietos. Se distraen con facilidad y actúan sin reflexionar. Pueden pasar horas con la consola, pero son incapaces de atender en clase. Son niños con déficit de atención e hiperactividad. Este trastorno mental, conocido como TDAH, es una de las causas más frecuentes de fracaso escolar. Un equipo de científicos españoles ha descubierto que el TDAH podría deberse a la alteración de un área del cerebro.

Susana Martínez-Conde (atención)
07-04-2010La Ciencia puede aprender mucho de los magos. Sus ilusiones pueden aportar pistas sobre cómo funciona la atención, cómo el cerebro procesa la información y construye lo que llamamos realidad. ¿Por qué la Ciencia se acerca a los magos para averiguar cómo somos? Susana Martínez-Conde, neurobióloga y directora del Laboratorio de Neurociencia Visual del Instituto Neurológico Barrow de Phoenix en EEUU, nos responde.

05-04-2010Prestar atención parece un simple acto de disciplina, pero muchas cosas suceden en nuestro cerebro cuando, de toda la información que recibimos, sólo le hacemos caso a una. Hay quien ha calculado que cada día consumimos 34 gigabytes de información. Pantallas, sonidos, personas, anuncios¿ todos compiten por nuestra atención. Para entender qué nos distrae y cómo podemos evitarlo hay que investigar qué pasa en nuestro cerebro. tres14 entrevista a Susana Martínez-Conde, neurobióloga y directora del Laboratorio de Neurociencia Visual del Instituto Neurológico Barrow de Phoenix en EEUU, que nos explica cómo se estudia la atención a través de los magos, unos auténticos ases manipulando nuestra atención.

sábado, mayo 08, 2010

Controlando el humor

Las personas con TDAH , especialmente las que padecen el tipo hiperactivo/impulsivo, pueden sufrir cambios de humor. El estrés que supone estar involucrado en muchas cosas a la vez, sumado a las depresiones provocadas por los fracasos laborales y los picos de euforia que generan los estímulos atractivos, hacen que a las personas con TDAH les resulte difícil convivir consigo mismas.

Para lograr un cierto equilibrio emocional, usted puede hacer lo siguiente:

Sea comprensivo con usted mismo. Identifique sus cambios de humor y los métodos para manejarlos, pero no pierda tiempo castigándose. Más bien, céntrese en aprender a tolerar su mal humor y en buscar estrategias para calmarse. Para ello, puede involucrarse en alguna actividad interactiva, como una conversación con amigos o un deporte en equipo.

Aprenda a defenderse. Las personas con TDAH están acostumbradas a ser blanco de las críticas y suelen sentirse innecesariamente culpables. Aprenda a liberarse de esta actitud y a darse cuenta cuando los demás se equivocan en sus reproches.
Cuando se sienta nervioso, tómese un respiro. Cuando esté enfadado o sobreestimulado, tome un descanso, márchese, cálmese.
Deje un espacio para el ocio y el entretenimiento. Es indispensable que tenga algún momento de la semana para recargar las pilas. Puede hacerlo en casa (echándose una siesta, mirando la televisión o simplemente meditando) o con amigos (realizando algún deporte, yendo al cine, al teatro o a comer con amigos… ).
Planee estrategias para combatir el aburrimiento. Para ello, tenga a punto una lista de teléfonos de amigos, un buen libro o un dvd. De esta forma, su mente se mantendrá libre de la angustia o el nerviosismo que provoca el tedio.
Combata la tendencia de cerrar un conflicto o una conversación de forma prematura. De lo contrario, su impaciencia le limitará encontrar nuevos puntos de vista o maneras de hacer las cosas.
Recuerde todos sus logros por más pequeños que sean. Anótelos en un diario y revíselos periódicamente.
Únase a grupos donde le comprendan y pueda disfrutar. No permanezca demasiado tiempo donde no sea entendido y apreciado.
Preste atención a los demás. Cuando alguien le hable, deje de hacer lo que está haciendo y mírele, demuéstrele su interés y que le está escuchando.

jueves, mayo 06, 2010

SER MEJORES PADRES

“La mayoría de los niños oyen lo que dices,
 
algunos niños incluso hacen lo que dices,
 
pero todos los niños HACEN LO QUE HACES”
 
Kathleen Casey Theisen,socióloga norteamericana
La sociedad está desesperada por encontrar la “piedra filosofal” de la educación, esa que haga que los niños se “porten bien” siguiendo las directrices de turno, no fracasen en la escuela y sean sanos y felices, y en esa búsqueda aparecen todo tipo de remedios de dudoso pelaje: modificación de conducta vía fármacos (ritaline) o por métodos conductistas, agenda llena de actividades, externalización de la crianza desde bebés y delegar en terceros (por la creencia de que el otro siempre lo hace mejor), manuales de consejos, etc.
Sin embargo, esa piedra filosofal sí existe, pero ni se puede comprar, ni está lejos porque SOMOS NOSOTROS MISMOS.
¿Qué ocurriría si los Reyes Magos en vez de objetos materiales regalasen un 20% más de virtudes a todos los padres del mundo? Y ya puestos, a todas las personas del mundo…
http://www.elblogalternativo.com/category/el-lapiz-de-laura/

miércoles, abril 21, 2010

Un camino que se recorre en familia.

Como madre y psicóloga he estado muy cerca del TDAH, infantes y adolescentes que sufren el detrimento de su autoestima casi siempreacompañada de depresión. Los que le rodean también se afectan debido ala dinámica que genera las conductas que se quieren adecuar a lasexpectativas de los grupos a los que se pertenece, conductas que enmuchas ocasiones no permiten “disfrutar” de una reunión, fiestainfantil, cena en un restaurante, o situación en la que el menor “tomaprotagonismo” por su impulsividad, espontáneidad, desatención,interrupción en las conversaciónes, falta de espera, torpeza en susmovimientos que causan accidentes, en fin… replicaría unacompañante: “que pena es que Pipe es así, tiene TDAH, nos hace quedarsiempre tan mal”… El comportamiento de Pipe genera un cierto sinsabor al narciso padre o madre que cantaletea mientrás Pipe sigue comosi nada….”¡es que no oyes!”..Nótese bien, las conductas perturbadores (impulsividad y desatención)que generan un choque en la expectativa del otro se deben adecuar,acomodar, educar, normalizar; muy raramente el esfuerzo y comprensiónque facilite la adaptación la hará – de forma permanente y constante -el grupo o adulto llámese padre, madre, docente e institucióneducativa.He comprendido lo rápido y fácil que resulta administrar unamedicación para obtener un “resultado” en un menor con TDAH; y locomplicado que es aceptar la responsabilidad, participación yvinculación de los adultos significativos de la vida del niño en lageneración de las conductas a las que se le atribuye un TDAH; queinsisto en la mayoría de los casos se diagnostica de forma ligera,precipitada y muy subjetivamente. Pues si es un trastorno orgánico,¿por qué no se hacen pruebas y exámenes físicos para evidenciar talorganicidad? La vinculación del niño y adolescente con TDAH casi siempre ha sidoinadecuada con sus adultos significativos, quienes justifican suspalabras, afectos, conductas y vínculos con ellos, debido a lasconductas impulsivas y equivocadas que requieren “corrección” por loque se muestran con frecuencia autoritarios, desafectivos y hastamaltratadores . Uno de los errores frecuentes que cometen los padres y madres de niñoscon supuesto TDAH es “hablar más de los desaciertos del niño que desus aciertos y cualidades”, situación que hace que éstos chicos semuestren a la defensiva constantemente de sus padres y que no tenganmotivación para hacer cambios “bah, si mi mamá siempre habla mal demi, igual yo siempre soy el malo”.Cuanto me alegra ver noticias como la recientemente publicada por laBBC -Más incentivos y menos fármacos para niños hiperactivos- , allíel Profesor Chris Hollis da importancia al logro que los incentivos(terapia conductual) generan en la reducción de conductashiperactivas. ¿Para qué exponerlos a los efectos secundarios de lamedicación si el reconocimiento y la valoración de conductas adecuadastiene un buen resultado en la mejoría de los supuestos sintomas delTDAH?Ahora bien, considero que si los padres, madres o adultossignificativos en la vida de un menor con supuesto TDAH exploran sussentimientos vivenciados en la interacción con el menor desde suconcepción; emociones que predisponen su vinculación y contaminan lapercepción, la comunicación, la tolerancia; éste menor con aparenteTDAH mejoraría, pues el logro de una psicoterapia dinámica que”ilumine” la consciencia, libere los afectos y mejore lasvinculaciones aportaría en su desempeño y desenvolvimiento general.Una autoestima sanada por el afecto y la vinculación de losprogenitores, ayudaría a ese menor a encontrar caminos para vivirgratamente, buscando no sólo el incentivo – reconocimiento del otro,sino progresivamente el sentimiento de logro y realización poralcanzar un objetivo o simplemente disfrutar de esa cena en elrestaurante, esa reunión social, ese departir familiar sin las miradasinquisidoras y calificativas de los adultos que ya esperan de él,conductas etiquetadas como TDAH.Sin duda, como lo explica éste artículo las medicinas para el TDAH noson efectivas , como si puede serlo la mirada de aceptación, valía yel amor incondicional de un padre y una madre.Quizás pienses que no es fácil para ti… igual reflexiona: No ha sidofácil para tu hijo/a. La Psicoterapia no es sólo para el menor, comopadres y madres debemos involucrarnos y ser parte del cambio.

Fuente: http://elblogdelilianacastromorato.blogspot.com/2010/04/sobre-tdah-un-camino-que-se-recorre-en.HTML

lunes, abril 19, 2010

Adultos hiperactivos… ¿Quién los aguanta?

ADULTOS HIPERACTIVOS…¿QUIÉN LOS AGUANTA?

¿Se imagina usted sin poder concentrarse en un punto, tema u objetopor más de diez segundos? Moviendo la cabeza de un lado a otro, losbrazos, el cuello y absolutamente nada logra detener su atención. Probablemente haya escuchado de niños o adolescentes inquietos, pero¿qué pasaría si el fuese el caso de un adulto? Usualmente estepadecimiento se conoce como hiperactividad, a la cual los médicos enla actualidad le incorporan el déficit atencional como basepatológica. El nombre del diagnóstico sería Trastorno por Déficit deAtención con Hiperactividad o TDAH por sus siglas. Según el psiquiatra Manuel Madriz, la hiperactividad (cuando la basees patológica) es un apellido, y el nombre propio es el déficit deatención. “Lo primero es el déficit de atención, luego viene lahiperactividad”, aunque el doctor también nos aclara que no todohiperactivo sufre de déficit atencional. La hiperactividad se define como una “alteración en la conducta, yésta se traduce en estar en continua actividad y movimiento, unapersona hiperactiva es una persona inquieta”. Madriz nos establece los siguientes cuadros respecto a lahiperactividad:1. Un niño hiperactivo, será un adulto hiperactivo y un ancianohiperactivo. Cuando la hiperactividad no tiene base patológica esnormal que la persona sea hiperactiva. En este caso no se trata de unaenfermedad, sino de una manera natural del ser. 2. Cuando el niño es hiperactivo a causa de un déficit de atención,estamos delante de una patología que requiere orientación ytratamiento psiquiátrico. Entre más pronto se dé el tratamiento esmejor. En los adultos el tratamiento es más difícil, pero noimposible. 3. Cuando la persona nunca antes ha sido hiperactiva y repentinamenteen la etapa adulta empieza a manifestar síntomas de hiperactividad. Eneste caso es muy probable que se trate de uso y abuso de drogas comococaína, anfetaminas, estimulantes o bien puede que se trate deepisodios maníacos. Estos últimos se alternan entre depresiones yaceleramientos de conductas, y también requieren tratamiento. Se ha establecido que la hiperactividad es más común en los infantes,y entre éstos los más propensos a padecerla, según investigacionesmédicas, son los niños, a diferencia de las niñas. Se sabe que elprincipal trastorno de los hiperactivos patológicos es el déficit deatención. Esto significa que constantemente la persona afectada, demanera consciente o inconsciente, trata de llamar la atención con sucomportamiento. La verdad es que se conoce muy poco sobre el por quédel trastorno de déficit atencional. Las investigaciones apuntan a queeste trastorno acompañado de hiperactividad no surge del entornofamiliar, se especula que la posible causa es genética. “Hay factores de orden genético en personas que tienen la cortezacerebral inmadura (córtico cerebral). La corteza cerebral es el frenoa los impulsos humanos, es la parte del cerebro que se encarga deordenar y controlar las actividades del individuo. El entorno social,más bien lo que hace es complicar el asunto”, explicó Manuel Madriz. Al igual que Madriz, la psiquiatra Gioconda Cajina opina que elambiente, el entorno, puede influir en la conducta de la persona, perono necesariamente es la causa primordial. “La hiperactividad no es más que un trastorno en la actividad. Hoy endía está muy de moda decir Trastorno por Déficit Atencional conHiperactividad. Es muy común que los doctores diagnostiquen a losniños con TDAH, pero el error está en que no diagnostican a lospadres”. “Yo he tenido casos en que los padres me traen a consulta un niño conhiperactividad, y resulta que los mismos padres son más hiperactivos.Entonces pienso que el diagnóstico deber ser completo y preciso. Esinjusto que sólo a los niños les hagan este diagnóstico, cuando hayadultos que también lo padecen”, explicó Cajina. Quizá, debido a estacantidad de diagnósticos a infantes es que en las estadísticas figureun alto porcentaje de la población infantil con TDAH, en comparacióncon los adultos. Estudios realizados en Estados Unidos revelan que el trastorno pordéficit de atención con hiperactividad es de 5 % a 7 % en infantes, delos cuales el 50 % conserva los síntomas en edad adulta. Manuel Madriz asegura que los síntomas de hiperactividad ocasionadospor déficit atencional se conservarán en la edad adulta, si lospequeños, después del diagnóstico, no fueron sometidos a tratamiento osi el tratamiento fue mal aplicado. ¿Cómo detectar si usted o su familiar o amigo padecen dehiperactividad?* La persona se distrae fácilmente con imágenes y sonidosirrelevantes, por lo que le cuesta lograr concentración. * La persona manifiesta falta de atención a detalles y descuidos. * La persona no sigue instrucciones cuidadosamente, mucho menosalcanza a completarlas. * La persona es propensa a perder u olvidar cosas u objetos quenecesita para realizar determinado trabajo o asignación. * La persona comúnmente se siente inquieta, está constantementeagitándose, nerviosa, corriendo, moviéndose, sin lograr canalizar todasu energía en sólo un punto, etc. * La persona se adelanta a responder cuando todavía no ha terminado deescuchar la pregunta. TratamientoSi usted padece de hiperactividad con base patológica se le recomiendaconsultar a un psiquiatra para que le indique el tratamiento adecuado.Entre los tratamientos más utilizados para la hiperactividadpatológica se encuentran la orientación psiquiatrica, sicoterapia,terapia grupal, grupos de auto-ayuda, fármacos y tratamientosespecializados en el caso de los hiperactivos que presentan episodiosmaníacos.

Fuentes:
Dr. Manuel Madriz, psiquiatra.
Dr. Gioconda Cajina, psiquiatra.

http://www.papin.pe/index.php/2010/04/15/adultos-hiperactivos%E2%80%A6-%C2%BFquien-los-aguanta/

domingo, abril 18, 2010

¡ Conflictos Familiares Tdah ¿es Posible Mejorar La Convivencia

Publicado por José Javier González Lajas en 22 Marzo 2010

En la familia el TDAH tiene un alto poder impactante porque el niñ@ con TDAH requiere una mayor dedicación, más formación por parte de los padres y más recursos económicos para su tratamiento. La crianza-educación supone una reordenación de la dinámica familiar porque siempre son niñ@s que necesitan que les dediquen más tiempo y que la estructuración de la vida familiar sea más intensa (horarios, ocio, estudio, espacios, relaciones interpersonales y posibilidades de “respiro” y descanso para los padres y herman@s. Las dificultades para llevarlo a cabo, a fecha de hoy son evidentes, sobre todo por el hecho de conciliar la vida familiar y laboral que en el caso de familias con TDAH, replantean requerimientos especialmente intensos.

La necesidad de que los padres cuenten con una formación adecuada que incluya una información significativa sobre el conocimiento de las principales características del TDAH y sobre el papel esencial y fundamental que desempeñan en su tratamiento, así como la adquisición de las habilidades pedagógicas elementales, constituyen una necesidad más que deben satisfacer las familias en las que se integra algún afectado por TDAH.

Cuando su hij@ tiene problemas para obedecer órdenes o parece hacer lo contrario a lo que se le pide, cuando para que haga algo hay que decírselo infinitas veces y ordenarle algo se convierte en un “infierno”… no cabe duda de que la hiperactividad no es sólo un problema del sujeto afectado por el déficit de atención y alteraciones del comportamiento que presenta, ya que el impacto adverso que tiene sobre la vida cotidiana se deja sentir en casa, en el colegio y obliga a intervenir directamente a las personas que conviven con él.

Por todo ello, sirva a modo de ejemplo el siguiente testimonio de una madre:

“… Mi hij@ no obedece nunca, no parece escuchar cuando le hablamos y provoca constantemente conflictos en casa con la única finalidad de molestarnos y enfadarnos. A penas se entretiene con nada, siempre está cambiando de actividad, incluso sin haber finalizado la anterior. Como resultado de todo esto, el ambiente en casa es irrespirable, muy tenso y conflictivo. Las relaciones entre nosotros y nuestro hijo son cada día más complejas y difíciles. También nos irrita y desespera muchísimo su desobediencia y negativa para hacer las tareas escolares. Además, su carácter desafiante, nos perjudica seriamente a todos, y las relaciones con sus herman@s, son pésimas, y las discusiones y peleas entre ellos son frecuentes…”

Al principio, en la mayoría de las ocasiones, los padres se esfuerzan por estar a la altura de las exigencias y retos que les plantean los problemas y dificultades de sus hij@s, tratando de responder satisfactoriamente a los requisitos y demandas. Tienden a comprometerse e implicarse muy intensamente en la tareas de fomentar el autocontrol y la adaptación de sus hij@s e intervienen con mayor esfuerzo y entrega con la única finalidad de controlar el comportamiento caótico, alterado e inesperado de los niñ@s.

Transcurrido cierto tiempo, durante el cual las interacciones se ven influenciadas por las limitaciones y excesos del niñ@, además de los intentos de control y compensación de los padres, la experiencia diaria, le revela que no existe una correspondencia entre su trabajo y esfuerzo, en relación a la mejora del comportamiento que detectan en su hij@, ya que pese a los esfuerzos de ambos, no se percibe ningún cambio significativo.

El resultado de esta realidad, se traduce en estrés, desánimo, percepción de incompetencia, e incluso reacciones de cierta intolerancia en las dificultades y problemas del niñ@, además, de menor sensibilidad en la interacción con su hij@ TDAH, originándose relaciones conflictivas padres-hijo, características de este cuadro.

Las interacciones con los herman@s resultan también difíciles y complicadas, ya que habitualmente provocan conflictos y discusiones, además de ser poco sensibles al razonamiento con sus herman@s, sobre todo cuando insisten en querer hacer algo que molesta a estos o quieren manipular algún juguete, disco, libro, o mismamente manejar la Play Station o Nintendo DS que sus herman@s utilizan normalmente.

Estos, perciben la convivencia diaria confusos, irritados y cansados por la dinámica familiar y generalmente están molestos y disgustados debido a la atención intensa y dedicación unidireccional que la mayoría de los padres suelen prestar.

En líneas generales, la forma de actuar de los padres está definida por dos aspectos muy significativos:

1.Las exigencias respecto al rendimiento y progreso académico según sus expectativas y en comparación a cómo se desenvuelven sus hermanos respecto a estas asuntos.

2.Preocupación por el incumplimiento reiterado por parte del niñ@ TDAH de normas de convivencia y reglas que rigen el funcionamiento familiar (horarios, responsabilidades individuales, comer, dormir, etc.).

Ante esta perspectiva, los padres, cada vez toleran menos los incumplimientos del niñ@ y pasa a adquirir el perfil o la etiqueta de “niñ@ problemático y difícil”.

“…Si dices que quieres hacer lo que te indicamos ¿por qué no lo haces?…”

“…Aunque afirmas que no volverás a meterme en líos, ¿por qué al ratito se te olvida y todo sigue igual…?”

“…Cuantas veces nos has asegurado que cumplirás con tus responsabilidades, y a la hora de la verdad, todo sigue igual…”

El niñ@ TDAH, en la mayoría de las ocasiones, suele ignorar estas indicaciones y hacer caso omiso a las indicaciones de los padres y desobedecer, circunstancia que normalmente desencadena en discusiones, amenazas y enfados, que van configurando una dinámica familiar en la que se deterioran significativamente las relaciones entre sus miembros y se reduce la autoestima del niñ@ con TDAH.

Cuando fallan los métodos de disciplina tradicionales, generalmente los problemas asociados al TDAH suelen ser la causa principal además de mediar los frecuentes conflictos y disputas familiares y conyugales.

Esta consecuencia, está avalada por varias investigaciones científicas que manifiestan que los niñ@s con TDAH tienen “un don” para contribuir a perturbar significativamente la vida familiar, trastornar la vida de los padres e incrementar su estrés.

Esta rutina tan conflictiva y tensa desencadena en los padres enfados y sentimientos de frustración, que se incrementan cuando son conscientes de que las estrategias y métodos educativos y de disciplina que habían puesto en práctica hasta la fecha y creían conocer bien, no funcionan con este hij@ con TDAH. De tal manera, que la experiencia personal asociada al fracaso que acumulan al intentar resolver los conflictos de la forma que conocen, les genera una serie de consecuencias familiares y personales que se pueden sintetizar en los siguientes apartados:

•Agotamiento emocional, incertidumbre, cansancio, sentimientos de culpa, frustración, y autocrítica en términos de negligencia o ineficacia en la crianza-educación de su hij@ con TDAH.

Cuestiones habituales como:

“… ¿Qué estamos haciendo mal?…”

“… ¿Dónde nos estamos equivocando?…”

“… ¿Hagamos lo que hagamos, esto va a ser siempre así?

Están presentes frecuentemente en su cabeza por lo necesitan encontrar una respuesta efectiva a sus preguntas.

•Otro aspecto primordial que preocupa a los padres es la crítica y reprobación de la que pueden ser objeto desde el propio entorno familiar (abuelos, hermanos, tíos), escolar (profesores, terapeutas, director centro escolar) profesional y social (amigos, compañeros). Esta preocupación se asienta en los comentarios y observaciones de carácter sutil pero no explícito que escuchan en relación a sus hij@s con TDAH:

“… Le consientes todo y no le riñes…”

“… Debes replantearte la forma que tienes de educar a tu hij@…”

“… Tienes poca autoridad con tu hijo…”

“… Le compras todos los caprichos que quiere, está totalmente consentido…”

“… No le dedicas el tiempo suficiente…”

•En otro sentido, suele ser habitual también encontrarse en situaciones en las que los padres pueden “perder el control”, incrementando significativamente las discusiones y confrontaciones de una forma más intensa y duradera. En consecuencia, la convivencia familiar se deteriora y con frecuencia va acompañada de tensiones, críticas y reproches recíprocos entre ambos padres que se censuran mutuamente por su tolerancia excesiva y sus exigencias desmesuradas para con el niñ@.


En este ambiente, las relaciones padres-hij@s son cada vez más complicadas y hostiles, lo cual disminuye de forma evidente las posibilidades de éxito en la resolución de problemas y conflictos en casa: los contactos, las muestras de cariño y afecto y las interacciones positivas son escasas, breves o prácticamente nulas.

•Se consolida el perfil del niñ@ como “…incontrolable, problemático, difícil…”, al tiempo que se fortalece la creencia de responsabilizarle de los conflictos y alteraciones que se generan en la vida familiar.

En realidad la conflictividad familiar con origen en el comportamiento disruptivo del niñ@ se desarrolla según una secuencia que puede describirse de la siguiente manera:

1.Los padres usualmente dan instrucciones y órdenes dirigidas a que el niñ@ realice según sus directrices, las actividades, tareas, conductas y responsabilidades.

2.Dichas indicaciones no van seguidas de la conducta esperada. Éste ignora las órdenes, desobedece y realiza cualquier otra actividad al margen de la indicada, excusándose diciendo que estaba pensando en otra cosa o que se le ha olvidado lo que le decían.

3.Este comportamiento, genera en sus padres irritación, tensión, frustración, cansancio y decepción.

4.Los padres, cuando han visto fracasar las diferentes tentativas de control y modificación (dialogar con él, persuadirle, o razonar sobre su comportamiento) suelen responder con reproches, amenazas y castigos.

Ahora bien, si los episodios son muy frecuentes y se repiten diariamente, también pueden tolerar que el niñ@ “haga lo que quiera” limitando su actuación a amenazas ocasionales, eludiendo reproducir órdenes e insistiendo en las responsabilidades y obligaciones del niñ@ en el hogar, de tal forma que asumen los “deberes” de su hijo y comienzan así, cierta tolerancia hacia su comportamiento disruptivo.

5. No obstante, los conflictos reiterados y la escasa respuesta favorable del niñ@ con TDAH repercute en los padres y genera como ya hemos comentado anteriormente, algunas de las siguientes consecuencias: negación de lo que sucede, sentimiento de culpa por actuaciones pasadas, preocupación por las consecuencias de las estrategias disciplinarias que utilizan, aceptación de las circunstancias y problemática de su hij@, toma de decisiones respecto a consultar con profesionales para que les orienten y asesoren, y, planteamiento e inicio de un plan de intervención.

Siguiendo la línea de actuación habitual basada en la premisa de que es imprescindible “conocer y comprender lo qué ocurre para saber qué hacer”, a continuación, se expondrán algunas indicaciones, que en la medida de lo posible, les ayudarán a manejar y mejorar el comportamiento de su hij@ en casa:

1. Es esencial ser capaces de “empatizar”, es decir, “ponerse en el lugar del otro”, en este caso, su hij@ con TDAH. Deben comprender que su comportamiento disruptivo, desobediente, indisciplinado, problemático, etc., no responde a una intención deliberada de fastidiar o desafiar.

2. Deben tratar de juzgar la realidad desde diferentes perspectivas. “No sean jamás exigentes e intransigentes”, enfádense sólo por lo que realmente es importante, si reflexionan se darán cuenta que en la mayoría de las ocasiones, buena parte de los conflictos y disputas que mantienen con su hij@, en realidad, no merecen tanto enfado y hostilidad.

3. Aprendan a prestar atención positiva a su hij@, si es menor de 9 años, designen 20 minutos al día, que será su “tiempo especial” al menos con uno de ustedes (no puede haber otros niños) y pasen ese tiempo exclusivamente con su hij@. Con los niñ@s pequeños hay que empezar diciéndoles que ha llegado su “ratito especial” para jugar y preguntarles qué quieren hacer. No intenten dirigir ni controlar la actividad, simplemente relájense y pásenlo bien intentando entender lo que hace e interesándose. Cuando lleven unos minutos observando, empiecen a describir en voz alta algunas de las cosas que hace para mostrar su interés pero no hagan preguntas (excepto si no entiende lo que hace o lo que significa), tampoco corrijan lo que hace, aunque tenga dificultades o lo haga “mal”. Después, digan de vez en cuando alguna frase de aprobación o de admiración que lo anime (…qué bien lo estas haciendo, me gusta mucho cuando juegas así, en silencio…) o denle muestras de aprobación no verbales: un abrazo, una caricia, una sonrisa, un guiño, etc. Si el niñ@ empezará a portarse mal, deben intentar ignorarlo mirando a otro lado, pero si sigue, díganle que no van a jugar más con él hoy, porque no se está portando correctamente, levántense y salgan de la habitación. Si el niñ@ es mayor de 9 años, no es necesario que sea un periodo de tiempo tan estructurado, simplemente busquen un “espacio” cuando su hij@ esté jugando y únanse a él interesándose por lo que hace.

4. Usen la atención positiva para mejorar la obediencia de su hij@. Ahora que ya saben prestar atención positiva en el juego de su hij@, deben extenderla a cuando el niñ@ está obedeciendo o siguiendo instrucciones suyas de forma adecuada. Así conseguirán que esté más dispuesto a obedecer cuando ustedes le piden algo. Cuando le den una orden, no se marchen, quédense para ver cómo la cumple, y díganle lo contentos que están por lo bien que lo está haciendo: “…qué bien lo estás haciendo…, fantástico…, ya verás cuando le diga a papa/mamá lo bien que lo estás haciendo…, qué orgullos@ estoy de ti…”. Esto son algunos ejemplos de prestar atención positiva, pero quizás sea mejor que cada uno de ustedes busque su propia forma, según crean para estimularle mejor. Si su hij@ hace algún trabajo sin que hayan necesitado decírselo, deben reconocérselo aún con mayor intensidad y tengan en cuenta que no es el momento para buscar la perfección, simplemente díganle lo orgullosos que están de que lo haya hecho sólo. Deben animarle siempre en todas las cosas que haga bien y busquen a partir de ellas, que obedezca inmediatamente para intentar animarle y motivarle especialmente cuando lo haga bien, en una palabra: “pilléenlo siendo bueno”. A continuación, y después de haber trabajado esto durante al menos una semana, busquen momentos en que su hij@ no esté muy ocupado y pídanle pequeños favores: “… ¿me alcanzas aquella revista?, ¿puedes sujetar aquí, mientras doblo esta sábana?…” Es decir, pequeñas ayudas que solo requieran unos segundos, pero intenten repetirlo varias veces al día y luego deben darle las gracias y anímenle por haberlo hecho: “…cómo me gusta cuando me ayudas así…”, siendo su objetivo principal aumentar las posibilidades de que lo haga bien para poder reforzar su buen comportamiento.

5. Traten de dar órdenes más eficaces, concisas y claras. El propósito de esta indicación es mejorar la forma en que ustedes le piden a su hij@ que haga algo u obedezca sus instrucciones. Lo primero que tienen que tener en cuenta es que sólo deben seleccionar y mandarle hacer cosas que realmente quieran que se hagan, es decir, eliminen los cientos de órdenes que dan cada día y de las cuales sólo se cumplen la mitad. Nunca den las órdenes en forma de favor ni de pregunta. No digan: “…¿Por qué no recoges los juguetes ahora?…” Simplemente digan la orden en un tono firme y directo: “…Recoge los juguetes…”. Otro aspecto importante es no dar demasiadas órdenes a la vez, deben reducirlas a pasos pequeños y sencillos. Cuando ordenen algo deben asegurarse que no hay distracciones (televisión, música, juegos, etc.) y que su hij@ está prestando atención. A continuación, pídanle afectivamente que la repita para cerciorarse de que la ha entendido.

6. Procuren ser coherentes y consistentes en la aplicación de reglas y normas de disciplina. Deben esforzarse en mantener el control y no se dejen llevar por la ira y las tensiones, sin olvidar nunca que, pese a los esfuerzos que realiza, su hij@ no logra autocontrolarse como a ustedes le gustaría.

7. Eviten los castigos desproporcionados y aquellos que se proponen para mañana, la semana o el mes que viene, ya que son niñ@s que viven al instante y no tienen conciencia de futuro. Recuerden que recurrir reiteradamente al castigo para manejar y controlar la conducta de su hij@ invalida la utilidad del mismo, puede afectarle emocionalmente y mermar su autoestima. Si creen que esto les ha podido suceder, sería interesante que reflexionen sobre ello y que se pregunten cuál era su propósito al castigar a su hij@ y si ha servido para algo, porque la experiencia de castigar sin buscar un objetivo claro no tiene sentido.

8. Recuerden siempre que es preferible castigar a través de la carencia o retirada de premios que mediante castigos físicos. Cuando el mal comportamiento es más serio, puede usarse el “time out” o “tiempo fuera”, que significa retirar al niñ@ a un sitio tranquilo, aislado para cumplir un tiempo de penalización: “…Si no haces lo que te digo te tendrás que sentar en la silla del rincón…”, por cada año de edad deberá sentarse en la silla un minuto. Durante este tiempo nadie puede hablar con el niñ@ y no empieza a contar hasta que no deje de quejarse, y si se levanta otra vez, empieza de nuevo. Si aún así el niñ@ se levanta, deberá estar con el sujetándole, pero sin pegarle. Una vez que su hij@ cumpla el castigo, deberán preguntarle por qué le han castigado, y una vez que lo diga, deben felicitarle por haber cumplido el castigo y decirle que está perdonado. Pero no se les ocurra prepararle una merienda ni darle mimos especiales, porque sino el castigo perdería su efecto.

8. Después de los enfados deben darle la oportunidad de justificarse y aceptar sus disculpas. A continuación, deben recordarle las normas e insistan en que le corresponde cumplirlas y adaptarse a las reglas conocidas y acordadas por él, sin olvidar reforzar y apoyar los intentos de solución que el mismo niñ@ pueda plantearles, de tal modo que están transmitiéndole confianza en sus posibilidades y asegurando su autoestima.

9. Deben acordarse de reforzar, alabar, premiar y recompensar mediante signos de aprobación (sonrisa, caricias, mirada afectuosa, guiños) los logros diarios por muy insignificantes que sean y los esfuerzos de su hij@ hace, para inhibir y controlar su comportamiento disruptivo y comportarse como se espera de él.

10. Aprendan a observar el comportamiento de su hij@, a analizar las situaciones más comprometidas en casa y en lugares públicos y anticipen las dificultades. Deben programar la vida familiar estableciendo rutinas y hábitos que el niñ@ conozca con la única finalidad de ayudarle a ir ajustándose a las normas. Eviten la improvisación en la medida de lo posible y en caso de alteraciones en la rutina, comuníquenselo previamente para que no afecte negativamente a el control e inhibición de su comportamiento.

11. Intenten “negociar” en vez de “imponer”. Traten siempre de negociar con su hij@ y acuerden con él los quehaceres y obligaciones que a su entender debe realizar en casa. Si reflexionan sobre ello, observarán que es el único modo en que ambos obtienen amplios beneficios porque existe un compromiso por ambas partes al saber que él puede cumplir las normas y ustedes podrán pedirle responsabilidades, con un coste emocional previsiblemente menor.

12. Eviten la espiral que conduce a los conflictos, las tensiones, la irritación, la hostilidad y la frustración que causan las malas relaciones en casa tanto para su hij@ como para ustedes. Para lograr alcanzar este objetivo, es necesario tener en cuenta lo siguiente: no se planteen grandes objetivos, concéntrense en los logros diarios, organicen la vida familiar en torno a hábitos, rutinas y horarios que permitan regularizar el comportamiento de su hij@ y traten de evitar la sobreestimulación ambiental.

13. Recuerden que el enfado y malestar comprensible que les origina el comportamiento disruptivo, activo, incontrolado e indisciplinado no puede imponerse jamás y relegar las muestras de cariño y afecto hacia él. El niñ@ debe observar en todo momento que se le tiene en cuenta y ustedes reflexionar y ser conscientes de que las dificultades, exigencias y experiencias de fracaso a las que hace frente su hij@ requieren contar con toda su dedicación y apoyo incondicional.

14. Para finalizar, es esencial diseñar un plan de actuación dirigido por la estabilidad, consistencia y regularidad en su comportamiento para hacer frente a los problemas y dificultades que pueda presentar.

El manejo de los problemas característicos del trastorno requiere que los padres emprendan una tarea trabajosa y planificada, basada en la reflexión y autocrítica respecto al modo de responder habitualmente a los retos que supone el comportamiento problemático y disruptivo del niñ@ con TDAH, con la única finalidad de organizar, estructurar y disponer favorablemente el ambiente familiar y adoptar las medidas oportunas para controlar el estrés asociado que inevitablemente experimentan.

No resulta fácil para los padres admitir y reconocer que existen problemas, ya que la “normalidad” de los signos externos (conducta y apariencia) encubre la realidad, naturaleza y dimensiones de un problema complejo que comienza a dibujarse en el horizonte de la convivencia familiar cuando a los padres les preocupa, no el modo y manera como se comporta habitualmente su hij@, (nada peculiar o extravagante), sino las dimensiones cuantitativas que alcanza su comportamiento y las consecuencias que este origina (dificultades escolares, conflictos familiares, deterioro social).

Esta entrada fue publicada el 22 Marzo 2010 a 13:13 y está archivada en ¡…Conflictos familiares…!: TDAH ¿Es posible mejorar la convivencia?. Etiquetado: ¡…Conflictos familiares…!: TDAH ¿Es posible mejorar la convivencia?. Puedes seguir los comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0 feed. Puedes deja un comentario, o trackback desde tu propio sitio.

http://tdahsalamanca.wordpress.com/2010/03/22/“¡…conflictos-familiares…”-tdah-¿es-posible-mejorar-la-convivencia/

miércoles, abril 07, 2010

Apatía y falta de interés

La apatía y falta de interés persisten en los adolescentes y adultoscon trastorno por déficit de atención e hiperactividad. FUENTE: JOURNAL OF ATTENTION DISORDERS. 2010 MAR
El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) sueleidentificarse con los chicos inquietos pero un reciente trabajopublicado en la revista “Journal of Attention Disorders” ilumina unacara menos conocida del mismo problema cuando persiste en laadolescencia o en la adultez: la apatía o la falta de motivación. “Cuando los chicos crecen, muchas veces desaparece un síntoma que esel que más «ruido» hace en la infancia: la hiperactividad, la conductaagitada, que lo hace muy visible”, explica el doctor FernandoTorrente, jefe de terapia cognitiva del Instituto de NeurologíaCognitiva (Ineco), primer autor del trabajo. “Pero la desatención y la impulsividad y otras conductas más sutiles,como cambios repentinos de plan, desorganización del pensamiento en elmomento de ejecutar acciones cognitivas y motoras continúan. Lo quenosotros planteamos es que hay más que esos aspectos: el TDAH tambiénpuede presentarse con falta de motivación. Tanto déficit de motivaciónintrínseca, que es la generación interna de interés en la búsqueda deuna meta, como extrínseca, que es la capacidad de realizar esfuerzospara un logro posterior, a largo plazo. Y eso tiene un enorme impactoen el área educativa y laboral.” Los científicos estudiaron con toda una batería de testsneuropsicológicos a 38 pacientes con TDAH y los compararon con 30individuos de control. Entre los primeros, observaron un importantenivel de apatía. Este efecto fue aún más notorio en un subtipo deltrastorno denominado “puramente inatento”, que no presentahiperactividad, y estos valores se relacionaron a su vez con unfuncionamiento intelectual más pobre y déficits cognitivos másacentuados. “Este trastorno presenta una gran paradoja clínica, explica el doctorFacundo Manes, director de Ineco y del Instituto de Neurociencias dela Fundación Favaloro, además de coautor del trabajo: si bien es elproblema más comúnmente diagnosticado en la infancia; en laadolescencia y en la adultez, ocurre exactamente lo contrario, suelepasar desapercibido. Sin embargo, existen estudios confiables quemuestran que más de la mitad de las personas diagnosticadas de maneracertera en la infancia siguen presentándolo en la adultez.” El dato no es menor, porque entre quienes lo padecen en laadolescencia y en la adultez se asocia con enormes problemas en elrendimiento académico y laboral. Por el contrario, cuando se realizaun correcto diagnóstico y se ofrece un tratamiento adecuado, lasposibilidades de mejorar el funcionamiento de estas personas seamplían notablemente, según explica el especialista. “Además de sus implicancias conceptuales, este trabajo es alentador enel aspecto terapéutico, coincide Manes. Si la motivación estáinvolucrada en parte de las dificultades atribuibles a este trastorno,la posibilidad de mejorar el rendimiento aumentando la motivación seconvierte en una hipótesis plausible. Dado que desde el punto de vistapsicológico y social la motivación depende de la sumatoria deaprendizajes exitosos a lo largo de la vida y de la influencia delentorno, estos resultados sugieren que los tratamientos psicológicosde tipo cognitivo-conductual utilizados para estas dificultadestambién pueden ser útiles para aumentar la motivación en estospacientes a lo largo del tiempo.” http://www.psiquiatria.com/noticias/hiperactividad/diagnostico/46920/

domingo, abril 04, 2010

Claudio Naranjo, Psicopatólogo de la sociedad.

Claudio Naranjo, Psicopatólogo de la sociedad, como se denomina a sí mismo. En estos dos vídeos de un programa de Redes ofrece una panorámica de su pensamiento con conceptos como éstos:

La sociedad está enferma, y el único remedio es cambiar la educación. El adulto tiene que hacer esfuerzos muy grandes para sanar, así que es más fácil prevenir que curar. Hay que ir a una educación integral, emancipatoria. Hoy día no hay una educación de las emociones, no se enseña a vivir, ni siquiera a un desempeño, sino a pasar exámenes. Llamar educación a algo que es transmisión forzada de información es darle mal uso a la palabra.

Hay que formar formadores con una experiencia espiritual (palabra polémica) para que puedan conectar con su bienestar, ser menos presas de su ego.

La crisis de la educación está en no querer aprender; los alumnos se cansan de que se les enseñe de manera forzada, en lugar de poner el acento en el aprendizaje natural. En cuanto has enseñado algo a un niño, has impedido que aprenda. Hay que enseñarle cómo aprender, pero hay un miedo irracional a la libertad. Sin embargo las personas que sanan son las que se liberan de su propio policía.

Se necesita una educación para la virtud, pero desde la raíz del amor.

jueves, marzo 18, 2010

Descubierto un gen determinante en la herencia del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Investigadores del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d’Hebron publican en la revista Molecular Psychiatry.

– El estudio también apunta a que tener una u otra variante del gen estaría relacionado con la respuesta a la medicación estimulante
– Se ha analizado la carga genética común de afectados de cinco países diferentes
– El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes en niños, con una carga genética muy importante.
Barcelona, marzo de 2010.- Un grupo de científicos del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de la Vall d’Hebron (HUVH) y el Instituto de Investigación de la Vall d’Hebron (IR-HUVH), en colaboración con el Centro de Regulación Genómica, el Hospital Mútua de Terrassa y el Departamento de Genética de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona, ha publicado un estudio multicéntrico a nivel internacional donde explican que las personas con una variante determinada del gen LPHN3 (latrofilina 3) son susceptibles de sufrir el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). El estudio concluye que el rol de este gen es significativo, y que, por lo tanto, estos resultados podrían aplicarse clínicamente en el pronóstico de este trastorno, suponiendo un paso adelante para la mejora del tratamiento.
El TDAH afecta entre un 5 y un 6% de los niños en edad escolar. Estos niños son hiperactivos y muestran una gran dificultad para mantener la atención, razón por la que muestran problemas de adaptación y de rendimiento en clase. En la etapa adulta, si persiste, el trastorno puede ser el origen de dificultades sociales (más posibilidad de ser consumidor de drogas o de sufrir accidentes de tráfico, por ejemplo). El tratamiento se basa prácticamente en fármacos estimulantes, que regulan la capacidad de atención y el metabolismo del cerebro.
Se ha observado que el TDAH es un trastorno fácilmente heredable (la carga genética explica el 80% de probabilidad de tener TDAH), lo que ha motivado a los científicos para descubrir las bases genéticas, que dependen de varios genes al mismo tiempo. Una de las novedades de este estudio fue el nuevo enfoque que se utilizó. Este gen, que hasta ahora no se había estudiado nunca, se encontró comparando las bases genéticas comunes del TDAH a nivel mundial. En un inicio se partió del estudio de una población genéticamente muy homogénea como es la Paisa de la región de Antioquia, en Colombia, en que el Trastorno por Déficit de Atención era curiosamente muy frecuente en cerca de 150 familias. Analizándolas, se encontró que en el seno de esta carga genética común se encontraba un gen, el LPH3N3. Este resultó ser un buen candidato para continuar el estudio, ya que es activo en el cerebro y tiene diversas variantes.
El estudio, pues, continuó con la confirmación de la asociación de este gen con el trastorno, mediante el estudio genético y selección de 6.360 personas de Estados Unidos, Alemania, Noruega y España. Paralelamente, también se estudió su papel en el cerebro mediante estudios de expresión y metabolismo del gen, además de la ejecución de resonancias magnéticas en pacientes. Finalmente también se analizó la diferente respuesta que los pacientes tenían respecto a los fármacos estimulantes y todo ello se analizó estadísticamente. Se concluyó que tener una determinada variedad del gen podría estar ligado a una diferente actividad del gen, un diferente funcionamiento de áreas del cerebro relacionadas con la atención, y también con una diferente respuesta a los fármacos estimulantes. Este último aspecto se prevé que podría ser de utilidad a la hora de elegir el tratamiento adecuado para cada paciente.
“El estudio demuestra que el papel del gen descubierto es significativo y que podría ser de utilidad en el pronóstico del Trastorno por Déficit de Atención” nos ha señalado el Dr. J. Antoni Ramos-Quiroga, comentando también que la predicción de la respuesta al tratamiento podría ser una de sus aplicaciones.
El grupo de científicos catalanes participantes en este estudio es pionero en el estudio de la carga genética del TDAH. Ha publicado estudios en los que se explica cómo se ha podido relacionar el trastorno con genes implicados en la neurotransmisión de la serotonina, de factores neurotróficos, de lateralidad cerebral o de dopamina. Estas investigaciones ayudarán a esclarecer el papel de la genética en este trastorno, y ayudar en un futuro a mejorar el pronóstico y tratamiento.

martes, marzo 16, 2010

Sir Ken Robinson Las escuelas matan la creatividad TED

Sir Ken Robinson

Sir Ken Robinson es un líder reconocido a nivel mundial en el desarrollo de la creatividad, innovación y recursos humanos. Habla a audiencias alrededor del mundo sobre los retos creativos a los que se enfrentan los negocios y la educación en las nuevas economías globales.

En la conferencia ofrecida en el año 2006 en Monterey (California), Sir Ken Robinson hace una entretenida exposición para crear un sistema educativo que cultive la creatividad, más que minarla.

Durante su charla toca tres temas relacionados con la educación:

La extraordinaria evidencia creativa del ser humano

En términos de futuro, no sabemos lo que va a pasar

La extraordinaria capacidad que tienen los niños para innovar

Y tres cosas que sabemos sobre la inteligencia:

La inteligencia es diversa, pensamos en el mundo de todas las formas en las que lo experimentamos (visual, auditiva…)

La inteligencia es dinámica, el cerebro no está compartimentado

La inteligencia es diferenciada, cada persona tiene un talento diferente

Su discurso está plagado de anécdotas divertidas como:

La niña de la última fila que está dibujando a Dios

Los niños en la función de teatro del colegio

Cómo sería Shakespiere a los siete años

La capacidad de la mujer para hacer varias tareas a la vez

Cómo Gillian Lynne se convirtió en la coreógrafa de “Cats” y “El fantasma de la ópera”

Y comentarios a tener en cuenta como:

Los niños se arriesgan, aunque no sepan

Si no estas preparado para equivocarte, nunca idearás nada original

Al llegar a adultos perdemos esa capacidad de arriesgarnos por miedo a equivocarnos

La inflación académica indica que la estructura académica se está desplazando

La creatividad es tener ideas originales que tienen valor

Si desaparecen todos los insectos sobre la Tierra, en 50 años desaparece toda la vida sobre la Tierra; si desaparece el hombre,en 50 años florece toda la vida sobre la Tierra

miércoles, febrero 24, 2010

jueves, febrero 11, 2010

EL TDAH EN LA PAREJA.

No es raro que muchas personas se sientan atraídas por aquellas que padecen TDAH ; éstas suelen mostrarse activas, alegres y divertidas, y siempre están listas para la acción. Sin embargo, esta perspectiva cambia durante la convivencia; la persona con TDAH deja de ser “activa” para transformarse en “pesada y desconsiderada”.
Los síntomas del TDAH pueden ser motivo de muchas discusiones en la pareja. Si la vida en común es complicada de por sí, esto se agrava cuando uno de sus miembros tiene TDAH . De hecho, los síntomas asociados con el trastorno pueden perturbar las relaciones hasta el punto en que ambos terminan sintiéndose exhaustos, enojados e incomprendidos.

Esta situación no es irremediable, pero requiere de varias pautas de colaboración:
Involúcrese. Una vez que su pareja esté segura del diagnóstico, reúna información sobre el TDAH y estúdiela junto a ella. Es fundamental que usted sepa todo lo relativo a su trastorno, para que pueda apoyar a su pareja cuando ésta lo necesite.
Hablen sobre el trastorno. Ahora ya tienen la explicación a muchas de las conductas que provocan conflictos. Hablen tranquilamente sobre el TDAH: qué es, cómo se manifiesta entre ustedes, cómo afecta la relación, qué les molesta, qué les gusta, qué desean conservar, qué quieren cambiar. Traten de no reaccionar hasta haber terminado los comentarios.
Replantéense la relación. Conversen acerca de lo que siente cada uno, y pregúntense qué quieren hacer. En caso de que deseen seguir juntos, es el momento de replantear actitudes y comportamientos, planear estrategias que aseguren la tolerancia y el apoyo.
Realicen un plan de tratamiento. Para comenzar, piensen cómo lograrán las metas y hagan una lista de lo que desean cambiar y lo que quieren conservar. Si no lo hacen, se les puede olvidar.
Elaboren listados y mantengan una agenda en común. Escriban una lista con lo que quiere que haga la otra persona y dénsela todos los días. También pueden mantener una agenda en común, pero no deben olvidar revisarla ambos todos los días.
Disponga de herramientas que ayuden a su pareja a organizarse. Estas pueden ser listados, pizarras, tableros de anuncios, o libretas en lugares estratégicos como la mesita del teléfono.
Si usted es más ordenado, hágase cargo de la organización. Sin embargo, es fundamental que su pareja valore el esfuerzo y sepa compensarlo.
Evite “etiquetar” a su pareja. No esté constantemente atacándole, acusándole de desordenada, distraída o molesta, ni permita que aparezca como “la pobre víctima de una persona controladora”. Lo único que logrará con esta actitud es provocar peleas y hacer que la autoestima de su pareja disminuya.
Al pedir algo a su pareja, intente conectar con ella de todas las formas posibles. Si ésta padece un TDAH de tipo inatento, es probable que tenga dificultades para prestarle atención. Por lo tanto, a la hora de pedirle algo, puede seguir estos pasos:

  • Tóquele y mírele a los ojos.
  • Póngale la mano en el hombro y haga contacto visual. Las personas con TDAH perciben mejor la información cuando se involucran varios sentidos a la vez.
  • Dele un tiempo límite para efectuar una tarea.
  • Recuérdeselo. Hágalo sin enojarse, siempre es mejor por las buenas.

No toque sus cosas. Algunas personas con TDAH tienen mucho miedo de perder el control de sus vidas. Por ello crean entornos muy estructurados a su alrededor, lo que les permiten controlar sus síntomas.Por estas razones, usted debe intentar no cambiar sus cosas de lugar. Cada cónyuge debe tener espacios separados para trabajar o para dejar sus cosas personales. Si toca sus cosas, sentirá que pierde el control sobre ellas.
Refuerce las rutinas. Una vez habituado, es posible que su pareja vuelva a caer en los viejos patrones de conducta. Estén prevenidos para cuando esto ocurra, hagan un acuerdo para reestablecer la rutina.
Dediquen momentos en común. Esto es fundamental para cualquier pareja; deben aprender a comunicarse, a quererse, a compartir los problemas y a divertirse, y esto sólo ocurrirá si pasan tiempo juntos.
No usen el TDAH para justificarse. Cada miembro de la pareja debe ser responsable de sus actos, y colaborar en el bienestar de la pareja. No echen la culpa de sus conflictos al TDAH
Sean optimistas. Esto es fundamental para sacar adelante la situación. Piensen en positivo, dénse ánimo mutuamente, alábense. De nada sirve enojarse, lo que deben hacer es valorar el esfuerzo del otro y trabajar en equipo.
Hágase responsable de sus propias acciones, no de las de su pareja. Las parejas con TDAH son más exitosas cuando uno trabaja en sí mismo y en sus problemas, y su pareja hace lo propio. Ambos deben comprender cuales son las capacidades y las limitaciones de cada uno y aprender a adaptarse a ellas; como en cualquier pareja, todo gira alrededor de la aceptación, del compromiso y la negociación. Pero lo principal es tener una comunicación directa y transparente, e intentar que no se acumulen los reproches y malos sentimientos

Los padres con niños con TDAH también sufren esta patología


La escasa e ineficaz asistencia sanitaria puede desencadenar un nuevo problema social
Un 60% de los padres con niños con TDAH también sufren esta patología

30/03/2009

la importancia de diagnosticar el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad) en niños y adolescentes, los expertos añaden la necesidad de hacerlo también de forma urgente en adultos, ya que la pobre atención sanitaria que reciben en nuestro Sistema Nacional de Salud puede terminar pasando factura a la sociedad. Así se ha puesto de manifiesto durante las jornadas que se han celebrado en Valladolid por la Fundación para la Ayuda a la Infancia, FUNDAICYL en las que han participado, entre otros, los especialistas Francisco Montañés, Jefe de Psiquiatría de la Fundación Hospital de Alcorcón y Alberto Fernández Jaén, Jefe de Neuropediatría de la Clínica Quirón de Madrid.

Un camino de espinas

Ambos especialistas han destacado que el camino que tiene que seguir un TDAH adulto es frustrante en nuestro Sistema de Salud Público, ya que estos adultos tienen como una “desesperante” ruta como pacientes. Primero, van a su Centro de Salud. Allí se encuentran con que su médico de familia no les puede dar acceso a Psiquiatría Infantil. “Entonces sufren un mal diagnóstico. En el caso de los varones se les diagnostican con un problema de personalidad e integración y, en el caso de las mujeres, se les etiqueta con un cuadro de ansiedad generalizada”, afirma el Doctor Montañés. Y, –añade- “los especialistas más capacitados para diagnosticar y abordar también a los adultos en esta patología son los psiquiatras infantiles y los neuropediatras, ya que somos los especialistas con más experiencia en el abordaje multidisciplinar de esta patología”, afirmó Montañes. Y – añadió- “Éste es un clásico problema en España que ya ha ocurrido con otras patologías, como, por ejemplo, los desordenes en la alimentación. Hace quince años, los especialistas infantiles dimos la voz de alarma y nadie creía en ellos… Quince años después todo el mundo trata estos trastornos con la comida”, afirma este facultativo.

Alberto Fernández Jaén, Jefe de Neuropediatría de la Clínica Quirón, coincide con las opiniones de este Psiquiatra y, ha puesto de manifiesto que él en los centros donde ha ejercido su actividad hace unos años, trataban cinco o seis casos de adultos, y, ahora, estas cifras se han incrementado a cuatrocientos adultos con esta patología “Los propios padres nos piden que les atendamos, ya que un 60% de los padres con niños que sufren TDAH también sufren esta patología”, afirmó Fernández Jaén.

El Doctor Montañés afirmó que este crecimiento en las cifras en las clínicas privadas tiene una explicación, ya que los adultos con TDAH en el sistema de salud pública no tienen salidas. Opina que los pacientes no pueden acceder ni a tratamientos ni a super-especialistas, con lo cual aquellos que se lo pueden permitir saltan a la consulta privada. “Esto a corto plazo y cuando haya más información social va a suponer un gran problema sanitario. La Administración Pública no favorece el diagnóstico del TDAH en adultos, porque no le interesa ya que supondría un gasto sanitario brutal y ahora hay crisis”, señaló el Doctor Montañés.

Sin embargo, este especialista reiteró que la pregunta correcta es: ¿Qué coste supone mantener centros de desintoxicación a sustancias tóxicas en cada Comunidad cuando el problema se puede atajar antes con un correcto diagnostico del TDAH?

Una pregunta que puso el dedo en la llaga sobre la salud política de las comunidades. “En nuestro país las competencias están delegadas a cada Comunidad y dentro de ésta entre Comunidades y Ayuntamientos nunca se ponen de acuerdo. A cada parte solo les interesa reducir su partida de gastos. Ya no se mira el gasto global de nuestro país…Por esa razón si el mantenimiento de los centros para toxicómanos no dependen de sanidad pues no importa que sigan aumentando…”, señalaron desde Fundaicyl.

Tratamientos rápidos y eficaces a tiempo para evitar problemas mayores

El Doctor Francisco Montañés añadió la gravedad de LA FALTA DE DIÁGNOSTICO EN LOS TDAH adultos. Según la últimas investigaciones hasta un 20% de los adultos que actualmente son adictos a determinadas sustancias como alcohol o drogas, realmente pueden padecer un problema de TDAH oculto. “Estos adultos padecen un problema químico real. Sufren un desequilibrio en determinados neurotransmisores que les conduce a consumir determinadas sustancias como el alcohol, o cocaina para encontrar el equilibrio. Realmente, no son adultos drogadictos, sino que su problema de salud – TDAH- nunca ha sido diagnosticado y se han auto-tratado buscado fórmulas equivocadas para encontrarse mejor”, – Y añadió – “Actualmente ya contamos con tratamientos muy perfeccionados en sus fórmulas galénicas como Medikinet, que ha sido el último lanzamiento”, señaló el Doctor Montañés.

Evitar que los adolescentes caigan en las drogas es un problema de todos. Por esa razón, Elena Fernández, Directora de Fundaicyl y madre afectada, entró de lleno en el tema político afirmando que si las Administraciones Centrales y Locales transfieren fondos para potenciar la formación de los profesores en otras lenguas de nuestro país como el catalán o el euskera… Lo justo es que la Administración intervenga ya directamente en la especialización de los docentes para que los niños con TDAH tengan la oportunidad de integrarse y, el día de mañana no caigan en las drogas. “La educación en nuestro país no es un tema serio. Cada vez que se renueva las carteras de los políticos nos cambian las Leyes de Educación y nuestros niños son los más perjudicados”, señaló Fernández.

Para este organismo de ayuda a la Infancia, el Estado español va retrasado y ya ha perdido todas sus competencias como en tantas otras áreas. “Nosotros exigimos profesores adaptados a este trastorno de salud porque juntos somos más grandes que cualquier autonomía. Estos niños no son malos. Tienen un problema de salud. Nuestra lucha es descubrirlo a temprana edad no cuando ya no han podido acabar ni la educación básica. Éste es el “leit-motivs” de nuestras jornadas”, afirma la Directora de Fundaicyl en sus quintas jornadas tituladas “Viviendo en el TDAH”.

FUENTE:http://www.afhip.org/

miércoles, febrero 10, 2010

Mesa redonda con el doctora Mª Jesus Mardomingo, el doctor Josep Antoni Ramos Quiroga y el doctor Mariano Trillo.:

Fuente informacion:
http://www.vivirmejor.es/es/psiquiatria/noticia/v/192/categoria/26/actualidad/tdah-trastorno-por-deficit-de-atencion-con-hiperactividad-diagnostico-y-tratamiento-04198.html

Psiquiatría – TDAH Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad , diagnóstico y tratamiento.
Última actualización de la noticia: 18/01/2010
TDAH

El TDAH es un trastorno psiquiátrico que afecta en mayor medida a los niños, aunque también se producen casos en adolescentes y adultos. Este trastorno de déficit de atención puede ir ligado a hiperactividad, con lo que el cuadro del paciente aún se agrava más. Los datos indican que uno de cada tres niños suele tener problemas de conducta y de personalidad al llegar a la adolescencia, y en muchas ocasiones esas alteraciones obedecen al TDAH. Por este motivo es tan importante efectuar un diagnóstico precoz, para así poder reducir en la mitad los problemas psiquiátricos que la persona tendrá al llegar a la edad adulta.

Cómo Comienza el TDAH
El tipo de trastorno que presenta el TDAH comienza en la infancia y afecta de modo particular a los niños con una inquietud excesiva, dificultades de atención y de concentración, falta de control ante los impulsos… Estas alteraciones de comportamiento repercuten en las relaciones sociales, escolares, familiares y, ya en la edad adulta, hasta en las laborales, tal y como explica la doctora Mª Jesus Mardomingo, jefe del servicio de psiquiatría infantil del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y presidenta de honor de la Asociación Española de psiquiatría infanto-juvenil.

El Diagnóstico, ¿Resulta Sencillo?
El diagnóstico de TDAH se establece a día de hoy desde la clínica, aunque en realidad no existe una prueba médica que sea 100% eficaz y definitiva en detectar esta enfermedad. Las pruebas complementarias que se llevan a cabo, como los tests psicológicos, son de gran ayuda a la hora de valorar al paciente. Tal y como explica el doctor Josep Antoni Ramos Quiroga, coordinador del programa de TDAH (Trastorno por déficit de atención y hiperactividad) del Hospital Valle de Hebrón de Barcelona, la figura del pediatra cobra gran importancia a la hora de detectar el TDAH. En las evaluaciones anuales que realiza puede asociar los problemas de manejo de conducta o el fracaso escolar del pequeño con este tipo de trastorno psiquiátrico.

Parámetros Para un Buen Diagnóstico
En todos los casos de TDAH es fundamental que se realice un buen diagnóstico y que éste sea de carácter riguroso. Los tres parámetros que deben servir de guía a los especialistas son la inquietud del niño, su impulsividad y las dificultades de concentración que tenga. Si estos tres aspectos son tan intensos que repercuten en la vida diaria del pequeño, en la escuela, las relaciones con otros niños y en casa, seguramente estaremos ante un caso de TDAH.

El Peligro del Infradiagnóstico
A día de hoy se siguen produciendo infradiagnósticos en el TDAH. El lugar donde se reside puede incidir en este aspecto, ya que en zonas de tipo más rural hay menos diagnósticos de este trastorno de conducta. Por el contrario, existen corrientes que opinan que en las grandes ciudades se están efectuando sobrediagnósticos, y que se confunden momentos de inquietud propios de los niños con el TDAH. En ocasiones puede que se confundan las alteraciones propias de la enfermedad con la mala educación de los niños, que viene dada por la falta de atención en los modales que se les enseñan, la falta de comunicación entre padres e hijos, y el no saber marcar unos límites. En este aspecto aún hay que evolucionar hacia una unificación de criterios que erradiquen esta disparidad diagnóstica. Lo cierto es que todos los niños presentan alteraciones en su comportamiento y despistes. El problema viene dado cuando estos síntomas se convierten en disfuncionales y alteran por completo el curso evolutivo del chiquillo.

Los infradiagnósticos constituyen una fuente de riesgo para el paciente, ya que si el problema no se empieza a tratar de forma temprana, a medida que pase el tiempo las dificultades aumentarán. De hecho, existen estudios comparativos que demuestran que, a pesar de no ser una relación causal directa, los niños con TDAH que no son tratados tienen más probabilidades de caer en adicciones como el tabaco, el alcohol o las drogas que los niños que reciben tratamiento.

En España hay un claro caso de infradiagnóstico del TDAH. Así lo demuestran los datos que revelan que los fármacos para este tipo de trastorno de conducta son los más residuales, los menos prescritos de todas las psicofarmacologías, algo llamativo cuando estamos hablando de uno de los trastorno de conducta más frecuentes en la infancia. Más de un 6% de la población infanto-juvenil sufren TDAH.

El Niño con TDAH sufre
Existen muchas personas que creen que el TDAH no existe, que es un trastorno inventado por los médicos. Pues no solo existe, sino que además tiene una gran afectación en la vida emocional de la persona que lo sufre. Su conducta les lleva a padecer ansiedad e incluso depresión a raíz del rechazo social que sufren, porque se les castiga y se les recrimina su comportamiento constantemente.

Hay que tener en cuenta que el niño hiperactivo, al no saber escuchar, ni esperar, al ser impulsivo e imprevisible, incomoda mucho a los profesores y compañeros de clase. En casa molesta a los padres, incluso al resto de niños ya que su comportamiento no le permite seguir las reglas de los juegos que siguen los demás niños. Así pues, se unen un conjunto de factores que provocan angustias, ansiedad, y que hacen que los niños con TDAH se depriman. Las cifras revelan que un 30% de los niños con TDAH tiene ansiedad, mientras que un 15% llega a sufrir depresión.

En el caso de las personas adultas con TDAH, éstas se vuelven inseguras porque en el pasado siempre han tenido dificultades y no han conseguido alcanzar ninguno de los objetivos que les han marcado.

Por eso es tan importante acudir al médico cuando en casa, o los mismo profesores, detectan que algo en la conducta del menor está fallando. El profesional médico determinará si el problema es cuestión de educación o si es TDAH. No hay que olvidar que está en juego el proceso evolutivo del niño, y que en el futuro este trastorno, si no es tratado, puede originar problemas de mayor seriedad.

Afectación Escolar del Niño con TDAH
El niño maleducado es aquel que hace gamberradas en clase a propósito, con pleno deseo de llevarlas a cabo y siendo consciente en todo momento de lo que hace. Por tanto, es libre de hacerlas o no, tiene control sobre su conducta. Sin embargo, el niño con TDAH se muestra alterado sin pretenderlo, no tiene capacidad de controlarse y llama la atención por una conducta que por sí solo no puede evitar. Por eso muchas veces el motivo de consulta es el fracaso escolar, sacar malas notas e incluso tener que repetir curso. Sucede frecuentemente que los niños con TDAH ya han repetido un curso antes de llegar a los 11 años,algo que no viene dado por falta de inteligencia, sino por su enfermedad. Las dificultades de atención y de concentración no permiten que su memoria funcione de forma correcta. Los tratamientos con fármacos pueden ayudar a mantener un buen manejo en este aspecto, ya que hacen sentir al niño más equilibrado.

Repercusiones Familiares del TDAH
Como hemos comentado, los niños con TDAH tienden a padecer más problemas emocionales que el resto, y sufren de manera más acusada, por ejemplo, una separación de los padres. Lo que también hay que valorar es que muchas veces estas separaciones se producen precisamente por la enfermedad del hijo. Otros conflictos conyugales que podrían resolverse sin llegar al divorcio, se agravan con la patología de su hijo,que no hace más que alterar la vida familiar y provocar estrés a las personas con las que convive. Cuando se produce una separación,la situación de desconcierto que experimenta el niño es enorme, se siente perdido. Lo ideal es que los padres mantengan la mejor relación posible.

Tratamientos Para el TDAH
Tal y como afirma el doctor Ramos Quiroga, muchas personas son reticentes a dar fármacos a los niños pequeños. Si embargo, los tratamientos psicofarmacológicos para tratar el TDAH comienzan a darse en el año 37, con lo cual no es algo reciente y existen muchos años de historia que dan seguridad al tratar esta patología. El tiempo ha permitido ver los puntos positivos y negativos de estos medicamentos, a la vez que ha dado la certeza de que son seguros y eficaces. Así lo demuestran estudios internacionales.

Los fármacos que se recetan para el TDAH ayudan a normalizar el funcionamiento de unos circuitos cerebrales que no tienen el funcionamiento correcto en las personas con esta enfermedad. En España existen 2 moléculas registradas, pero los fármacos cambian en cada país. El doctor Mariano Trillo, psiquiatra infanto-juvenil especialista en este trastorno y director médico de Avanza, centro de psiquiatría, psicología y aprendizaje de Barcelona, añade que los tratamientos no pasan solo por la farmacología, sino también por las terapias psicológicas y de conducta que ayuden a controlar los impulsos, la inquietud, la falta de paciencia… Las cifras cuantifican en un 80% el número de pacientes que consiguen controlar su enfermedad gracias al uso de los medicamentos específicos para su situación. También es necesario asesorar a los padres en cuanto a la enfermedad que sufren sus hijos, así como la rigurosidad a la hora de cumplir el tratamiento, un tema que también recae bajo la responsabilidad de los padres.

Todos estos aspectos recién mencionados son importantes para los logros del paciente. El apoyo para el aprendizaje escolar y la colaboración con el colegio también son de gran necesidad para obtener un mayor éxito terapéutico.

TDAH, Una Enfermedad que Tiene Cura
La evolución natural del TDAH es dejar de mostrar síntomas con el paso de los años, algo que puede constituir la cura de la enfermedad. De todas maneras cada caso es diferente, ya que algunos pacientes pueden presentar una reversión de la enfermedad. Por eso es importante seguir el tratamiento farmacológico y mantener las pautas de conducta establecidas por el psiquiatra.

Investigaciones Entorno al TDAH
El TDAH no es una enfermedad rara ni minoritaria, y a nivel farmacológico se están llevando a cabo numerosas investigaciones. Las administraciones públicas aportan muchos ingresos para lograr encontrar técnicas específicas que mejoren los diagnósticos de TDAH. A nivel genético también se desarrollan diversas investigaciones con tal de conocer cuales son las vías de transmisión neuronal que están realmente alteradas por la enfermedad.

Perder el Miedo al Psiquiatra
Los padres de niños con TDAH y la sociedad en general deben ir comprendiendo que las enfermedades psiquiátricas de los niños son como el resto de enfermedades, por lo cual no existe motivo de preocupación o miedo por acudir al psiquiatra infantil. En realidad es como visitar cualquier otro médico de cualquier otra especialidad. Además, los psiquiatras que tratan a los niños con TDAH suelen empatizar con ellos desde el primer momento ya que entienden lo que están sufriendo, conectan con sus problemas y les sirven de gran ayuda. Una de las buenas noticias que atañe a la psiquiatría es que a partir de 2011, si se cumplen los plazos prometidos por la Ministra de Sanidad, se creará la especialidad de psiquiatría infantil como una rama más dentro de la medicina.

http://www.vivirmejor.es/es/psiquiatria/noticia/v/192/categoria/26/actualidad/tdah-trastorno-por-deficit-de-atencion-con-hiperactividad-diagnostico-y-tratamiento-04198.HTML

domingo, febrero 07, 2010

Testimonio de un adulto con TDAH


Que se puede decir del déficit de atención para empezar con el relato tengo 37 años me diagnosticaron déficit de atención apenas hace tres meses, para describirles un poco las experiencias tendría que escribir un libro entero lo mas importante ahora es que gracias al tratamiento, los medicamentos adecuados soy una persona diferente, veo la vida con otra perspectiva claro todavía cuesta trabajo después de tanto tiempo uno adopta situaciones y se acostumbra a lo que hacia antes pero las cosas se ven con mas claridad. La idea principal por la cual estoy escribiendo esto es más que nada para tratar de ayudar a la gente que pasa por este problema básicamente les puedo decir que por un tiempo perdí todo tanto familia como amigos, trabajos etc. es una situación donde todo es confuso una cosa te lleva a otra por ejemplo si tenia yo un trabajo no duraba mucho tiempo en el siempre estaba viendo mas allá de lo que el mismo trabajo me pedía si yo estaba en el área de ventas por ejemplo al dia siguiente ya estaba preocupándome por contabilidad y así pasaban los días cuando perdía mi trabajo me daba pena tener que enfrentarme a mi familia para explicar lo sucedido entonces mentía, luego ya no tenia un solo problema era sin trabajo mas la mentira que me llevaba a otras cosas. la primera ves te lo creen pero después se vuelve rutina y toda tu vida se va en ir de acá para allá sin nada establecido.

Después las cosas empeoran uno piensa que todo mundo tiene que ser incondicional y no nos damos cuenta que estamos complicándonos las cosas sino que afectamos al resto de nuestro entornoy nuestra autoestima se va al suelo.

Es importante decir que a mis padres les recomendaron cuando yo era chico que fuera atendido por un especialista pero su amor de padres les dijo que no era posible que en su familia existiera un problema así.

AL principio pensaba que este problema me había hecho perder los mejores años de mi vida y que nunca me iba a levantar pero o sorpresa en estos tres meses medicado e recuperado mas de lo que me imaginaba tengo el valor suficiente para enfrentarme a los problemas me enfrento a mi familia empecé un trabajo yo mismo y por increíble que parezca no estoy desesperado las cosas van a su ritmo y me siento orgulloso. Ahora leo en promedio tres libros a la semana y lo mas bonito es que me acuerdo de lo que leo se me quedan grabados párrafos completos eso es sorprendente antes no me acordaba ni del primer capitulo me estoy llenando de información.cada caso debe de ser diferente para la gente con déficit de atención pero estoy convencido que el primer paso como en muchas otras cosas es aceptar que existe un problema si es en niños papas hagan caso de lo que les dicen es preferible descartar todas las posibilidades y que el diagnostico sea otro a pensar que en este mudo todos vivimos una perfección de familia y de costumbres observen a sus hijos sus parejas vean los comportamientos y estudien bien los casos hay que proponerse metas solucionar problemas no hacerlos mas grandes.

Yo por mi parte estoy tratando de recuperar una familia tanto padres como Hermanos, esposa amigos etc. es un trabajo muy difícil pero aun a mis 37 años tengo la esperanza de volver a recuperar todo lo perdido pedir perdón a todos aquellos a los que les hice algún daño y poder ayudar a aquellas personas que sufren de este mal porque si las personas que rodean a alguien con déficit sienten un sufrimiento grande padecerlo es como tener un monstruo dentro de uno mismo y no se puede encontrar la salida muy facil se requiere de mucha paciencia. Espero con el tiempo poder ser mas útil y poder ayudar a quien lo requiera .

DAN ISMAJ

Dan es un adulto con TDAH de reciente diagnostico

Vive en la Ciudad de México y siguiendo su tratamiento busca una mejor calidad de vida.

miércoles, enero 27, 2010

Tratamiento psicosocial de niños y adolescentes con TDA/H


El tratamiento psicosocial es una parte crítica del tratamiento para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA/H) en niños y adolescentes. Las publicaciones científicas, el Instituto nacional de salud mental (National Institute of Mental Health) y muchas organizaciones de profesionales están de acuerdo en que los tratamientos psicosociales orientados a la conducta, también denominados terapia conductual o modificación de la conducta, y el uso de medicamentos estimulantes tienen una base sólida de pruebas científicas de probada efectividad. La modificación de la conducta es el único tratamiento no médico para el TDA/H que cuenta con una amplia base de pruebas científicas.

El tratamiento del TDA/H en los niños a menudo implica intervenciones médicas, educativas y conductuales. Este método integral de tratamiento se denomina “multimodal” y consiste en la educación de los padres y el niño con relación al diagnóstico y tratamiento, técnicas de manejo de la conducta, medicamentos así como programación y apoyo escolar. La gravedad y el tipo de TDA/H podrían ser factores para decidir qué componentes son necesarios. El tratamiento debe adaptarse a las necesidades únicas de cada niño y familia.

Esta hoja de datos:

•definirá la modificación de la conducta
•describirá la capacitación de los padres, las intervenciones escolares y las intervenciones infantiles efectivas
•abordará la relación entre la modificación de la conducta y los medicamentos estimulantes en el tratamiento de los niños y adolescentes con TDA/H
¿Por qué usar tratamientos psicosociales?

El tratamiento conductual del TDA/H es importante por varias razones. En primer lugar, los niños que padecen TDA/H enfrentan problemas en su vida diaria que van mucho más allá de sus síntomas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad, como el mal rendimiento académico y la mala conducta en la escuela, malas relaciones con sus compañeros y hermanos, falta de disciplina ante las órdenes de los adultos y mala relación con sus padres. Estos problemas son extremadamente importantes ya que predicen cómo se desempeñarán los niños con TDA/H a largo plazo.

Tres elementos son cruciales para predecir cómo se desempeñará un niño con TDA/H en la adultez — (1) si los padres utilizan métodos de crianza efectivos, (2) cómo se realciona el niño con otros niños y (3) su éxito en la escuela1. Los tratamientos psicosociales son efectivos para tratar estas áreas importantes. Segundo, los tratamientos conductuales enseñan habilidades a los padres y a los profesores que los ayudan a tratar los niños con TDA/H. También enseñan habilidades a los niños con TDA/H que los ayudan a superar sus deficiencias. Aprender estas habilidades es particularmente importante ya que el TDA/H es una afección crónica y por tanto serán de gran utilidad a lo largo de la vida de los niños2.

Los tratamientos conductuales del TDA/H deben iniciarse tan pronto el niño recibe el diagnóstico. Hay intervenciones conductuales que funcionan bien en los preescolares, estudiantes de primaria y en adolescentes con TDA/H, además existe un consenso en cuanto a que el inicio temprano de la intervención es mucho mejor que el tardío. Los padres, las escuelas y los profesionales no deben postergar el inicio de los tratamientos conductuales efectivos en los niños con TDA/H3,4.

¿Qué es la modificación de la conducta?

Con la modificación de la conducta, los padres, los profesores y los niños aprenden técnicas y habilidades específicas de un terapeuta o educador con experiencia en el método, que ayudará a mejorar la conducta del niño. Los padres y los profesores luego utilizan esas habilidades en sus interacciones diarias con el niño que padece TDA/H, lo que genera mejoras en el funcionamiento del niño en las áreas claves mencionadas anteriormente. Además, los niños que padecen
TDA/H utilizan esas habilidades que han aprendido en sus interacciones con otros niños.

La modificación de la conducta a menudo se denomina ABC: Antecedentes (cosas que provocaron las conductas o que sucedieron antes), Behaviors (Conductas) (cosas que los niños hacen y que los padres y profesores desean cambiar), y Consecuencias (cosas que ocurren después de las conductas). En los programas conductuales, los adultos aprenden a cambiar los antecedentes (por ejemplo, cómo dar instrucciones a los niños) y las consecuencias (por ejemplo, cómo reaccionar cuando un niño obedece o desobedece una orden) con el fin de cambiar la conducta del niño (es decir, la respuesta del niño a la orden). Mediante el cambio constante de los modos en que responden ante las conductas del niño, los adultos enseñan al niño nuevas maneras de comportarse.

Las intervenciones de los padres, los profesores y los niños deben llevarse a cabo al mismo tiempo para obtener los mejores resultados5,6. Los cuatro puntos siguientes deben incorporarse a los tres componentes de la modificación de la conducta:

1. Comenzar con metas que el niño pueda alcanzar con pasos pequeños.

2. Ser consistente, durante los diferentes momentos del día, las diferentes situaciones y las diferentes personas.

3. Implementar intervenciones conductuales a largo plazo y no sólo por unos cuantos meses.

4. Enseñar y aprender nuevas habilidades lleva tiempo y la mejoría de los niños será gradual.

Los padres que deseen probar un método conductual con su hijo deben aprender qué distingue la modificación de la conducta de otros métodos, de modo que puedan reconocer el tratamiento conductual efectivo y confiar en que lo que ofrece el terapeuta mejorará el funcionamiento del niño. Muchos tratamientos psicoterapéuticos no han demostrado ser efectivos en los niños con TDA/H. La terapia tradicional individual, en la que un niño pasa tiempo con un terapeuta o consejero escolar hablando sobre sus problemas o jugando con muñecas o juguetes, no es una modificación de la conducta. Las terapias “verbales” o “lúdicas” (por medio de juegos) no enseñan habilidades y no han demostrado ser efectivas en los niños que padecen TDA/H.2,7,8.

¿Cómo empieza un programa de modificación de la conducta?

El primer paso es encontrar a un profesional de salud mental que pueda ofrecer la terapia conductual. Encontrar el profesional indicado puede ser difícil para algunas familias, sobre todo para los que tienen una mala situación económica o social y que están aislados geográficamente. Las familias deben pedir a su médico de atención primaria una derivación o contactar a su compañía aseguradora para obtener una lista de los proveedores que estén dentro del plan de seguro, aunque es probable que el seguro de salud no cubra los costos del tipo de tratamiento intensivo más útil. Otras fuentes de derivación comprenden las asociaciones profesionales, hospitales y centros universitarios especializados en el TDA/H (visite http://www.help4adhd.org para obtener una lista).

El profesional de salud mental empieza con una evaluación completa de los problemas del niño en su vida diaria, incluyendo el hogar, la escuela (tanto académica como conductual) y los entornos sociales. Gran parte de esta información procede de los padres y los profesores. El terapeuta también se reúne con el niño para tener una idea de cómo es. La evaluación debe generar una lista de áreas objetivo para el tratamiento. Las áreas objetivo, con frecuencia denominadas conductas objetivo, son conductas que se desean modificar y que si se modifican, ayudarán a mejorar el funcionamiento y las deficiencias del niño así como el resultado a largo plazo.

Las conductas objetivo pueden ser conductas negativas que deben detenerse o nuevas habilidades que deben desarrollarse. Es decir que las áreas objetivo del tratamiento no serán los síntomas típicos del TDA/H, hiperactividad, falta de atención, impulsividad sino los problemas específicos que esos síntomas pueden causar en la vida diaria. Las conductas objetivo comunes del salón de clases consisten en “completar las tareas asignadas con un 80 por ciento de precisión” y “seguir las reglas del salón de clases”. En el hogar, “jugar con los hermanos (sin peleas)” y “obedecer a los padres o sus órdenes” constituyen conductas objetivo comunes. (Puede descargar las listas de conductas objetivo comunes para la escuela, el hogar y los ambientes de interacción con los compañeros en los paquetes de hojas de informe diario en http://wings.buffalo.edu/adhd.)

Una vez identificadas las conductas objetivo, se implementan intervenciones conductuales similares en el hogar y la escuela. Los padres y los profesores aprenden y ponen en marcha programas en los que se modifican los antecedentes ambientales y las consecuencias para cambiar las conductas objetivo del niño. La respuesta al tratamiento es supervisada constantemente, mediante la observación y medición, y las intervenciones se modifican cuando no resultan útiles o ya no son necesarias.

Capacitación de los padres

Los programas de capacitación conductual para los padres se han llevado a cabo durante muchos años y se ha demostrado que son muy efectivos.9-19.

Aunque muchos de los conceptos y técnicas que se enseñan en la capacitación conductual para los padres son técnicas para criar a los hijos con sentido común, la mayoría de los padres necesita instrucción cuidadosa y apoyo para aprender estos métodos de crianza y a usarlos de forma consistente. Es muy difícil para los padres comprar un libro, aprender sobre modificación de la conducta y poner en práctica un programa efectivo por sí solos. Con frecuencia es necesario recurrir a la ayuda de un profesional. El temario tratadado en una serie típica de sesiones para la capacitación de los padres comprende lo siguiente:

•Establecer reglas y estructuras en el hogar
•Aprender a elogiar las conductas apropiadas (elogiar las buenas conductas al menos cinco veces más que las críticas a la mala conducta) e ignorar las conductas inapropiadas leves (elija las batallas que librará).
•Usar instrucciones apropiadas
•Usar afirmaciones del tipo “si haces esto-entonces” (quitar recompensas o privilegios en respuesta a una conducta inapropiada)
•Planificar por adelantado y trabajar con los niños en lugares públicos
•Pausas o “time out” para el refuerzo positivo (usar las pausas como una consecuencia de la conducta inapropiada)
•Cuadros diarios y sistemas de puntos o fichas con recompensas y consecuencias
•Sistema de intercambio de notas entre la escuela y el hogar para premiar conductas en la escuela y dar seguimiento al trabajo escolar20,21
Algunas familias pueden aprender estas habilidades rápidamente en el trascurso de 8 a10 reuniones, mientras que otras, con frecuencia las que tienen niños con los casos de afección más graves, necesitan más tiempo y energía.

Las sesiones de crianza requieren generalmente un libro instructivo o video sobre cómo usar los procedimientos de manejo de la conducta en los niños. La primera sesión se dedica a menudo a un resumen del diagnóstico, las causas, la índole y el pronóstico del TDA/H. Luego, los padres aprenden una variedad de técnicas, que posiblemente ya utilicen en el hogar pero no con la consistencia necesaria o de la forma correcta. Después los padres regresan a sus casas e implementan lo que han aprendido en las sesiones durante la semana y vuelven a las sesiones de crianza de la semana siguiente para discutir el progreso, resolver problemas y aprender nuevas técnicas.

La capacitación de los padres puede realizarse en grupos o con familias individuales. Las sesiones individuales suelen llevarse a cabo cuando no hay un grupo disponible o cuando la familia podría beneficiarse de un método adaptado a sus necesidades básicas que incluya al niño en las sesiones. Este tipo de tratamiento se denomina terapia familiar conductual. La cantidad de sesiones de terapia familiar depende de la gravedad de los problemas22-24. CHADD ofrece un exclusivo programa educativo para ayudar a los padres y a los individuos a superar los desafíos del TDA/H durante toda la vida. Puede encontrar información acerca del programa “De padre a padre” de CHADD en el sitio web de CHADD.

Cuando el niño es un adolescente, la capacitación de los padres es un poco diferente. A los padres se les enseñan técnicas conductuales que se modifican para adecuarlas a la edad de los adolescentes. Por ejemplo, la pausa (“time out”) es una consecuencia que no es efectiva en los adolescentes; en lugar de eso, la pérdida de privilegios (como quitarles las llaves del automóvil) o la asignación de tareas podrían ser más indicadas. Después de que los padres han aprendido estas técnicas, mantienen por lo general una reunión con el terapeuta en la que el adolescente está presente para buscar soluciones a los problemas sobre los que todos acuerdan. Los padres negocian mejoras en las conductas objetivo de los adolescentes (como mejores calificaciones en la escuela) a cambio de recompensas que puedan controlar (como permitir al adolescente salir con sus amigos). Las concesiones mutuas entre los padres y el adolescente son necesarias en estas sesiones para motivar al adolescente a colaborar con sus padres respecto a hacer cambios en su conducta.

Aplicar estas habilidades en los niños y adolescentes con TDA/H conlleva mucho trabajo arduo por parte de los padres. Sin embargo, ese trabajo difícil da sus frutos. Los padres que se vuelven expertos e implementan de forma consistente estas habilidades se verán recompensados con un hijo que se comporta mejor y que mantiene una mejor relación con sus padres y hermanos.

Intervenciones escolares

Al igual que en la capacitación de los padres, las técnicas usadas para el manejo del TDA/H en el salón de clases se han utilizado durante algún tiempo y se consideran efectivas2,25-31. Muchos profesores que han recibido capacitación en el manejo del salón de clases son realmente expertos en el desarrollo e implementación de programas para estudiantes con TDA/H. Sin embargo, la mayoría de los niños que padecen TDA/H no están inscritos en los servicios de educación especial, sus profesores suelen ser casi siempre profesores de educación común que tienen poco conocimiento acerca del TDA/H o la modificación de la conducta y, por lo tanto, necesitan asistencia para aprender y poner en marcha los programas necesarios. Hay muchos manuales, textos y programas de capacitación ampliamente disponibles que enseñan a los profesores habilidades para el manejo de la conducta en el salón de clases. La mayoría de estos programas están diseñados para profesores de educación especial o común que reciben también capacitación e instrucción de parte del personal de apoyo de la escuela o de asesores externos. Los padres de los niños que padecen TDA/H deben trabajar estrechamente con el profesor para apoyar los esfuerzos en la implementación de programas en el salón de clases. (Para obtener más información sobre los procedimientos típicos de manejo de la conducta en el salón de clases, consulte el Apéndice A.)

El manejo de los adolescentes con TDA/H en la escuela es diferente que el manejo de los niños con TDA/H. Los adolescentes deben involucrarse más en la planificación de las metas y la implementación de las intervenciones que los niños. Por ejemplo, los profesores esperan que los adolescentes sean más responsables con sus pertenencias y tareas. Además, esperan que sus estudiantes apunten sus tareas en una agenda semanal en lugar de recibir una hoja de informe diario. Por lo tanto, es necesario enseñar al adolescente con TDA/H estrategias organizativas y aptitudes para el estudio. Sin embargo, la participación de los padres en la escuela es tan importante en la escuela media y secundaria como en la primaria. Los padres trabajan a menudo con consejeros guía en lugar de profesores individuales, así que el consejero guía puede coordinar la intervención entre los profesores.

Intervenciones infantiles

Las intervenciones en las relaciones con los compañeros (cómo se lleva el niño con otros niños) son un componente crítico del tratamiento de los niños con TDA/H. Con mucha frecuencia, los niños que tienen TDA/H experimentan problemas graves en las relaciones con los compañeros32-35. Los niños que superan estos problemas obtienen mejores resultados a largo plazo que los que continúan teniendo problemas con sus compañeros36. Existe una base científica para los tratamientos infantiles del TDA/H que se centran en las relaciones con los compañeros. Estos tratamientos generalmente se realizan en ambientes de grupo fuera del consultorio del terapeuta.

Hay cinco formas efectivas de intervención en las relaciones con los compañeros:

1. enseñanza sistemática de destrezas sociales37

2. resolución de problemas sociales22,35,37-40

3. enseñanza de otras habilidades conductuales que a menudo los niños consideran importantes, como habilidades deportivas y reglas de juegos de mesa41

4. disminuir las conductas antisociales e indeseadas42,43

5. desarrollar una amistad estrecha

Hay varios ambientes para ofrecer estas intervenciones a los niños, como grupos en la clínicas de consultorios, salones de clases, grupos pequeños en la escuela y campamentos de verano. Todos los programas utilizan métodos que incluyen entrenamiento, uso de ejemplos, modelización de la conducta, juegos de rol, retroalimentación, recompensas y consecuencias y práctica. Lo mejor sería que estos tratamientos dirigidos a los niños se utilicen cuando uno de los padres participa en una capacitación para padres y el personal de la escuela lleva a cabo una intervención escolar adecuada37,44-47. Cuando la intervención parental y la escolar se combinan con los tratamientos dirigidos al niño, los problemas para relacionarse con otros niños (como ser autoritario, no esperar su turno y no compartir) que están siendo abordados por los tratamientos del niño también se incluyen como conductas objetivo en los programas del hogar y de la escuela de modo que se supervisen, estimulen y recompensen las mismas conductas en los tres ambientes.

Los grupos de capacitación en destrezas sociales constituyen la forma más común de tratamiento y generalmente se centran en la enseñanza sistemática de destrezas sociales. En general se realizan en una clínica o la escuela en el consultorio del consejero durante 1o 2 horas a la semana durante 6 a 12 semanas. Los grupos de destrezas sociales para los niños con TAD/H sólo son efectivos cuando se utilizan junto con las intervenciones de los padres y de la escuela así como con el sistema de recompensas y consecuencias para reducir las conductas negativas y destructivas48-52.

Existen varios modelos para trabajar con las relaciones con los compañeros en el ambiente escolar que incluyen muchas de las intervenciones mencionadas anteriormente. Combinan la capacitación en destrezas junto con un énfasis importante en la disminución de la conducta negativa y destructiva y generalmente son dirigidos por el personal escolar. Algunos de estos programas se utilizan en niños a nivel individual (por ejemplo, programas de fichas en el salón de clases o en los recreos)31,53,54 y algunos involucran a todos los estudiantes (como los programas de mediación entre compañeros)55,56.

Por lo general, los tratamientos más efectivos ayudan a los niños a llevarse mejor con otros niños. Los programas en los que los niños con TDA/H pueden trabajar sobre los problemas que tienen con sus compañeros en el salón de clases o ambientes recreativos son los más eficaces57,58. Uno de los modelos comprende la creación de un campamento de verano para niños con TDA/H en el que el manejo basado en el niño de los problemas con los compañeros y las dificultades académicas se combinan con la capacitación de los padres59-61. Las cinco formas de intervención en las relaciones con los compañeros comprenden un programa de 4 a 8 semanas durante 6 a 9 horas en los días laborables. El tratamiento se realiza en grupos, con actividades recreativas (ej. béisbol, fútbol) en la mayoría de los días, junto con dos horas de actividades académicas. Un punto importante es la enseñanza de habilidades y conocimientos deportivos a los niños. Esto se combina con la práctica intensiva de destrezas sociales y resolución de problemas, un buen trabajo en equipo, disminución de las conductas negativas y el desarrollo de una amistad estrecha.

Algunos métodos de tratamiento basados en el niño para tratar los problemas de relación con sus compañeros se encuentran en un lugar intermedio entre los programas basados en clínica y los campamentos de verano intensivos. Ambas versiones se llevan a cabo los sábados durante el curso escolar o después de la escuela. Comprenden sesiones de 2 a 3 horas en las que los niños se involucran en actividades recreativas que incorporan muchas de las formas de intervención en destrezas sociales.

Por último las investigaciones preliminares sugieren que tener un mejor amigo podría ejercer un efecto protector sobre los niños que tienen dificultades para relacionarse con sus compañeros durante el desarrollo de su infancia y adolescencia62,63. Los investigadores han desarrollado programas que ayudan a los niños con TDA/H a establecer al menos una relación de amistad estrecha. Estos programas siempre comienzan con las tras formas de intervención descritas anteriormente y luego hacen que las familias programen días para juegos y otras actividades supervisadas para sus hijos con otro niño con el fin de tratar de fomentar una relación de amistad.

Es importante enfatizar que simplemente introducir un niño con TDA/H en un ambiente donde exista una interacción con otros niños, como los Scout, ligas menores u otros deportes, guarderías, o jugar en el vecindario sin supervisión, no es un tratamiento efectivo para los problemas con sus compañeros. El tratamiento de los problemas de relación con los compañeros es bastante complejo e involucra la combinación de instrucción cuidadosa en destrezas sociales y la resolución de problemas con la práctica supervisada en ambientes con compañeros en los que los niños reciben recompensas y consecuencias por las interacciones apropiadas que tengan con sus compañeros. Es muy difícil intervenir en el área de los compañeros, y los líderes Scout, los entrenadores de ligas menores y el personal de guarderías en general no están capacitados para implementar intervenciones efectivas en cuanto a las relaciones entre compañeros.

¿Qué sucede si se combinan métodos psicosociales con medicamentos?

Numerosos estudios durante los últimos 30 años han demostrado que tanto los medicamentos como los tratamientos conductuales son efectivos para mejorar los síntomas del TDA/H. Los estudios sobre tratamientos a corto plazo que han comparado el uso de medicamentos con el tratamiento conductual han llegado a la conclusión de que utilizar únicamente medicamentos es más efectivo en el tratamiento de los síntomas del TDA/H que el tratamiento conductual solo. En algunos casos, la combinación de ambos métodos produjo resultados un poco mejores.

El estudio sobre el tratamiento a largo plazo mejor diseñado, Estudio del tratamiento multimodal en niños con TDA/H (MTA), fue realizado por el Instituto nacional de salud mental (National Institute of Mental Health). El MTA estudió a 579 niños que tenían un tipo combinado de TDA/H durante un período de 14 meses. Cada niño recibió uno de cuatro tratamientos posibles: manejo con medicamentos, tratamiento conductual, una combinación de ambos o la atención comunitaria regular. Los resultados de este estudio histórico demostraron que los niños que fueron tratados sólo con medicamentos, que se contolaron cuidadosamente y se adaptaron a las necesidades únicas de cada niño, y los niños que recibieron ambos medicamentos y tratamiento conductual, experimentaron las mejorías más significativas en los síntomas del TDA/H44,45.

El tratamiento combinado produjo los mejores resultados en cuanto a la mejoría del TDA/H y de los síntomas de oposición así como de otras áreas de funcionamiento, como los resultados académicos y la conducta en el hogar64. En general, los que recibieron un manejo con medicamentos supervisado cuidadosanente lograron mayores mejoras de sus síntomas del TDA/H que los niños que recibieron tratamiento conductual intensivo sin medicamentos o atención comunitaria con medicamentos menos supervisados. Aún no está claro si los niños que padecen el tipo de falta de atención mostrarán el mismo patrón de respuesta a las intervenciones conductuales y de medicamentos que los niños que padecen el tipo combinado.

Algunas familias pueden optar por usar primero los medicamentos estimulantes, mientras que otras se sentirán más cómodas si empiezan con la terapia conductual. Otra opción es la de incorporar ambos métodos en un plan de tratamiento inicial. La combinación de estas dos modalidades puede acentuar la intensidad (y los gastos) de los tratamientos conductuales y reducir la dosis de medicamentos65-68.

Cada vez más médicos son partidarios de que los medicamentos estimulantes no se deberían usar como único método de intervención y que, por lo tanto, deberían combinarse con la capacitación de los padres y las intervenciones conductuales en el salón de clases 66,69-70. Al final, cada familia tiene que tomar sus propias decisiones de tratamiento teniendo en cuenta los recursos disponibles y lo que sea mejor para su hijo particularmente. No hay un plan de tratamiento único que sea apropiado para todas las personas.

¿Qué pasa si hay otros problemas
además del TDA/H?

Existen tratamientos conductuales basados en evidencia para los problemas que pueden coexistir con el TDA/H, como la ansiedad 71 y la depresión72. Del mismo modo que la terapia del juego y otras terapias no conductuales no son efectivas para el TDA/H, no se ha documentado que sean efectivas para las otras afecciones que acompañan con frecuencia al TDA/H.

jueves, enero 21, 2010

Tratamiento psicosocial para los niños y adolescentes con TDA / H

El tratamiento psicosocial es una parte crítica del tratamiento para el trastorno de atención con hiperactividad (TDA / H) en niños y adolescentes. La literatura científica, el Instituto Nacional de Salud Mental, y muchas organizaciones profesionales de acuerdo en que los tratamientos psicosociales de orientación conductual, – también llamada terapia de comportamiento o de modificación de conducta – y medicamentos estimulantes tienen una sólida base de pruebas científicas que demuestren su eficacia. Modificación de la conducta es el único tratamiento no médico para el TDA / H con una gran base de evidencia científica.
Tratar el TDA / H en los niños a menudo implica intervenciones médicas, educativas y de comportamiento. Este enfoque integral de tratamiento se llama “multimodal” y consiste de educación de padres y niños sobre el diagnóstico y tratamiento, técnicas de manejo de la conducta, medicamentos, y la programación de la escuela y apoya. La gravedad y el tipo de TDA / H podrían ser factores para decidir qué componentes son necesarios. El tratamiento debe adaptarse a las necesidades únicas de cada niño y familia.

Esta hoja informativa:

•definir la modificación del comportamiento
•describir la formación de los padres eficaces, las intervenciones de la escuela y el niño las intervenciones
•discutir la relación entre la modificación del comportamiento y de medicamentos estimulantes en el tratamiento de niños y adolescentes con TDA / H
¿Por qué usar tratamientos psicosociales?

El tratamiento conductual para el TDA / H es importante por varias razones. Primero, los niños con TDA / H se enfrentan a problemas en la vida cotidiana que van mucho más allá de sus síntomas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad, incluso bajo rendimiento académico y comportamiento en la escuela, malas relaciones con sus compañeros y hermanos, no obedecer las demandas de los adultos, y los pobres relaciones con sus padres. Estos problemas son muy importantes porque predecir cómo los niños con TDA / H hará en el largo plazo.

¿Cómo un niño con TDA / H no es el mejor en la edad adulta predicha por tres cosas – (1) si sus padres el uso eficaz de las habilidades parentales, (2) cómo él o ella se lleva bien con otros niños, y (3) su o su éxito en la escuela1. Los tratamientos psicosociales son efectivos en el tratamiento de estos campos importantes. En segundo lugar, los tratamientos conductuales enseñar habilidades a los padres y maestros que les ayudan a tratar a los niños con AD / HD. También enseñan habilidades a los niños con TDA / H que les ayudará a superar sus deficiencias. El aprendizaje de estas habilidades es especialmente importante porque el TDA / H es una afección crónica y estas habilidades serán útiles durante toda la vida de los niños2.

Los tratamientos conductuales para el TDA / H debe iniciarse tan pronto como el niño recibe un diagnóstico. Hay intervenciones de comportamiento que funcionan bien para los preescolares, de primaria los estudiantes de edad, y adolescentes con TDA / H, y hay consenso en que a partir de principios es mejor que empezar más tarde. Los padres, las escuelas, y los profesionales no deben postergar inicio efectivo tratamientos conductuales para los niños con TDA / H3,4.

¿Qué es la modificación de la conducta?

Con la modificación de la conducta, los padres, los maestros y los niños aprenden las técnicas y habilidades específicas de un terapeuta, o un educador con experiencia en el enfoque, que ayudará a mejorar el comportamiento de los niños. Los padres y maestros a continuación, utilizar los conocimientos en su interacción diaria con los niños con el TDA / H, lo que resulta en la mejora en el funcionamiento de los niños en las áreas clave señaladas. Además, los niños con
AD / HD, utilice las habilidades que aprenden en sus interacciones con otros niños.

La modificación del comportamiento es a menudo puesto en términos de ABC: Unntecedents (cosas que provocan o se producen antes de conductas), Behaviors (cosas que el niño hace que los padres y los maestros quieren cambiar), y CCONSECUENCIAS (cosas que suceden después de conductas). En los programas de comportamiento, los adultos a aprender a cambiar antecedentes (por ejemplo, cómo dar órdenes a los niños) y consecuencias (por ejemplo, cómo reaccionan cuando un niño obedece o desobedece una orden) a fin de cambiar el comportamiento del niño (es decir, la la respuesta del niño a la orden). Por constantemente cambiando la manera en que responden a las conductas de los niños, los adultos enseñan a los niños nuevas maneras de comportarse.

Padres, maestros y las intervenciones de los niños debe llevarse a cabo al mismo tiempo para obtener los mejores resultados5,6. Los cuatro puntos siguientes deben ser incorporados en los tres componentes de la modificación de la conducta:

1. Comienza con metas que el niño puede lograr en pequeños pasos.

2. Sea consistente – a través de diferentes momentos del día, diferentes entornos, y personas diferentes.

3. Implementar intervenciones de comportamiento en el largo plazo? No sólo para unos pocos meses.

4. La enseñanza y el aprendizaje de nuevas habilidades llevan tiempo, y la mejora de los niños será gradual.

Los padres que quieran probar un enfoque de comportamiento con sus hijos deben aprender lo que distingue a la modificación del comportamiento de otros enfoques, para que puedan reconocer el tratamiento conductual eficaz y estar seguros de que lo que el terapeuta le está ofreciendo a mejorar el funcionamiento de sus hijos. Muchos de los tratamientos psicoterapéuticos no han sido probados para trabajar para los niños con AD / HD. Terapia individual tradicional, en la que un niño pasa tiempo con un terapeuta o consejero de la escuela a hablar sobre sus problemas o jugar con muñecas o juguetes, no es la modificación de la conducta. Estas “hablar” o “jugar” terapias no enseñan habilidades y no se ha demostrado que funciona para los niños con TDA / H2,7,8.

¿Cómo funciona un programa de modificación de la conducta empezar?

El primer paso es la identificación de un profesional de salud mental que puede proporcionar la terapia de comportamiento. Encontrar el profesional del derecho puede ser difícil para algunas familias, especialmente para aquellos que están en desventaja económica o social o geográficamente aisladas. Las familias deben pedir a sus médicos de atención primaria para la remisión o contactar a su compañía de seguros para una lista de proveedores que participan en el plan de seguro, aunque seguro de salud no pueden sufragar los gastos de la clase de tratamiento intensivo que es más útil. Otras fuentes de referencias de asociaciones de profesionales y hospitales universitarios y AD / HD centros (visita http://www.help4adhd.org para una lista).

El profesional de salud mental se inicia con una evaluación completa de los problemas del niño en la vida diaria, incluyendo el hogar, la escuela (tanto de comportamiento y académicos), y entornos sociales. La mayoría de esta información proviene de los padres y maestros. El terapeuta también se reúne con el niño para tener una idea de lo que el niño es como. La evaluación debe dar lugar a una lista de las zonas objetivo para el tratamiento. Los ámbitos de actuación – a menudo llamadas conductas objetivo – son los comportamientos en los que se desea cambiar, y si cambió, ayudará a mejorar el funcionamiento del niño / deterioro y de los resultados a largo plazo.

Conductas objetivo pueden ser las conductas negativas que hay que detener o nuevas habilidades que necesitan ser desarrollados. Eso significa que las zonas seleccionadas para el tratamiento no suelen ser los síntomas del TDA / H – hiperactividad, falta de atención e impulsividad – sino más bien los problemas específicos que estos síntomas pueden causar en la vida cotidiana. Conductas objetivo común aula incluyen “completa el trabajo asignado con el 80 por ciento de exactitud” y “sigue las reglas de clase.” En casa, “juega bien con los hermanos (es decir, no peleas)” y “obedece a las peticiones de los padres o los comandos” son conductas objetivo común. (Lista de conductas objetivo común en la escuela, el hogar y la configuración de los compañeros puede ser descargado en el Daily Report Card en los paquetes de http://wings.buffalo.edu/adhd.)

Después de conductas objetivo son identificados, las intervenciones conductuales similares se aplican en el hogar y en la escuela. Los padres y los profesores aprender y establecer programas en los que los antecedentes de medio ambiente (As) y consecuencias (los C) se han modificado para cambiar los comportamientos de destino del niño (el B). La respuesta al tratamiento es un seguimiento constante, a través de la observación y medición, y las intervenciones son modificados cuando dejan de ser útiles o ya no son necesarios.

Entrenamiento para Padres

Los programas de formación del comportamiento de los padres se han utilizado durante muchos años y han demostrado ser muy eficaz9-19.

Aunque muchas de las ideas y técnicas que se enseñan en la formación de los padres del comportamiento son las técnicas de crianza de los hijos el sentido común, la mayoría de los padres necesitan la enseñanza de cuidado y apoyo para aprender habilidades de los padres y el uso de manera coherente. Es muy difícil para los padres para comprar un libro, aprender de modificación de conducta, y poner en práctica un programa eficaz por su cuenta. Ayuda de un profesional es a menudo necesario. Los temas tratados en una serie típica de las sesiones de formación de los padres son las siguientes:

•El establecimiento de normas de la casa y la estructura de
•Aprender a elogiar las conductas apropiadas (alabando el buen comportamiento por lo menos cinco veces más que los que se critica la mala conducta) y de ignorar los comportamientos inapropiados leve (la elección de sus batallas)
•Uso de los comandos adecuados
•El uso de “cuando-entonces?” contingencias (retirada de recompensas o privilegios en respuesta a un comportamiento inapropiado)
•Planificar por adelantado y trabajar con los niños en lugares públicos
•El tiempo de espera de un refuerzo positivo (con tiempos muertos como consecuencia de la conducta inapropiada)
•Gráficos diarios y el punto / los sistemas de fichas con las recompensas y consecuencias
•Escuela-sistema de notas a casa para recompensar el comportamiento en la escuela y el seguimiento de las tareas20,21
Algunas familias pueden aprender estas habilidades rápidamente en el curso de 8-10 sesiones, mientras que otras familias – a menudo los que los niños más gravemente afectados – requieren más tiempo y energía.

Sesiones de educación de los hijos suelen consistir en un libro de instrucción o cinta de vídeo sobre cómo utilizar los procedimientos de control de la conducta con los niños. La primera sesión está dedicada a menudo una visión general del diagnóstico, las causas, la naturaleza, y el pronóstico de AD / HD. A continuación, los padres aprenden una variedad de técnicas, que ya puede estar utilizando en casa, pero no tan consistente o correctamente, según sea necesario. Los padres vuelven a su casa y poner en práctica lo que han aprendido en las sesiones durante la semana, y volver a la sesión de la semana siguiente a los padres para discutir el progreso, resolver problemas y aprender una nueva técnica.

Capacitación de los padres puede llevarse a cabo en grupos o con familias individuales. Sesiones individuales a menudo se aplican cuando un grupo no está disponible o cuando la familia se beneficiaría de un enfoque a medida que incluye al niño en las sesiones. Este tipo de tratamiento se llama terapia conductual familiar. El número de sesiones de terapia familiar varía dependiendo de la gravedad de los problemas22-24. CHADD ofrece un programa educativo único para ayudar a los padres y personas a navegar los desafíos del TDA / H durante toda la vida. Información acerca de CHADD “Padre a Padre”El programa se puede encontrar visitando el sitio Web de CHADD.

Cuando el niño en cuestión es un adolescente, la formación de los padres es un poco diferente. Los padres se les enseña técnicas de comportamiento que son modificados para ser adecuados a la edad de los adolescentes. Por ejemplo, el tiempo fuera es una consecuencia que no es eficaz con los adolescentes, en cambio, la pérdida de privilegios (tales como tener las llaves del coche quitado) o la asignación de las tareas del trabajo sería más apropiada. Después los padres han aprendido estas técnicas, los padres y el adolescente suelen reunir junto con el terapeuta para aprender a encontrar soluciones a los problemas en que todos están de acuerdo. Los padres negocian mejoras en los adolescentes? conductas objetivo (tales como mejores calificaciones en la escuela) a cambio de recompensas que pueden controlar (como permitir que el adolescente para salir con los amigos). El toma y daca entre los padres y adolescente en estas sesiones es necesario motivar a los adolescentes a trabajar con los padres en hacer cambios en su comportamiento.

La aplicación de estas habilidades con los niños y adolescentes con TDA / H tiene un montón de trabajo duro por parte de los padres. Sin embargo, el trabajo duro da frutos. Los padres que amo y siempre aplicar estas habilidades se verán recompensados con un niño que se comporta mejor y tiene una mejor relación con sus padres y hermanos.

Intervenciones de la escuela

Como es el caso de la formación de los padres, las técnicas utilizadas para gestionar el TDA / H en el aula se han utilizado durante algún tiempo y se consideran eficaces2,25-31. Muchos maestros que han recibido capacitación en el aula de gestión son muy expertos en el desarrollo y aplicación de programas para estudiantes con AD / HD. Sin embargo, debido a que la mayoría de los niños con TDA / H no están inscritos en los servicios de educación especial, sus profesores con mayor frecuencia que los maestros de educación regular que saben poco acerca de AD HD / o modificación de la conducta y necesitan ayuda en el aprendizaje y la aplicación de los programas necesarios . Hay muchos manuales ampliamente disponibles, los textos y programas de formación que enseñan habilidades de comportamiento de la gestión de las aulas a los profesores. La mayoría de estos programas están diseñados para los profesores de aula regular o de educación especial que también reciben capacitación y orientación de personal de la escuela de apoyo o de consultores externos. Los padres de niños con el TDA / H deben trabajar estrechamente con el maestro para apoyar los esfuerzos en la aplicación de los programas de aula. (Para leer más acerca de procedimientos de la clase de comportamiento típico de la gestión, por favor, consulte el Apéndice A.)

Gestión de los adolescentes con TDA / H en la escuela es diferente de la gestión de los niños con AD / HD. Los adolescentes deben participar más activamente en la planificación de objetivos y la ejecución de las intervenciones que hacen los niños. Por ejemplo, los maestros esperan que los adolescentes a ser más responsable de sus pertenencias y de las asignaciones. Que pueden esperar los estudiantes a escribir tareas en la planificación semanal en lugar de recibir una tarjeta de informe diario. Las estrategias de organización y habilidades de estudio por lo tanto se les debe enseñar a los adolescentes con TDA / H. Participación de los padres con la escuela, sin embargo, es tan importante en los niveles de secundaria y preparatoria como en la escuela primaria. A menudo los padres trabajan con los consejeros en lugar de profesores individuales, de modo que el consejero pueda coordinar la intervención entre los profesores.

Las intervenciones de Niños

Intervenciones para la relaciones con los compañeros (cómo el niño se lleva bien con otros niños) son un componente importante del tratamiento para niños con AD / HD. Muy a menudo, los niños con TDA / H tienen serios problemas en las relaciones inter pares32-35. Los niños que superar estos problemas, hacerlo mejor en el largo plazo que los que siguen teniendo problemas con sus compañeros36. No hay base científica para niños basados en los tratamientos para el TDA / H que se centran en las relaciones entre pares. Estos tratamientos suelen ocurrir en la configuración del grupo fuera de la oficina del terapeuta.

Hay cinco formas eficaces de intervención para las relaciones entre iguales:

1. la enseñanza sistemática de habilidades sociales37

2. resolución de problemas sociales22,35,37-40

3. la enseñanza de otras habilidades de comportamiento a menudo consideradas importantes por los niños, tales como habilidades deportivas y reglas de juego de mesa41

4. reducir las conductas indeseables y antisociales42,43

5. el desarrollo de una estrecha amistad

Hay varias opciones de configuración para ofrecer estas intervenciones para los niños, incluidos los grupos en las clínicas de oficinas, aulas, grupos pequeños en la escuela, y campamentos de verano. Todos los programas que utilizan métodos que incluyen el entrenamiento, el uso de ejemplos, el modelado, juegos de roles, la retroalimentación, recompensas y consecuencias, y la práctica. Es mejor si estos niños los tratamientos dirigidos se utilizan cuando un padre está participando en la formación de padres y personal de la escuela están llevando a cabo una intervención apropiada de la escuela37,44-47. Cuando los padres y las intervenciones de la escuela están integrados con los tratamientos centrados en los niños, problemas para llevarse bien con otros niños (como ser autoritario, no por turnos, y no compartir) que están siendo utilizados en los tratamientos del niño también se incluyen como conductas objetivo en el hogar y los programas escolares para que las mismas conductas están siendo monitoreados, se le pida y recompensado en los tres entornos.

Grupos de entrenamiento en habilidades sociales son la forma más común de tratamiento, y normalmente se centran en la enseñanza sistemática de habilidades sociales. Suelen ser realizado en una clínica o en la escuela en un consejero? S Oficina de 1-2 horas cada semana durante 6-12 semanas. Las habilidades sociales con grupos de niños con el TDA / H sólo son eficaces cuando se utilizan con los padres y las intervenciones de la escuela y las recompensas y consecuencias para reducir las conductas perturbadoras y negativas48-52.

Existen varios modelos para trabajar en relaciones con los compañeros en el entorno escolar, que se integran varias de las intervenciones enumeradas anteriormente. Ellos combinan la capacitación con un enfoque importante en la disminución de la conducta negativa y perjudicial y por lo general realizado por el personal de la escuela. Algunos de estos programas se usan con los niños individuales (por ejemplo, los programas de ficha en el aula o en el recreo)31,53,54 y algunos son la escuela (tales como programas de mediación entre pares)55,56.

En general, los tratamientos más efectivos incluyen el ayudar a los niños a llevarse mejor con otros niños. Programas en los que los niños con TDA / H puede trabajar en problemas con los compañeros en la clase o los lugares de ocio son los más eficaces57,58. Un modelo consiste en establecer un campamento de verano para niños con el TDA / H en los que la gestión basada en los niños de los problemas de pares y las dificultades académicas están integradas con la formación de los padres59-61. Las cinco formas de intervención de pares se han incorporado en un programa de 6-8 semanas de que se ejecuta durante 6-9 horas en días laborables. El tratamiento se realiza en grupos, con actividades de recreo (por ejemplo, el béisbol, el fútbol) para la mayor parte del día, junto con dos horas de los académicos. Uno de los objetivos principales es la enseñanza de habilidades y el conocimiento de los deportes para los niños. Esto se combina con la práctica intensiva en las habilidades sociales y resolución de problemas, trabajo en equipo bien, reducir las conductas negativas, y el desarrollo de una estrecha amistad.

Algunos enfoques para niños basado en el tratamiento de problemas con los compañeros están en medio de la clínica basada en programas y campamentos de verano intensivo. Las versiones de ambos se llevan a cabo los sábados durante el año escolar o después de la escuela. Estos implican 2-3 sesiones de una hora en la que los niños participan en actividades recreativas que integrar muchas de las formas de intervención en habilidades sociales.

Por último, la investigación preliminar sugiere que tener un mejor amigo puede tener un efecto protector sobre los niños con dificultades en las relaciones entre iguales como se desarrollan durante la infancia y la adolescencia62,63. Los investigadores han desarrollado programas que ayudan a los niños con TDA / H construir al menos una estrecha amistad. Estos programas siempre comienzan con las otras formas de intervención descritos anteriormente y, a continuación añadir que el calendario de fechas de las familias controlar el juego y otras actividades para su hijo y otro niño con quien están tratando de fomentar una amistad.

Es importante destacar que la simple introducción de un niño con TDA / H en un ambiente donde hay una interacción con otros niños – como los Scouts, la Liga o de otros deportes, las guarderías, o jugando en el vecindario sin supervisión – no es tratamiento eficaz para los problemas de los compañeros. El tratamiento para los problemas de los compañeros es bastante compleja e implica la combinación de una cuidadosa instrucción en las habilidades sociales y resolución de problemas con la práctica supervisada en la configuración de pares en que los niños reciben recompensas y consecuencias para la interacción con compañeros adecuadas. Es muy difícil intervenir en el ámbito de pares, y los líderes Scout, Little entrenadores de la liga, y el día del personal de atención no suelen ser entrenados para llevar a cabo intervenciones de pares efectiva.

¿Qué pasa con la combinación de enfoques psicosociales con la medicación?

Numerosos estudios en los últimos 30 años muestran que tanto la medicación y tratamiento conductual son eficaces para mejorar el TDA / H síntomas. Los estudios a corto plazo el tratamiento que la medicación en comparación con el tratamiento del comportamiento han encontrado que la medicación sola es más eficaz en el tratamiento del TDA / H que el tratamiento de los síntomas de comportamiento solo. En algunos casos, combinando los dos métodos implicó en los resultados ligeramente mejor.

El mejor diseñados estudio a largo plazo del tratamiento – el estudio del tratamiento multimodal de niños con el TDA / H (MTA) – fue realizado por el Instituto Nacional de Salud Mental. El MTA estudiaron 579 niños con el TDA / H tipo combinado durante un período de 14 meses. Cada niño recibió uno de cuatro tratamientos posibles: administración de medicamentos, tratamiento conductual, una combinación de los dos, o la atención de la comunidad de costumbre. Los resultados de este estudio de referencia fueron que los niños que fueron tratados con medicamentos, que fue cuidadosamente gestionado e individualmente a la medida, y los niños que recibieron la medicación y tratamiento del comportamiento experimentado los mayores avances en su TDA / H síntomas44,45.

La combinación del tratamiento proporcionado los mejores resultados en la mejora de TDA / H y los síntomas de oposición y en otras áreas de funcionamiento, tales como la crianza de los hijos y los resultados académicos64. En general, los que recibieron el manejo de la medicación de cerca mejora tenían mayor en su AD / HD síntomas que los niños que recibieron tratamiento conductual intensivo sin medicación o la atención de la comunidad con menos medicación monitorizados cuidadosamente. No está claro si los niños con el tipo inatento muestra el mismo patrón de respuesta a las intervenciones conductuales y medicación al igual que los niños con el tipo combinado.

Algunas familias pueden elegir los medicamentos estimulantes para tratar en primer lugar, mientras que otros principios pueden ser más cómodos con la terapia de comportamiento. Otra opción es incorporar ambos enfoques en el plan de tratamiento inicial. La combinación de las dos modalidades puede permitir que la intensidad (y gasto) de los tratamientos del comportamiento y la dosis de la medicación para reducir65-68.

Un número creciente de médicos creen que los medicamentos estimulantes no deben utilizarse como la única intervención y se debe combinar con el entrenamiento de padres y de la clase de intervenciones de comportamiento66,69-70. Al final, cada familia tiene que tomar decisiones de tratamiento basadas en los recursos disponibles y lo que hace el mejor sentido para el niño en particular. No hay un plan de tratamiento es adecuado para todos.

¿Qué problemas, si existen otros
además de TDA / H?

Existen tratamientos basados en pruebas de comportamiento para los problemas que pueden coexistir con el TDA / H, como la ansiedad71 y la depresión72. Así como terapia de juegos y otras terapias basadas en comportamiento no son efectivos para el TDA / H, no se han documentado para ser eficaz para las condiciones que a menudo se producen con AD / HD.

jueves, enero 21, 2010

ADULTOS CON TDA/H


El entrenamiento es un campo relativamente nuevo que ha tomado importancia en los años recientes. En general, los entrenadores ayudan a los individuos a alcanzar su máximo potencial en la vida. Como una especialidad dentro del amplio campo del entrenamiento, el entrenamiento para el TDA/H ha surgido entre los múltiples métodos, servicios y tratamientos para el TDA/H. Esta hoja de datos:

•describe el entrenamiento para el TDA/H y cómo este método podría ayudar
•plantea quién se podría beneficiar del entrenamiento para el TDA/H
•describe el proceso de acreditación que los entrenadores para el TDA/H tienen disponible
•ofrece sugerencias prácticas para elegir un entrenador
El entrenamiento en general

El entrenamiento es un área emergente que busca ayudar a los individuos a alcanzar sus objetivos en la vida. La relación que se establece en el entrenamiento pretende ayudar a las personas a lograr mejores resultados en sus vidas: en lo académico, en lo profesional y en lo social, o en cualquier área de la vida que deseen mejorar. Mediante la asistencia individualizada y el apoyo, los entrenadores ayudan a las personas a concentrarse en la posición que ocupan en ese momento, a dónde quieren llegar y cómo pueden lograrlo.

Actualmente, no se ha publicado ninguna investigación que evalúe la efectividad del entrenamiento como intervención para individuos con TDA/H. Existe evidencia anecdótica (informes basados en casos individuales y no en estudios de investigación) que sugiere que el entrenamiento podría ser una herramienta complementaria y útil para otras intervenciones que cuentan con una base de evidencia más consolidada. Esta hoja de datos y las sugerencias que ofrece están basadas en los estándares emergentes de la práctica de entrenamiento y los principios de cambio en la conducta, pero no en publicaciones científicas.

¿En qué consiste un entrenamiento para el TDA/H?

Aunque los conceptos del entrenamiento profesional y personal existen desde hace varias décadas, el concepto del entrenamiento para el TDA/H se abordó por primera vez en 1994 en el libro, Driven to Distraction,1 de Edward M. Hallowell, M.D., y John J. Ratey, M.D.

El entrenamiento para el TDA/H busca abordar los desafíos diarios de vivir con TDA/H. Un entrenador ayuda a las personas que tienen TDA/H a llevar a cabo actividades prácticas de la vida diaria de manera organizada, con metas específicas y sin retrasos. Mediante una colaboración estrecha, un entrenador para el TDA/H ayuda a su cliente a aprender habilidades prácticas y a introducir cambios en su vida diaria. Un entrenador puede ayudar a un adulto con TDA/H a:

•mantenerse centrado en alcanzar las metas identificadas
•convertir metas abstractas en acciones concretas
•cómo motivar y aprender a utilizar las recompensas de forma efectiva
A través de interacciones regulares, el entrenador aprende cómo se manifiestan los síntomas del TDA/H en la vida diaria de sus clientes, y luego da ánimo, recomendaciones, retroalimentación y técnicas prácticas para abordar desafíos específicos. Pueden ofrecer recordatorios, hacer preguntas, o sugerir métodos para manejar el tiempo (vea la hoja Lo que sabemos relacionada con el tema del manejo del tiempo y la organización en el hogar y la oficina). El entrenador hace preguntas para ayudar al cliente a desarrollar estrategias y actuar en función de las mismas. A continuación se mencionan algunos ejemplos de dichas preguntas:

•¿Qué puede hacer usted al respecto?
•¿Cómo puede automotivarse para tomar acción a fin de alcanzar ese objetivo?
•¿Cuándo debe completar esta acción?
•¿Qué medidas ha tomado hasta ahora? y ¿cuándo tomará las que le faltan?
Las reuniones regulares y la verificación son una parte esencial del proceso de entrenamiento. Estas sesiones pueden realizarse en persona, por teléfono o por correo electrónico, según prefiera el cliente. Sin embargo, antes de que empiece el proceso de entrenamiento, el cliente y el entrenador deben tener una sesión inicial para abordar temas como las necesidades del cliente, expectativas del cliente y del entrenador, honorarios y pagos (los servicios de entrenamiento a menudo no están cubiertos por los seguros de salud tradicionales). La primera sesión de entrenamiento consiste, por lo general, en una reunión a fondo de 1 a 2 horas para desarrollar un plan paso a paso a fin de identificar y alcanzar los objetivos del cliente.

¿Quién se puede beneficiar del entrenamiento para el TDA/H?

El entrenamiento para el TDA/H puede beneficiar especialmente a los adultos que tienen el trastorno. Es importante que los clientes estén preparados para el entrenamiento antes de comprometerse con el proceso. Los clientes están listos para el entrenamiento cuando son capaces de admitir que tienen un problema, pueden invertir el tiempo necesario para crear estrategias a fin de mejorar su conducta, y pueden cumplir esas estrategias lo mejor posible.

Obstáculos para el entrenamiento efectivo

Hay varios problemas que pueden complicar el proceso de entrenamiento y, a menudo, requieren la remisión a un profesional médico o de la salud mental:

•El cliente no es capaz de implementar simples estrategias organizativas o de automanejo para alcanzar las metas, a pesar de los recursos y recordatorios del entrenador.
•El cliente tiene una afección psiquiátrica coexistente tal como depresión, trastorno bipolar, trastorno de ansiedad, abuso de sustancias o trastorno de la personalidad.
•El cliente encara circunstancias estresantes en su vida, tales como problemas matrimoniales, divorcio, o la muerte de un ser querido.
•El cliente tiene una enfermedad física grave u otra afección médica crónica.
Bajo tales circunstancias, el entrenador debe trabajar conjuntamente con los profesionales médicos o de la salud mental que atienden al cliente. En esos casos, el cliente podría beneficiarse de la incorporación de tratamientos tradicionales como medicamentos y terapia psicológica.

Credenciales del entrenamiento para el TDA/H

Actualmente, no existe una educación especializada ni licencia que se requiera para ser entrenador o entrenador especializado en TDA/H. Los entrenadores especializados en TDA/H tienen antecedentes educativos y profesionales diferentes, así como conocimientos diversos sobre el TDA/H. Muchos entrenadores, incluidos los que trabajan con individuos que tienen TDA/H, buscan obtener sus credenciales a través de la Federación internacional de entrenadores (International Coach Federation, ICF), una asociación internacional de entrenamiento personal y empresarial que se ha convertido en el principal organismo de regulación en este campo. Puede encontrar los requisitos generales, y más información sobre las directrices y programas de capacitación acreditados para entrenadores, en el sitio web de la ICF (www.coachfederation.org). La ICF reconoce al entrenamiento para el TDA/H como un área específica de especialización. Debido a que el entrenamiento es un campo muy amplio, con muchas áreas de subespecialidad, los adultos que tienen TDA/H deberían preguntarle a sus entrenadores potenciales acerca de su experiencia con el TDA/H y la capacitación específica del entrenamiento en TDA/H que han recibido, así como la categoría de su credencial.

En vista de que el campo del entrenamiento aún está en sus inicios, es mucho lo que queda por hacer para establecer los estándares de la práctica y las pautas éticas. En 2002, un grupo de trabajo de entrenadores organizado por la Asociación del trastorno de déficit de atención (Attention Deficit Disorder Association, ADDA) escribió la Guía de principios para el entrenamiento de individuos que padecen el trastorno por déficit de atención (“The Guiding Principles for Coaching Individuals with Attention Deficit Disorder”). 2 Este documento propone los elementos esenciales del entrenamiento para el TDA/H, establece estándares, y subraya los principios éticos para ayudar a las personas a entender mejor el entrenamiento para el TDA/H y los estándares de este campo.

El Instituto para el desarrollo del entrenamiento para el TDA/H (Institute for the Advancement of AD/HD Coaching, IAAC) se creó a finales de 2006 para avanzar en el campo del entrenamiento para el AD/HD mediante el desarrollo y la concesión de credenciales y certificados a entrenadores para el TDA/H de todo el mundo. Esto supone una nueva opción para los que desean convertirse en entrenadores especializados en TDA/H, y ofrece a las personas que padecen este trastorno nuevas opciones al momento de buscar entrenadores.

Cómo encontrar y elegir un entrenador especializado en TDA/H

Paso uno. El entrenamiento es un proceso de colaboración, de modo que es importante encontrar el entrenador correcto. Primero, debe hacerse las siguientes preguntas antes de ponerse en contacto con los posibles entrenadores:

•¿Es importante que las sesiones de entrenamiento se hagan cara a cara? (Si es así, busque un entrenador que le quede cerca geográficamente y que ofrezca este servicio dentro del paquete. Muchos entrenadores hacen la sesión inicial en persona, y luego hacen verificaciones semanales por teléfono y/o correo electrónico).
•¿Prefiero que el entrenador sea un hombre o una mujer?
•Además del conocimiento del entrenador sobre el TDA/H, ¿podría beneficiarme de un entrenador que tenga experiencia empresarial, académica o en temas de género?
•¿Busco un entrenador con experiencia en áreas como la organización y problemas familiares?
•¿Busco a alguien que sea bien dinámico o que asuma un enfoque más sutil?
•¿Es importante que tenga sentido del humor? ¿Es posible que una persona más seria sea lo mejor para mi caso?
Paso dos. Elabore una lista de entrenadores potenciales con capacitación en entrenamiento para el TDA/H y entrevístese con ellos para hacerles las siguientes preguntas:

•¿Cuánto tiempo lleva trabajando como entrenador?
•¿Cuál es su método de entrenamiento para los adultos con
TDA/H?
•¿Cuántos clientes con TDA/H ha entrenado?
•¿Ha recibido capacitación formal para el entrenamiento? ¿Esta capacitación cuenta con una certificación o credencial de cualquier tipo?
•¿A cuáles cursos o conferencias de capacitación para entrenadores ha asistido? ¿Eran específicos para el TDA/H?
•¿Pertenece a algún grupo de entrenamiento profesional local? ¿Están relacionados con el TDA/H?
•¿De qué manera está contribuyendo al desarrollo del campo del entrenamiento para el TDA/H?
•¿Cuál es su política de confidencialidad o privacidad?
Paso tres. Anote las respuestas de cada entrenador así como su reacción en general a la personalidad y estilo de cada uno.

Paso cuatro. Revise toda la información y elija el entrenador que esté más acorde con sus necesidades.

El entrenamiento no es una terapia

Los entrenadores manejan los problemas de la vida cotidiana tales como organización, gestión del tiempo, memoria, prestar atención y motivación. Los entrenadores se centran en el qué, cuándoy cómo — pero nunca en el por qué. No están entrenados para tratar problemas psiquiátricos, emocionales e interpersonales, por lo que éstos deben ser abordados por profesionales de la salud mental. Mediante programas de educación formal, los profesionales de salud mental (por ejemplo, psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales clínicos, enfermeras practicantes de psiquiatría, terapeutas matrimoniales y familiares) se capacitan para diagnosticar y tratar problemas de salud mental como depresión, ansiedad, trastornos de la personalidad y dificultades interpersonales. También deben tener una licencia para ejercer. Los terapeutas trabajan principalmente en persona, cara a cara, mientras que los entrenadores lo hacen también por teléfono o correo electrónico.

Según sea el diagnóstico del individuo, el profesional de la salud mental puede emplear varios métodos psicoterapéuticos tales como terapia cognitiva conductual y modificación de la conducta. Por lo general, el objetivo de la terapia es ayudar a los clientes a tratar los síntomas y problemas que los llevaron a la terapia en primer lugar. Con frecuencia, los profesionales de la salud mental emplean un método “centrado en el problema” para la terapia en lugar de uno “centrado en el cliente”; el tratamiento dura hasta que el problema específico deje de causar un impedimento significativo o molestias al cliente.

Si un adulto con TDA/H necesita asistencia, sobre todo para sobrellevar los desafíos prácticos de la vida diaria, un entrenador podría ser la persona indicada para ayudarlo. Si el adulto necesita ayuda para tratar sus problemas emocionales, psiquiátricos o interpersonales, entonces debe consultar a un terapeuta. Si un adulto con TDA/H necesita ambos tipos de asistencia, podría ser útil elegir un entrenador y un terapeuta y pedirles que trabajen juntos.

Resumen

Aunque el campo del entrenamiento aún está en desarrollo y no dispone todavía de una base de investigación que demuestre su efectividad como herramienta de intervención en adultos con TDA/H, muchos adultos hallan que tener un entrenador familiarizado con el TDA/H puede ser útil para sobrellevar los desafíos de la vida diaria. Los individuos que necesitan más información sobre el entrenamiento deberán consultar los recursos mencionados a continuación. Debido a que existe una gran necesidad de investigaciones que evalúen la efectividad del entrenamiento para el TDA/H, se anima fuertemente a los entrenadores y otros profesionales a que realicen estudios sobre esta forma emergente de apoyo para quienes deben encarar los desafíos relacionados con el TDA/H.

martes, enero 19, 2010

Dr. Thomas E Brown


Modelo del Trastorno de Déficit de Atención desarrollado por el Dr. Brown

Dr. Brown ha dedicado su trayectoria profesional a estudiar el Trastorno de Déficit de Atención y el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDA/TDAH).

Basándose en más de 25 años de entrevistas e investigaciones con niños, adolescentes y adultos que presentan TDA o TDAH, Dr. Brown ha desarrollado un extenso modelo para describir las complejas funciones cognitivas que se ven afectadas por esta perturbación. Este modelo describe las funciones ejecutivas, el sistema de manejo cognitivo del cerebro humano.

Aunque el modelo muestra seis conjuntos separados, estas funciones se desempeñan juntas continuamente, por lo general con rapidez y de forma inconsciente, para ayudar a cada individuo a manejar muchas de las tareas de la vida diaria. Las funciones se presentan en sus formas básicas en los niños pequeños y gradualmente se hacen más complejas a medida en que el cerebro madura a lo largo de la niñez, la adolescencia y la primera fase de la edad adulta.

Todo el mundo presenta fallas ocasionales en sus funciones ejecutivas. Sin embargo, los individuos con TDAH experimentan mayor dificultad en el desarrollo y uso de estas funciones que la mayoría de las personas de la misma edad y nivel de desarrollo. No obstante, incluso los individuos con un severo TDAH usualmente tienen algunas actividades en las que las funciones ejecutivas funcionan muy bien.

¡No hay que desanimarse!

Una persona puede tener una dificultad crónica con síntomas de TDAH en la mayoría de las áreas de la vida, pero cuando se trata de algunos intereses especiales como practicar un deporte o disfrutar videojuegos, hacer algo artístico o edificaciones con lego, no da muestras de los síntomas del TDAH. Este fenómeno de “puedo hacer esto aquí, pero no en la mayoría de los otros lugares” podría hacer suponer que el TDAH es un problema simple de falta de fuerza de voluntad; pero no es así. Estas fallas de las funciones ejecutivas usualmente se deben a problemas congénitos en la química del sistema que maneja el cerebro.

Utilizando métodos de entrevistas clínicas, Dr. Brown estudió a niños, adolescentes y adultos diagnosticados con el TDAH según los criterios de DSM. Comparó las descripciones que ellos hacían de sus problemas con las descripciones de los controles normales. Las comparaciones entre las personas diagnosticadas con TDAH y las muestras no clínicas en cada grupo de edad arrojaron informes de fallas que pueden ser reconocidas en seis conjuntos de este modelo de funciones ejecutivas.

Activación: organizar las tareas y materiales, estimar tiempo, establecer prioridades de las tareas e iniciar la actividad.

Los pacientes con el TDAH describen una dificultad crónica con excesiva dilación. A menudo aplazan el iniciar una tarea, incluso una actividad que reconocen como algo muy importante para ellos, hasta el último minuto. Es como si no pudieran empezar y sólo lo hacen cuando perciben la tarea como algo de aguda emergencia.

Foco: centrarse, conservar la atención, mantenerse concentrado en las tareas. Algunos describen sus dificultades para mantener la atención como lo que sucede cuando tratan de escuchar la radio de un automóvil mientras se alejan de la estación y la señal comienza a perderse: se capta algo de ella y se pierde parte de la misma. Dicen que se distraen fácilmente no sólo por las cosas que suceden a su alrededor, sino por sus propios pensamientos. Además, concentrarse en leer es algo difícil para muchos de ellos. Generalmente entienden las palabras cuando las leen, pero a menudo tienen que releer una y otra vez para poder captar el significado cabalmente y recordarlo.

Esfuerzo: regular el estado de alerta, mantener el esfuerzo y procesar la velocidad. Muchas personas con TDAH indican que pueden realizar proyectos de corto plazo, pero enfrentan mucha más dificultad a la hora de ejecutar un esfuerzo sostenido durante largos períodos de tiempo. También se les dificulta concluir las tareas a tiempo, especialmente cuando les piden que redacten un texto expositivo. Un gran número de pacientes experimenta una dificultad crónica en cuanto a la regulación del sueño y la vigilia. A menudo permanecen despiertos hasta tarde porque no pueden “apagar” sus mentes. Una vez dormidos, frecuentemente duermen como muertos y tienen grandes dificultades para levantarse por la mañana.

Emoción: manejar la frustración y controlar las emociones. Aunque el DSM-IV (clasificación internacional de los trastornos mentales) no reconoce ningún síntoma relacionado con el manejo de las emociones como un aspecto del TDAH, muchas personas con este desorden dicen experimentar dificultades crónicas con relación al manejo de la frustración, la ira, la ansiedad, la desilusión, el deseo y otras emociones. Hablan como si estas emociones se apoderaran de su pensamiento así como los virus de computadoras invaden un PC, lo que les hace imposible prestar atención a cualquier otra cosa. Les resulta sumamente difícil poner las emociones en perspectiva, colocarlas en la trastienda de la mente y proseguir con lo que necesitan hacer.

Memoria: usar la memoria funcional y tener acceso al recuerdo. Con frecuencia, las personas con TDAH señalan que poseen una memoria adecuada o excepcional para cosas que ocurrieron mucho tiempo atrás, pero experimentan grandes dificultades a la hora de poder recordar dónde acaban de poner algo, lo que alguien les dijo un minuto atrás o qué estaban por decir. Pueden describir cierta dificultad para tener una o varias cosas “en línea” mientras atienden otras tareas. Además, las personas con TDAH a menudo se quejan porque no pueden extraer información que tienen en la memoria cuando la necesitan.

Acción: hacer seguimiento de la propia acción y controlarla. Muchas personas con TDAH, incluso aquellas sin problemas de comportamiento hiperactivo, notifican problemas crónicos a la hora de controlar sus acciones. A menudo son demasiado impulsivas en lo que dicen o hacen, así como en su forma de pensar, por lo que llegan muy rápidamente a conclusiones erróneas. Las personas con TDAH también dicen experimentar problemas cuando desean hacer un seguimiento del contexto en el cual están interactuando. No logran advertir cuándo los demás se sienten desconcertados, heridos o contrariados por lo que ellas acaban de decir o hacer, y por lo tanto no alteran su comportamiento en respuesta a circunstancias específicas. Asimismo, muchas veces dicen experimentar dificultades crónicas cuando desean controlar el ritmo de sus acciones: desacelerarse o acelerarse según lo necesiten para tareas específicas.

La mayoría de los niños, adolescentes y adultos con TDAH dicen experimentar estas seis clases de deterioro de manera crónica, a un grado notablemente mayor que las personas sin TDAH. Estas clases no son categorías mutuamente excluyentes; tienden a coincidir en parte y a menudo son interactivas. Las Funciones Ejecutivas que presentan deterioro en los casos de TDAH son complejas y multifacéticas.

Este modelo se explica detalladamente en el nuevo libro del Dr. Brown, Attention Deficit Disorder: The Unfocused Mind in Children and Adults (Trastorno de Déficit de Atención: la falta de concentración en niños, adolescentes y adultos), publicado por la Yale University Press en septiembre de 2005.

El deterioro de las funciones ejecutivas se puede evaluar mediante las Escalas del Dr. Brown para el Trastorno de Déficit de Atención, que son escalas de puntaje estandarizadas para niños, adolescentes y adultos. Estas escalas, que son utilizadas tanto en escuelas y clínicas como por parte de médicos y especialistas en salud mental en todos los Estados Unidos, además de otros países, y los manuales que explican su uso e interpretación, son publicados por PsychCorp, la compañía que también publica las Escalas Wechsler para evaluar el coeficiente intelectual y la memoria.

Haga clic aquí si desea más información sobre las Escalas de TDA del Dr. Brown y herramientas de evaluación relacionadas.

Bienvenidos a la página web del Dr. Thomas E Brown: http://www.DrThomasEBrown.com

La página web ofrece una nueva visión del Trastorno de Déficit de Atención

Posponer actividades frecuentemente, necesidad de presión intensa para comenzar actividades, dificultad en manejo de prioridades, distracción a la orden del día, pérdida de foco frecuente, frustración y productividad muy inconsistente, son algunas de las características que presentan las personas con Trastorno de Déficit de Atención (TDA) y Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Hace más de 100 años se identificaron estas perturbaciones. Hoy en día, muchas veces se cae en el error de considerarlos un problema de conducta.

Pero ¿es realmente un problema conductual? Muchas personas con TDA y TDAH no sufren tanto de problemas de comportamiento como de problemas crónicos al momento de concentrar la atención, organizar su trabajo, perseverar en sus iniciativas y utilizar su memoria de corto plazo.

¡Es hora de considerar el Trastorno de Déficit de Atención desde un nuevo punto de vista!

Este sitio web ofrece una nueva perspectiva de este desorden, basada en la investigación clínica y neurocientífica actuales. Presenta un modelo que considera el TDA y el TDAH básicamente un problema de las funciones ejecutivas, es decir, el sistema de dirección del cerebro. Describe cómo un niño o adulto con TDA/TDAH puede concentrarse muy bien en unas pocas actividades que le interesen intensamente, aunque sea incapaz de concentrarse adecuadamente en la mayoría de las demás tareas de la vida. Además, explica cómo estos trastornos a menudo parecen debilidad de la fuerza de voluntad, ¡aunque están muy lejos de serlo!

Lea una explicación sobre el nuevo modelo del Dr. Brown sobre el TDA
Lea extractos de su nuevo libro, Trastorno de Déficit de Atención: La mente desenfocada en niños y adultos

Lea un resumen de la biografía del Dr. Brown

Información para profesionales:

Extractos del libro de texto y éxito de ventas sobre el TDA y co-morbilidades

Información sobre las Tablas de Evaluación y Formularios de Diagnóstico del TDA

Archivos en PDF de artículos útiles sobre el TDA que usted puede descargar

Sumarios de investigaciones sobre diagnóstico y medicación en casos de TDA y TDA con alto coeficiente intelectual
Información para pacientes y familiares:

Video clips del Dr. Brown en conversaciones de mesa redonda sobre el TDA

Descripción de los servicios del Dr. Brown para pacientes y sus familiares, talleres y conferencias

Lista de libros recomendados y temas relacionados con el TDA

Links a otras páginas web que ofrecen información útil sobre el TDA

Ahora disponible en edición de bolsillo

Un libro del Thomas E. Brown, Ph.D.

Trastorno de Déficit de Atención:
La mente desenfocada en niños y adultos

(Yale University Press) (Haga click aquí para obtener más información sobre este libro)

“El libro de Brown es profundo y compasivo. Considérelo una lectura esencial si le preocupa un niño o un adulto que pueda estar enfrentando dificultades con este síndrome.”
The Baltimore Sun

“Este libro inteligente explica el TDAH mejor que cualquier otro libro en tiempos recientes. Es una lectura obligatoria para cualquiera que se interese en el TDAH, por motivos personales o profesionales.”
ADDitude Magazine

“El libro más reciente de Tom Brown… desafía nuestra definición actual de TDAH… y proporciona una estructura muy clara para definir y comprender este complejo conjunto de funciones cerebrales que a menudo están deterioradas en las personas que sufren de TDAH.”
Journal of Attention Disorders

Si desea información sobre cómo comprar este libro:
Desde Estados Unidos, haga click aquí
Desde el Reino Unido y otros países europeos, haga click aquí
Para otros pedidos internacionales, haga click aquí

 

Quizás también le interese:

Publicado: 23 mayo, 2014 en Sin categoría

lunes, noviembre 19, 2007

 

TDAH es la sigla con la que se conoce el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Anteriormente, el TDAH se denominaba trastorno por déficit de atención, o TDA. En el año 1994, se le puso el nombre de TDAH. El término TDA aún se utiliza, para describir un tipo de trastorno que no incluye hiperactividad.
El TDAH es un trastorno médico que afecta la capacidad de una persona para sentarse quieta, concentrarse y prestar atención. Las partes del cerebro que controlan la atención y la actividad presentan algunas diferencias en las personas que sufren de TDAH. Esto significa que probablemente presenten problemas para concentrarse en algunas tareas y temas, o que parezcan sobreexcitadas, que actúen de manera impulsiva y se metan en problemas.
Síntomas y señales de TDAH
Aunque el TDAH comienza en la infancia, en ocasiones no se diagnostica hasta la adolescencia; y en algunos casos, recién se diagnostica cuando la persona es adulta.
Si bien el TDAH es una categoría amplia que cubre diferentes elementos ?atención, actividad e impulsividad? puede revelarse de diferentes maneras en distintas personas. Algunos de los indicadores de TDAH son los siguientes:
dificultad para prestar atención o mantener la concentración en una tarea o actividad,
problemas para finalizar las tareas en la escuela o en el hogar, y tendencia a saltar de una actividad a otra,
problemas para concentrarse en las instrucciones y dificultades para seguirlas,
perder u olvidarse de las cosas; por ejemplo, de la tarea,
distraerse con facilidad, aun cuando se está haciendo algo entretenido,
problemas para prestar atención a los detalles o cometer errores por descuido,
problemas para organizar tareas y actividades,
dificultad para esperar turno,
interrumpir o molestar a otras personas,
responder impulsivamente antes de terminar de escuchar las preguntas que se les formulan,
juguetear con las manos o los pies, o moverse cuando están sentados,
estar inquieto,
hablar demasiado o tener problemas para realizar actividades en silencio.
Cuando los problemas más serios se relacionan con la atención, la concentración y la organización (en otras palabras, cuando una persona no presenta signos de hiperactividad), los médicos utilizan el término “TDA”. Cuando los problemas incluyen el movimiento constante, la interrupción y las respuestas impulsivas, se trata de TDAH.
Por supuesto, es normal dormirse como un tronco en una clase aburrida, saltar de un tema a otro en una conversación u olvidar la tarea en la mesa de la cocina cada tanto. Pero a las personas que sufren de TDAH les cuesta tanto concentrarse y controlar su comportamiento que sus emociones y su desempeño en la escuela y en otros aspectos de su vida se ven afectados. De hecho, el TDAH suele considerarse un trastorno del aprendizaje porque puede interferir mucho en la capacidad de una persona para estudiar y aprender.
En ocasiones, los síntomas del TDAH se vuelven menos graves a medida que la persona crece. Por ejemplo, los expertos creen que es probable que el aspecto hiperactivo del trastorno disminuya con la edad, aunque los problemas con la organización y la atención suelen perdurar. Si bien algunas personas “superan” los síntomas, más de la mitad de todos los niños con TDAH continúan mostrando indicios del trastorno en la juventud.
¿Cuáles son las causas del TDAH?
Los médicos e investigadores aún no están totalmente seguros de por qué algunas personas sufren de TDAH. Las investigaciones demuestran que el TDAH es probablemente genético y que, en algunos casos, se hereda. Los científicos también están analizando otros elementos que podrían estar ligados al TDAH. Por ejemplo, es posible que el TDAH sea más común en niños prematuros. También es más común en los niños que en las niñas.
Los médicos saben que el TDAH es provocado por cambios en las sustancias químicas del cerebro denominadas neurotransmisores. Estas sustancias químicas contribuyen a la transmisión de mensajes entre las células nerviosas del cerebro. El neurotransmisor llamado “dopamina”, por ejemplo, estimula los centros de atención del cerebro. Por lo tanto, es probable que si una persona tiene bajas cantidades de esta sustancia química, muestre síntomas de TDAH.
El TDAH afecta hasta a un 8% de la población. Por lo tanto, si en tu grado de la escuela hay 100 niños, hasta ocho de ellos pueden sufrir de TDAH.
¿Cuál es el tratamiento para el TDAH?
Dado que no existe una cura para el TDAH, los médicos ayudan a los pacientes a manejar los síntomas de un modo más eficaz. Debido a que algunas personas tienen más problemas con el aspecto de la atención de esta afección, mientras que otras presentan más problemas con el aspecto de la actividad, los médicos adaptan su tratamiento a los síntomas de cada paciente. Esto significa que cada persona con TDAH puede recibir un tratamiento diferente.
Los médicos suelen seguir lo que se denomina un enfoque multimodal para tratar el TDAH. Esto significa que utilizan varios métodos de tratamiento para un paciente, tales como medicación, terapia familiar e individual, y cambios en la escuela para abordar estilos de aprendizaje particulares.
Algunos medicamentos ayudan a las personas con TDAH porque mejoran su atención y concentración, y reducen la impulsividad y la hiperactividad que se asocia con el TDAH. Las personas que sufren de TDAH solían tomar medicamentos varias veces al día, pero actualmente, existen varios medicamentos que se pueden tomar una vez al día, por la mañana. Los científicos trabajan de manera constante para desarrollar nuevos medicamentos para este trastorno. Puedes conversar sobre las opciones de tratamiento con tu médico, pero sigue siempre las instrucciones del médico sobre dosificación. Si has estado tomando medicinas para el TDAH desde niño, es probable que tu médico realice ajustes en tu medicación de acuerdo con los cambios en tus síntomas a medida que creces.
La terapia familiar ayuda a tratar el TDAH porque mantiene a los padres informados y les muestra maneras de trabajar con sus hijos para ayudarlos. La terapia familiar también ayuda a mejorar la comunicación dentro de la familia y a resolver problemas que surgen entre los adolescentes y sus padres en el hogar. La terapia individual ayuda a los adolescentes con TDAH a comprender mejor su comportamiento y a aprender técnicas para salir adelante. En ocasiones, la terapia grupal ?en la que muchos adolescentes con TDAH trabajan juntos en un grupo? ayuda a aprender técnicas para sobrellevar el trastorno yLas escuelas también participan para ayudar a las personas con TDAH. Las escuelas pueden realizar cambios que les permitirán a los estudiantes con TDAH aprender de un modo que se adapte mejor a sus necesidades. La escuela ayudará a desarrollar un plan adecuado para cada adolescente.
Las personas que sufren del TDAH también pueden presentar otros problemas, como depresión, ansiedad o dificultades en el aprendizaje (como la dislexia), que requieren tratamiento. También pueden presentar un mayor riesgo de fumar o utilizar drogas, en especial si el TDAH no recibe un tratamiento adecuado. Es por eso que el diagnóstico y el tratamiento adecuados son cruciales para mejorar la vida de las personas con TDAH.
Si tú o alguien que conoces tiene TDAH
La mayoría de los adolescentes con TDAH son diagnosticados de niños, pero algunas personas no son diagnosticadas hasta llegar a la adolescencia o incluso a etapas posteriores de la vida. Es normal sentirse abrumado, asustado o hasta enojado con un diagnóstico de TDAH. Éste es uno de los aspectos en los que la terapia puede ayudarte. Hablar de estos sentimientos y enfrentarlos suele simplificar el proceso.Si tienes TDAH, es posible que no te des cuenta de que te estás comportando de una manera diferente a la de los demás; simplemente, haces lo que te surge naturalmente. En algunos casos, esto puede provocar problemas con personas que no comprenden o no conocen tu afección. Por ejemplo, es posible que digas lo que piensas frente a a aprender a llevarse mejor con otros, si esto ha sido un problema.
Las escuelas también participan para ayudar a las personas con TDAH. Las escuelas pueden realizar cambios que les permitirán a los estudiantes con TDAH aprender de un modo que se adapte mejor a sus necesidades. La escuela ayudará a desarrollar un plan adecuado para cada adolescente.
Las personas que sufren del TDAH también pueden presentar otros problemas, como depresión, ansiedad o dificultades en el aprendizaje (como la dislexia), que requieren tratamiento. También pueden presentar un mayor riesgo de fumar o utilizar drogas, en especial si el TDAH no recibe un tratamiento adecuado. Es por eso que el diagnóstico y el tratamiento adecuados son cruciales para mejorar la vida de las personas con TDAH.
Si tú o alguien que conoces tiene TDAH
La mayoría de los adolescentes con TDAH son diagnosticados de niños, pero algunas personas no son diagnosticadas hasta llegar a la adolescencia o incluso a etapas posteriores de la vida. Es normal sentirse abrumado, asustado o hasta enojado con un diagnóstico de TDAH. Éste es uno de los aspectos en los que la terapia puede ayudarte. Hablar de estos sentimientos y enfrentarlos suele simplificar el proceso.Si tienes TDAH, es posible que no te des cuenta de que te estás comportando de una manera diferente a la de los demás; simplemente, haces lo que te surge naturalmente. En algunos casos, esto puede provocar problemas con personas que no comprenden o no conocen tu afección. Por ejemplo, es posible que digas lo que piensas frente a alguien y que sientas que has ofendido o escandalizado a esa persona. Tal vez no comprendas por qué la gente se enoja contigo.
Aprender todo lo posible acerca de tu afección puede ser de gran ayuda. Cuanto más comprendas, más participación podrás tener en tu propio tratamiento. A continuación verás algunas de las cosas que puedes hacer en la escuela o en tu relación con otras personas:
Siéntate en el frente de la clase para limitar las distracciones.
Apaga el programa de correo electrónico, el de mensajes instantáneos y tu teléfono cuando estés realizando tu tarea u otra actividad que requiera de toda tu atención. Esto te ayudará a evitar las distracciones.
Habla abiertamente con tu maestra acerca de tu trastorno y trabaja con ella para asegurarte de estar aprendiendo de una manera que te sea útil. Por ejemplo, algunas escuelas permiten que quienes padecen TADH tengan más tiempo para realizar las pruebas. Algunos adolescentes pueden verse favorecidos con clases con un menor número de alumnos o con tutorías.
Utiliza herramientas que te ayuden a organizarte. Lleva una libreta para tomar nota de cuáles son tus tareas, incluye una lista de los libros y el material que deberás llevar a tu casa para realizarlas. Apunta las clases, las actividades extracurriculares y otras obligaciones en una agenda para no olvidarlas. Si utilizas una agenda, también podrás evitar tomar decisiones impulsivas sin la necesaria planificación: si programaste comenzar la tarea a las 4:30, sabrás que no es una buena idea ir con tu novia a ver una práctica de fútbol a las 4:00. Los hábitos de organización que desarrolles ahora te serán muy útiles en el futuro. Aun las personas que no sufren de TDAH descubren que necesitan de ellos cuando comienzan a trabajar; entonces, ¡estarás adelantado!
Haz mucho ejercicio. Los estudios comienzan a demostrar que el ejercicio puede ayudar a las personas con TDAH. Si te sientes acelerado durante la escuela, habla con tu maestra para tomar pequeños recesos en los que puedas realizar alguna actividad física. De esta manera, te resultará más fácil mantenerte concentrado en la clase. Toma frecuentes recesos para realizar actividad física cuando estés estudiando o haciendo tu tarea.

Practica técnicas de relajación y meditación para relajarte y concentrarte.
Hazle saber a tus amigos lo que está ocurriendo. A veces, cuando estamos con nuestros amigos, decimos cosas sin pensar y después lo lamentamos, o hacemos tonterías de manera impulsiva. Si te ocurre esto, dile a tus amigos que en ocasiones dices cosas sin pensar, discúlpate si heriste sus sentimientos e intenta tener más cuidado en el futuro.
Si sufres de TDAH, es natural que en ocasiones te sientas frustrado o incomprendido. Tal vez parezca que siempre pierdes tu tarea o que tienes dificultades para seguir las instrucciones de tus maestros, o quizá tengas problemas para entablar una amistad o llevarte bien con los demás integrantes de tu familia. Te será de ayuda aprender todo lo posible acerca del TDAH y buscar métodos que te permitan trabajar con todo tu potencial, tanto académica como socialmente. La buena noticia es que los médicos, los terapeutas y los maestros están constantemente aprendiendo más acerca del TDAH y comprenden mejor que nunca los desafíos que enfrentan las personas que lo padecen.

‘Terremotos y Soñadores”

 

La Fundación Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, se constituyó con el objet i vo de fortalecer un mayor conocimiento sobre el TDAH y así contribuir a una detección temprana del mismo, ya que creemos, solo así se pueden disminuir y evitar problemas sociales que normalmente acompañan a quien padece el trastorno.Tanto padres como docentes tenemos la responsabilidad de modelar el futuro de los niños, sabemos mucho sobre esta preciosa tarea y como padres nos sentimos orgullosos de ser los tutores que los ayudan a crecer. Algunos padres sienten perder todas sus energías, cuando a pesar de darle todo su amor, sienten que se van qu e b rando los lazos que los unen a sus hijos. Todo padre tiene el derecho de que este vínculo no se pierda, muchos no saben como y se sienten culpables.
Saber como nos tenemos que conducir ante un niño con TDAH ev i taría muchos problemas familiares y no se perderían años preciosos de la infancia de nuestros hijos.Las consecuencias de no tratar a un niño que padece TDAH, son muchas, pero la más importantees que el vínculo familiar se puede quebrar, cuidémoslo.Aún cuando nos mantenemos en la misma dirección, queremos fortalecer ciertos objetivos con el propósito final de llegar a las distintas poblaciones educativas y a todos los padres, demostrar estrategias efectivas e innovadoras a la solución de los problemas y que además puedan ser replicadas en otras comunidades. Aplicar cambios persiguiendo el objetivo de construir y consolidar un trabajo de red en el territorio nacional.Estamos diseñando cuidadosamente los pro gramas a realizar, los que iremos informando por diferentes medios, programas personalizados, estrategias educativas, integración escolar, prácticas específicas, etc. Las estrategias son herramientas útiles para desenvolverse eficientemente la vida diaria. La idea de entrenar a padres y docentes dándoles la posibilidad de vivir y afrontar con conciencia la compleja realidad humana, social, afectiva y psicológica de sus hijos o de sus alumnos y que deben además superar tra stornos de aprendizaje. Todos los proyectos estarán orientados a la comprensión de la dificultad del niño, al cambio y prevención de las recaídas, contarán con la asistencia técnica de expertos pro fesionales, la prioridad es que los mismos vinculen los tres elementos fundamentales, “Familia”, “Escuela”, “Persona” tomando en cuenta el ento rno en que viven.
El tema central de este número es la Neuropsicología y la Neuroeducación aunque presentados en distintos niveles de complejidad y a gusto de los más diversos lectores.El Dr. Rodrigo Chamorro Oschilewsky, dilecto amigo, nos trae un interesante trabajo “Inteligencia, diversidad cognitivo emocional: Un desafío para la familia y la escuela” en el que explora de manera amena y profunda la importancia de la neuro plasticidad en la educación.En la misma línea conceptual, pero con una óptica diferente, el Dr. Roberto M. Paterno y la Lic. Claudia Eusebio nos presentan una breve introducción a la neuroeducación en su artículo “Algunas perspectivas en Neuroeducación”.El suscri to junto con el Dr. Roberto Paterno presentaron en el Congreso Mundial de Autismo del año 2006 un trabajo sobre “Estrategias de habilitación en las áreas educativa y del comportamiento social en el niño con Síndrome de Asperger”, cuya versión escrita se presenta esta revista.En noviembre del año 2006 se realizó el Congreso de la Sociedad Nacional de Neuropsicología, en el mismo se presentó un trabajo de investigación sobre la medición de la impulsividad en pre – escolares. Tema de no poca relevancia por la falta de instrumentos al respecto y porque se trata de una presentación original, uno de los autores de la misma, el Lic. Mariano Scandar, reseña la misma en su artículo “La impulsividad cognitiva en la clínica neuropsicológica”.Hemos incluido un artículo sobre adultos “Coaching del TDAH en los Ad u l tos Orden en el Caos” de la Dra. Doris Ryffel – Rawa k, especialista de la Repúlica Ori e n tal del Uruguay, con una larga experiencia profesional en Suiza. El título del artículo expresa cabalmente el cotenido, bellamente ilust rado por viñetas clínicas.Presentamos también la tercera parte de Preguntas Frecuentes sobre Tratamiento farmacológico. El Dr. Claudio Jehín, en este número aborda cuestiones sobre el uso de Metilfenidato de efecto prolongado.La sección de Guías, en este caso enfocada en consejos prácticos para afro n tar la problemática de los hermanos de los niños con TDAH .Merece un lugar especial la sección de Periodismo en TDAH. Usualmente en nuestra revista no tiene un lugar muy significativo. En esta edición, se presenta un nota intitulada “Adultos y TDAH: Chadd Confe rence – Chicago, Noviembre – Octubre 2006” que reseña la confe rencia del Dr. Russell A. Bark l ey. El Dr. Russell A. Barkley presen tó los que para él deberían ser los criterios diagnósticos del TDAH adulto en el futuro. La revista se cierra con las restantes secciones habituales.

FUENTE: Revista “TDAH Jornal ” Número 12

domingo, marzo 22, 2009

Los individuos que tienen TDA/H

 

 

 

Los individuos que tienen TDA/H exhiben conductas que a menudo son consideradas impulsivas, desorganizadas, agresivas, hipersensibles, intensas, emocionales o destructivas. Sus interacciones sociales con las demás personas en sus ambientes sociales: padres, hermanos, profesores, amigos, compañeros de trabajo, cónyuge/parejas, con frecuencia están plagadas de malos entendidos y mala comunicación.
Aquellos que padecen TDA/H tienen menos capacidad para controlar sus acciones y reacciones hacia los demás. Esto puede hacer que las relaciones sean muy tensas y frágiles.
El temario de esta sección aborda algunas de las relaciones y problemas particulares que afrontan los individuos que padecen TDA/H y las personas que forman parte de sus vidas.

Matrimonio y vida en común
El conflicto y la discordia son comunes en los matrimonios y relaciones en los que haya un individuo que tenga TDA/H no diagnosticado.
Debido a los déficits en la función ejecutiva, el control de la inhibición y los procesos de atención relacionados con el TDA/H, los individuos con TDA/H con frecuencia son olvidadizos, desorganizados, distraídos, irresponsables, no se comunican bien y sus reacciones emocionales son exageradas.
Además, si no se diagnostica el TDA/H, ninguno de los integrantes de una pareja cuenta con un contexto para comprender estas características y dichos comportamientos pueden suscitar reacciones negativas e imputaciones de culpabilidad por parte del integrante que no padece TDA/H.
El integrante de la pareja que no padece TDA/H podría interpretar los problemas de comunicación, los arrebatos emocionales y la falta de cumplimiento de los compromisos como signos de que a aquel que padece TDA/H no le importa o no ama al adulto que no lo padece.
De la misma manera, el adulto con TDA/H no diagnosticado no entiende lo que sucede y culpa a la personas amadas para proteger su propia autoestima.
Ambos sacan conclusiones negativas sobre los motivos y el comportamiento del otro, lo que fomenta conflictos interminables, patrones de comunicación negativos y métodos ineficaces de resolución de conflictos, lo que con el tiempo amenaza la relación.
Las responsabilidades adicionales del hogar y de los hijos abruman más las funciones ejecutivas del cerebro del adulto que padece TDA/H.
Comportamientos relacionados con el TDA/H que más afectan las relaciones:
No recordar que se le han dicho cosas
Decir cosas sin pensar
Distraerse en medio de las conversaciones
Tener problemas para sobrellevar la frustración
Tener dificultad para comenzar una tarea
Subestimar el tiempo necesario para completar una tarea
Dejar las cosas en desorden
No terminar los proyectos del hogar.
La resolución y la sanación comienzan cuando la pareja comienza a separar el trastorno del individuo. Es posible que el individuo con TDA/H necesite procurar una evaluación y/o tratamiento por parte de un profesional de la salud mental. La terapia de pareja o marital también podría ser útil.

miércoles, diciembre 29, 2010

La diferencia entre adultos y la infancia TDAH

 

La diferencia entre adultos y la infancia TDAH Publicado por: Sarah
Labdar

Para cualquier padre, es difícil aceptar que su hijo tiene una
enfermedad o trastorno. La culpa, la ira y la frustración son
reacciones normales. Sin embargo, la negación juega otro papel en
alguna incapacidad de los padres para determinar las acciones de sus
hijos o más bien los síntomas. Cuando los padres, maestros o adultos
despedir a los síntomas de su hijo para la hiperactividad típicas de
la infancia o la distracción, que se están perdiendo una parte
fundamental de cuidar por el bienestar de sus hijos. No todos los
niños experimentan todos los síntomas del TDAH por lo tanto los padres
pueden etiquetar a su hijo como un elemento perturbador o soñador si
muestran una incapacidad para concentrarse en la escuela. Sin embargo,
incluso uno de los síntomas puede llevar a un diagnóstico y debe ser
tomado en serio. Algunos niños pueden ser capaces de compensar sus
síntomas debido a un mayor nivel intelectual. A medida que la edad la
edad adulta puede agravar sus síntomas debido a una mayor
responsabilidad y una mayor demanda de capacidad de organización.
Aunque el diagnóstico de este trastorno en la infancia, da a la gente
más tiempo para educar, aprender y administrar su TDAH, el diagnóstico
de adultos requiere la misma educación, el apoyo de familiares y
amigos y la creatividad para manejar sus síntomas.

Mientras que los síntomas del TDAH son similares en el TDAH en niños y
adultos, su aparición se presenta de manera muy diferente. Cada
individuo tiene un conjunto único de los síntomas y no todos los
síntomas son necesarios para el diagnóstico de este trastorno. Falta
de concentración, hiperactividad, distracción, impulsividad e
inquietud son las principales características del TDAH. Adultos los
síntomas del TDAH principales incluyen dificultad para concentrarse o
enfocar hiper, desorganización y falta de memoria, impulsividad,
dificultades emocionales, y la inquietud. Los adultos son mucho menos
propensos a ser hiperactivos que los niños, sin embargo, está incluido
en la sintomatología. Si se deja sin tratar y diagnosticar el TDAH
adulto puede llevar a problemas en todos los ámbitos de la vida,
física, mental, laboral, financiera, y las relaciones.

Los adultos que sufren de TDAH suelen tener problemas para
concentrarse, la concentración o permanecer en la tarea. Cada día las
tareas son aburridas que llevan a cabo la zonificación o distracción
extrema. Es difícil prestar atención o concentrarse en la tarea en
cuestión. Los adultos con TDAH de completar las tareas de lucha,
especialmente si son tareas sencillas. Los detalles se nos escape
fácilmente los errores que causan o trabajo incompleto y su capacidad
para escuchar verdaderas causas una incapacidad para seguir
instrucciones o recordar lo que se requiere de ellos. Por otra parte,
algunos adultos con TDAH tienen el problema opuesto. Se convierten en
hiper centrado en tareas específicas. Llegan a ser tan absorto en lo
que están haciendo porque es estimulante, emocionante o gratificante.
Pueden olvidarse de tiempo, espacio o lugar. Ellos completamente
sintonizar el mundo que les rodea. Esta es su manera de hacer frente
al caos, lo que les rodea en el día a día. Aunque, en algunas
circunstancias, esto es una buena manera de lograr algo, que
normalmente hace que la persona a olvidar citas, fechas, horas, fechas
límite y, finalmente, otras cosas que tienen que hacer.

La mayoría de las veces un adulto con TDAH tiene un tiempo duro con la
organización. La desorganización es causado por el caos que les rodea.
Ellos sienten que su vida está fuera de control para la organización
es muy difícil de mantener. Esto incluye su casa, coche, y la sala,
que normalmente sucia y desordenada. Además, esta persona generalmente
tiene un problema con el olvido. Ellos dilatar y están crónicamente
tarde a las citas (si es que siquiera se presentó en todos), las
cuentas, los compromisos y plazos. proyectos de inicio y terminación y
las tareas son muy difíciles. Debido a que postergar las que
normalmente no se dan el tiempo suficiente para completar una tarea.
Además de que constantemente perder o extraviar las cosas, lo que
provoca incapacidad para concentrarse en la tarea a mano.

Los adultos con TDAH suelen ser muy impulsivo y tiene problemas para
sí impide la realización de estas conductas. Normalmente tienen un
control pobre del uno mismo, porque su vida es tan caótica, por lo que
es imposible que se contienen de comentar, interrumpir, impulsivamente
pensamientos o sean inadecuadas. Los adultos con TDAH tienen
dificultad para comportarse de una manera socialmente apropiada.
Actúan sobre lo que piensan sin ningún tipo de desprecio por lo que
están diciendo o haciendo. Actúan de forma espontánea sin ninguna
consideración por las consecuencias que puede obtener elm en
problemas.

Porque la mayoría de las personas que sufren de TDAH han sufrido con
él durante toda su vida que tienen profundas raíces sentimientos de
vergüenza, frustración, desesperanza, desilusión, pérdida de confianza
y bajo rendimiento. Esto conduce a problemas emocionales en las
relaciones con amigos, familiares y socios. Son fácilmente frustrados
e irritados. A pesar de que las rabietas son más reconocidos en los
niños, los adultos con TDAH tienen problemas para lidiar con la
frustración y el estrés y puede tener cambios de humor muy violento, y
temperamento explosivo. . Ellos son muy hipersensibles a la crítica,
lo que conduce a la falta de motivación. La mayoría de adultos con
TDAH tienen baja autoestima y son muy inseguro.

Hiperactividad en adultos con TDAH se presenta más como inquietud, en
lugar de hiperactividad. Los adultos con TDAH tienden a aburrirse
fácilmente lo que lleva a tomar riesgos, dificultad para permanecer
sentado, y el deseo constante de la atención y la emoción. Tienen una
agitación interior que conduce a pensamientos acelerados, hablar
excesivamente, constante inquietud y tratando de hacer un millón de
cosas a la vez.

Los adultos que sufren de TDAH y no reciben tratamiento tienen más
probabilidades de tener tendencias adictivas. Esto puede llevar a
comer compulsivamente, abuso de sustancias, la deuda y el gasto
impulsivo. Sin la comprensión y la gestión va a ser difícil para las
personas a mantener un trabajo o tener relaciones significativas. La
baja autoestima siempre jugará un papel en la severidad de sus
síntomas, sin embargo, con el apoyo adecuado, los adultos con TDAH
puede conducir productivo y una vida activa.
Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?

 

A veces, tenemos experiencias que nos hacen aprender reacciones emocionales dañinas o dolorosas. Por ejemplo, si una persona tiene un accidente de tráfico y aunque no se hiere se asusta mucho, puede que la próxima vex que suba a un coche se sienta muy ansioso, con un gran miedo. Ha aprendido una fobia a conducir. Otras veces en realidad la mayoría, el proceso de aprendizaje es más lento.

Un psicólogo Cognitivo-Conductual es un experto en aprender y desaprender. La terapia consiste en enseñar una serie de técnicas y estrategias psicológicas probadas científicamente para que la persona afronte su problema emocional y lo maneje hasta eliminarlo. El psicólogo es un entrenador y la terapia es un proceso de entrenamiento o reaprendizaje donde se elimina el resultado de malas experiencias.

Desde un punto de vista metodológico, la terapia Cognitivo-Conductual es una disciplina científica. La eficacia de las técnicas o la veracidad de los modelos, no se basan en escritos u opiniones más o menos brillantes o creativas, sino en datos experimentales.

Fuente: http://www.tdahvalles.org/que-es-la-terapia-cognitivo-conductual/#top

domingo, diciembre 26, 2010

El Administrador de TDA

 

Muchas personas se consideran a favor, o promovidos a puestos de dirección debido a su capacidad de pensar y reaccionar rápidamente, y en el entorno actual de negocios de ritmo rápido, esto es claramente una ventaja.

Un empleado con trastorno de déficit de atención (TDAH o [por Déficit de Atención e Hiperactividad] puede sobrevivir durante años en el mundo empresarial a pesar de la desventaja de esta condición conlleva.

No todos los proyectos cuenta con el lujo de ser de largo alcance con hitos periódicos, sin embargo, incluso con estos activos, no todos los gerentes tienen la capacidad o el interés en que estos proyectos hasta el final.

AGREGAR

ADD, o trastorno por déficit de atención, se describe un conjunto de comportamientos caracterizados principalmente por una incapacidad para concentrarse o enfocarse. Con frecuencia un nivel de hiperactividad, e impulsividad también está presente. Normalmente, el ADD (o más exactamente, el TDAH [Déficit de Atención e Hiperactividad]) que sufre se distrae fácilmente y tiene dificultad para ver una tarea hasta su finalización.

Aunque muchos de estos gestores de TDA son diagnosticados y otros no. Algunos añaden gerentes cambian de trabajo con tanta frecuencia que sus deficiencias no pueden ser reconocidos. Además, a corto plazo entorno actual de negocios días hace aún más difícil de detectar a estos individuos. “Obtener este hecho”, “ver que esto se maneja,” o incluso “necesito esta noche!” se abstiene común.

Aunque el número de enfermos de TDAH escapar de etiquetado, un número creciente de niños, jóvenes, e incluso los adultos maduros se diagnostican ser. Qué implicaciones tiene esto para los negocios?

El problema estructural

Si bien los administradores TDA pueden ser competentes y valorados dentro de su organización, sin la ayuda que por lo general no son material de Gestión Ejecutiva. Incluso los mandos medios deben centrar su atención en las tareas que nos ocupa, y planear, y organizar por lo menos para los plazos futuros. Y, cuanto más arriba en la cadena de mando que vaya, el más largo alcance el punto de vista. La alta dirección, cuando están funcionando más efectivamente, tienen un largo alcance, mentalidad estratégica. Ellos son responsables de la organización para la supervivencia, el éxito y la ventaja competitiva. Tienen que examinar el ambiente externo y estar preparados para generar planes y orientaciones que dará lugar a la organización a un futuro mejor. Estas tareas no son bien acogidos por una persona con síndrome de TDAH.

Las consecuencias potenciales

El Administrador de ADD, o particularmente Ejecutivo, puede causar estragos en una organización. Su incapacidad para prestar atención suficiente a los detalles, las prioridades y los retos de la empresa puede aumentar el riesgo y poner en peligro la entidad. Con frecuencia hay un reconocimiento tácito de estas dificultades y los gerentes clave y empleados o subordinados de confianza tratará de compensar las debilidades del Administrador de ADD.

Cuáles son las soluciones?

Como en toda inquietud sobre el comportamiento, en realidad hay sólo un número limitado de opciones prácticas. Algunos de los más sencillos y eficaces:

1) Sea realista en la identificación de problemas de comportamiento y preocupaciones

2) Reconocer y aprovechar las ventajas AÑADIR administradores (por ejemplo, energía, alta y entusiasmo, tal vez la creatividad y la intuición).

3) Tenga cuidado de no “diagnosticar,” dejar esto a los expertos.

4) Hacer arreglos realistas para el Administrador de ADD.

5) Tenga en cuenta que rodea el Administrador de ADD con un grupo de apoyo de personas que pueden hacerse cargo de algunos de los proyectos más importantes funciones.

6) Fomentar la delegación por el complemento Administrador de ciertas tareas y responsabilidades a los subordinados competentes.

7) Vigilar de cerca el desempeño del Administrador de ADD y evaluar su esfera de influencia de acuerdo con su grado de compromiso y limitaciones.

8) Ayuda a la Gerente de ADD en la obtención de la terapia o tratamiento, y / o de intervención de comportamiento para aliviar los síntomas, si así lo desea / se indica, y según proceda.

El “resultado final”

La gestión empresarial es un campo complejo y exigente, y cada uno tiene sus fortalezas y debilidades. El gerente tiene que ser visto como un ser humano total, con fortalezas y debilidades, desafíos y oportunidades. Localizar, desarrollar y retener el mejor talento requiere que aceptemos cada gerente con todos los de su singularidad. Siempre que las deficiencias y limitaciones de rendimiento de impacto, tenemos que trabajar con estas personas para ayudarles a mejorar.

Fuente: http://www.advice-business.com/es/consejos-1372388.htm

http://perlasdesalud.com/index.php/enfermedad/adhd/la-diferencia-entre-adultos-y-la-infancia-tdah-publicado-por-sarah-labdar-3

martes, diciembre 14, 2010

“El trastorno de déficit de atención tiene consecuencias brutales, puede arruinar la vida de un niño y su futuro”

 

Joseph Biederman Profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard



Firme defensor del uso de fármacos en casos de trastornos del déficit de atención e hiperactividad, este prominente especialista argentino que lleva décadas en EEUU alerta del peligro de no diagnosticar a tiempo esta enfermedad, la más común de las dolencias mentales en la infancia.


Biederman, presidente de los Programas de Investigación y Clínicos sobre la Psicofarmacología Pediátrica y el TDAH en Adultos del Hospital General de Massachusetts, pronunció ayer la conferencia magistral de la 44ª Reunión de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, que concluyó ayer en Baluarte. Caracterizado por hiperactividad, impulsividad e inatención, este trastorno afecta a entre 2.500 y 3.000 niños navarros, de los que sólo 500 están diagnosticados.

¿Cuáles son las causas de los trastornos de déficit de atención? ¿Se pueden considerar, de forma metafórica, una pandemia mundial?

La mayoría de los casos, hasta el 80% tiene raíz genética. Es un problema común, afecta a entre el 5% y el 10% de los niños, pero esto no significa que sea una epidemia. Lo que ocurre es que antes había una negación del problema y con el paso del tiempo se está reconociendo su existencia.

¿Se han producido avances decisivos en su investigación?

Queda mucho por investigar, pero en los últimos diez años ha habido una auténtica revolución científica con la explosión de la investigación de neuroimagen, documentación muy clara de qué centros cerebrales están afectados por el TDAH, y con estudios genéticos que han identificado varios genes de riesgo, es decir, personas con mutaciones que pueden vivir una vida normal pero con más peligro de padecer este problema. Tenemos esperanza de que haya nuevos avances.

Hoy en día ya no hay debate entre los médicos sobre si esta enfermedad existe.

No, ninguno.

Sin embargo todavía hay resistencia entre padres y médicos a aceptar el diagnóstico y medicar.

La postura de la sociedad es muy negativa a la hora de admitir problemas biológicos emocionales en los niños. Además, hay miedo al tratamiento, no sólo en los padres, sino también entre facultativos. La idea de medicar a un niño no es muy popular y muchos psiquiatras infantiles no tienen preparación para emplear medicinas. La mejor manera de evitar prescibir un tratamiento es decir que el niño no tiene nada.

¿Sería interesante contar con una prueba médica que confirmara el diagnóstico de forma irrefutable?

Hoy en día el diagnóstico es completamente clínico. Sería importante tener pruebas de laboratorio que lo confirmaran, sobre todo, en casos atípicos, cuando el niño no es muy hiperactivo, por ejemplo. Creo que en cinco o diez años tendremos algo en neuroimagen o genético. Ahora bien, los síntomas del TDAH, en general, son muy claros, están definidos y no requieren nada más sofisticado,

Si son tan obvios, ¿por qué hay tantos casos sin diagnosticar y se tarda hasta siete años en hacerlo?

No sé. Mi opinión es que esto se debe a los prejuicios de la sociedad respecto al tratamiento y de los enemigos de la psiquiatría infantil, que banalizan el problema. Los niños con TDAH y sin tratamiento no aprenden y baja su nivel intelectual 20 puntos. Lo que sabemos, según estudios de seguimiento, es que el trastorno tiene un pronóstico muy malo para la vida adaptativa del niño, tiene consecuencias brutales. Quiero recalcar que la oportunidad de aprender en la escuela es como un tren, sólo pasa una sola vez en la vida. Este trastorno arruina la vida.
¿Son tan graves las consecuencias en la vida adulta?
Terribles. Los adultos tienen problemas en el trabajo, los despiden porque no pueden concentrarse, si uno carece de educación las probabilidades de tener un buen trabajo son menores, la vida familiar también se ve afectada, con más divorcios y separaciones porque no prestar atención a la pareja tiene un precio muy alto, así como la vida social porque el paciente no puede concentrarse en las conversaciones. También corre riesgo de sufrir problemas con el alcohol, el tabaco y accidentes de automóvil, ya que conducen impulsivamente.
¿Se está diagnosticando en adultos?
Son casos de pacientes que tenían el trastorno de pequeños, porque el TDAH comienza en la niñez, pero no les fue diagnosticado. Durante muchos años se creyó que el problema desaparecía en la adolescencia cuando lo que ocurre es que en esta etapa los niños se vuelven generalmemt menos hiperactivos, aunque los problemas de inatención, de no concentrarse, continúan.

Es una enfemerdad que causa no sólo sufrimiento sino también perjuicios económicos.
Según mis estudios, la pérdida de sueldo en EEUU es de 10.000 dólares por año de promedio, 50.000 en caso de profesiones liberales. Tiene un coste en la fuerza trabajadora enorme. La persona con TDA pierde un mes por año de trabajo. El 50% de los pacientes está en paro.

¿Se pueden curar o prevenir?
No. Se puede identificar tempranamente y lograr así que el niño sea mejor estudiante y tenga más confianza en sí mismo. El tratamiento es sintomático y crónico.
Un niño al que se diagnostica este trastorno, ¿lo tendrá siempre?
No todos. Más de un 60% lo tendrán en la edad adulta y en el otro 40% remitirá, no sé sabe muy el porqué.
¿El tratamiento siempre es farmacológico?
Es el más potente, aunque algunos niños necesitan apoyo educativo y psicológico.
¿Son tan fuertes los medicamentos como para tenerles tanto miedo?

Hay que tener más miedo a la condición que al tratamiento. Las medicinas tienen que ser fuertes, si no no serían medicinas, pero son muy eficaces y seguras, no son peligrosas, aunque no son vitaminas, entiéndame. En este caso el beneficio es mucho más alto que el riesgo.
“En el caso de los TDAH el beneficio de que el niño tome medicación es más alto que el riesgo”

martes, diciembre 07, 2010

Hermanos de niños con TDAH

 

Fuente: Judy Kendall, La experiencia de los hermanos de niños afectados por el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD), Sistemas familiares.
La profesora Judy Kendall, de la Universidad de las Ciencias de la Salud de Oregon, realizó una investigación sobre La experiencia de los hermanos de niños afectados por el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Dice: ” los niños y adolescentes con TDAH corren el riesgo de sufrir una serie de problemas emocionales y sociales, entre los cuales cabe mencionar su bajo rendimiento escolar y laboral, hechos de violencia y delictivos, aumento de sus conductas riesgosas y suicidas, depresión, embarazos de muchachas adolescentes, adicciones, dificultades interpersonales y perturbación familiar”.

“Hasta hace poco, los efectos de enfermedades y discapacidades crónicas infantiles sobre los hermanos no afectados no habían sido objetos de amplios estudios, pero ciertos trabajos recientes revelaron que el impacto que ejerce un hermano o una hermana con una enfermedad crónica es heterogéneo, y abarca toda una gama de efectos tanto positivos como negativos. Entre los negativos se cuentan la mayor vulnerabilidad a la depresión, la angustia, las afecciones somáticas, el resentimiento, la culpa, la vergüenza y la agresión. Entre los positivos, el aumento de la autoestima, la autoafirmación, la empatía, la madurez, la entereza o resiliencia y la cohesión familiar”.

En el estudio de la profesora Kendall, los hermanos identificaron siete tipos de conductas perturbadoras atribuidas al TDAH: agresión (física, verbal, resistencia pasiva, actos autodestructivos); hiperactividad descontrolada; inmadurez emocional y social; deficiente rendimiento escolar y problemas de aprendizaje; conflictos familiares (con consecuencias para los individuos, el matrimonio de los padres y el desarrollo de la familia); malas relaciones con los pares; y relaciones dificultosas con la familia extensa.

“Los hermanos que parecieron sufrir los efectos más negativos eran los que vivían en familias en que el miembro con TDAH era un adolescente, o había más de un hijo o progenitor con TDAH , o en la que los niños y adolescentes con TDAH recurrían a una mayor agresión (física, verbal, resistencia pasiva y/o actos autodestructivos). Los hermanos que parecieron soportar mejor la situación vivían en familias en la que los niños con TDAH eran de menor edad y recurrían a un menor monto de agresión”…

“Según la pauta predominante de perturbación, el niño con TDAH hacía algo que requería la atención de los demás o los afectaba de algún modo. Las otras pautas surgidas en la familia como reacción a la convivencia con el niño con TDAH fueron: los hermanos menores irritaban el proceder perturbador del niño con TDAH ; los miembros de la familia, en especial los hermanos, se vengaban de éste o iniciaban una escalada de sucesos perturbadores; los esquemas de comunicación familiar se volvían inoperantes y en lugar de disminuir el problema lo incrementaban (gritos, peleas, conducta de evitación, negaciones, excusas, o dejar que el niño con TDAH “se pusiera loco”).

El resultado de todo ello era que para muchas de estas familias la perturbación pasaba a ser su modalidad habitual de vida y la convivencia familiar giraba a menudo en torno del niño que padecía el trastorno y sus comportamientos perturbadores, difíciles de abordar. Los hermanos señalaban que tenían que adaptarse en forma permanente a la perturbación, y destacaban los efectos negativos que esto tenía en ellos y en la vida familiar”.

El estudio concluye con la necesidad de seguir investigando el tema, y sugerir a las familias, con algún miembro con TDAH que soliciten asistencia familiar. Desde el punto de vista social tener en cuenta que este trastorno crónico va a requerir de las organizaciones educativas y sociales algunos cambios adaptativos

domingo, octubre 31, 2010

RECUERDA…

 

Recuerda que las personas que tienen TDAH son igual de inteligentes al resto de personas. Incluso, algunas personas sostienen que Albert Einstein tenía TDAH. En realidad, las personas con TDAH son generalmente muy creativas y arriesgadas.

http://www.childrenshospital.org/index_spanish.cfm

http://www.youngwomenshealth.org/tdah.HTML

TDAH : Fracaso escolar y social

 
 
 
 
Qué es el TDAH
Es un trastorno de causa poco clara, probablemente con la intervención
de factores genéticos y ambientales, en el que existe una alteración a
nivel del sistema nervioso central, manifestándose mediante un aumento
de la actividad, impulsividad y falta de atención, y asociándose con
frecuencia otras alteraciones.

El factor genético está demostrado, puesto que el TDAH es 5-7 veces
más frecuente en hermanos y 11-18 veces más frecuente en hermanos
gemelos. Se han descrito varios genes posiblemente implicados.

El TDAH es una de las causas más frecuentes de fracaso escolar y de
problemas sociales en la edad infantil.

Afecta a 3-5% de niños, es decir, uno por aula escolar, predominando
en varones con una proporción de 4 niños frente a 1 niña.

El TDAH afecta con la misma frecuencia a todas las razas y culturas,
pero es más diagnosticado en poblaciones con nivel cultural y
económico medio a alto, porque en ellas se identifica con más
frecuencia el impacto familiar, escolar y social del trastorno.

Manifestaciones de la enfermedad 

 

El Trastorno de Déficit de Atención con/sin Hiperactividad (TDAH)
generalmente se diagnostica en los primeros años de la enseñanza
primaria. Algunos síntomas, no obstante, están ya presentes antes de
los 7 años de edad, y con frecuencia persiste en la adolescencia y en
la vida adulta. Se diagnostica más frecuentemente en varones (en una
proporción aproximada de 4 chicos por cada chica). Los síntomas suelen
atenuarse a lo largo de la adolescencia y la vida adulta, sobre todo
la hiperactividad, y aunque en muchos casos aún persisten durante este
periodo, el paciente puede ir compensándolo.

El TDAH es un trastorno aún poco reconocido, por lo que menos de la
mitad de los pacientes afectados ha recibido un diagnóstico adecuado,
y aún dentro de éstos, pocos reciben el adecuado tratamiento. Ello
determina un impacto negativo muy importante tanto para el bienestar
del paciente como el de su familia. Un niño con TDAH que no recibe un
diagnóstico y/o un tratamiento correctos tiene altas probabilidades de
sufrir, a lo largo de su desarrollo, un notable deterioro de su
rendimiento escolar, de sus relaciones familiares y de su entorno
social. Y lo que es más grave, que dicho deterioro y sus consecuencias
se extiendan durante su vida adulta en forma de problemas laborales,
dificultades de pareja, consumo de drogas, conductas antisociales y
otros trastornos psiquiátricos asociados.

Las manifestaciones del TDAH

Los niños con TDAH son muy “movidos” e impulsivos, y tienen problemas
para prestar atención y para concentrarse. Aún a pesar de intentarlo,
son incapaces de escuchar correctamente, de organizar sus tareas, de
seguir instrucciones complejas, de trabajar o jugar en equipo. El
actuar sin pensar (la conducta impulsiva) provoca problemas con
padres, amigos y profesores. Suelen ser niños inquietos, siempre en
movimiento, incapaces de permanecer sentados mucho tiempo o con una
constante inquietud (que se ve en tamborileo de dedos, movimiento
constante de los pies o las piernas, etc.).

El TDAH afecta negativamente al rendimiento de estos niños en el
colegio, así como a otros aspectos de su vida familiar y social.

Son manifestaciones de una conducta hiperactiva:

* Estar en constante movimiento,
* Incapacidad para permanecer sentado mucho tiempo,
* Correr o trepar por sitios o en momentos inapropiados,
* Hablar en exceso,
* Jugar muy ruidosamente,
* Estar en actividad constante,
* Contestar antes de que termine la pregunta,
* Ser incapaz de esperar el turno en las colas o en actividades,
* Interrumpir sin justificación a los demás.

Casi todos los niños con TDAH tienen problemas por sus conductas
hiperactivas e impulsivas antes de los 6 años. Sus padres suelen
describirlos como inquietos o difíciles desde que eran bebés, e
incluso hay madres que los describen como hiperactivos durante el
embarazo.

El niño con TDAH es en muchas ocasiones incapaz de controlar su propia
conducta. A veces parecen estar en otro mundo y no responden cuando se
les pide que paren o se reclama su atención (mientras que el niño que
se porta mal intencionadamente suele estar pendiente de las reacciones
y respuestas de los adultos). Los padres perciben en el niño con
frecuencia que es un problema de “no poder” más que de “no querer”,
por lo que se sienten frustrados en su capacidad para criarlos y
educarlos. Muchos de ellos han ensayado decenas de métodos diferentes
para intentar controlar los problemas conductuales de sus hijos,
normalmente con escaso éxito.

Son manifestaciones de los problemas de atención:

* Dificultad para seguir instrucciones,
* Parecen no escuchar a padres o profesores,
* Incapacidad para centrarse en las actividades,
* Suelen perder cosas importantes para casa o el colegio,
* No prestan atención a los detalles,
* Sus conductas parecen desorganizadas,
* No son capaces de planear por anticipado con eficacia,
* Son olvidadizos y despistados,
* Parecen distraídos con frecuencia.

El niño con TDAH con frecuencia pierde el interés por las actividades
que está realizando en pocos minutos, por lo que cambia constantemente
de una actividad a otra.

Si un niño presenta este tipo de problemas sólo en un entorno (por
ejemplo, sólo en casa, o sólo en el colegio), es improbable que el
problema sea el TDAH. Aunque los síntomas del TDAH se agravan en
situaciones de mayor desorganización (lugares ruidosos, con mucha
gente, etc.), están presentes en mayor o menor medida en casi todas
las situaciones y entornos de la vida del niño (en casa, en el
colegio, con los abuelos, haciendo la tarea escolar, viendo la
televisión,…). Aunque las situaciones que les divierten (como ver
dibujos animados o jugar con videojuegos) les permiten centrar su
atención con mayor eficacia, la inquietud (agitar manos, piernas,
pies,…) generalmente persiste. Esta variabilidad en las respuestas
al entorno a veces genera una interpretación desde fuera de
voluntariedad por parte del niño, por lo que se les atribuyen
calificativos como “caprichoso”, “malcriado”, “vago”, …

Algunos niños sólo presentan problemas en el área atencional, y están
ausentes los de la hiperactividad y la impulsividad. Es el llamado
TDAH, en el que domina la falta de atención.

La clasificación norteamericana de enfermedades psiquiátricas DSM-IV
comprende dos grupos de síntomas fundamentales, la inatención y la
hiperactividad/impulsividad, definiendo tres subtipos de TDAH:

* Tipo combinado: es el más frecuente. Presenta síntomas en ambos
grupos de síntomas.
* Tipo predominantemente inatento: destacan los síntomas en el área
atencional, y los de la hiperactividad/impulsividad no son
significativos.
* Tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo: destacan los síntomas
de hiperactividad e impulsividad, y los del área atencional no son
significativos.

La clasificación europea del trastorno, expresada en la CIE-10
(Clasificación de enfermedades de la Organización Mundial de la
Salud), lo denomina Trastorno Hipercinético. Comprende tres grupos de
síntomas fundamentales (inatención, hiperactividad, e impulsividad,
estos dos últimos unidos en un solo grupo en el DSM-IV), y su
diagnóstico exige la presencia significativa de síntomas tanto de
inatención como de hiperactividad y de impulsividad. Así, su
descripción corresponde a la variante más severa del trastorno, siendo
similar al TDAH Tipo Combinado.

El TDAH y la evaluación

Los niños con TDAH sufren varias combinaciones de fallos en el
funcionamiento escolar, en casa y con los compañeros. Los problemas
escolares incluyen necesitar adaptaciones o estar en cursos inferiores
a lo esperado por edad, obtener menos puntuación de la esperable en
tests de inteligencia y de habilidades causada por vacíos en el
aprendizaje o por problemas de rendimiento debidos a los propios
síntomas del TDAH, dificultades en los exámenes por la inatención y la
impulsividad, o fallos para completar o entregar las tareas para casa,
pudiendo llegar a tener que repetir cursos. Las dificultades o su
combinación con otros trastornos suele llevar a roces con estudiantes,
compañeros, profesores y padres. El resultado puede ser ocupar lugares
especiales en clase, suspensiones o incluso la expulsión del colegio.
Los compañeros frecuentemente rechazan al niño con TDAH debido a las
agresiones, la impulsividad y el no someterse a las normas o a las
reglas en los juegos.

Los niños con TDAH son más habladores, desafiantes, menos
cooperadores, más demandantes de la atención de los demás y menos
capaces de entretenerse, lo que lleva a un círculo vicioso con los
padres en el cual estos responden menos a las demandas del niño, son
más negativos y directivos y tienden a valorar menos sus conductas
positivas, por lo que las recompensan menos y no favorecen su
persistencia (debe señalarse que estos niños tienden a ser menos
problemáticos con los padres que con las madres). Así, las familias de
los niños con TDAH presentan mayores niveles de estrés, reducen sus
contactos fuera del círculo familiar más próximo y tienen más
conflictos, lo que lleva a una sensación de soledad y abandono, tasas
altas de separación y mayor frecuencia de síntomas depresivos (sobre
todo en las madres).

Los niños con TDAH en los que predomina la falta de atención se
caracterizan más que los TDA con hiperactividad (tipo combinado) por
“vagar o flotar por el espacio”, “soñar despiertos”, ser socialmente
inhibidos, repetir cursos, y presentar síntomas depresivos y ansiosos.
Por otra parte, es más difícil que tengan problemas o que sean
rechazados por sus iguales.

En principio, un 30-80% de los niños diagnosticados continúan teniendo
síntomas en la adolescencia, y más del 65% en la edad adulta. La
historia familiar de TDAH, y la existencia de trastornos de conducta,
o afectivos aumentan el riesgo de persistencia de los síntomas.

La personalidad antisocial se ve en un 25-40% de los adolescentes y
adultos remitidos de niños como TDAH, especialmente en niños con
trastornos tempranos. Sin embargo, en algunos casos los problemas muy
tempranos de algunos niños hiperactivos cesan en la adolescencia o en
la vida adulta.

Los niños con TDAH “experimentan” con cigarrillos y drogas más
frecuentemente que otros en la adolescencia. Además, los adolescentes
con TDAH que consumen drogas desarrollan con más frecuencia trastornos
por abuso de sustancias. Posiblemente, las drogas proporcionan un
efecto subjetivo de disminución de los síntomas en los niños
adolescentes no tratados. Posiblemente, este riesgo elevado de consumo
de drogas esté precipitado también por la incomprensión y rechazo
social y por las malas compañías.

Lo cierto es que estudios recientes han obervado cómo el tratamiento
farmacológico precoz con psicoestimulantes parece ser un importante
factor frente a un futuro abuso de tóxicos.

El cuadro clínico en adolescentes tiende a incluir inquietud, aunque
el nerviosismo y levantarse del asiento en clase suelen estar
presentes. Los desajustes de los adolescentes incluyen inatención,
pobre control de los impulsos, pobres habilidades de organización,
dificultades para elegir y mantener prioridades, resultando un menor
rendimiento escolar, baja autoestima, escasas relaciones con iguales,
y rendimiento errático en tareas. Las oportunidades de realizar
conductas impulsivas peligrosas y de poca capacidad de juicio aumentan
con la edad, debido a la mayor influencia de los compañeros y la menor
supervisión de los adultos. Con el tiempo, el adolescente va
aprendiendo a controlar la hiperactividad, que cada vez se hace menos
manifiesta. No obstante, la impulsividad y sobre todo – las
dificultades de mantener la atención y de organizarse – persisten,
limitando el aprendizaje y el éxito social y profesional.

El objetivo del tratamiento farmacológico sería hacer desaparecer los
síntomas a largo plazo para posibilitar el desarrollo social,
intelectual y afectivo de ese niño y ayudarle a desarrollar técnicas
que contrapresten sus limitaciones.

Síntomas básicos
 
El TDAH tiene tres síntomas básicos: hiperactividad, impulsividad y
falta de atención, identificados en el DSM-IV de la siguiente manera:

Items de hiperactividad-impulsividad

* Inquietud, se mueve en el asiento
* Se levanta cuando debería estar sentado
* Corre y salta en situaciones inapropiadas
* Dificultad para jugar tranquilamente
* Excitado a menudo, “como una moto”
* Verborrea
* Responde antes de que finalice la pregunta
* Dificultad para guardar el turno en actividades de grupo
* Interrumpe a otros en los juegos, conversaciones, etc

Items de inatención

* No atiende detalles, comete errores
* Dificultad para mantener la atención
* Sordera ficticia
* No sigue instrucciones, no termina las tareas
* Dificultad para organizarse
* Evita tareas que requieren esfuerzo continuado
* Olvida y pierde cosas necesarias para su actividad
* Fácil distraibilidad por estímulos externos
* Olvidadizo en las actividades diarias

El TDAH tiene predominio de hiperactividad / impulsividad cuando se
detectan 6 o más items de hiperactividad / impulsividad y menos de 6
items de inatención.

El TDAH tiene predominio de inatención cuando se detectan 6 o más
items de inatención y menos de 6 items de hiperactividad /
impulsividad.

Se considera un TDAH combinado cuando se detectan 6 o más items de
hiperactividad / impulsividad y 6 o más items de inatención.

En cualquier caso, todos estos items deben persistir más de 6 meses,
en dos o más lugares (colegio, casa, etc).

http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/7690519/TDAH-_-Fracaso-escolar-y-social.html

Fuente: http://www.tdahvalles.org/hermanos-de-ninos-con-tdah/

sábado, octubre 30, 2010

Niños con TDAH

 

Los niños y niñas incomprendidos, son quienes sufren a veces en silencio a veces gritando en el vacío, a veces deambulando ciegamente en un mundo adulto que no entiende – o no quiere aceptar- que cada uno de nuestros hijos es distinto de sus compañeros, distinto de sus hermanos y, casi siempre, distinto de cómo quisiéramos los padres o los profesores.

Walt Disney, el excelente creador de películas infantiles, sostenía la siguiente idea: “imagino la mente de un niño como un libro en blanco”. Durante sus primeros años de v ida, se escribirán muchas cosas en sus páginas. La calidad de lo que se escriba afectará profundamente su vida. Esta opinión, científicamente errónea, pero todavía bastante extendida, implica que nacemos como un libro en blanco. La conclusión a la que nos lleva, es que si las páginas del libro de vida de un niño, no nos gusta debe ser porque alguien ha realizado mal sus deberes. ¿Padres que consienten demasiado a sus hijos?, ¿Mamás que trabajan?, ¿Padres separados?, ¿Papás o mamás solteros?, ¿Papás o mamás del mismo género?, ¿Ausencia adecuada de lactancia materna?, ¿Profesores permisivos?, ¿Crisis de autoridad?, ¿Programas de televisión, violentos?, ¿Demasiado sexo?, ¿Niños que no quieren estudiar?… si el libro de la vida del niño, no nos gusta, siempre se puede encontrar una teoría que explique la razón o motivo. Tales teorías, son fáciles de inventar y difíciles de discutir, entre otros motivos por que nadie se ha tomado la molestia de demostrarlas.

Y es que la experiencia de buscar una explicación al drama oculto de muchos niños que fracasan en el colegio, que no se portan bien en clase, que se pelean con los compañeros, que no saben leer, que hacen mala letra, que son torpes, que se despistan, que explotan, que todo lo hacen mal, que son un desastre, que son raros, que no saben hablar bien; o lo que es mucho peor, que todo les va mal y no saben que les pasa. Ya que es compón escuchar a diario frases como: “soy tonto”, “debo ser inútil”, “odio leer”, “no sé porque me porto mal”, “no me puedo concentrar”, “no me controlo”, se me escapan las ideas”, entre otras.

Niños cuya vida transcurre bajo la etiqueta de niños vagos, niños mal criados, niños malos, niños tontos, niños que no serán nada el día de mañana, niños inadaptados, niños cuyos padres son responsables de su “mala educación”.

Piensa lector, qué ocurre si estas etiquetas son faltas, si la realidad es otra, si como adultos creemos tener la razón y no la tenemos. Piensa, qué ocurre si resulta que el problema no es la televisión, ni los papás o las mamás, ni los celos de los hermanos. Piensa, qué ocurre si ni el niño, ni nadie, ni nada tienen la culpa de que el libro de su vida no sea “bonito”. Piensa, qué ocurre si resulta que un niño además de ser víctima de una vida triste, a causa de la incomprensión, se siente acusado de ser el culpable de su desventura.

Piensa, piensa, piensa mi estimado lector, pero mientras piensas te darás cuenta que… es la historia de millones de niños y millones de padres, que viven o han vivido experiencias muy similares.


Es por ello que cada uno debe decirse así mismo que esa pequeña contribución resulta decisiva en el momento de la suma de esfuerzos. Ya que hacer referencia a la frase “nadie es imprescindible” sería nulificar el esfuerzo con que se conduce un individuo, independientemente de sus capacidades, sino mas bien debemos tener presente que “todos somos necesarios” en este mundo con riqueza y diversidad humanas, ya que todos son “pequeñas gotas de agua que llenan un océano”.

Este artículo, representa un extracto de opiniones vertidas por los autores del libro “El niño incomprendido”, material que se me proporcionó desde Barcelona, España. Y que son la recopilación de algunas experiencias de vida, vertidos por los padres, maestros y ante todo los niños con TDAH.

Fuente: Articulo del Libro  “El niño incomprendido”

Fuente: http://www2.noticiasdenavarra.com/ediciones

viernes, octubre 29, 2010

IX JORNADA TDAH VALLES

 

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) representa para las personas que lo padecen una dura carga a lo largo de su vida. Los estudios de seguimiento del TDAH muestran que en más del 50 % de los casos el trastorno persiste en la edad adulta (Barkley,1998). A pesar de que en los adultos la sintomatología puede experimentar cambios, como una disminución de la hiperactividad, también se han descrito importantes alteraciones en el funcionamiento diario de las personas afectadas (Barkley, 2002; Biederman et al., 2000). En los adultos se mantienen los problemas de rendimiento académico, y las dificultades en las relaciones interpersonales, añadiéndose otras áreas de preocupación, como los problemas en el trabajo, los accidentes de tráfico y las dificultades en las relaciones sentimentales (Barkley, 2002). Todos estos problemas de adaptación social se ven agravados por la presencia de otras patologías comórbidas al propio TDAH. Se piensa que cerca de un 60 % de adultos con TDAH tienen un segundo trastorno añadido (Spencer et al.,1998). De todos ellos, destacan los trastornos por consumo de sustancias o drogodependencias. Estos trastornos, independientemente de la existencia o no de un TDAH, conllevan una importante alteración en la vida de los pacientes, asociándose en muchas ocasiones a problemas legales y otras enfermedades médicas.

ART.
Dr. Jose Antonio Ramos Quiroga.

TDAH en adultos: Factores genéticos, evaluación y tratamiento farmacológico

Resumen

El trabajo de tesis doctoral está centrado en el estudio del trastorno por déficit de atención (TDAH) en adultos. Se presentan un total de cuatro artículos publicados en revistas con factor de impacto. Los dos primeros sobre factores genéticos, el tercero sobre la validación en español del cuestionario ASRS 1.1 de la OMS para el cribaje del TDAH en adultos y el útlimo sobre el tratamiento farmacológico del TDAH en esta población. Las conclusiones más relevantes son:

1. Los resultados de los estudios de asociación de tipo caso-control poblacional realizados sobre un total de 19 genes relacionados con el sistema de neurotransmisión serotoninérgico aportan evidencias de la contribución de los genes DDC (descarboxilasa de aminoácidos aromáticos) y 5HT2A (receptor de serotonina 2A) al TDAH tanto en adultos como en niños. Además, el efecto del gen 5HT2A es específico del subtipo clínico combinado. Se ha identificado también asociación entre el gen MAOB (monoamina oxidasa B) y el TDAH sólo en adultos, sugiriendo un papel en la persistencia del trastorno a lo largo de la vida.

2. Los estudios de asociación de tipo caso-control realizados sobre 10 genes que codifican neurotrofinas o sus receptores han permitido relacionar el gen CNTFR (receptor del factor neurotrófico ciliar) con el TDAH tanto en adultos como en niños. Además, los resultados presentados aportan evidencias de una asociación específica entre el TDAH infantil y los genes NTF3 (neurotrofina 3) y NTRK2 (receptor tirosina quinasa neurotrófico tipo 2), sugiriendo su potencial influencia en los cambios de la sintomatología del TDAH a lo largo de la vida.

3. El cuestionario ASRS v1.1 aprobado por la O.M.S. para su uso en español presenta unas adecuadas características psicométricas, que justifican su utilidad como herramienta para detectar casos de pacientes adultos con TDAH en el contexto clínico ambulatorio. El cuestionario ASRS v1.1 optimiza su rendimiento al ser puntuado en un rango entre 0 y 24 y considerando como punto de corte un total de 12 unidades.

4. El metilfenidato en sus dos formulaciones LI y OROS es un tratamiento efectivo y seguro. El cambio de metilenidato LI a metilfenidato OROS es seguro y efectivo en adultos con TDAH. El tratamiento con metilfenidato OROS se asocia a una mejora en el cumplimiento terapéutico y la efectividad. La mayoría de pacientes prefieren realizar el tratamiento con metilfenidato OROS.

Tesis doctoral presentada por: Dr. Jose Antonio Ramos Quiroga.
 Descargar: http://www.tesisenxarxa.net/TESIS_UAB/AVAILABLE/TDX-0526110-151835//jarq1de1.pdf

jueves, octubre 28, 2010

Impacto del TDA/H en las mujeres

 

Por razones que aún no están claras, las mujeres con el TDA/H frecuentemente son pasadas por alto cuando son niñas pequeñas y no son diagnosticadas hasta que son adultas. Probablemente porque predomina el tipo inatento y han dado menos problemas en su infancia

Con frecuencia, una mujer llega a reconocer su propio TDA/H luego de que sus niños reciben el diagnóstico. A medida que aprende más acerca del TDA/H, comienza a identificar patrones similares en ella misma.

Las mujeres con el TDA/H frecuentemente experimentan disforia (estado de ánimo desagradable), depresión mayor y trastornos de ansiedad, con índices de trastornos depresivos y ansiedad similares a los encontrados en hombres con el TDA/H. Sin embargo, las mujeres con el TDA/H parecen experimentar mayor distrés psicológico y tener una imagen propia más baja que los hombres con el TDA/H.

martes, octubre 26, 2010

TDAH Adultos y Gestión Emocional

 

La capacidad por no dejarse inundar con emociones negativas esta relacionada con poder visualizar un “refugio” en nuestra imaginación, cambiar nuestro dialogo interno y fisiología corporal.

Ambos componentes de la función ejecutiva del cerebro, el crear imágenes mentales y el diálogo interno, funcionan de manera inestable en las personas con TDAH.

La gente, en general, no tiene grandes dificultades para dirigir todos sus sentidos atrás en el tiempo. Pueden oír en su mente las conversaciones que han tenido con sus colegas hace una hora, pueden sentir el sabor del zumo que bebió en la comida, pueden sentir la textura de su camisa preferida.

La gente en general puede sin muchas dificultades reactivar todas las impresiones sensoriales de su pasado cuando lo necesita.

Sin embargo, de todos los sentidos, la visión es la más crucial para nuestra supervivencia. Las imágenes visuales son la primera capacidad ejecutiva.

Otra función ejecutiva es el lenguaje interno: hay una voz en tu mente y la usas para controlarte a ti mismo. Te hablas a ti mismo durante todo el día mientras estás despierto.

Imaginen la siguiente situación:

Una persona va a ser un trámite bancario, hace una larga cola de varias horas, cuando llega a la caja la dependiente le dice que tendrán que cerrar momentáneamente el banco por un problema técnico y tendrá que volver al otro día.

Por culpa de este percance la persona estuvo de mal humor, pero en lugar de hundirse se fue a su lugar preferido y pensó en otras cosas, recuperó las imágenes de sus buenos recuerdos allí para calmarse, de forma que nadie se dio cuenta de su malestar.

De hecho, la dependienta pensó que él estaba razonablemente controlado.

ÉL pudo moderar la emoción.

Esto es una capacidad ejecutiva que conduce a la gestión emocional. No mostramos nuestros sentimientos de rabia, malestar y rencor a otros, sino que los moderamos.

Otra función ejecutiva es la emoción o motivación hacia uno mismo. Las personas, en general, utilizan las imágenes y el diálogo interno para crear estados motivacionales. Esta función modifica estados emocionales y crea nuevos afectos. Es una motivación intrínseca.

Pero, ¿qué es una emoción? Una emoción es un estado motivacional. Si puedo controlar mis emociones, puedo controlar mi motivación. Puedo auto-motivarme.

¿Qué palabras son utilizadas para auto-motivarse?

Palabras como persistencia, disciplina, deseo, determinación…

La mayoría de la gente no necesita una persona con un silbato junto a ella dándole una moneda o un premio por cada tarea que realiza.

Pedro, una persona sin TDAH, puede dedicar dos años estudiando y no obtener nada a cambio.

Pasará otro año hasta que los beneficios de tener una licenciatura “quizás” lleguen.

Esta es la habilidad ejecutiva que permite un comportamiento orientado hacia el futuro: en ausencia de consecuencias acorto plazo, retrasar la recompensa.

Si es difícil crear estímulos motivacionales internos, hacerlos externos.

Todos tenemos una historia rica en distintos estados de ánimo. Para reexperimentarla, necesitamos una tecla de acceso, una asociación en el presente para inducir la experiencia original.

La mente enlaza experiencias de forma instantánea, es la forma en que interpretamos lo que vivimos como realidad.

A veces estas conexiones son muy agradables; por ejemplo, una canción que nos trae un recuerdo agradable.

Cada vez que escucha una melodía en particular, evoca uno de esos recuerdos; y cada vez que lo hace, fortalece el vínculo.

Un estímulo que está asociado a un objeto, situación o persona y trae un estado psicológico se llama estímulo condicionado.

Otros ejemplos de estímulos condicionados positivos que se suceden de forma natural son: fotografías favoritas, olores evocadores, una expresión especial de alguien querido o un tono de voz.

Los estímulos condicionados, son de hecho, normalmente externos. Un despertador suena y es hora de levantarse; el timbre de la escuela señala el fin del recreo.

Estas son estímulos acústicos. Una luz roja significa alto; un movimiento de cabeza significa sí.

Estas son estímulos visuales. Y el olor de asfalto recién puesto le lleva al momento mágico en que lo olió por vez primera en su infancia. Los publicistas intentan que la marca del producto sea un estímulo para un artículo en particular.

Un estímulo condicionado es cualquier cosa que da acceso a un estado emocional, y son tan obvias y están tan extendidas que apenas las reconocemos.

¿Cómo se crean estas “teclas de acceso directo”?

De dos maneras. Una, por repetición; si usted ve imágenes repetidas donde el rojo se asocia con el peligro, acabará enlazándolos.

Es éste un aprendizaje sencillo: el rojo significa peligro.
Otra, y mucho más importante, es que las estímulos condicionados, o como me gusta llamarlas, “teclas de acceso directo” pueden establecerse en una sola ocasión si la emoción es fuerte.

Piense en cuando usted estaba en la secundaria (es ésta una “tecla” en sí misma), y verá que lo que era interesante y atractivo era fácil de aprender, mientras que las cosas en las que no encontraba interés necesitaban mucha repetición.

Cuanto menos comprometido emocionalmente esté, más repeticiones se necesitan para aprender la asociación.

Muchas asociaciones son muy útiles. Forman hábitos y no podemos funcionar sin ellos.

Si usted conduce, usted ya tiene una asociación entre la luz verde que cambia a roja y el movimiento del pie de cierta manera en los pedales. No es ésta una operación sobre la que quiera pensar de forma consciente cada vez que sucede, y si usted no hace la relación, es posible que no sobreviva mucho tiempo.

Otras asociaciones, aunque útiles, pueden ser menos agradables. La vista de un coche de la policía de tráfico por el retrovisor nos hace dudar instantáneamente del estado de las luces del coche y a qué velocidad íbamos circulando.

Otras asociaciones no son útiles. Mucha gente asocia hablar en público con ansiedad y ataques de pánico; pensar en exámenes hace que mucha gente se ponga nerviosa e insegura. Las palabras pueden actuar como anclas: la palabra «prueba» es un anda para la mayoría de estudiantes que les hace sentir ansiedad y no ser capaces dé dar lo mejor.

En casos extremos, un estímulo exterior puede traer un estado negativo muy poderoso. Es el reino de las fobias; por ejemplo, la gente que padece claustrofobia ha aprendido una asociación poderosísima entre estar confinado en un espacio y sentir pánico, y siempre realizan esta asociación.

Para reducir el estrés de forma significativa, contamos con la ayuda de un arma poderosa: la imaginación y las cosas que nos conectan con estados de ánimo positivos.

El poder de la imaginación es superior al de la voluntad. Aunque es difícil conseguir un estado de relajación, podemos imaginar que tal estado se extiende y distribuye por todo el cuerpo, o que nos encontramos en un lugar apartado seguro y bello.

Nuestros pensamientos acaban haciéndose realidad: uno es lo que piensa que es.

Así, por ejemplo, si pensamos en cosas tristes, acabamos sintiéndonos tristes; si se tienen pensamientos ansiosos, se acaba por estar ansioso.

Para sobreponerse a estos sentimientos de tristeza y de ansiedad hay que concentrar la mente en imágenes positivas para alcanzar sus efectos curativos y conectarnos con las cosas, situaciones y personas que nos ponen en estados de plenitud de recursos.

Del mismo modo, cuando predecimos que nos vamos a sentir solos y desgraciados, es muy probable que tal predicción se cumpla ya que estos pensamientos negativos se reflejarán en una conducta social que favorecerá el aislamiento.

Una mujer que pronostique que va a tener dolor de estómago en el momento en que el jefe la llame a su despacho, sentirá con seguridad tal dolor, es decir, que es muy probable que sus pensamientos se somaticen: adquieran una manifestación orgánica.

Las enfermedades del tipo de los fibromas, tuberculosis, hemorragias y estreñimiento, empeoraban muchas veces al pensar en ellas de forma obsesiva. Es por esto que el psiquiatra francés Emil Coué recomendaba a sus pacientes que mientras caminaran se repitiera 20 veces, moviendo mecánicamente los labios, la ahora famosa frase: «Cada día, en cada momento, me siento mejor y mejor». Aconsejaba a sus pacientes que tomaran una posición cómoda y relajada, cerraran los ojos y practicaran una relajación general de todos los músculos. En el momento en que empezaran a entrar en un estado de «semiinconsciencia’>, debían evocar una idea que expresara algún deseo, por ejemplo:

«Mañana quiero sentirme relajado». De este modo, los niveles conscientes e inconscientes de la mente quedan fusionados permitiendo al inconsciente convertir un deseo en realidad.

Resumen.

La capacidad de controlar las reacciones emocionales negativas, tiene que ver con nuestra capacidad de visualizar un refugio mental y cambiar nuestro dialogo interno, ambos componentes de la función ejecutiva inestables en las personas con TDAH. Ante la dificultad que tienen las personas TDAH de realizar imágenes mentales que automotiven, se surgiere la conexión con objetos externos que sirvan de tecla y hábito para conectarnos con estados de ánimo positivos. Queda pendiente tratar con más profundidad un modelo cognitivo del TDAH.

Fuente: http://vivircontdah.blogspot.com/2010/10/tdah-adultos-y-gestion-emocional.HTML

lunes, octubre 25, 2010

Documental TDAH

 

Excelente documental en dos partes de la Televisió de Catalunya sobre el TDAH.
El primero trata sobre el TDAH en adultos y el segundo se centra más en los niños.

En los dos diferencia con testimonios personales entre el tipo inatento más predominante en el género femenino (TDA) y el combinado con más incidencia en el masculino (TDAH).

Explica de forma muy clara con ejemplos gráficos temas como el origen poligenético del trastorno o como actúa la medicación equilibrando la bioquímica cerebral.

Destacables los testimonios personales como fiel reflejo de como sienten los afectados sus dificultades en la vida diaria.

También muy interesantes las declaraciones de los especialistas como el Dr. Ramos Quiroga del Hospital Vall d`Hebron (al que tuvimos el lujo de acoger en nuestro III Congreso Nacional en Granada), o la de maestras o especialistas en educación especial (muy conmovedor ver como esta última se emociona al hablar de una de sus alumnas)

Me quedo con una reflexión en la que la especialista en educación especial centra la clave para una buena evolución en la coordinación entre padres, profesionales psicólogos o psiquiatras y docentes.

Acentuando en el hecho de que LOS MAESTROS DEBEN ENTENDER QUE EL ALUMNO CON TDA-H NO TRABAJA O ACTÚA ADECUADAMENTE NO PORQUE NO QUIERE SINO PORQUE NO PUEDE.

(El único pequeño inconveniente de este excelente documento es que salvo las declaraciones de la adulta afectada de TDA que habla en castellano el resto está todo en catalán)

Fuente: http://blogs.tv3.cat/quequicom

domingo, octubre 17, 2010

Aumentan los diagnósticos de Transtornos por Déficit de Atención en personas adultas

 

Agencia EFE

Valladolid, 16 oct (EFE).- El número de personas a las que se ha diagnosticado Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en edad adulta ha aumentado en los últimos diez años debido al desconocimiento que existía de este trastorno neurológico.

Así lo ha manifestado a EFE la psiquiatra de la Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid, María Pilar Gamazo, quien ha señalado la importancia de que este trastorno se detecte en edad temprana para que pueda ser tratado adecuadamente y evitar que lleve a problemas como depresión, ansiedad o retraso académico.

En un setenta por ciento de los casos este trastorno neurológico tiene un componente genético y muchos adultos no son conscientes de su problema hasta que se les diagnostica TDAH a sus hijos.

La doctora vallisoletana ha observado, además, que es mayor el número de personas con TDAH no diagnosticadas que con diagnóstico y ha advertido que es importante que “los padres acepten y reconozcan el problema”, así como en los colegios, donde se perciben los síntomas en primer lugar.

Gamazo participa hoy en Valladolid en las IV Jornadas Técnicas sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en las que se analizará este trastorno desde ámbitos como la educación, la sanidad o el familiar.

El trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad afecta al 6,6 por ciento de los escolares de Castilla y León con rasgos como la dificultad para prestar atención, un comportamiento impulsivo que les es difícil controlar y, a menudo, con hiperactividad.

El porcentaje es el resultado de un estudio llevado a cabo por seis médicos de Valladolid y Palencia, entre los que se encontraban pediatras, psicólogos y psiquiatras, y que ha estimado que alrededor de 14.000 niños de entre seis y dieciséis años de Castilla y León padecen TDAH en sus diferentes variantes.

La investigación se desarrolló en el curso académico 2007-2008 en 21 centros de la Comunidad, públicos y privados, rurales y urbanos con una muestra de 1.095 niños de entre seis y dieciséis años.

El estudio demostró, además, que la tasa de Castilla y León es similar a la tasa nacional, sin embargo la tasa de niños con este trastorno, 69,9 por ciento, era muy superior a la de las niñas, 30,1 por ciento.

La formación del profesorado y las familias, la creación de una unidad específica dentro de la Sanidad Pública para estos pacientes y la aceptación por parte de la sociedad de este trastorno son las demandas de los familiares de los afectados.

El encuentro que se celebra hoy en la capital vallisoletana pretende aportar “estrategias” y “herramientas” al profesorado que tiene alumnos con este tipo de trastorno neurológico en las aulas, según ha reconocido en declaraciones a Efe el presidente de la Federación de Asociaciones de Afectados por TDAH, Carlos José Román.

“Muchos profesores no saben cómo enfrentarse a estos alumnos”, ha apuntado Román, quien ha explicado que desde las asociaciones tratan de llevar a cabo actividades que mejoren la calidad de vida de los niños que padecen este síndrome.

La presidenta de la Asociación de Afectados de Valladolid, Inmaculada García, familiar de un niño con TDAH, ha explicado que los padres se suelen dar cuenta del problema al ver que su hijo no presta mucha atención a lo que se le explica y por el carácter impulsivo que presenta.

Para García, entre las necesidades de los chicos con TDAH están recibir estrategias por parte de terapeutas para poder desarrollar su vida de adultos con normalidad y que se denomine al tratamiento como medicación para enfermedad crónica ya que “algunos son muy caros” y “no todas las familias se lo pueden permitir”.

Asimismo, García ha planteado que la sociedad debe entender que estos chicos “tienen un problema biológico” y su comportamiento impulsivo y la falta de atención no son por voluntad propia.

Fuente: http://www.hoymujer.com/reportajes/aumentan,diagnosticos,transtornos,deficit,127844,10,2010.HTML

martes, octubre 12, 2010

El TDAH debe dejar de ser un trastorno invisible y con consideración de banal

 

SE PIDEN MEDIDAS CONCRETAS

El TDAH debe dejar de ser un trastorno invisible y con consideración de banal

Entre el 60-7o por ciento de los trastornos psiquiátricos del adulto comienzan en la infancia. De entre ellos, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los más prevalentes -se calcula que afecta a un 5-7 por ciento de los niños- y con posibilidades de cronificación en la edad adulta: lo mantiene entre el 50-60 por ciento de los que lo han padecido en la infancia y adolescencia.

R. Serrano – Lunes, 11 de Octubre de 2010 – Actualizado a las 00:00h.

Aún así, y a pesar de las negativas consecuencias que acarrea en la mayoría de las esferas de la vida, el TDAH sigue sigue un trastorno invisible y al que se alude de forma banal.

Reivindicaciones

La III Semana Europea de Sensibilización del TDAH ha sido el marco en el que las asociaciones europeas de ayuda a este trastorno han reivindicado la puesta en marcha de una serie de medidas que cubran las necesidades de los afectados. En España, la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención (Feaadah) ha presentado un documento a la Comisión de Sanidad, Política Social y Consumo del Senado en el que ponen de manifiesto qué estrategias médicas, escolares e incluso económicas se consideran imprescindibles para asegurar la adecuada evolución de la patología.

Según Fulgencio Madrid, presidente de la citada federación, las primordiales hacen referencia a las necesidades específicas de apoyo educativo “mediante el reconocimiento normativo de los escolares con TDAH como alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo”. De hecho, el Ministerio de Educación ya ha incluido en las becas para alumnos con necesidades educativas a los niños con diagnóstico de TDAH.

Actuación global

Otro de los puntos de llamada se relaciona con el tratamiento farmacológico, “uno de los pilares del abordaje de estos niños y cuyas tasas de eficacia se sitúan entre el 70-80 por ciento de los casos”, ha indicado María Jesús Mardomingo, presidenta de honor de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente. En este sentido, la Feaadha ha pedido la inclusión de los medicamentos para el TDAH en el grupo de los de aportación reducida de los beneficiarios, “teniendo en cuenta el carácter crónico de la enfermedad y el elevado coste económico de los fármacos que deben tomar”, según Madrid. No menos importante, pero de consecución previsiblemente más a largo plazo, es la petición del desarrollo de protocolos de actuación coordinada y conjunta de las administraciones que puedan estar implicadas en la prevención y abordaje del trastorno, tal y como se está llevando a cabo en Murcia. Es muy probable que antes de que finalice este mes el Gobierno reciba del Senado el documento con las diversas peticiones.

El TDAH debe dejar de ser un trastorno invisible y con consideración de banal – DiarioMedico.com

http://herenciageneticayenfermedad.blogspot.com/2010/10/el-tdah-debe-dejar-de-ser-un-trastorno.HTML

TDAH adultos y Procastinación

 
La postergación son conductas aprendidas para evitar tensión y malestar.
Las personas con TDAH una vez enfrentadas a una tarea poco atractiva o que requiere un esfuerzo mental sostenido, experimentan una serie de pensamientos inútiles y un estado intermitente de desagrado que culmina en la evitación de la tarea o la postergación de la misma.
 
 
Identificar y evaluar del rol que los pensamiento ejercen en la toma decisiones respecto de la evitación de actividades que percibe como desagradables, facilita el camino hacia el siguiente paso, la resolución de problemas y el logro de metas

Ejemplo:

Eloy, igual que sus compañeros de facultad disfruta de conversar con sus compañeros en el bar de la universidad, aunque a veces se pierda en las conversaciones, otras interrumpa demasiado, u otras simplemente se aburra.

La diferencia principal entre Eloy y sus compañeros que no tienen TDAH, se pone de manifiesto cuando advierte que se aproxima una fecha de examen.

Tan pronto comienza a pensar en preparar la materia inmediatamente se activan una serie de pensamientos negativos.

“Debería haber empezado antes a estudiar”,

“Como siempre dejo todo para el último momento”,

“Me presentaré cuando lo prepare mejor” etc.

Y luego creencias más profundas, activadas por el recuerdo de malos resultados previos:

“Nunca puedo hacer nada bien”,

“Soy un pésimo estudiante”.

Como resultado de este modo de pensar y para evitar las emociones desagradables que emergen (culpa, rabia, mal humor), Eloy anula (evitando pensar o postergando) cualquier intento de programar y organizar “paso a paso” la realización de la actividad.

De modo que la evitación o postergación indefinida son utilizadas como “estrategias a corto plazo” que lo “protegen” en lo inmediato frente al estrés que le genera abocarse a esa tarea o actividad.

En el TDAH la atención se dirige hacia donde encuentra un estímulo atractivo o estimulante (no necesariamente positivo).

La dificultad para realizar el esfuerzo mental requerido por la tarea sería lo que pone en marcha el circuito mencionado.

Son “estrategias a corto plazo” para diferenciarlas de las estrategias útiles.

Mientras que las primeras tienden a mantener el esquema disfuncional, no así las segundas, que lo modifican.

“Estrategias a corto plazo” en el TDAH

• Evitación anticipatoria:

-Magnificar la dificultad de tareas pendientes.

-Dudar sobre la capacidad propia.

-Diferir el estrés inmediato.

• Procrastinación:

-Esperar hasta el límite para comenzar una tarea.

– En algunas personas, la tensión asociada al límite ayuda a ganar concentración.

– Aunque deja poco margen para revisar errores.

• Pseudo eficiencia:

-Pasar mucho tiempo completando cantidad de tareas irrelevantes.

-Crea una sensación temporaria de estar ocupado y productivo.

• Malabares con los proyectos:

-Inicio de muchos proyectos novedosos y estimulantes.

-Alta motivación y concentración sólo en el comienzo.

El patrón resultante es una cantidad de proyectos sin terminar.

Los patrones crónicos de desorganización y postergación son reforzados por pensamientos negativos:

• Pérdida de auto confianza “No creo que pueda”, “No me creo capaz”

• Fracaso “Siempre he fallado y siempre fallaré en lo que me proponga realizar”

• Inadecuación “Soy básicamente mala para…”

• Incompetencia ”Me siento incapaz para afrontar las demandas de la vida cotidiana”

• Inestabilidad “Mi vida siempre será caótica y desorganizada”.

El primer paso en el TDAH es identificar este bucle de pensamientos inútiles y emociones desagradables que culminan en la evitación/ postergación de conductas de afrontamiento.

El segundo paso consiste en trabajar en la construcción y desarrollo de pensamientos y emociones alternativos que te permitan una mejor utilización de tus funciones ejecutivas (anticipar, planificar, organizar, jerarquizar, etc.), necesarias para la realización de actividades que requieren esfuerzo sostenido.

Escuchando en detalle los problemas que presentan los jóvenes y adultos con TDAH encontramos que las dificultades de organización en sus actividades y tareas, la distracción excesiva, la evitación del esfuerzo mental, y la inconstancia son moneda corriente en lo cotidiano.

El TDAH es un desorden que está asociado a un déficit en las funciones atencionales, inhibitorias, y de autorregulación.

Este déficit, de origen neurobiológico, sería el responsable de las dificultades crónicas que presentan los individuos con TDAH en actividades que requieren

-planificación,

-anticipación,

-persistencia en tareas conforme a objetivos, y

-capacidad de mantener la concentración.

Estas funciones cognitivas son independientes de la inteligencia, la motivación y de la voluntad.

Algunas personas desarrollan creencias y premisas negativas y distorsionadas de sí mismas las cuales interfieren con su funcionamiento.

Este particular modo de pensar acerca de sí y del mundo circundante puede llevarlos a presentar cuadros de ansiedad y depresión así como a postergar y posponer en forma indefinida (procrastinación), característica tan común en los adultos y jóvenes que presentan TDAH.

Los aspectos añadidos del mismo, como el bajo rendimiento, sentimientos de culpa y frustración, suelen activar patrones de conducta, pensamientos y esquemas más profundos referidos a la falta de logros laborales y personales.

Identificar y evaluar del rol que sus pensamiento ejercen en la toma decisiones respecto de la evitación de actividades que percibe como desagradables facilita el camino hacia el siguiente paso, la resolución de problemas.

 
La postergación son conductas aprendidas para evitar la tensión.
 
Finalmente es práctica la creación de un sistema de prioridades para diferenciar las tareas que son fáciles, rápidas, y motivadoras de aquellas que son importantes pero que requieren varios pasos y tiempo para su resolución.
 
Las recaídas y retrocesos son dificultades a resolver en lugar de una falla mora
 

Fuente: http://vivircontdah.blogspot.com/2010/10/tdah-adultos-y-procastinacion.HTML

jueves, octubre 07, 2010

Déficit de Atención en Adultos (TDAH) y relaciones sociales.

 
 

Las dificultades en las relaciones sociales pueden ser el origen de muchos problemas asociados con el TDAH, como la ansiedad, la depresión, una baja autoestima y el abuso de sustancias.

Además, estas dificultades comórbidas, junto con los síntomas principales del TDAH, pueden afectar la conducta social, mediante la inatención, el control de impulsos deficiente y la inquietud o el nerviosismo.

Un tema común para los individuos con TDAH es sentirse aislados e incomprendidos, a pesar de que, paradójicamente, a menudo parecen gregarios y seguros de sí mismos en las situaciones sociales. Es posible mejorar la confianza de los individuos en sus habilidades sociales por medio de las técnicas de psicoeducación en torno a la comunicación verbal y no verbal.

En este módulo se han sugerido varios ejercicios para ayudar a los individuos a determinar sus propias fortalezas y debilidades socia les, con estrategias para desarrollar tanto la autoconsciencia como el reconocimiento de las intenciones sociales de los demás.

En particular, este módulo ha presenta técnicas para mejorar la habilidad para reconocer las emociones mediante el reconocimiento preciso de las expresiones faciales, la postura y los gestos.

La naturaleza de las situaciones sociales, a menudo, es transitoria y variable y exige respuestas prontas, así como cambios rápidos en el discurso social.

Se trata de un reto considerable para los individuos que han desarrolla do un conjunto de repertorios sociales maladaptativos.

http://www.atencion.org/servicios.htm
 
Fuente: http://vivircontdah.blogspot.com/2010/10/deficit-de-atencion-en-adultos-tdah-y.HTML

miércoles, octubre 06, 2010

Nuevas pistas sobre una posible base genética en el TDAH

 

Expertos afirman que dos estudios señalan al ADN como factor contribuyente, pero el ambiente podría seguir siendo clave.

Traducido del inglés: Martes, 5 de octubre, 2010

LUNES, 4 de octubre (HealthDay News/HolaDoctor) — Los niños cuyas madres tienden a producir demasiado poco de la sustancia química cerebral conocida como serotonina debido a mutaciones genéticas podrían estar en mayor riesgo de desarrollar trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) más adelante en sus vidas, informan investigadores noruegos.

La serotonina tiene que ver con muchas funciones fisiológicas, y desempeña un papel importante durante el desarrollo, sobre todo en el desarrollo de las células nerviosas, señalan los investigadores.

“Un trastorno en la producción materna de serotonina podría tener profundos efectos conductuales a largo plazo [en los hijos] independientemente de los genotipos propios de los niños”, afirmó el investigador principal, el Dr. Jan Haavik, del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Bergen.

“A medida que la tecnología evoluciona, la secuenciación genética sistemática puede proporcionar nuevos conocimientos sobre los mecanismos de trastornos complejos como el TDAH”, añadió.

El informe aparece en la edición de octubre de la revista Archives of General Psychiatry.

Para el estudio, Haavik y colegas tomaron muestras de sangre de 495 adultos que tenían TDAH y 97 familiares, además de 187 personas que no sufrían del trastorno, de todo Noruega. Además, recolectaron datos sobre los diagnósticos psiquiátricos y síntomas de esos individuos.

Entonces, los investigadores secuenciaron los genes de 646 de los participantes y encontraron nueve mutaciones, ocho de las cuales se relacionaban con dos enzimas que tienen que ver con la síntesis de la serotonina en el organismo.

Los investigadores encontraron que los hijos de madres que estaban predispuestas a una producción deficiente de serotonina eran más propensos a tener TDAH. Entre 38 familiares y 41 de los niños, aquellos cuya madre portaba una de las mutaciones tenían un riesgo de 1.5 a 2.5 veces mayor de desarrollar TDAH, en comparación con las personas o niños que no portaban dichas mutaciones, o los niños cuyo padre portaba la mutación.

El número y la gravedad de los síntomas de TDAH variaban ampliamente, lo que sugiere que para los hijos de madres con estas mutaciones “el resultado clínico probablemente depende de la suma de muchos factores genéticos o ambientales distintos, además de variaciones en los niveles maternos de serotonina”, anotaron los investigadores noruegos.

También enfatizaron que se requerirán más estudios que repliquen los resultados, “preferiblemente sobre muestras más grandes, para corroborar esta relación”.

El Dr. Stephan Zuchner, profesor asociado y director del Centro de Genómica Molecular Humana de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, dijo que hay un debate considerable sobre qué tanto del TDAH tiene base genética.

“Hay un espectro extremo, que va de las personas que piensan que no tanto hasta las que piensan que mucho”, señaló. “Creo que la contribución genética es ciertamente significativa. Hay poca duda de que el TDAH tenga un componente genético”.

Sin embargo, Zuchner opina que el desarrollo del TDAH resulta tanto de la genética como del medioambiente. “Es raro ver que la genética sola pueda causar TDAH”, apuntó.

Zuchner también anotó que se trata de un estudio pequeño, así que intentar identificar el riesgo de desarrollar TDAH en base a estas mutaciones genéticas es prematuro. “Yo tendría el cuidado de no sacar ninguna conclusión muy grande de este pequeño estudio”, enfatizó.

Al menos otro estudio ha encontrado cierta evidencia de una base genética en el TDAH.

Un informe que aparece en la edición en línea del 30 de septiembre de The Lancet encontró que muchas personas que sufren de TDAH parecen tener una anomalía genética que podría predisponerlos a la afección, informan investigadores británicos.

El equipo del Reino Unido analizó la información genética de 366 niños con TDAH, y la comparó con más de 1,000 individuos de un grupo de control no emparentados pero emparejados según la etnia. Los niños con TDAH eran significativamente más propensos a tener segmentos faltantes o duplicados de ADN, lo que se conoce como variaciones en el número de copias o VNC, que los niños sin el trastorno, encontraron los investigadores. Este tipo de variación genética es más común entre los que sufren de trastornos cerebrales, señalaron.

Los hallazgos se replicaron en un estudio de 825 pacientes de TDAH islandeses y más de 35,000 miembros islandeses de un grupo de control.

En los materiales de respaldo del estudio, los investigadores británicos dijeron que esperaban que sus hallazgos ayudaran a vencer el estigma asociado con el TDAH, que algunas personas relacionan con problemas de crianza o con una dieta mala, al sugerir que existe una base genética.

Finalmente, un tercer estudio, esta vez un estudio pequeño de control de casos de unos 250 niños, encontró que los niños con TDAH eran más propensos a sufrir de depresión o a intentar suicidarse en la adolescencia.

De hecho, entre el 16 y el 37 por ciento de los que tienen TDAH sufren de un trastorno depresivo mayor o de una forma de depresión relativamente leve conocida como distimia, anotaron Andrea Chronis-Tusano, de la Universidad de Maryland, y colegas.

“Estos hallazgos sugieren que es posible identificar a los niños con TDAH que estén en riesgo muy alto de depresión y conducta suicida posteriores a una edad muy temprana”, escribieron los autores en la misma edición de The Lancet. “Si se considera a la luz de lo que ya se sabe sobre los resultados antisociales del TDAH infantil y el riesgo de lesión no intencionada, no será prematuro evaluar programas de prevención precoces diseñados para reducir [las consecuencias] graves tanto conductuales como afectivas del TDAH en la niñez temprana”.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Jan Haavik, M.D., Ph.D., department of biomedicine, University of Bergen, Norway; Stephan Zuchner, M.D., associate professor, director, Center for Human Molecular Genomics, University of Miami Miller School of Medicine; Oct. 2010, Archives of General Psychiatry
HealthDay

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_104062.HTML

Puede un matrimonio sobrevivir a la noticia del TDAH

 

Tal vez él es el marido quien administra su tiempo mal, cae a través de las promesas de cortar el césped o comprar comestibles, y se aburre en cuestión de minutos. Tal vez ella es la mujer que está desorganizado y desordenado, da detalles, y salta de una actividad a otra. “Una de las cosas más comunes que oigo es:” Si realmente me amaras, recordaría para cerrar los armarios en la cocina, o pagar las cuentas a tiempo, o llamar antes de salir del trabajo ‘”, dice el psicoterapeuta Walter Sherburne de Andover, Massachusetts “Sé que una pareja divorciada que terminó para arriba porque el marido decidió que no podía vivir con alguien que no cerró los armarios de cocina.”

 

Bienvenido a un matrimonio TDAH.

“Distracción, olvido, impulsividad, cuando usted pone los síntomas de [déficit de atención con hiperactividad] en un matrimonio, se crea el caos”, dice Terry Matlen psicoterapeuta, autor de supervivencia Consejos para mujeres con TDAH. “Hay mucha ira y resentimiento. ¿Crees que tu marido no te quiero, pero es completamente estupefacto porque tiene TDAH y no tienen un buen sentido de cómo su comportamiento afecta a otras personas. Las cosas pueden empezar a desentrañar bastante rápidamente “.

De hecho, la tasa de divorcios es casi dos veces mayor para las personas con TDAH, que afecta aproximadamente a un 4 por ciento de los adultos, como lo es para otras parejas, dice que el matrimonio consultor Melissa Orlov, autor de El Efecto TDAH sobre el matrimonio. Los síntomas incluyen dificultad para concentrarse y prestar atención, dificultad para entender o seguir instrucciones, y la hiperactividad o inquietud con frecuencia y hablar en exceso. En los adultos, el TDAH generalmente no se diagnostica hasta que los síntomas persisten y se propagan en múltiples aspectos de la vida cotidiana, de éxito en el trabajo a la capacidad para formar relaciones amorosas. No hay cura, pero los síntomas de TDAH de adultos en general, se puede minimizar con medicamentos, terapia, o ambas cosas.

El TDAH es típicamente perdido o pasado por alto cuando las parejas están saliendo. El socio con TDAH a menudo se hyperfocused, enviar flores, el check-in con llamadas telefónicas frecuentes, y la ducha de la pareja con atención amorosa. La emoción es estimulante, una sensación de bienestar auto-medicación de tipo, dice Orlov. La transición hacia el matrimonio puede ser irritante. Una vez que la relación se vuelve familiar, el frenesí de la atención puede reflujo. La pareja sin TDAH, desconcertada por el brusco cambio, puede comenzar a sentirse no querido o de poco atractivo-la interpretación de un cónyuge distraído como un esposo desinteresado.

A medida que pasa el tiempo, las tensiones pueden crear si la condición no es reconocida o de sus síntomas y los motivos son mal comprendidos. La impulsividad marca podría traducirse en erupción decisiones financieras. O un marido habitualmente podría interrumpir su esposa porque “no tiene los frenos para detener” y tiene miedo de perder sus pensamientos skittery si él espera, dice Orlov. A la pareja no TDAH, las interrupciones son una falta de respeto.

Con el tiempo, una dinámica entre padres e hijos pueden desarrollar, con persistente constante. El “padre” se ocupa de todas las responsabilidades, mientras que el “niño malo” no tiene ninguna. “La persona con TDAH tienen muy buenas intenciones y decir, ‘Sí, por supuesto que voy a hacer esa tarea, por supuesto voy a recoger a los niños.” Y luego no ocurre, y puesto que no puede confiar en esa persona, el otro cónyuge se hace cargo “, dice Orlov. Finalmente, la incertidumbre de no saber si un socio es confiable crea estrés intenso y el resentimiento. Y la persona con TDAH se siente menospreciado o inadecuada.

Cuando ambas personas presentan TDAH, el juego cambia con resultados mixtos. Personalmente comprensión de la enfermedad puede hacer que una pareja menos propensos a expresar su frustración “, pero también ver más desorganización, y los tiempos de todos los síntomas dos”, dice Matlen. “Se puede hacer un montón de locura en casa”.

Entonces, ¿qué es una pareja de afectados por el TDAH a hacer? Si una persona o ambos tienen la condición, ciertas medidas pueden ayudar a fortalecer la relación.

Busca un diagnóstico adecuado y un tratamiento adecuado. La mayoría de los problemas de última hora frente-surgen cuando el TDAH es no identificados o sin tratar. Una vez consciente de que una determinada conducta es un síntoma de una situación real, usted aprenderá a responder a ella de manera diferente. En lugar de sentirse herido y enojado por la falta de atención de su pareja, por ejemplo, empezar a programar uno-a-un tiempo para centrarse en sí.

Separe la persona de la condición. Si su cónyuge no puede recordar a hacer los mandados o se olvida de su aniversario, recuerda: Es una condición médica. Mira de forma objetiva. Las personas con TDAH son bombardeados con mensajes como acaba de esforzarse más, el enfoque y encontrar una manera para hacerlo. “El cónyuge que no TDAH tiene que entender que [él] está pidiendo algo imposible”, dice Sherburne. “Cuanta más presión que te pones, más se sentirá como si estuvieran en su defecto, y cuanto más su confianza se hundirán.”

Considere unirse a un grupo de apoyo. Sin fines de lucro CHADD (Niños y Adultos con Trastorno de déficit de atención) tiene capítulos en casi todas las ciudades. Cuando los cónyuges no afecta asistir a las sesiones de grupos de apoyo, a menudo se sienten aliviados, dice Sherburne. Por primera vez, ellos se dan cuenta de los desafíos que enfrentamos no son exclusivos de su familia.

Cambiar la manera de comunicarse. “En lugar de señalar con el dedo y diciendo:” Usted siempre se olvida de tomar la basura, “reafirmar con un” yo “mensaje”, dice Matlen. Prueba: “me pongo muy frustrado cuando los montones de basura hasta ¿Qué podemos hacer al respecto?”. Ese estilo de comunicación disminuirá reacción defensiva de su pareja, y a su vez un obstáculo en algo que afrontar juntos.

Divida las tareas en piezas. “Si alguien sin TDAH necesita para limpiar el garaje, que podría ser un poco abrumado, pero ponía a trabajar”, dice Matlen. “Sin embargo, hacer una persona con TDAH para limpiar un garaje es como pedirle a alguien que mover una montaña.” Una solución? Que el proyecto sea más manejable, abordando un paso a la vez. Inicio, por ejemplo, mediante la compra de bolsas de basura, a continuación, aislar y centrarse en un rincón del garaje. Cuanto más una tarea se divide, más probable es que se hagan.

Pasar con un poco de ayuda de un asistente digital. Las personas con TDAH tienen dos zonas horarias, Matlen dice: “ahora”, y “ahora no”. Usando un BlackBerry o un dispositivo similar es una manera de programar recordatorios que le trae de nuevo en el “ahora” zona horaria.

Invoca la ayuda de recursos externos. Si su pareja tiene problemas para mantener la casa ordenada o recordar para cortar el césped cada domingo, contratar un servicio de limpieza o un servicio de corte de césped. El costo puede tomar un peaje menor en su billetera que otro argumento en su matrimonio.

Abrazo las partes buenas. Las personas con TDAH suelen ser amante de la diversión, de alta energía, y emocionante estar cerca. “Si alguien es impulsivo, por lo general vienen con gran estímulo-de las ideas del momento”, Sherburne dice. “Estar abierto a la espontaneidad.”…

Fuente: http://www.noticiassalud.com/2086/puede-un-matrimonio-sobrevivir-a-la-noticia-del-tdah.HTML

domingo, octubre 03, 2010

Confirman que es genético el trastorno de la hiperactividad

 

Así, cae el estigma de que la mala educación de los chicos es lo que produce esta conducta.

Es uno de los temas que más polémica generan: pedagogos, psiquiatras, psicólogos y médicos no han podido hasta ahora acordar una opinión sobre cuáles son las causas del llamado trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Pero un estudio que acaba de presentar un grupo de científicos británicos quizás pueda arrojar un poco de luz. El informe concluye que este tipo de hiperactividad en los niños tiene un origen genético.

“Se había sospechado durante mucho tiempo que los genes tenían algo que ver, dado el carácter hereditario de la enfermedad, pero hoy lo hemos confirmado”, sostuvo Anita Tharpar, coordinadora del estudio.

El TDAH es un trastorno que afecta al 5 por ciento de los niños en todo el mundo y que se manifiesta en hiperactividad, problemas de conducta y falta de atención.

Esta nueva investigación, que viene a reforzar estudios anteriores que ya habían analizado esta posibilidad, fue realizada por un equipo del Centro de Neuropsiquiatría, Genética y Genómica de la Universidad de Cardiff en Gales. Allí, los científicos sostienen que el TDAH es un problema de desarrollo cerebral y que este puede ser explicado genéticamente.

Al presentar el estudio, Tharpar agregó: “esperamos que este descubrimiento ayude, en primer lugar, a reducir el estigma que ahora sufren los niños con esta enfermedad. A menudo, la gente considera que estos pequeños están maleducados por sus padres y que tiene un problema de comportamiento, pero ahora podemos decir con toda seguridad que no es así, que se trata de una enfermedad genética y que los cerebros de estos niños se han desarrollado en forma diferente”.

La investigación fue publicada en la prestigiosa revista científica The Lancet. Allí, los científicos señalan que los niños con este trastorno que fueron analizados carecían de pequeños fragmentos de ADN, o por el contrario, estaban duplicados. Tharpar aclaró que estos resultados no servirán para realizar un mejor diagnóstico del trastorno pero sí será un punto de partida para investigar sus bases biológicas.

Los autores de este estudio analizaron durante ocho años –entre 2001 y 2009– el ADN de 366 niños con trastornos y de otros 1.047 que no lo padecían.

Norma Echevarría, psiquiatra de la Fundación TDAH, señaló que “ya se venía investigado en este sentido. Este estudio ratifica la idea de que estos chicos que uno cree que se portan mal porque quieren, en realidad se portan así porque no tienen autocontrol. Y el autocontrol no se genera porque algo no está bien en los neurotransmisores. Entonces, estos estudios sirven para reforzar la idea de que ni el maestro es malo, ni los padres ni los chicos son malos, es decir que se arman otros circuitos para poder abordar el tema”.

El estudio intenta explicar mucho del comportamiento de los niños. Pero también de esos que, convertidos en adultos, siguen padeciendo las consecuencias.

Enlace: http://www.clarin.com/sociedad/Confirman-genetico-trastorno-hiperactividad_0_345565565.HTML

Relacionan trastorno genético con el TDAH

 

Muchos que sufren de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) parecen tener una anomalía genética que podría predisponerlos a la afección, según informan investigadores británicos.

Su hallazgo respalda la creencia de que el TDAH no se trata de un problema exclusivamente social, sino que puede tener orígenes en la biología de un individuo. El TDAH afecta a entre tres y cinco por ciento de los niños de EE. UU., según el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU.

“El TDAH es un trastorno complejo y ya hace tiempo que sabemos que tiene una potente composición genética”, afirmó el investigador líder, Nigel Williams, profesor principal del departamento de medicina psicológica y neurología de la Facultad de medicina de la Universidad de Cardiff en Inglaterra.

“Nuestros resultados lo respaldan directamente, pues ofrece evidencia directa de que el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo”, enfatizó.

El informe aparece en la edición en línea del 30 de septiembre de la revista The Lancet.

Para el estudio, el equipo de William analizó ADN de 366 niños que padecían de TDAH, y lo compararon con el ADN de 1,047 niños que no.

Los niños con TDAH eran más propensos a tener segmentos faltantes o duplicados de ADN, lo que se conoce como variaciones en el número de copias o VNC, que los niños sin el trastorno, encontraron los investigadores. Este tipo de variación genética es más común entre los que sufren de trastornos cerebrales, señalaron.

Además, reportaron encontrar coincidencias significativas entre estas VNC y las VNC asociadas con el autismo y la esquizofrenia. Aunque son afecciones distintas, hay algunas coincidencias entre el TDAH el autismo en cuanto a los síntomas y problemas de aprendizaje, así que ambas enfermedades podrían compartir una base biológica, sugirieron los investigadores.

Afirmaron que la coincidencia más sorprendente se encontró en una región de cromosoma 16 que se ha relacionado con la esquizofrenia y otros trastornos psiquiátricos importantes, e incluye un gen que tiene que ver con el desarrollo del autismo.

Los niños con TDAH tienden a ser inquietos, impulsivos y a distraerse con facilidad, lo que con frecuencia lleva a problemas graves en el hogar y en la escuela. Algunos han culpado cosas como una mala crianza y las dietas ricas en azúcar por el trastorno.

Sin embargo, otros han citado evidencia de que el TDAH podría ser en parte genético. Se ha mostrado que los hijos de alguien que tiene TDAH son más propensos a sufrir del trastorno. Otras investigaciones han reportado que, en los gemelos idénticos, si uno sufría de TDAH, el otro tenía probabilidades de 75 por ciento de padecer el trastorno.

Aunque no hay cura para el TDAH, por lo general los síntomas pueden manejarse con medicamentos e intervenciones conductuales, según el equipo de Williams.

Michael L. Cuccaro, profesor asociado del departamento de genética humana del Instituto Hussman de Genómica Humana de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, dijo que el hallazgo no le sorprendía. “Vamos en una dirección en que las VNC juegan un importante papel en una variedad de afecciones neuroconductuales distintas”, aseguró Cuccaro.

Las VNC son importantes en el trastorno de las vías que podrían causar problemas mentales, explicó. “Una VNC en un mismo lugar puede dar origen a cualquier número de afecciones distintas”, enfatizó.

Cuccaro comentó que no piensa que ninguna VNC es específica del TDAH, sino que es más probable que los efectos de un VNC resulten en TDAH más discapacidad intelectual. “Muchas cosas pueden ir mal cuando se porta una VNC”, advirtió.

Y dijo que conocer el paisaje genético que puede predisponer a alguien al TDAH u otra afección del desarrollo podría eventualmente resultar útil en el diagnóstico de los trastornos.

Conocer la genética del TDAH podría también llevar a nuevos tratamientos, además de hacer que los tratamientos actuales sean más eficaces, apuntó Cuccaro.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Fuente: http://www.info7.com.mx/a/noticia/223914

miércoles, septiembre 29, 2010

LA TERAPIA PSICOLÓGICA COMBINADA CON MEDICACIÓN MUESTRA SU EFICACIA EN ADULTOS CON TDAH

 

Tal y como aparece publicado en el último número de la revista JAMA (Journal of the American Medical Association), la terapia psicológica aplicada junto con la medicación es la estrategia más eficaz para el abordaje de adultos con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Según los resultados del estudio, elaborado por un equipo de investigación del Hospital General de Massachusetts (Boston) y coordinado por Steven A. Safren, los adultos con TDAH que siguen un tratamiento combinado (terapia cognitivo-conductual junto con medicación), muestran una mejora significamente superior que los adultos que sólo reciben tratamiento farmacológico.

El TDAH se caracteriza por problemas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad que interfieren notablemente con las actividades de la vida cotidiana. Si bien los fármacos son el tratamiento de elección para el abordaje de este trastorno, tan sólo un 30% de los pacientes muestran una reducción de la sintomatología, y a pesar de ello muchos pacientes siguen presentando síntomas de deterioro funcional. Por este motivo, y tal y como señalan los investigadores del estudio, es necesario buscar nuevas estrategias de intervención que consideren otras alternativas de tratamiento, como la terapia cognitivo-conductual.

El estudio se llevó a cabo con 86 adultos con TDAH, a los que se realizó un seguimiento a lo largo de un año, y a los que se asignó a diferentes programas de intervención: farmacológico, terapia cognitivo-conductual de 12 sesiones junto con medicación y tratamiento de relajación con psicoeducación junto con medicación.

Según señalan los autores del estudio, la terapia cognitivo-conductual ofrece importantes beneficios para el abordaje del TDAH: es bien tolerada por los pacientes, los niveles de abandono son bajos y presenta efectos positivos y duraderos en la mejora de la sintomatología del TDAH.
Más información en:
Safren, S.A., Sprich, S., Mimiaga, M.J., Surman, C. et al. (2010). Cognitive Behavioral Therapy vs Relaxation With Educational Support for Medication-Treated Adults With ADHD and Persistent Symptoms. JAMA; 304 (8):875-880.

FUENTE: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=3058

domingo, septiembre 26, 2010

Videos tdah

 

La psicóloga Isabel Menéndez y el psiquiatra Marcos Huerta hablan sobre el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

La psicóloga Isabel Menéndez habla sobre el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) en el programa “Con T de Tarde”

jueves, septiembre 23, 2010

La dopamina

 
Investigadores del Instituto Max Planck para las ciencias cerebrales y cognitivas humanas en Leipzig, Alemania, han descubierto un factor genético que afecta a nuestra habilidad de aprendizaje a partir de los errores. Los científicos demostraron que los humanos que portan la mutación A1, que reduce la cantidad de receptores de la dopamina D2 en el cerebro, tienen menos éxito a la hora de aprender a evitar los errores que los humanos libres de esta mutación genética. Este hallazgo posee el potencial de mejorar nuestra comprensiAlgunas personas no se rinden ni siquiera cuando lo que hacen no funciona. Se niegan a aceptar la derrota y continúan con los intentos incluso cuando el sentido común advierte (a otros) que no tiene sentido seguir intentándolo.

Tilmann Klein y el Dr. Markus Ullsperger del Instituto Max Planck para las ciencias cerebrales y cognitivas humanas en Leipzig, Alemania, creen haber descubierto la causa genética para esta “tenacidad”. Ambos descubrieron que una simple mutación genética puede determinar si las personas repiten sus errores. Esta mutación, llamada A1, se encuentra en aproximadamente un tercio de la población, y provoca una reducción en la cantidad de receptores D2 en el cerebro, que son los “lugares de atraque” para la dopamina.

La dopamina es un neurotransmisor – un compuesto químico que participa en la transmisión de señales entre las células nerviosas y las células destino. Entre otras funciones cognitivas y del comportamiento, la dopamina juega un papel fundamental en el proceso del aprendizaje, en las sensaciones de placer y en los actos de motivación y recompensa.

Leer articulo completo sigue el enlace: http://www.maikelnai.es/2008/01/22/los-hay-que-nunca-aprenden/
 

miércoles, septiembre 22, 2010

ADHD (TDAH) Adult Screener en Español

 

 

 Este cuestionario se puede utilizar como punto de partida para ayudarle a reconocer los signos y síntomas de los adultos con TDAH, pero no pretende reemplazar la consulta con un médico profesional capacitado. Un diagnóstico preciso sólo puede hacerse a través de una evaluación clínica. Independientemente de los resultados del cuestionario, si usted tiene dudas sobre el diagnóstico y el tratamiento de adultos con TDAH, por favor discuta sus inquietudes con su médico.

Descargue el archivo PDF aquí

Posts Relacionados:

  1. EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE LA ATENCIÓN (TDAH) Y EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE LA ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD – en Español
  2. Adult ADHD Self-Screener
  3. 18 Question ADHD Adult Screener
  4. Guía para los padres ADD/ADHD (TDAH) – en Español
  5. MÁS DE 105 SUGERENCIAS PARA QUE LOS MAESTROS TENGAN ÉXITO DE LOS NIÑOS CON ELTRASTORNO POR DÉFICIT DE LA ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD

Fuente: http://www.addrc.org/adhd-adult-screener-en-espanol/

sábado, septiembre 18, 2010

La corta historia del Déficit de Atención

 

Se puede tener la impresión que el déficit de atención es de aparición reciente, como si fuera el diagnostico de moda. Aparece en la literatura médica al final del siglo 18 y recién se tuvo mayor conocimiento sobre este síndrome a mediados del siglo 20.

En 1798 aparecen menciones en documentos médicos, aún cuando la condición ha existido siempre. Alexander Crochton describe una enfermedad de “atención” en los niños que hoy se conoce como Trastorno de Atención y se agrupa con el espectro autista. Este médico escocés la describe como “ una inquietud mental que les hacia incapaz de atender con constancia”.

En 1845 Heinrich Hoffman, siquiatra alemán describe las características del trastorno en un poema donde Phillipp no puede estarse quieto para cenar, no presta atención a sus padres, se balancea en la silla.

En 1902, un médico británico, describe una enfermedad en la que los niños no podrían inhibir su comportamiento y se muestran desafiantes, inquietos y desatentos. El la llama un “defecto de carácter moral” y cree que es un daño cerebral y que también podría tener una base biológica. Los niños con estos comportamientos fueron juzgados moralmente.

1930 en unos estudios de comportamiento de niños y niñas que han sido afectadas por la gripe y la encefalitis en la pandemia de 1917 – 1918, que presentaban luego de su recuperación una inquietud inusual, impulsividad y distracción trajo ene l tiempo el primer uso de estimulantes para tratar a niños con trastornos de comportamiento. Los estimulantes daban una respuesta paradójica de calma en los pacientes hiperactivos

Ya en 1950, surge la idea de un trastorno cerebral y se empezó a estudiar. El más usado estimulante fue el Ritalin para tratar el trastorno, más conocido como Disfunción Cerebral Mínima. Ya en 1960 se habla fuertemente de una conexión genética y por tanto, una base biológica, estaba en la raíz del trastorno por déficit de atención. Aparece la primera descripción del síndrome en la American Psychiatric Association en el Diagnóstico y Manual Estadístico de Trastornos Mentales conocido por las siglas DSM.

En 1970, a la hiperactividad se le asocia la impulsividad y la distracción como características de este síndrome. En 1980 se comienza a conocer como Trastorno por déficit de atención. 1990 se rebautizada por déficit de atención con hiperactividad

En el año 2006, se estimaba que el entre el 3% y el 6% de los niños en edad escolar presentaban este síndrome. La mayoría se trata con medicamentos estimulantes y no estimulantes. La gran cantidad de diagnósticos y tratamientos con medicamentos hace creer que se hace con exceso. Aunque independiente de la terapia medica que se siga, los diagnostico corresponden a la realidad

Posted 16 Sep 2010 by administrador in Sicología y salud mental, Trastorno por déficit de atención, Trastornos del Desarrollo

viernes, septiembre 17, 2010

LAS DIEZ PRINCIPALES TRAMPAS EN EL LUGAR DEL TRABAJO PARA EL ADULTO CON TDAH… Y cómo evitarlas¡¡¡

 

Kathleen G. Nadeau, Ph.D.
Autora de ADD in the Workplace

Imagen – Neurotransmisores
 
Mucha gente que tiene TDAH pregunta: ¿Cuáles son los mejores trabajos para alguien que tiene TDAH? Si se le hace la pregunta a varios expertos en TDAH se recibirán igual número de respuestas variadas. Algunos sienten que las actividades empresariales, que tienen un máximo de libertad, son las mejores. Otros recomiendan actividades estimulantes, trabajos orientados a la acción: pilotos, bomberos, expertos en rescate.

Si realizas una encuesta en un grupo grande de adultos con TDAH que son exitosos en sus trabajos, sin embargo, descubrirás que los adultos con TDAH pueden alcanzar resultados positivos en un enorme rango de carreras, incluyendo maestros, científicos, abogados, fotógrafos, y casi cualquier otro tipo de carreras que puedas imaginar.

Una mejor pregunta, si se está buscando consejo en la búsqueda de carrera, es ¿cuáles son las características que hacen que un trabajo en particular sea agradable para los adultos con TDAH? Lo cierto es que casi cualquier carrera profesional que se escoja tiene trabajos que son buenos para alguien con TDAH, así como otros que pueden ser desastrosos también. La llave es encontrar o crear trabajos TDAH-agradables dentro de tu carrera profesional.

El paso número uno es encontrar una carrera profesional que sea buena para ti. Para esto debes considerar tus:

Intereses

Personalidad

Fortalezas

Debilidades

Nivel de entrenamiento

Una vez que tú te has puesto al punto con tu carrera profesional y haz recibido el tipo de entrenamiento que necesitas dentro de esta carrera, es tiempo de pensar en las “trampas de TDAH” en el trabajo y cómo minimizarlas o evitarlas en tu búsqueda de trabajo. ¿Cuáles son las trampas típicas? No sin sorpresa, vemos que muchas de estas trampas pueden parecer una lista de los síntomas del TDAH. Enfrentarse con estas trampas potenciales requiere una cuidadosa consideración antes de que aceptes un trabajo, pero también requiere que seas un “TDAH-inteligente” una vez que tengas el trabajo. Y recuerda, si al principio no tienes éxito, no pierdas el ánimo. Probablemente necesites probar diferentes trabajos, incluso dentro de una organización, o incluso trabajar en varias organizaciones antes de que hayas aprendido suficiente acerca de tus propios patrones de comportamiento y necesidades al hacer la mejor elección.

Las “Diez mayores trampas de TDAH” en el trabajo y qué hacer con ellas:

Distracciones

Las distracciones pueden ser “externas”, en el medio ambiente, o “internas”, por ejemplo, cuando te distraes por tus propios pensamientos. Las distracciones externas son abundantes en el medio ambiente de una oficina, lo cual es muy poco agradable para el TDAH. En seguida te presento algunas ideas para enfrentar las distracciones externas.

Pide flexibilidad en el horario para tener una mayor cantidad de tiempo con menos distracciones en las horas de trabajo.

Pide permiso para llevar trabajo a casa

Usa teléfonos de diadema con un aislante de ruido.

Pon tu escritorio lejos de la línea de tránsito de personas

Pide utilizar oficinas privadas o salas de juntas por algunos períodos.

Las distracciones internas también pueden evitarse, siguiendo algunos consejos.

Escribe las ideas que te asaltan cuando estás tratando de realizar una tarea

Utiliza una alarma que suene a intervalos regulares para recordarte que vuelvas a la tarea pendiente.

Trabaja en una tarea particular por intervalos breves, y empieza una nueva tarea cuando te des cuenta de que perdiste la atención. Esta técnica puede funcionar mejor en tareas que son aburridas y repetitivas.

Impulsividad

La impulsividad puede tomar una variedad de formas en el trabajo, pero el común denominador es el “no pensar antes de actuar”.

Si con frecuencia te comprometes a realizar proyectos que después no puedes cumplir, desarrolla el hábito de decir: “Me gustaría hacerlo, pero permítanme primero revisar mi agenda”

Si continuamente saltas de un trabajo a otro, cáchate a ti mismo antes de decir “toma tu trabajo, ya no lo quiero”. Es muy útil hablar de tus insatisfacciones con un amigo o con tu cónyuge, y buscar situaciones menos drásticas.

Si continuamente sueltas comentarios en las juntas de los cuales te arrepientes después, aprende a tomar notas, escribe lo que estás pensando de lo que se dice. Esto te ayuda a tomarte un tiempo para considerar: ¿es bueno decir esto? ¿cuál es la mejor manera de decirlo?

Si tú impulsivamente saltas dentro de proyectos complejos sin un plan, lo cual causa una enorme ineficiencia e incremento de costos, haz equipo con alguien que sea mejor en planeación y organización. De esta manera tu energía y entusiasmo pueden tener un uso positivo.

Hiperactividad

Muchos trabajos hoy en día son sedentarios, y no se ajustan para los adultos que tienen TDAH. Si tu tiendes a pasearte por todo el edificio sin rumbo tu hiperactividad puede ser mal interpretada como aburrimiento o poca motivación para el trabajo. Intenta lo siguiente:

Intenta haciendo “movimientos intencionados” en las juntas, por ejemplo, tomando notas. Así te verás como interesado, no aburrido. (¡Evita hacer garabatos!)

Planea tu día incluyendo movimientos productivos: ir a recoger el correo, hablar con un colega, caminar hacia una junta…

Toma tu almuerzo y ejercítate durante tu descanso.

Busca trabajos que requieran movimientos: de un lugar a otro, trabajos de contratos múltiples, o trabajos en los que tengas que salir a la calle.

Problemas de memoria

“Los problemas de memoria” son con frecuencia un problema diario para los adultos con TDAH. Entre más complejo y con mayor estrés tengas el día, hay mayor probabilidad de que se olviden cosas. ¿Qué hacer?

Sigue la regla: “Hazlo ahora mismo o escríbelo en una lista”

No escribas en cualquier pedazo de papel.- Ten tu agenda contigo todo el tiempo.

Aprende a revisar tu agenda con frecuencia durante el día

Utiliza alarmas para recordarte el tiempo de realizar una llamada o salir a una junta.

Aburrimiento

Muchos adultos con TDAH comentan que continuamente se aburren. El primer paso para evitar el aburrimiento es seleccionar una carrera que tenga un alto interés para ti. Pero incluso así, el aburrimiento puede aparecer. Te doy las siguientes sugerencias:

Haz las cosas aburridas en los tiempos de mucha energía durante el día. No te esperes a estar cansado.

Delega las tareas aburridas siempre que sea posible. Algo que parece intolerable para ti puede ser una tarea fácil para alguien más.

Separa las tareas aburridas en varias tareas más pequeñas.

Reconoce tu necesidad de cambio, estimulación y trabajo activo para introducir cambios o cambiar dentro de tu vida de trabajo.

Problemas de Administración del Tiempo

Existen una serie de problemas de administración del tiempo que son clásicos en los adultos con TDAH. ¿Puedes identificarte con alguno de estos?

Hiper-enfoque: – Oh, no! ¿Es esta hora? Debí haber salido hace 20 minutos! Sí sabes que puedes quedar atrapado en algo que vas a realizar y perder la noción del tiempo, desarrolla el hábito de utilizar una alarma para que te avise la hora en que debes salir.

Corriendo tarde: También conocido como “sólo una cosa más”. Planea llegar temprano y lleva algo que hacer mientras esperas (un libro, un trabajo), esto para contrarrestar tu idea de “odio llegar temprano y tener que esperar”. Cáchate cuando contestas el teléfono o realizas una tarea de última hora, para, y recuerdate a ti mismo: “Es hora de irme. Puedo hacer esto después”.

Sobre-comprometerse: Muchos adultos con TDAH tienden a planear hacer demasiadas cosas en un día. Esto les provoca un gran estrés y usualmente llegan tarde a cada uno de los compromisos en el día. Trata de hacer conciencia y no sobre-comprometer el tiempo. Siempre hay cosas que puedes hacer si encuentras tiempo libre durante el día, y así serás más efectivo porque no estás con el tiempo justo.

Aplazamiento

El aplazamiento de tareas puede ser un gran obstáculo para adultos con TDAH. Aunque todos aplazamos cosas alguna vez, esto resulta un gran problema para los que tienen TDAH. El ponerse fechas límite como puntos de inicio en lugar de puntos de finalización de una tarea, es una buena manera de promoverte a ti mismo como un profesional efectivo y responsable. Te evita los trabajos de toda la noche, la entrega de proyectos y propuestas tarde, todo el tiempo.

Buscar un trabajo que requiera mayor número de respuestas inmediatas es una forma natural de hacerlo, ya que elimina la posibilidad de aplazar.

Piensa en premiarte al terminar las tareas desagradables.

Busca supervisión cercana. Los aplazamientos se dan comúnmente en secreto.

Dificultad con proyectos de largo plazo

El tener problemas para terminar proyectos de largo plazo generalmente se relaciona con un grupo de dificultades, tales como la mala administración del tiempo, la tendencia a aplazar tareas, y la dificultad con la planeación y la organización. Para adultos con TDAH, la participación en proyectos de largo plazo usualmente funciona mejor si tu puedes:

Hacer equipos con otros para trabajar en colaboración cercana. El tener juntas semanales o incluso diarias con el equipo, te ayuda a cumplir con tus tareas.

Divide los proyectos en etapas, estima el tiempo requerido para cada etapa

En la planeación, empieza con la fecha final y trabaja después hacia atrás en tu calendario, estableciendo fechas para la terminación de cada etapa.

Revisa tus avances regularmente con tu supervisor

Identifica las partes del proyecto con las cuales estás teniendo problema e identifica también las soluciones. Hazte las preguntas: ¿tengo los conocimientos y recursos necesarios para cumplir estas tareas? ¿Necesito ayuda de algún otro miembro del equipo?

Trabajo administrativo

El trabajo administrativo es típicamente el “agujero negro” en el lugar de trabajo para los adultos con TDAH. El trabajo administrativo requiere organización, autodisciplina para el cumplimiento de tareas aburridas, atención a los detalles.- Todas estas características usualmente son difíciles para los adultos con TDAH.

Busca un trabajo que minimice las tareas administrativas

Busca maneras de racionar tu trabajo administrativo. ¿Puedes dictar y tener a alguien que tome notas por ti?

Haz el trabajo administrativo primero, al llegar al trabajo, antes de que te sientas cansado y frustrado por otros eventos del día.

Pide ayuda antes de que hayas creado una montaña de trabajo pendiente.

Desarrolla un sistema de clasificación que sea SIMPLE – y luego úsalo.

Problemas interpersonales

Muchos adultos con TDAH tienen comportamientos en el trabajo que molestan a sus colegas y para los cuales ellos están completamente desprevenidos. La retroalimentación de una amigo cercano o cónyuge puede ayudar a prevenirte. A continuación se mencionan algunos de los típicos patrones de comportamiento interpersonal del adulto con TDAH, sobre los cuales necesitas tener un monitoreo con el objetivo de minimizarlos.

Monologar.- Algunos individuos con TDAH se absorben cuando están hablando acerca de un tema que les interesa y se olvidan de monitorear las reacciones de su audiencia- ¿están interesados en lo que estoy diciendo, o están dando signos de que cambiemos el tema o de que les permita participar?

Interrumpir.- Este es un patrón generalizado, que rara vez pretende ser rudo, pero con frecuencia provoca irritación y resentimiento a través del tiempo. En juntas de trabajo escribe tus comentarios si temes olvidarlos. En una conversación, monitoréate y discúlpate, para de hablar si te descubres interrumpiendo a otros.

Ser demasiado franco.- Esto nos lleva al viejo adagio “No es lo que dices, sino la forma de decirlo”. Algunos adultos con TDAH dejan escapar comentarios sin tomarse el tiempo de pensar la frase de alguna manera sensible. Si eres uno de esos adultos que se congratula consigo mismo de su “honestidad y franqueza”, quizás necesitas pedir un poco de retroalimentación sobre cómo son tomados tus comentarios.

Con esto se cubren las “tres mayores trampas” en el trabajo, espero que con estas sugerencias puedas evitar caer en ellas. Ten cuidado en la selección del trabajo, y procura tener una auto evaluación honesta y auto administrarte. Si estás en un trabajo en el que estás experimentando serias dificultades, no asumas de inmediato que estás en el trabajo equivocado. Trata de enfrentar las dificultades con las sugerencias de este artículo antes de decidir que necesitas cambiar de trabajo. No caigas en la mayor trampa de todas- soñar que en algún lugar existe el trabajo perfecto que no requerirá ningún esfuerzo ni ajuste de tu parte. Necesitas elegir el trabajo inteligentemente, pero también necesitas hacer frente a tu TDAH- entendiendo tus necesidades, conociendo tus límites, sabiendo dónde pedir ayuda y aprendiendo cómo hacer énfasis en tus fortalezas y talentos. Buena suerte!!!

Los diez mejores tips para el éxito en el Trabajo para adultos con TDAH

Minimiza el trabajo administrativo para maximizar el éxito

Desestrésate para evitar la angustia

Planea salir temprano para llegar a tiempo

Simplifica tus sistemas de clasificación

Sigue la regla: “Hazlo ahora o escríbelo”

Negocia para conseguir tareas en las que tienes fortalezas

Deja espacios entre juntas, para que tengas bloques de tiempo libre

Enfócate en las soluciones del TDAH, no en los problemas

Lleva todo por escrito, no dependas de tu memoria

Enfócate en terminar las tareas, no pierdas las riendas

Este artículo se publicó originalmente en Attention!!
Fuente: http://www.deficitdeatencion.org/adosept02.htm
Traducción voluntaria de Roxana Alanís Villalón

martes, septiembre 14, 2010

Un vídeo sobre el TDAH arrasa en Youtube

 

El márketing viral de Janssen Cilag arrasa en Youtube

13/09/10 10:02

Un vídeo sobre el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad ) producido por Janssen Cilag se convierte en uno de los primeros ejemplo de marketing viral en Internet. El vídeo en Youtube ha superado las 100.000 visitas.

Puede que Johnson & Johnson esté pasando por una de sus peores crisis desde que en la década de los 80 se produjesen las contaminaciones de Tylenol. Pero lo que nadie puede dudar es que es, probablemente, una de las compañías farmacéuticas que más y mejor ha desarrollado su trabajo en las redes sociales e Internet.

La filial británica de J&J, Janssen Cilag, se ha sumado al uso de las redes sociales con la publicación de un vídeo en el canal de la compañía de Youtube. El vídeo, que forma parte de una campaña en Internet sobre los síntomas, diagnóstico, y tratamiento del TDAH, ya ha superado las 100.000 visitas en Youtube desde que se colgase en la Web en junio de este año. Pero lo que le hace realmente especial, es que es el primer vídeo sobre una enfermedad publicado por una compañía farmacéutica europea que permite comentarios, convirtiendo al vídeo en un auténtico mensaje viral, donde la compañía se retroalimenta de las opiniones de los usuarios.

El vídeo lleva por título ‘TDAH: un día en la vida por Janssen-Cilag’ y, según explica la compañía, la razón de ser de este documento visual es la de explicar en qué consiste este trastorno, ya que habían sido muchos los profesionales médicos, pacientes y padres que se quejaban acerca de la falta de información entre la sociedad, que sigue pensando que el TDAH es una ‘excusa’ para justificar el mal comportamiento de los niños.

Esta no es la primera vez que Johnson & Johnson utiliza las redes sociales para dar a conocer el TDAH. En su canal de Youtube se puede tener acceso, por ejemplo, a ‘la historia de Brad: un niño de 12 años con TDAH’, donde asistimos a un día en la vida de este pequeño.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el TDAH afecta al 5 por ciento de la población mundial y presenta comorbilidades con otras patologías hasta en un 89 por ciento de estos Pacientes, como conducta desafiante, epilepsia, autismo, retrasos en el leguaje, retraso del lenguaje, síndrome de Tourette. También es muy frecuente que coincida entre un 25 y un 30 por ciento de los casos con patología dual (conductas adictivas) en los adultos. Cada caso se debe tratar de forma individual según los especialistas.

Fuente: http://www.prsalud.com/index.php/prpacientes/379-temas-prpacientes/10038299-el-marketing-viral-de-janssen-cilag-arrasa-en-YouTube

El TDAH es uno de los trastornos psiquiátricos con más prevalencia entre la población reclusa

 
 
Según datos de la Sociedad Española de Psiquiatría Legal ofrecidos durante su XIX Congreso, aproximadamente, un 30 por ciento de la población penitenciaria podría padecer esta patología
 
 
Barcelona, 21 de junio 2010 (medicosypacientes.com)
 

“La patología psiquiátrica es 5 veces más frecuente en establecimientos penitenciarios que en la sociedad, se calcula que un 15 por ciento de la población general sufre a lo largo de su vida una enfermedad mental, cifras que ascienden al 85 por ciento en el ámbito penitenciario”, según el doctor Francesc Pérez Arnau, presiente del Comité Organizador del XIX Congreso de la Sociedad Española de Psiquiatría Legal, haciendo referencia a los datos de una de las últimas investigaciones en materia psiquiátrico-penitenciaria: el Estudio PRECA que ha estudiado a una muestra de 700 internos procedentes de Aragón, Cataluña y Madrid y el cual todavía está pendiente de publicar.

Según ha explicado el doctor Pérez Arnau, “fijándonos en las estadísticas de los diferentes estudios de prevalencia, de las aproximadamente 70.000 personas que hay en prisión en España, unas 3.000 padecerían trastorno psicótico, 6.000 una depresión mayor, 12.000 un trastorno límite de la personalidad y cerca de 20.000 tendrían trastornos antisociales de la personalidad”.

“Los resultados definitivos de este estudio mostrarán una importante influencia del consumo de drogas en la aparición de la patología, así como una importante relación del consumo de drogas (múltiples) asociado a trastornos de la personalidad (rasgos de varios) y la comisión de delitos violentos”, determina el Dr. Pérez Arnau. “La patología dual es altísima, puede haber hasta un 70% de personas con trastorno psiquiátrico en prisión que tienen adicción a algún tipo de tóxico aunque no todos estén en fase de consumo activo”, ha matizado el doctor Álvaro Muro, coordinador de la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica Penitenciaria de Cataluña del Parc Sanitari Sant Joan de Déu, en la presentación del encuentro.

El TDAH en la población reclusa

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) ha sido el objeto de estudio de la investigación que durante el año 2009 ha llevado a cabo el doctor Óscar Sanz, psiquiatra adjunto de la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica Penitenciaria de Cataluña del Parc Sanitari Sant Joan de Déu y director del estudio Consecuencias del TDAH no tratado: Un estudio en población psiquiátrica penitenciaria, atendiendo a las previsiones que él mismo apunta: “los estudios realizados en diversos países europeos indican que aproximadamente un 30% de la población penitenciaria podría padecer este trastorno”.

Los resultados obtenidos en la investigación, que se ha presentado en el marco del Congreso, han establecido que “los pacientes penitenciarios con TDAH delinquen más jóvenes, con una media de comisión del primer delito de 22 años frente a los 29 años de media del resto de reclusos con otras patologías psiquiátricas; cometen mayor número de delitos, con una media de 7,8 delitos frente a los 3,9 del resto de pacientes; y presentan mayores consumos de drogas desde edades más tempranas y en cantidades más elevadas”, afirma el Dr. Óscar Sanz.

Este estudio realizado sobre 114 internos en tratamiento psiquiátrico supone la primera parte de la investigación que continuará este mismo año con el objetivo de analizar la prevalencia del TDAH sobre el total de la población reclusa en el Centro Penitenciario de Brians 2 situado en la provincia de Barcelona.

Fuente: http://www.medicosypacientes.com/sociedades/2010/06/10_06_21_psiquiatria

 

 

lunes, septiembre 13, 2010

La organización de las tareas diarias para adultos con TDAH

 

Para los adultos con TADH, organizar actividades como la agenda, supone un esfuerzo titánico que temen abordar. Este artículo aporta una serie de consejos para ayudarles a reducir el nivel de estrés que este tipo de actividades les ocasiona…

Publicación enviada por Jenny Guerra Hernández

Tratar de prestar atención a los detalles parece ser algo imposible para los adultos que sufren el Trastorno por Déficit de Atención con hiperactividad (TDAH). Estas personas tienen una serie de objetivos claros en su mente, y como no pueden esperar para conseguirlos, suelen buscar siempre alguna forma de omitir todo el trabajo requerido para lograr los resultados que desean alcanzar. Lamentablemente, esta actitud tiende a hacer que se sientan abrumados por la tarea cuando van a iniciar cualquier proyecto, ya que aunque saben lo que quieren conseguir al final, no tienen ni la menor idea de lo que hay que hacer al principio.

Esto se puede aplicar a la vida cotidiana. Los adultos que sufren de TDAH, en general, comienzan su día teniendo sus metas perfectamente claras, pero normalmente no pueden conseguir establecer prioridades y decidir por dónde empezar. Así, que a lo largo del día, cada vez se van sintiendo más estresados y culpables, lo que les hace sentir mal, y en última instancia, trabajar menos.

Para evitar tal situación, los adultos hiperactivos deben desarrollar el hábito de adquirir una rutina de planificación diaria.

Con el fin de desarrollar esta rutina, se pueden poner en práctica tres sencillos pasos:

1. Fijar en qué momento del día se va a realizar la planificación.

Lo primero que se debe elegir es la hora del día en que el proceso de planificación se puede llevar a cabo. Puede realizarse unos quince minutos antes de acostarse o bien, en un momento específico que a la persona le viene bien, pero eso sí, es recomendable que se realice a la misma hora cada día.

El momento justo antes de acostarse es generalmente el preferido por los adultos con TDAH, ya que es cuando suelen estar más alerta. Esto puede resultar de mucha utilidad ya que permite hacer planes para el día siguiente sabiendo cómo se van a afrontar las actividades diarias, en vez de acostarse preocupado y darle incansables vueltas a la cabeza.

2. Revisión de la Lista de tareas

En primer lugar hay que asegurarse de que se dispone de una lista de tareas y, en caso de que no tenerla, habrá que realizar una. Esta lista puede ser revisada en cada una de las sesiones de planificación, para recordar las acciones que se ha programado hacer. También ayudará a sentirse bien acerca de todo lo que se ha conseguido terminar con éxito durante el día.

Es necesario que se re-escriba regularmente la lista, borrando todas las tareas realizadas y añadiendo las nuevas. Las tareas más urgentes e importantes deben estar situadas en la parte superior de la lista. Por otro lado, si existen tareas que implican varios pasos, se pueden dividir en tres o cuatro tareas más sencillas.

3. Revisando la planificación realizada para cada día.

Una vez que se ha realizado la lista de tareas, es el momento de consultar la agenda diaria (suponiendo que ya se esté utilizando una). Se deben comprobar las citas del día siguiente y marcarlas en la agenda, sin olvidar el tiempo que se tardará en trasladarse de una cita a otra. Ahora se puede planificar el tiempo de trabajo que queda para realizar el resto de las tareas incluidas en la lista personal.

De esta forma, dedicando sólo quince minutos a la planificación de las actividades cotidianas, cualquier adulto con TDAH podrá reducir su nivel de estrés diario y mejorar su calidad de vida.

Un saludo,
Jenny Guerra Hernández

http://www.sabetodo.com/contenidos/EklFAyVFFZaeNVgCFO.php

EL TDAH EN LA PAREJA

 
No es raro que muchas personas se sientan atraídas por aquellas que padecen TDAH ; éstas suelen mostrarse activas, alegres y divertidas, y siempre están listas para la acción. Sin embargo, esta perspectiva cambia durante la convivencia; la persona con TDAH deja de ser “activa” para transformarse en “pesada y desconsiderada”.

 
 
Los síntomas del TDAH pueden ser motivo de muchas discusiones en la pareja. Si la vida en común es complicada de por sí, esto se agrava cuando uno de sus miembros tiene TDAH . De hecho, los síntomas asociados con el trastorno pueden perturbar las relaciones hasta el punto en que ambos terminan sintiéndose exhaustos, enojados e incomprendidos.
 
 

Esta situación no es irremediable, pero requiere de varias pautas de colaboración:

Involúcrese. Una vez que su pareja esté segura del diagnóstico, reúna información sobre el TDAH y estúdiela junto a ella. Es fundamental que usted sepa todo lo relativo a su trastorno, para que pueda apoyar a su pareja cuando ésta lo necesite.

Hablen sobre el trastorno. Ahora ya tienen la explicación a muchas de las conductas que provocan conflictos. Hablen tranquilamente sobre el TDAH: qué es, cómo se manifiesta entre ustedes, cómo afecta la relación, qué les molesta, qué les gusta, qué desean conservar, qué quieren cambiar. Traten de no reaccionar hasta haber terminado los comentarios.

Replantéense la relación. Conversen acerca de lo que siente cada uno, y pregúntense qué quieren hacer. En caso de que deseen seguir juntos, es el momento de replantear actitudes y comportamientos, planear estrategias que aseguren la tolerancia y el apoyo.

Realicen un plan de tratamiento. Para comenzar, piensen cómo lograrán las metas y hagan una lista de lo que desean cambiar y lo que quieren conservar. Si no lo hacen, se les puede olvidar.

Elaboren listados y mantengan una agenda en común. Escriban una lista con lo que quiere que haga la otra persona y dénsela todos los días. También pueden mantener una agenda en común, pero no deben olvidar revisarla ambos todos los días.

Disponga de herramientas que ayuden a su pareja a organizarse. Estas pueden ser listados, pizarras, tableros de anuncios, o libretas en lugares estratégicos como la mesita del teléfono.

Si usted es más ordenado, hágase cargo de la organización. Sin embargo, es fundamental que su pareja valore el esfuerzo y sepa compensarlo.

Evite “etiquetar” a su pareja. No esté constantemente atacándole, acusándole de desordenada, distraída o molesta, ni permita que aparezca como “la pobre víctima de una persona controladora”. Lo único que logrará con esta actitud es provocar peleas y hacer que la autoestima de su pareja disminuya.

Al pedir algo a su pareja, intente conectar con ella de todas las formas posibles. Si ésta padece un TDAH de tipo inatento, es probable que tenga dificultades para prestarle atención. Por lo tanto, a la hora de pedirle algo, puede seguir estos pasos:

•Tóquele y mírele a los ojos.
•Póngale la mano en el hombro y haga contacto visual. Las personas con TDAH perciben mejor la información cuando se involucran varios sentidos a la vez.
•Dele un tiempo límite para efectuar una tarea.
•Recuérdeselo. Hágalo sin enojarse, siempre es mejor por las buenas.

 

No toque sus cosas. Algunas personas con TDAH tienen mucho miedo de perder el control de sus vidas. Por ello crean entornos muy estructurados a su alrededor, lo que les permiten controlar sus síntomas.Por estas razones, usted debe intentar no cambiar sus cosas de lugar. Cada cónyuge debe tener espacios separados para trabajar o para dejar sus cosas personales. Si toca sus cosas, sentirá que pierde el control sobre ellas.

Refuerce las rutinas. Una vez habituado, es posible que su pareja vuelva a caer en los viejos patrones de conducta. Estén prevenidos para cuando esto ocurra, hagan un acuerdo para reestablecer la rutina.

Dediquen momentos en común. Esto es fundamental para cualquier pareja; deben aprender a comunicarse, a quererse, a compartir los problemas y a divertirse, y esto sólo ocurrirá si pasan tiempo juntos.

No usen el TDAH para justificarse. Cada miembro de la pareja debe ser responsable de sus actos, y colaborar en el bienestar de la pareja. No echen la culpa de sus conflictos al TDAH

Sean optimistas. Esto es fundamental para sacar adelante la situación. Piensen en positivo, dénse ánimo mutuamente, alábense. De nada sirve enojarse, lo que deben hacer es valorar el esfuerzo del otro y trabajar en equipo.

Hágase responsable de sus propias acciones, no de las de su pareja. Las parejas con TDAH son más exitosas cuando uno trabaja en sí mismo y en sus problemas, y su pareja hace lo propio. Ambos deben comprender cuales son las capacidades y las limitaciones de cada uno y aprender a adaptarse a ellas; como en cualquier pareja, todo gira alrededor de la aceptación, del compromiso y la negociación. Pero lo principal es tener una comunicación directa y transparente, e intentar que no se acumulen los reproches y malos sentimientos

domingo, septiembre 12, 2010

Un estudio establece relaciones entre patrones de personalidad y los diferentes subtipos de TDAH.

 

Investigadores del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR)

– El Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es el trastorno psiquiátrico más frecuente en la infancia: entre un 7% y un 8% de los niños en edad escolar lo padecen
– Entre un 60 y un 70% de estos niños continúan sufriendo este trastorno en la edad adulta.
– Las diferencias de personalidad contribuyen a dibujar los dos subgrupos del trastorno

Barcelona, julio de 2010 .- Investigadores del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) han conseguido establecer claras relaciones entre diferentes patrones de personalidad de pacientes con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y los subtipos de trastorno que estos pacientes padecen.

Los resultados de este estudio, publicados en la revista Psicothema, tienen una gran utilidad clínica. Por un lado, han servido para validar los subgrupos de TDAH cuya existencia se apunta, de un tiempo a esta parte y, por otro lado, permite orientar, de manera diferente, el tratamiento psicológico de apoyo que se aconseja a estos pacientes, en función del subgrupo al que pertenezcan.

TDAH: un trastorno cada vez más conocido

Los niños que sufren TDAH tienen una gran facilidad para distraerse, son impulsivos e hiperactivos. Por su dificultad a mantener la atención, presentan problemas de adaptación y de rendimiento en clase. En la etapa adulta, si persiste el trastorno, puede ser el origen de alteraciones en la esfera laboral y social del individuo que lo padece (más posibilidad de ser consumidor de drogas, de sufrir accidentes o de tener problemas legales, por ejemplo).

El TDAH se empezó a diagnosticar en el año 1902. Pero todavía quedan muchos interrogantes por responder en relación a este trastorno. El grupo de expertos en TDAH de la Vall de Hebron cada vez consigue dibujar el trastorno con más claridad. Hace años se inició una línea de investigación genética que identificó algunos genes responsables de una mayor susceptibilidad de la transmisión del TDAH de padres a hijos. Este grupo también identificó bases genéticas comunes entre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en niños y en adultos y, así, reforzó la idea de que se trata del mismo trastorno en ambos grupos de población y no de dos trastornos diferentes, tal y como algunos investigadores habían sugerido. Todos estos hallazgos sucedían gracias a la posibilidad de trabajar con padres que acudían con sus hijos y que, entre pruebas genéticas y visitas de acompañante, también evidenciaban sufrir el trastorno y, de esta manera, se explicaban algunas de las problemáticas que vivían en su vida personal o profesional.

Dr. Josep Antoni Ramos-Quiroga, coordinador del grupo de TDAH del VHIR y del Servicio de Psiquiatría del Hospital Vall d’Hebron.

Los resultados refuerzan la hipótesis de que existen subtipos de TDAH

Siguiendo en esta línea y siendo el VHIR uno de los pocos centros que concentra grandes grupos de adultos con TDAH, se empezaron a visualizar dos grandes grupos del trastorno, que en adultos se evidencian más que en niños y jóvenes: los miembros de un grupo son individuos hiperactivos e inatentos, mientras que los del otro, sólo son inatentos. “Estudiar los patrones de personalidad de estos adultos con TDAH era un paso necesario para saber si simplemente se trataba de pacientes con diferentes personalidades o realmente los pacientes con TDAH seguían unos patrones de personalidad característicos y había una correlación entre estos patrones diferentes y los subtipos de TDAH”, explica el Dr. Josep Antoni Ramos-Quiroga, coordinador del grupo de TDAH del VHIR y del Servicio de Psiquiatría del Hospital Vall d’Hebron . “Los resultados nos dividieron a toda la muestra de adultos con TDAH en dos grupos: unos tenían un patrón de personalidad más agresiva, con más salidas de tono y reacciones más explosivas. Estos pacientes tenían un TDAH con componente hiperactivo e inatento. El otro grupo tenía un patrón de personalidad más introvertido y con menos contacto social. Se ha visto que, en este segundo grupo, los pacientes tenían un TDAH de componente sólo inatento”, aclara la Dra. Yolanda Martínez Ortega, primera firmante del estudio.

El Dr. Ramos-Quiroga insiste en que este hallazgo “valida los subtipos de TDAH a la hora de hacer estudios, mejora el diagnóstico y disminuye los problemas asociados a la enfermedad”. Los resultados del estudio permiten prever determinadas conductas y orientar las terapias psicológicas de apoyo al tratamiento teniendo en cuenta estos patrones de personalidad. También permite diferenciar el tratamiento por subgrupos y ajustarlo a las necesidades reales del trastorno en cada caso, pues hasta ahora la propia heterogeneidad del grupo dificultaba la orientación de las terapias. “La existencia de estos subgrupos de TDAH en base a la personalidad posiblemente explica los diferentes genes que hemos encontrado asociados a la carga familiar de este trastorno y, a la vez, el propio test de personalidad ayuda al diagnóstico, pues permite clasificar a los pacientes según el subgrupo de TDAH al que pertenenezcan”.

Fuente: http://www.noticiasmedicas.es/medicina/noticias/4089/1/Un-estudio-establece-relaciones-entre-patrones-de-personalidad-y-los-diferentes-subtipos-de-TDAH-/Page1.HTML

VI Congreso Internacional Multidisciplinar sobre el Trastorno por Déficit de Atención y Trastorno de la Conducta.

 
 
Hospital Universitario Ramón y Cajal
21 y 22  enero 2011
 
 
 
 

sábado, septiembre 11, 2010

Eficacia de la Terapia Meta-Cognitiva para el TDAH adulto.

 

1/sep/2010 · American Journal of Psychiatry. 2010 Ago;167(8):958-968.
Eficacia de la Terapia Meta-Cognitiva para el TDAH adulto.
(Efficacy of Meta-Cognitive Therapy for Adult ADHD.)
Autor-es: Mary V. Solanto; David J. Marks; Jeanette Wasserstein…(et.al)

 

Objetivo: Los autores investigaron la eficacia de una intervenciónmanualizada de grupo de 12 semanas de terapia meta-cognitiva diseñadapara mejorar el manejo del tiempo, la organización y la planificaciónen los adultos con trastorno por déficit de atención conhiperactividad (TDAH).

Métodos: Se estratificaron ochenta y ocho adultos referidosclínicamente que cumplieron los criterios DSM-IV para el TDAH deacuerdo a entrevistas clínicas y estructuradas de diagnóstico ycuestionarios estandarizados por el consumo de medicamentos de TDAH y por otra parte asignados aleatoriamente para recibir terapia meta-cognitiva o psicoterapia de apoyo en una modalidad grupal.
La terapiameta-cognitiva utiliza principios y métodos cognitivo-conductualespara impartir habilidades y estrategias en el manejo del tiempo,organización y planificación y para apuntar cogniciones depresógenas y ansiógenas que socavan la eficacia de autogestión. La condición deterapia de apoyo controló aspectos no específicos de tratamientoproporcionando apoyo evitando la discusión de estrategias cognitivo-conductuales. Se evaluó la respuesta terapéutica por un evaluadorindependiente (ciego) vía entrevista estructurada antes y después deltratamiento, así como por auto-informe y evaluaciones conductuales deinformante colateral.

Resultados: Los modelos lineales generales comparando el cambio entrelos tratamientos desde el inicio del estudio revelaron efectosestadísticamente significativos para las valoraciones de auto-informe,informe colateral, y de evaluador independiente de los síntomas DSM-IVde falta de atención. En los índices dicotómicos de respuestaterapéutica, una proporción significativamente mayor de los miembrosdel grupo de terapia meta-cognitiva demostró una mejora en comparacióncon los miembros del grupo de terapia de apoyo. La regresión logísticaque examinó las diferencias de grupo en respuesta definidaoperacionalmente (controlando por la severidad del TDAH al inicio),reveló un efecto robusto del grupo de tratamiento (razón deprobabilidades = 5,41; 95% CI = 1.77-16.55).

Conclusiones: La terapia meta-cognitiva produjo mejoras significativamente mayores en las estimaciones dimensional ycategórica de la severidad de los síntomas del TDAH en comparación conla terapia de apoyo. Estos resultados apoyan la eficacia de la terapiameta-cognitiva como una intervención psicosocial viable.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original:
http://ajp.psychiatryonline.org/index.dtl

http://www.psiquiatria.com/articulos/hiperactividad/48742/

domingo, septiembre 05, 2010

La historia de Richard Donato

 

Hoy quiero hablaros de una pelicula que vi hace tiempo, esta basada en echos reales.
La verdadera historia de Richard Donato, conserje en la Escuela Calahan durante 13 años, quierido por alumnos y profesores, amigo, consejero y entrenador, nunca se graduó por sus problemas de aprendizaje, sufre DISLEXIA y TDA.
Debe pasar su examen de la escuela secundaria o perder su trabajo.
Él es admirado por los niños que a menudo buscan su consejo. Sólo hay un problema. Él no tiene un diploma de la escuela secundaria. La junta escolar le dice que debe obtener su GED en 30 días o va a perder su trabajo. Trata de tomar la prueba por su cuenta, pero falla. Su esposa consigue la ayuda de maestros y estudiantes para pasar la prueba.
Una historia de lucha y esfuerzo.

Un fuera de serie.  (In a class of his own)
 
 

 

Reparto: A.J. Buckley, Cara Buono, Lou Diamond Phillips
Director: Robert Munic
Duración: 01:30:00
Estreno: viernes 1 enero 1999
Género: Drama.

Sinopsis

Es la conmovedora historia de Rich Donato, quien ha dedicado toda su vida a la escuela superior local. Cuando un comunicado del internado exige que todos los empleados deben tener el diploma de la escuela superior, Rich se ve en el peligro de perder su trabajo. Voluntariamente, profesores y alumnos le ayudarán en sus estudios, pero como sufre dislexia y un problema de déficit de atención, pasar esta prueba va a ser el mayor reto de su vida.

sábado, septiembre 04, 2010

miércoles, septiembre 01, 2010

Los médicos perciben que el niño con TDAH tiene un impacto mucho mayor en la vida familiar que el que los padres notan

 

Según los resultados del estudio se detecta una gran diferencia de opiniones entre padres y médicos sobre la influencia del TDAH en la vida de los niños, lo que manifiesta la necesidad de un diálogo muy serio entre ambas partes en beneficio del tratamiento y mejora de los pacientes

El desarrollo social y emocional de los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los aspectos que más preocupan a padres y médicos, según revelan los resultados del estudio internacional ‘TDAH 360º: Impacto y Tratamiento del TDAH más allá de los Síntomas Nucleares. Análisis de Opiniones de Padres y Médicos’. A pesar de ello, estos aspectos no se incluyen actualmente en los tratamientos multidisciplinares.

El TDAH es una patología que afecta al 5 por ciento de la población infanto-juvenil. En concreto, en Baleares, se estima que unos 5.800 niños de entre 6 y 16 años tienen riesgo de padecerlo. El TDAH provoca dificultades para mantener la atención, conductas hiperactivas y/o impulsivas, que afectan además al desarrollo emocional y social de los niños.

Las conclusiones de este estudio, realizado por Harris Interactive en colaboración con Lilly y la Federación Mundial para la Salud Mental a nivel internacional, corroboran que el TDAH afecta a otros aspectos de la vida de los niños que lo padecen, al margen de los síntomas nucleares (déficit de atención, hiperactividad e impulsividad). Y es que también afecta a aspectos relacionados con el desarrollo social y emocional, tales como baja autoestima, resultados académicos por debajo de lo exigido e incapacidad para participar en actividades sociales que requieran compartir o colaborar, entre otros, que no se incluyen en los tratamientos multidisciplinares.

Discrepancias entre padres y médicos.

A través de los resultados del estudio se detecta una gran diferencia de opiniones entre padres y médicos sobre la influencia del TDAH en la vida de los niños, lo que manifiesta la necesidad de un diálogo muy serio entre ambas partes en beneficio del tratamiento y mejora de los pacientes.

La gran mayoría de los médicos, a diferencia de los padres, cree que este trastorno tiene un impacto “negativo” en el desarrollo social y emocional (95% frente a un 70% respectivamente). De hecho, casi un tercio de los padres opina que el TDAH tiene “un poco o ningún” impacto o un impacto “positivo” en sus hijos. Además, los médicos se sienten mucho más preocupados que los padres en la capacidad del niño para desenvolverse como adulto independiente (81% frente a un 66% respectivamente).

Aunque los padres y los médicos coinciden en que los niños con TDAH experimentan dificultades en muchas situaciones sociales y emocionales, sus opiniones varían en el grado del impacto: para casi el 90% de los médicos, que estos niños “alcancen su máximo potencial” es mucho más desafiante que para los padres (77%).

Fuente: http://www.medicosypacientes.com/noticias/2009/11/09_11_30_tdah

martes, agosto 31, 2010

El TDA/H: El sueño y los trastornos del sueño

 

De todos los niños que padecen TDA/H, sólo alrededor del 30 por ciento tienen el TDA/H como su único diagnóstico. Se informa que dos tercios de los niños que tienen TDA/H tienen al menos una afección coexistente, y estas afecciones complican el diagnóstico y tratamiento del TDA/H.)

Cualquier trastorno puede coexistir con el TDA/H, pero ciertos trastornos parecen ocurrir más comúnmente. Entre éstos se encuentran los trastornos de oposición desafiante, ansiedad, depresión, tics y síndrome de Tourette, abuso de sustancias, trastornos del sueño y discapacidades del aprendizaje.)

La relación entre el sueño y el TDA/H no es algo nuevo. Anteriormente, se incluían los trastornos del sueño en los criterios diagnósticos para el TDA/H, pero debido a una falta de evidencia demostrable, los trastornos del sueño se eliminaron del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales cuando se publicó su Tercera edición revisada en 1980.).14

Esta hoja Lo que sabemos:

•describe el TDA/H y los problemas del sueño;

•habla sobre el diagnóstico de trastornos del sueño en personas con TDA/H;

• describe los trastornos del sueño más comunes entre las personas con TDA/H;

•provee información sobre las causas de los problemas del sueño en los individuos con TDA/H; y

•ofrece ideas y sugerencias sobre cómo manejar los problemas del sueño.

El TDA/H, el sueño y los trastornos del sueño

Aunque los problemas del sueño pueden afectar a cualquiera en la población general, hay una mayor ocurrencia de estos problemas en la gente que tiene TDA/H. Entre un cuarto y la mitad de los padres de hijos con TDA/H informan que sus hijos sufren de un problema del sueño, sobre todo problemas para quedarse y permanecer dormidos.15 Los informes de los padres indican una ocurrencia entre dos y tres veces mayor de problemas de sueño en los niños que tienen TDA/H en comparación con grupos de control en estudios de investigación.16 Además de tener dificultades para quedarse y permanecer dormidos, estos problemas también incluyen mayor actividad durante el sueño, piernas inquietas/movimientos periódicos de las piernas durante el sueño, patrones de sueño inestables y mayor somnolencia que otros niños durante el día.17,18,19,20,21,22,23,24 Aunque son mayormente anecdóticos, los estudios han mostrado que un sustancial número de niños que tienen TDA/H también sufren de un trastorno primario del sueño responsable de al menos parte de sus dificultades conductuales.25 Los investigadores también especulan que el TDA/H se asocia con la hipoactivación (un estado de mayor somnolencia) en lugar de hiperactivación. Esto indica que la hiperactividad podría ser un mecanismo de defensa para contrarrestar la somnolencia diurna que estos niños experimentan.26 Aunque la evidencia no ha sido lo suficientemente sólida para establecer una relación causal, se cree que la somnolencia diurna empeora los síntomas del TDA/H.

En los adultos, hay posibilidades de confusión diagnóstica entre la narcolepsia, una somnolencia diurna excesiva de origen desconocido (llamada hipersomnia idiopática) y el TDA/H en cuestionarios llenados por el mismo paciente.29 La coincidencia de síntomas de los trastornos del sueño y el TDA/H lleva a preguntas sobre un posible diagnóstico erróneo de ambas afecciones en adultos y qué tan estrechamente se relacionan.30

Comprobar posibles problemas del sueño debe ser parte de la evaluación de toda persona con problemas conductuales y/o académicos, sobre todo TDA/H. Si se sospecha un problema de sueño, el profesional clínico que evalúa debe tomar una completa historia del sueño. La historia debe incluir preguntas sobre la hora usual de irse a la cama, el tiempo requerido para quedarse dormido, si hay despertares nocturnos, ronquidos, dificultades para despertarse, si la persona duerme siestas y la somnolencia diurna. Tal vez se le pida al paciente que lleve un diario de sueño y anote las conductas diarias de sueño durante varias semanas.

No todas las personas que tienen TDA/H sufren de problemas del sueño, pero dado que tales dificultades pueden causar angustia en las personas que tienen TDA/H y sus familias, es importante comprender la naturaleza de tales problemas y cómo se relacionan al TDA/H. Además, identificar las diferencias subyacentes en los patrones de sueño entre los niños con TDA/H que sufren trastornos de sueño y los que no, podría ayudar a determinar las causas comunes de los problemas del sueño y del TDA/H en los afectados.31

Diagnóstico de los trastornos del sueño en las personas con TDA/H

Cuando se diagnostica TDA/H, el profesional clínico que realiza el diagnóstico debe descartar otras afecciones como fuente de los síntomas de TDA/H, además de determinar si hay otros trastornos psiquiátricos o neurológicos. Con frecuencia, los mismos síntomas se presentan en distintos trastornos. El problema para el profesional clínico es discernir si un síntoma pertenece al TDA/H, a un trastorno distinto, o a ambos trastornos a la vez. En algunos individuos, los síntomas superpuestos pueden indicar la presencia de trastornos múltiples.

Los trastornos del sueño proveen un desafío particularmente difícil, ya que muchos de sus síntomas pueden imitar los síntomas del TDA/H y podrían ser exacerbados por síntomas del TDA/H y los medicamentos que se usan para tratar el TDA/H.32

Al llevar a cabo una evaluación completa, un profesional clínico bien capacitado y familiarizado con el TDA/H y otros trastornos puede discernir entre el TDA/H y otras posibles afecciones. Las entrevistas y los cuestionarios son parte del proceso diagnóstico que se usa para obtener información del paciente, la familia del paciente y sus profesores para evaluar esos otros trastornos.

Debido a que los síntomas de los trastornos del sueño pueden imitar a los síntomas del TDA/H, tales como dificultad para prestar atención y concentrarse, pueden en realidad ser diagnosticados erróneamente como TDA/H. Los profesionales clínicos deben estar conscientes de la coexistencia de un trastorno del sueño relacionado con la respiración (TSRR) y la apnea obstructiva del sueño (AOS) con el TDA/H al diagnosticar y tratar los síntomas.33 Algunos consideran que muchas de las inquietudes de que el TDA/H se diagnostica excesivamente podrían estar relacionadas a que algunos padres y proveedores atribuyen las dificultades de atención al TDA/H en lugar de a los trastornos subyacentes del sueño.34

Trastornos comunes del sueño entre la gente que tiene TDA/H

Síndrome de las piernas inquietas. Uno de los trastornos del sueño más comunes entre los individuos con TDA/H es el síndrome de las piernas inquietas (RLS, por sus siglas en inglés). Hasta el 24 por ciento de las personas con TDA/H podría tener síntomas del síndrome de las piernas inquietas, y hasta el 26 por ciento de las personas con este síndrome podría tener TDA/H o síntomas de TDA/H. Las manifestaciones diurnas del síndrome de las piernas inquietas pueden imitar los síntomas del TDA/H, como la inquietud y la falta de atención.35 [Para más información, consulte la hoja informativa del síndrome de las piernas inquietas del Instituto nacional de trastornos neurológicos y accidente cerebrovascular , o visite la Fundación del síndrome de las piernas inquietas.

Trastorno del sueño relacionado con la respiración (TSRR) y apnea obstructiva del sueño (AOS). El trastorno del sueño relacionado con la respiración y la apnea obstructiva del sueño son otros dos trastornos del sueño que pueden afectar a las personas con TDA/H.36 Se cree que trastorno del sueño relacionado con la respiración y la apnea obstructiva del sueño son más significativos37 en personas que tienen TDA/H que en la población general, y las dificultades del sueño asociadas a estos trastornos pueden llevar a síntomas de TDA/H durante el día. No está claro si las dificultades que surgen del trastorno del sueño relacionado con la respiración, empeoran los síntomas existentes de TDA/H en general, o sólo en un subgrupo de personas con TDA/H.38

 

Causas de los problemas del sueño en las personas que tienen TDA/H

Aunque hay una relación conocida y demostrable entre el TDA/H y los trastornos del sueño, aún hay preguntas sobre si las personas con TDA/H tienen más dificultades intrínsecas para quedarse dormidas que no se relacionan a factores externos, afecciones coexistentes o trastornos del sueño. En otras palabras el TDA/H en sí podría llevar a dificultades para dormir.39

La mayoría de los estudios que usan medidas objetivas como la actigrafía (en que una pequeña computadora parecida a un reloj de pulsera mide los movimientos del cuerpo durante el sueño, los periodos de sueño y vigilia, y el tiempo total de sueño) y las cámaras infrarrojas (que observan la conducta de sueño y registran los movimientos durante el sueño) no han mostrado diferencias significativas en cómo funciona el sueño entre niños que tienen TDA/H y grupos de control. Pero ciertas características parecen comunes en distintos estudios.40 Se ha encontrado que la actividad durante el sueño es mayor en los niños que tienen TDA/H en términos de la frecuencia y duración de los movimientos. La inestabilidad de los patrones de sueño en los niños con TDA/H podría de hecho diferenciarlos de los grupos de control, según un estudio, que sugirió que esto podría reflejar una deficiencia en la regulación de la activación en el TDA/H. El resultado es que los niños con TDA/H podrían tener más sueño que los niños que no tienen el trastorno.41 Este estudio ha sido respaldado por estudios subsiguientes, que han encontrado que los niños con TDA/H presentan somnolencia excesiva durante el día, un alto rendimiento motor durante el sueño, y trastorno del sueño relacionado con la respiración significativo. También se encontró que no hay ninguna otra diferencia significativa en los patrones de sueño de los niños con y sin TDA/H.42

La causa de los problemas de sueño en las personas con TDA/H sigue siendo mayormente desconocida, y se necesita más investigación en esta área para comprender mejor la compleja relación entre el sueño y el TDA/H.

A continuación se detallan algunas causas específicas de problemas del sueño que pueden impedir el sueño en niños y adultos con TDA/H.

Resistencia a la hora de dormirse. Los niños con TDA/H podrían tener grandes dificultades para calmarse en la noche. Las interrupciones durante las rutinas para acostarse pueden ser más desafiantes cuando un niño tiene TDA/H, y los padres con frecuencia describen una mayor resistencia y dificultad a la hora de acostarse.43

Estimulantes. Hace mucho que se sabe que la cafeína del café, té, chocolate y muchas bebidas carbonadas aumentan los problemas con el sueño. Además, los medicamentos estimulantes que se usan para tratar el TDA/H pueden contribuir a los trastornos del sueño en las personas con TDA/H.44

Afecciones coexistentes. Además de los trastornos primarios del sueño, los problemas del sueño en personas con TDA/H pueden también ser resultado de afecciones coexistentes. Los trastornos de ansiedad y depresión pueden llevar a dificultades para dormir, y son dos afecciones que con frecuencia existen con el TDA/H.45 Los problemas de abuso de drogas y alcohol también tienen un impacto negativo en la capacidad de las personas de dormir bien.46

 

Manejo de los problemas del sueño en individuos con TDA/H

Aunque no hay un tratamiento específico que se recomiende para los problemas del sueño en niños y adultos con TDA/H, la Fundación nacional del sueño (National Sleep Foundation, NSF) ofrece consejos para ayudar a adultos y niños a dormir mejor. Las siguientes sugerencias podrían ayudar a lograr una transición más suave de la vigilia a un sueño recuperador.

•Practicar buenos hábitos de sueño. Mantenga un horario regular para irse a la cama y levantarse, incluso los fines de semana; evite todos los productos con cafeína en la tardecita; evite la nicotina y el alcohol cerca de la hora de dormir; use la cama sólo para dormir y evite que los niños vean televisión o videos antes de acostarse.47,48

•Determine una hora realista para irse a dormir y sea fiel a ese horario. Tal vez se necesiten técnicas conductuales para ayudar a los niños con TDA/H a permanecer en la cama cuando llega la hora de acostarse. A los niños con TDA/H les va mejor en un ambiente estructurado y cuando saben qué esperar por anticipado.49

•Póngale atención al ambiente que hay en la habitación. Mantenga el dormitorio oscuro, tranquilo, fresco y cómodo para lograr el mejor sueño. Minimice las posibles interrupciones, como los ruidos externos, lo que puede lograr usando un ventilador o humidificador para crear “ruido de fondo”.50,51 Parte de conseguir un ambiente conductivo para el sueño podría también significar mantener las televisiones, computadoras, videojuegos y otros equipos electrónicos fuera de la habitación.

•Haga bastante ejercicio durante el día. El ejercicio ayuda a disipar la hiperactividad y los sentimientos de inquietud en los que tienen TDA/H.52,53,54 Sin embargo, hacer ejercicio poco antes de irse a la cama puede dificultar la conciliación del sueño, así que debe terminar de hacer ejercicio al menos tres horas antes de acostarse.55

•Vigile los horarios de las comidas. Comer mucho muy cerca de la hora de acostarse puede impedir que se duerma bien por la noche.56 Sin embargo, dado que algunos niños con TDA/H no obtienen suficientes calorías durante el día para mantener una nutrición adecuada, un pequeño refrigerio poco antes de acostarse puede aliviar el hambre antes de acostarse y ayudar a mantener un peso saludable.

•Establezca una rutina. Los adultos pueden beneficiarse de una rutina relajante al final del día. Esto ayuda a facilitar la transición entre las actividades del día y el descanso tranquilo del sueño. Esto también es importante para los niños, ya que les va mejor con las rutinas, y las necesitan.57

•Si toma medicamentos recetados o de venta libre, consulte al médico. Los diferentes medicamentos pueden tener efectos diferentes en las diferentes personas. Hable con su médico sobre los medicamentos que toma para determinar si hay algún efecto secundario que podría afectar la cantidad o calidad del sueño
 
Fuente: http://help4adhd.org/es/treatment/coexisting/WWK5D

lunes, agosto 30, 2010

El primer centro integral multidisciplinar para el diagnóstico y tratamiento de Trastornos por Déficit de Atención

 

Este es la primera unidad en España que ofrece una atención Multidisciplinar a niños y adultos con TDAH y sus comorbilidades. Psiquiatras infantiles, neuropediatras, psicólogos, neurólogos, terapeutas ocupacionales y enfermeros trabajarán conjuntamente en el diagnóstico y tratamiento de esta patología que afecta entre un 5% y un 10% de la población, según cifras señaladas por la OMS

 
De izquierda a derecha: Dra. Moreno, pediatra del Equipo de Atención Primaria (EAP) del Eixample de Barcelona, Dr. Fernando Paredes, neuropediatra del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lérida, Dr. Miguel Sisteré Manonelles, psiquiatra y coordinador de la nueva Unidad Integral de TDAH y la Dra. Luna, psiquiatra del Hospital de Santa María de Lérida.

Se ha puesta en marcha la primera unidad integral multidisciplinar para el diagnóstico y tratamiento del Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDHA), fruto de la colaboración entre distintas instituciones sanitaria sde Lérida: el Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil (CSMIJ), del Centro Asistencial San Juan de Dios, el Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lérida (HUAV) y el Hospital de Santa María de Lérida. Es la primera vez que neuropediatras y psiquiatras trabajan conjuntamente en el diagnóstico y tratamiento de esta patología que afecta entre un 5% y un 10% de la población, según la OMS. Este es el primer centro en España que ofrece una atención Multidisciplinar a afectados por el TDAH y sus comorbilidades ya que hasta un 89% de estos pacientes presentan comorbilidades con otras patologías como, por ejemplo, conducta desafiante, epilepsia, autismo, retrasos en el leguaje, retraso del lenguaje, síndrome de Tourette…. e incluso es muy frecuente que coincida en un 25% de los casos con patología dual (conductas adictivas).

En esta unidad trabajarán conjuntamente psiquiatras infantiles, neuropediatras, psicólogos, neurólogos, terapeutas ocupacionales y enfermeros, volcados en la atención de niños y adultos con TDAH. Los especialistas médicos y el personal sanitario de esta Unidad estarán formados específicamente en el diagnóstico y tratamiento del TDAH. Otra novedad es que a este centro podrán acudir todos los miembros de la familia y se realizarán cursos prácticos de mejora continua de las habilidades cognitivas entre los diferentes grupos de adultos, jóvenes y niños. “Como complemento al tratamiento organizaremos cursos de diez semanas prácticos en los que formaremos a padres y niños directamente con circunstancias reales de la vida cotidiana y como deben enfrentarse a ellas. Las palabras se olvidan. Vamos a corregir directamente comportamientos en nuestra nueva escuela de padres”, afirma el Doctor Sistere, Psiquiatra y Coordinador de esta Unidad

 
De izquierda a derecha: Dr. Miguel Sisteré Manonelles, psiquiatra y coordinador de la nueva Unidad Integral de TDAH de Lérida, Dr. Joseph Pifarré, jefe del servicio de psiquiatría del Hospital de Santa María de Lérida, D. Sebastià Barranco, director del Servicio Territorial de Salud en Lérida y la Dra. Maite Utgés Otgués, psiquiatra y directora del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil (CSMIJ) de Lérida.

Más información: http://www.noticiasmedicas.es/medicina/noticias/1774/1/Nace-el-primer-centro-multidisciplinar-en-Lerida-donde-trabajaran-en-equipo-neurologos-psiquiatras-y-psicologos-en-el-tratamiento-del-TDAH-en-ninos-y-adultos-de-varios-centros-coordinados-de-esta-region-/Page1.html

 

Fuente: http://www.medicosypacientes.com/pacientes/2010/03/10_03_01_tdah

Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad: 100% Fraude1ª – 2ª parte

 

Aquí se muestra un extracto del video “Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad: 100% Fraude” por el Dr. Fred A. Baughman Jr., Neurólgo y Neurólogo Infantil

sábado, agosto 28, 2010

La Atención Sanitaria para adultos que sufren TDAH en nuestro país se puede convertir en un nuevo problema social

 

El trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) afecta entre un 7-10% de la población infantil y adulta. Los especialistas que han participado en las quintas Jornadas organizadas por la Fundación para la Ayuda a la Infancia de Castilla-León (Fundaicyl) han manifestado la importancia de diagnosticar este problema en los niños, pero, sobre todo, en los adultos. Y han revelado el gran problema de atención sanitaria con el que se encuentran los adultos que sufren este trastorno. “Van a su médico de cabecera y salen con un diagnostico equivocado”

(De izquierda a derecha) doctor Alberto Fernández
 
Jaén, jefe de Neuropediatría de la Clínica Quirón,
Elena Fernández, directora de Fundaicyl
y el doctor Francisco Montañes, jefe de
Psiquiatría de las Fundación Hospital de Alcorcón
 
 

Leer más: http://www.medicosypacientes.com/pacientes/2009/03/09_03_31_tdah

Más información:
Fundación para la Ayuda a la Infancia FUNDAICYL: http://www.fundaicyl.org/
Fundación Hospital de Alcorcón: http://www.madrid.org/cs/Satellite?pagename=HospitalFundacionHospitalAlcorcon/Page/HALC_home
Clínica Quirón: http://www.quiron.es/

Se pone en marcha el programa “Coaching a Domicilio” para familias afectadas por TDAH

 

Tener un niño o adolescente con trastorno de déficit atención y hiperactividad (TDAH) supone para las familias un agotamiento tanto físico como psicológico. Muchos padres que viven está situación día a día se sienten frustrados y desorientados. Por ello, la Fundación de Ayuda a la Infancia de Castilla y León (Fundaicyl) ha anunciado el lanzamiento de este innovador programa en los hogares y en los propios colegios para ayudar a los padres y maestros volcados en el apoyo de los niños y adolescentes que sufren esta enfermedad

Elena Fernández,

directora de Fundaicyl

Tener un niño o adolescente con trastorno de déficit atención y hiperactividad (TDAH) supone para las familias un agotamiento tanto físico como psicológico. Muchos padres que viven está situación día a día se sienten frustrados y desorientados. Por ello, la Fundación de Ayuda a la Infancia de Castilla y León (Fundaicyl) ha anunciado el lanzamiento de un programa de “coaching a domicilio” y en los propios colegios para ayuda a los padres y maestros volcados en el apoyo de los niños y adolescentes que sufren TDAH.

“Vamos a lanzar de la mano de nuestros psicólogos clínicos y psiquiatras un programa específico para los cuidadores con TDAH, porque hemos observado que los padres sufren ansiedad generalizada, cansancio y depresión. Están agotados y sin recursos. Van de puerta en puerta. Nadie está cuidando al cuidador. La fundación llevará a domicilio a los especialistas sanitarios”, señaló Elena Fernández, directora de Fundaicyl.

“Fundaicyl – que ya ha ayudado a más de mil familias españolas que sufren este trastorno-, contempla que estos programas puedan estar subvencionados. “Es clave ayudar al cuidador. Algo que ya ocurre con otras enfermedades neurológicas y en esta patología se necesita mucho más”, reiteró Elena Fernández, que también sufre esta patología.

En este novedoso programa de “coaching a domicilio”, trabajarán la nueva figura de la madre experta (madres con una gran experiencia que han tenido hijos con esta patología), psicólogos clínicos, psiquiatras, neuropediatras, y terapeutas ocupacionales volcados en la atención de niños y adultos con TDAH.

Fuente: http://www.medicosypacientes.com/pacientes/2010/05/10_05_06_tdah

viernes, agosto 27, 2010

PÁGINAS WEB QUE OFRECEN INFORMACIÓN ÚTIL SOBRE EL TDA/H

 
 

Sitios web internacionales con sede en los Estados Unidos

 http://www.chadd.org/ :Ofrece información científicamente fiable en Inglés y Español acerca del TDA en niños, adolescentes y adultos. Patrocinado por niños y adultos con TDAH (CHADD), el apoyo más grande organización de defensa de TDAH y en los Estados Unidos, se ha hecho de descargar las hojas de información de base científica para padres, educadores, profesionales, medios de comunicación y el público en general. El sitio también incluye información de contacto de doscientos capítulos locales de CHADD en los Estados Unidos.

http://www.help4adhd.org/ : Presenta información basada en la evidencia en Inglés y Español acerca del TDA en niños, adolescentes y adultos. Este centro nacional de intercambio de información y recursos descargables sobre muchos aspectos del TDAH es un proyecto financiado por los Centros del gobierno de EE.UU. para el Control y la Prevención de y están manejados por CHADD. El nuevo material se añade con frecuencia, y las preguntas dirigidas a este sitio son respondidas por especialistas conocedores de información sanitaria.

http://www.add.org/ : Un recurso en Inglés para adultos con ADD. Patrocinado por la Asociación Síndrome de Déficit Atencional (ADDA), la mayor organización del mundo de los adultos con TDAH, proporciona información, recursos y oportunidades de networking.

Sitios web internacionales con sede en el Reino Unido

http://addiss.co.uk/ :Presenta información en Inglés sobre el TDAH en la vida. Se sirve a pacientes, padres, maestros y profesionales de la salud, y las preguntas recibidas por teléfono o correo electrónico se responden. Este sitio es patrocinado por el Instituto Nacional de Déficit de Atención Trastorno de Información y Servicio de Apoyo en el Reino Unido.

http://www.adders.org/ : Ofrece una gran variedad de información sobre el TDAH en Inglés, francés, alemán y español. Se puestos sitios web y direcciones de correo electrónico para los grupos de apoyo en cuarenta países diferentes.

Sitios Web con un enfoque nacional
 
Los siguientes sitios web son patrocinados por la educación TDAH y organizaciones de promoción en varios países. Algunos son mucho más consolidado y ofrecer una información mucho más fiable que otros. Muchas direcciones de la lista de grupos locales en su país. Por lo general, el material se presenta en la lengua dominante del país en la lista.

Argentina
http://www.tdah.org.ar/

Australia
ADD Association, Queensland (ADDAQ),
http://www.addaq.org.au/

Learning and Attentional Disorders Society (LADS),
 http://www.ladswa.com.au/

Learning Difficulties Coalition NSW,
http://www.learningdifficultiescoalition.org.au/

Austria
http://www.adapt.at/

Belgium
http://www.zitstill.be/

Brazil
http://www.tdah.org.br/

Canada
http://www.ldac-taac.ca/

http://www.chadd.canada.org/

Denmark
http://www.adhd.dk/

Estonia
http://www.elf.ee/

Finland
http://www.adhd-liitto.fi/

France
http://www.tdah-france.fr/

Germany
Juvemus, http://www.juvemus.de/

Ads, http://www.ads-ev.de/

http://www.bv-ah.de/

Hong Kong
http://focus-hk.org/

Northern Ireland
http://www.ni-add.org.uk/

Italy
AIFA, http://www.aifa.it/

http://www.aidai.org/

Japan
http://www.e-club.jp/

Mexico
http://www.deficitdeatencion.org/

The Netherlands
http://www.balansdigitaal.nl/

http://www.adhd.nl/

New Zealand
http://www.adhd.org.nz/

Norway
http://www.adhd-foreningen.no/

Romania
http://www.intermeding.com/speranta/

Spain
ADANA Fundación, http://www.f-adana.org/

ANSHDA, http://www.anshda.org/

Fuente : La red

jueves, agosto 26, 2010

Mitos y realidades frecuentes sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

 

En el presente reportaje se repasan algunos de los mitos o ideas erróneas preconcebidas, que con mayor frecuencia se dan con respecto al TDAH

En el presente reportaje se repasan algunos de los mitos o ideas erróneas preconcebidas, que con mayor frecuencia se dan con respecto al TDAH.

Mito.- El TDAH no es una enfermedad de verdad.

Realidad.

– El TDAH es un verdadero trastorno psiquiátrico conductual que se manifiesta con un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad más frecuente y severo de lo que suele observarse en individuos con un nivel comparable de desarrollo.

Aunque se desconoce su origen exacto, los científicos creen que el trastorno podría estar causado, en parte, por un desequilibrio de dos neurotransmisores, la dopamina (DA) y noradrenalina (NA), que podrían desempeñar un papel importante en la capacidad para concentrarse y prestar atención a las tareas.

Además, los estudios sugieren que el TDAH tiende a transmitirse dentro de las familias.

Mito.- El TDAH es resultado de una educación familiar deficiente
Realidad.

– Se desconocen las causas exactas del TDAH pero los estudios sugieren rotundamente que tiende a transmitirse dentro de las familias.

Los científicos también especulan con que el trastorno pueda estar causado, en parte, por un desequilibrio de dos neurotransmisores, la dopamina (DA) y noradrenalina (NA), que se cree que desempeñan un papel importante en la capacidad para concentrarse y prestar atención a las tareas.

Determinados factores externos, como fumar durante el embarazo o las complicaciones en el embarazo, el parto o la primera infancia podrían contribuir al TDAH.

Mito.- Los malos profesores provocan TDAH.

Realidad.

.- El diagnóstico de TDAH se basa, en parte, en síntomas presentes en dos o más contextos, que pueden incluir el colegio y el hogar. Si un niño sólo exhibe síntomas de inatención, hiperactividad y/o impulsividad en el colegio, no cumpliría parte de los criterios diagnósticos.

Mito.- Ser impulsivo, soñar despierto y dejar las cosas sin terminar son conductas normales en los niños.

Realidad.

.- No es fácil distinguir entre lo ocasional y lo excesivo y, precisamente por eso, un profesional debe determinar si un niño cumple los criterios diagnósticos del TDAH.

Los médicos disponen de dos grandes herramientas diagnósticas para valorar los síntomas del TDAH: la Clasificación Internacional de Enfermedades,10ª edición (ICD-10), publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 4ª edición revisada (DSM-IV-TR), de la Asociación Psiquiátrica Americana (APA). Los criterios actuales de ICD-10 y DSM-IV-TR ofrecen relaciones muy similares de síntomas pero recomiendan formas diferentes de establecer un diagnóstico.

Para recibir un diagnóstico correcto de TDAH, una persona debe demostrar:

Al menos seis de nueve síntomas de inatención, uno de cuatro síntomas de impulsividad y tres de cinco síntomas de hiperactividad según ICD-10, o al menos seis de nueve síntomas de inatención y/o al menos seis de nueve síntomas de hiperactividad/impulsividad según DSM-IV-TR.

Un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad más frecuente y grave de lo que suele observarse en individuos con un nivel comparable de desarrollo.

Presencia de los síntomas desde hace al menos seis meses.

Presencia de algunos síntomas desde una edad temprana (antes de los 7 años).

La discapacidad causada por los síntomas está presente en dos o más contextos (por ejemplo, en casa y el colegio).

Deterioro clínicamente significativo en el funcionamiento social o académico.

Los síntomas no pueden explicarse mejor mediante otro trastorno psiquiátrico.

Mito.- El TDAH es un trastorno exclusivo de los niños.

Realidad.

– El TDAH es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes en niños y adolescentes.

El TDAH se da en niños y niñas aunque, de acuerdo con DSM-IV-TR, es más frecuente en hombres que mujeres, con unos índices hombre/mujer que varían de 2:1 a 9:1 según el tipo (el tipo predominantemente inatento puede tener una proporción de género menos acusada) y contexto (los niños remitidos a la clínica tienen más probabilidades de ser varones).

Algunos estudios sugieren que la prevalencia del TDAH en niñas podría estar subestimada y algunamenores en edad escolar con TDAH podrían no estar diagnosticadas ni correctamente tratadas.

Los estudios sugieren que las niñas a menudo presentan el subtipo inatento del TDAH. Por ello, es especialmente importante que los médicos conozcan las diferentes manifestaciones del TDAH que pueden variar según el género.

Mito.- Todos los niños se curan de los síntomas del TDAH con la edad.

Realidad.

– Aunque se tiende a pensar en el TDAH como un trastorno infantil, hasta el 65% de los niños con TDAH pueden seguir mostrando síntomas en la edad adulta según la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP) .

Las directrices clínicas europeas del TDAH también indican que el trastorno a menudo persiste en la adolescencia y vida adulta.

Mito.- El TDAH no se transmite dentro de la familia.

Realidad.

– Los estudios sugieren que el TDAH tiende a transmitirse dentro de las familias.

Mito.- La medicación no es una opción terapéutica efectiva para los pacientes de TDAH.

Realidad.

.- Aunque el TDAH no tiene cura, el tratamiento incluye enfoques educativos, terapias psicológicas o conductuales, medicación o una combinación de lo anterior. Los regímenes terapéuticos deben ser personalizados según el patrón de los síntomas de cada paciente.

En un estudio a largo plazo patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE.UU., se descubrió que un enfoque terapéutico multimodal que combinaba medicación y modificaciones conductuales era el más efectivo.

Las directrices clínicas europeas del síndrome hipercinético también citan evidencia de que la medicación podría ser superior a la terapia conductual en el tratamiento de niños con síndrome hipercinético y que la mayoría de los niños con problemas graves podrían requerir medicación.

Mito.- La medicación de TDAH se receta con demasiada frecuencia.

Realidad.

– Algunos investigadores sugieren que el TDAH podría estar infra-diagnosticado y/o infra-tratado en algunas zonas de Europa.

Mito.- La medicación de TDAH causa drogadicción en todos los pacientes.

Realidad.

– Un estudio de 2007 publicado en American Journal of Psychiatry descubrió que el uso de fármacos estimulantes para tratar a los niños con TDAH no producía un incremento de su riesgo futuro de trastornos de toxicomanía.

Los investigadores del Hospital General de Massachusetts en Boston analizaron a más de 100 chicos jóvenes, diez años después de ser diagnosticados con TDAH, para valorar la relación potencial entre el tratamiento estimulante y el desarrollo posterior de toxicomanías.

Mito.- No debería medicarse a los niños con TDAH.

Realidad.

– La medicación puede formar parte importante de un plan terapéutico exhaustivo de TDAH que puede incluir también tratamientos no farmacológicos.

Según las necesidades de la persona, existe una serie de tratamientos farmacológicos para controlar los síntomas del TDAH, incluidos los estimulantes y no estimulantes, y medicamentos de acción inmediata y retardada.

La medicación puede ser eficaz en el tratamiento de los síntomas principales del TDAH y funciona mejor cuando la dosis se ajusta para permitir una gestión óptima del TDAH en el niño mientras se controlan los efectos secundarios.

Es importante que la familia colabore con el médico para valorar la medicación y la dosis, y comunique cualquier cambio inmediatamente. Si un niño experimenta cualquier efecto secundario mientras toma medicación para el TDAH, la familia debe contactar inmediatamente con el médico para valorar el fármaco, la dosis y las posibles comorbilidades.
Fuente: http://viaclinica.com/

miércoles, agosto 25, 2010

COMO ORGANIZAR EL TIEMPO

 

Un artículo muy interesante publicado por Juan Antonio Arance Maldonado: http://tdahenadultos.blogspot.com/2010/08/como-organizar-el-tiempo.html

Tempus fugit

Es una expresión proveniente del latín con el significado «El tiempo se escapa» o «El tiempo vuela» invitando a no perderlo. … Los adultos que padecen TDA/H con frecuencia tienen dificultades para manejar el tiempo y planificar. Estas dificultades son un ejemplo de cómo el TDA/H deteriora las funciones ejecutivas del cerebro.

Las funciones ejecutivas pueden ser descritas como los procesos cognitivos de más alto orden del cerebro, que regulan y manejan las actividades de aprendizaje y la conducta. Al igual que el director de una orquesta la guía y la dirige, las funciones ejecutivas guían y dirigen los pensamientos y acciones de un individuo1,2. La memoria de trabajo (que mantiene en la memoria la información que se acaba de ver o escuchar), la organización y el sentido del tiempo son tres funciones ejecutivas importantes, fundamentales para la capacidad del cerebro de manejar el aprendizaje y la conducta. Los individuos con TDA/H tienen dificultades con esas tres funciones ejecutivas y, como resultado, con frecuencia tienen:

1º pocas habilidades de manejar el tiempo,

2º podrían tener dificultades para cumplir con sus responsabilidades en el trabajo y el hogar.

Un método para resolver los problemas con el manejo del tiempo es utilizar un planificador o agenda) El uso efectivo de una agenda o planificador como puede ser una PDA, la agenda del móvil, puede ayudar al adulto con TDA/H a compensar los déficits en las funciones ejecutivas al ayudarlo a manejar el tiempo, recordar responsabilidades, y mantenerse organizado.

Muchos adultos con TDA/H, por el propio tdah, tienen dificultad para tener un buen uso o un uso efectivo y practico de la agenda ersonal , han tenido muchas experiencias fracasadas con el uso de agendas, lo que los lleva a considerarlas como algo altamente antipático o incluso inútil. Con frecuencia, no han tenido éxito usando la agenda porque no lo han hecho de manera correcta. Vamos a ver unas recomendaciones o estrategias para usar un planificador (agenda, PDA, Móvil) de manera eficaz, planificar efectivamente, y dar seguimiento a los compromisos.

PASO A PASO

Vamos a dividir en una serie de pasos. Cada paso debe llevarse a cabo individualmente, y debe ser practicado durante al menos una semana antes de comenzar el siguiente. Si un paso particular tarda más de una semana en convertirse en un hábito regular, practíquelo por 2 ó 3 semanas antes de iniciar el siguiente.

Incluir refuerzos positivos o recompensas podría resultar útil para un aprendizaje exitoso de cada paso.

Identifique a un amigo o cónyuge que le sirva como su “entrenador de planificación”. Revise esta hoja con su entrenador, y discuta cada paso antes de llevarlo a cabo. El papel del entrenador es recordarle practicar cada paso y vigilar el progreso general. El entrenador debe alentarlo por sus esfuerzos y proveer retroalimentación constructiva (no crítica ni severa) sobre cualquier error y debe animarlo a recompensarse a sí mismo al final de cada semana. Es decir estimular con refuerzos positivos, valorando lo que se ha progresado, frente a los fracasos. El entrenador debe ser una persona que se enfoque en lo positivo, felicite los éxitos y lo anime a continuar con el paso siguiente, y no una persona que critique los fracasos o el logro imperfecto de cualquiera de los pasos.

1. Seleccione un planificador diario compatible para que sea su único calendario de planificación.

Da igual el soporte fisico que el paciente con TDAH quiera usar, una agenda, la agenda del movil, una PDA, eso depende del gusto y posibilidades que tenga .

Como mínimo, un planificador diario es un artículo que incluye un calendario, espacio para escribir listas de cosas “por hacer”, y guia de telefonos o de contactos, con sus números telefónicos, direcciones y otras informaciones básicas de identificación y referencia. Puede ser una agenda personal o una PDA personal. Los planificadores electrónicos tienen una variedad de ventajas. Son compactas; proveen recordatorios audibles (alarmas) que pueden servir de ayuda para el manejo de la memoria; pueden clasificar, organizar y almacenar mayor cantidad de información de manera eficiente en el caso de no terner posibilidades de tener una PDA hemos de tener en cuenta los telefonos moviles son un buen recurso , ya que tienen agenda y avisador de citas.

Su planificador debe ser su única agenda/calendario de planificación para todo lo que hace (o sea, para el trabajo, el hogar y los asuntos personales). Usar agendas/calendarios separados en la casa y la oficina podría resultar confuso y abrumador. Inevitablemente se olvidará de transferir lo que escribe de una agenda a otra, y faltará a citas o compromisos importantes.

2. Encuentre un solo lugar para guardar el planificador que sea accesible.

El próximo paso es comenzar a guardarlo en un solo lugar de fácil acceso en la casa y el trabajo, de manera que siempre sepa dónde encontrarlo. (lugar fijo) El lugar debe ser claramente visible desde cierta distancia, incluso en una habitación revuelta o un escritorio desordenado. Algunos lugares convenientes podrían ser al lado del teléfono, en una mesa al lado de la puerta de entrada, o sobre el escritorio de la oficina. Si es el móvil, el lugar es siempre llevarlo encima.

3. Escriba las cosas básicas en el planificador diario.

Guia de telefonos con los nombres, direcciones y números telefónicos más comunes que usa. Escríbalos en orden alfabético, teniendo un mismo criterio, ejemplo el apellido, pero no anotar por nombres unos y otros por sus apellidos, ya que dificulta su búsqueda.

4. Lleve el planificador consigo todo el tiempo.

Ahora que su planificador tiene algo de información, debe llevarlo consigo todo el tiempo. “Todo el tiempo” significa siempre que salga del auto para entrar a una tienda, o siempre que deje su escritorio para ir a una reunión. De esta forma podra actualizarlo y anotar notas en cualquier momento, si no es así tenderá anotarlo en un papel suelto el cual no se acordará de psarlo a listen de teléfonos o de notas, por lo consiguiente perdiendo la efectividad de la agenda

5. Revise su planificador con regularidad.

Muchos adultos que padecen TDA/H escriben cosas en sus planificadores, pero raras veces miran lo que escribieron; en su lugar, confían en su memoria, con desastrosas consecuencias. Antes de poder usar un planificador como agenda/calendario o para listas de cosas por hacer, debe desarrollar el hábito de revisarlo periódicamente. Comience revisando el planificador un mínimo de tres veces al día: una vez por la mañana para planificar o revisar los eventos pendientes del día, una vez al mediodía para realizar cualquier corrección pertinente y refrescar su memoria sobre los eventos que quedan para ese día, y otra vez a la noche, para planificar o revisar los eventos del día siguiente.

Hay varias maneras de recordar revisar su planificador. Primero, puede programar la alarma de un reloj de pulsera o las alarmas de un planificador electrónico para que suenen a intervalos regulares cuando desea revisar su planificador. Segundo, puede asociar la revisión de su planficador con actividades habituales que hace a aproximadamente a la misma hora todos los días, como comer, vestirse por la mañana o alistarse para dormir a la noche, o entrar o salir de la oficina. Tercero, dejar notas como recordatorios en lugares estratégicos (el escritorio en la oficina, el espejo del baño, en el tablero o picaporte del auto) puede ser útil para recordarle revisar el planificador. Las PDA tienen un apartado de notas y tareas pendientes por hacer que siempre salen en la pantalla inicial, las cuales tienen que ser borradas o marcadas como realizadas para no salir de nuevo

6. Use el planificador como su agenda/calendario para todo.

Ahora está listo para usar su planificador como agenda/calendario. En un papel aparte, haga una lista de todas las citas que tiene planificadas para cualquier momento en el futuro. Luego, escriba esas citas en los lugares destinados al horario correspondiente de las páginas del planificador de los días y meses en cuestión. Revise las citas programadas para ese día cada vez que consulte su planificador. Durante el día, escriba las cita adicionales tan pronto como la programe.

Usar bolígrafos de distintos colores para distintos tipos de cosas en su calendario (por ejemplo, rojo para citas, azul para actividades de trabajo y verde para eventos familiares) le permitirá reconocer distintos tipos de eventos mientras recorre la página con la mirada. Si su familia es muy ocupada, use colores diferentes para las actividades de cada miembro de la familia.

7. Use su planificador como un “almacén cerebral” para capturar sus ideas.

Los adultos con TDA/H experimentan un flujo constante de ideas que inundan sus mentes. Con frecuencia, se frustran por no poder recordar esas ideas cuando las necesitan. Usar la agenda como un “almacén cerebral o almacén de notas” resuelve ese dilema. Ya que transporta su agenda todo el tiempo, practique escribir cualquier idea que desee guardar tan pronto como se le ocurra. Escríbalas en las páginas en blanco de la agenda o en la sección de la agenda para la lista de cosas por hacer del día. Si halla que le vienen muchas ideas importantes en momentos en que es imposible escribirlas (por ejemplo, en la ducha o mientras conduce), considere llevar una pequeña grabadora digital. Dicte sus ideas en la grabadora y transcríbalas a su agenda más adelante ese día. Las PDA de bolsillo tienen grabadoras digitales incluidas.

8. Haga una lista diaria de cosas por hacer y revísela con frecuencia.

Sólo debe comenzar a hacer su lista diaria de “cosas por hacer” después de haber experimentado con éxito el uso de su planificador como agenda/calendario. La mayoría de los planificadores tienen un lugar al lado del calendario para las cosas “por hacer” de cada día. Durante la primera revisión de su planificador por la mañana, haga una lista de todo lo que necesita hacer ese día. Use sus notas del “almacén de notas” para ayudarlo a hacer la lista. Mantenga la lista relativamente corta, con más o menos 5 a 8 ítems, de manera que pueda tener éxito en completarlos todos. Sea realista sobre lo que puede lograr en un día, y recuerde programar algo de tiempo para usted mismo incluyendo una actividad u horario personal como uno de los ítems. Escriba acciones específicas en lugar de conceptos imprecisos. Por ejemplo, “comprar flores para mi esposa” es un ítem más específico que “ser amable con mi esposa”.

Examine la lista y asigne los ítems a fechas y horas particulares en el planificador. Intente completarlos según lo programado; para ello, revise la lista con frecuencia. Marque todos los ítems completados, y revise los ítems que permanezcan pendientes.

Al final del día, examine la lista. Si ha completado todos los ítems de la lista, felicítese a usted mismo. No se desanime si no completó todos las notas sin terminar, póngalos, los pendientes en la lista del día siguiente. Sin embargo, si tiene muchos ítems sin terminar, evalúe si tiene expectativas poco realistas sobre cuánto puede hacer. Analice los ítems sin completar y qué cosas impidieron que hiciera todo lo de su lista (llamadas telefónicas, otras interrupciones, falta de tiempo, no tener todo lo que necesitaba para hacer la tarea, crisis inesperadas). Pensar de esta forma lo ayudará a volverse más realista sobre lo que puede lograr en un día. Disminuya sus expectativas o encuentre otros métodos para completar las tareas, tales como delegar, lograr mayor eficiencia o eliminar tareas.

9. Organice su lista de cosas “por hacer” según sus prioridades y actúe de acuerdo a las mismas.

Hay muchas maneras de organizar la lista de “cosas por hacer” según las prioridades. Una manera es numerar todos los ítems de la lista en orden de prioridad. Otra manera es clasificar cada ítem en una de tres categorías: “fundamental”, “importante”, y “hacer sólo si hay tiempo”. Elija el método que vaya mejor con su estilo, y comience a organizar su lista de cosas por hacer según las prioridades.

A menudo, los adultos con TDA/H tienen la tentación de ignorar las prioridades, y podrían necesitar estrategias para mantenerse en curso. Programe las alarmas de su reloj de pulsera, agenda electrónica, software de manejo de tiempo en la computadora, o buscapersonas para que suenen a intervalos regulares como señal para revisar si está cumpliendo con el seguimiento de sus prioridades. Hable con usted mismo como ayuda para evitar las distracciones. Entrénese para repetir recordatorios como “tengo que evitar distraerme”, “tengo que seguir mis prioridades” y “no lo dejes ahora, casi terminas”. También asegúrese de estar tomando una dosis efectiva del medicamento que dure el día completo. Vea la página Lo que sabemos sobre medicamentos para más información sobre la determinación de una dosis efectiva.

10. Realice una sesión diaria de planificación.

Para cuando haya completado los primeros ocho pasos, estará conduciendo sesiones de planificación diaria “ad hoc” en las que construya y organice por prioridad su lista diaria de cosas “por hacer”.como hemos dicho anteriormente. Ahora es el momento de formalizar este proceso con el nombre de “planificación diaria”. Considere la hora para construir y organizar por prioridad las listas como su sesión de planificación diaria. La meta de esta sesión es planificar las actividades del día siguiente y desarrollar un plan de ataque para llevarlas a cabo. Además de asignar prioridades y revisar los horarios, la sesión de planificación es el momento de considerar exactamente cómo logrará cumplir cada tarea. ¿Qué materiales necesitará? ¿A qué personas tendrá que consultar? ¿Qué obstáculos es probable que encuentre? ¿Cómo puede vencer esos obstáculos? Plantear y responder estas preguntas facilitará el proceso de asignar prioridades a los ítems de su lista de cosas “por hacer”. La sesión de planificación proveerá un mapa mental que lo guía a llevar a cabo las tareas de la lista.

Cuando haya alcanzado este punto en el programa, ¡felicítese! ¡Ha dominado los pasos básicos de usar un planificador para manejar el tiempo! Continúe siguiendo estos pasos. A medida que transforme en una costumbre, considere intentar el último paso, que cierra la brecha entre la planificación a corto y a largo plazo, pero tenga en cuenta que es más desafiante y que podría requerir la ayuda de un entrenador de TDA/H o un terapeuta.

11. Genere una lista de metas a largo plazo

luego, divida dichas metas en piezas pequeñas y manejables, y asígnelas a sesiones de planificación mensuales y semanales.

Primero, genere una lista de todas las metas a largo plazo. Estas son metas amplias que deben lograrse luego de varios meses y años. Luego, tome una meta a la vez y divídala en piezas o metas intermedias pequeñas que puedan ser logradas en el término de un mes. Asigne una meta-intermedia a cada mes del año. A principio del mes, lleve a cabo una sesión de planificación mensual en la que decida cómo lograr la meta -intermendia durante el transcurso del mes. Asigne varias tareas a cada semana del mes. Al principio de cada semana, lleve a cabo una sesión de planificación semanal en la que decida cómo asignar aspectos de la meta-intermedia de esa semana a las listas de tareas diarias para la semana completa. Durante cada sesión de planificación diaria, planifique los detalles de la tarea asignada que realizará ese día.

Resumen

En esta nueva entrada de este blog, hemos descrito un método paso a paso para aprender a usar un planificador para manejar el tiempo de manera efectiva y aumentar las funciones ejecutivas inherentemente ineficientes en los adultos con TDA/H.

Siga cada paso durante al menos una semana, recompénsese a sí mismo al final de la semana por practicar las técnicas de planificación diaria, e identifique a un amigo como entrenador de planificación para que le dé apoyo y estímulo por sus esfuerzos.

Algunos adultos con TDA/H podrían encontrar que incluso el método paso a paso descrito aquí es difícil de seguir. Si encuentra que no puede cumplir las directrices presentadas aquí, no se dé por vencido. Tal vez tenga que dividir el proceso de aprendizaje en pasos aún más pequeños. Tal vez necesite ayuda para vencer barreras emocionales que provienen de toda una vida de experiencias de fracaso antes de poder usar un planificador con éxito. Tal vez necesite fuertes sistemas de apoyo y la guía de un profesional capacitado. Consulte a un profesional, como un entrenador de TDA/H o un terapeuta familiarizado con el TDA/H en adultos, y muéstrele esta hoja. El profesional podrá personalizar los pasos a su situación particular, de manera que pueda experimentar éxito en el manejo del tiempo con el uso de un planificador diario. Para más información sobre cómo seleccionar un entrenador apropiado, vea la página Lo que sabemos sobre el entrenamiento.

Fuente: http://tdahenadultos.blogspot.com

martes, agosto 24, 2010

DERECHOS DEL TDAH

 

¿Tienen realmente los afectados de TDAH y sus familias derechos que deben ser atendidos por las Administraciones públicas? ¿Aún muestran dichas familias necesidades educativas, formativas y materiales, que no están siendo tenidas en cuenta?

Observando las conclusiones obtenidas en el III Congreso Nacional del TDAH “Creciendo con el TDAH: Adolescentes y Adultos”, organizado en Granada en Abril de este mismo año, se hacen cada vez más patentes dichas necesidades y se remarcan los derechos que se deben garantizar en estos niños.

En primer lugar, señalan la necesidad de que las Administraciones Públicas garanticen el acceso a las familias a una intervención, tanto de carácter farmacológico como psicopedagógico. ¿De qué sirve un diagnóstico precoz sin un tratamiento adecuado que ayude a la mejora de su sintomatología y de apoyo a las dificultades que pueden encontrar las familias? No podemos olvidar los riesgos que se evidencian del Trastorno, como son: fracaso y abandono escolar; desarrollo de otros trastornos comorbidos como el abuso de sustancias y trastornos de conducta que, incluso en algunos casos, puede llegar a la realización de infracciones penales.

Expertos de la Comunidad científica aunan sus fuerzas para conseguir responsabilidades públicas con el fin de dotar de mayores medios a las Unidades de Tratamiento Psicopedagógico que garanticen un diagnóstico precoz y el acceso al tratamiento.

Además, se resalta la importancia de elaborar protocolos de coordinación y actuación conjunta entre las Administraciones implicadas en el tratamiento: Sanidad, Educación, Política y Justicia, de manera que se garantice la igualdad escolar de todos los afectados y se reconozcan como niños con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo a nivel Estatal.

Fundación CADAH quiere resaltar la importancia de alzar la voz y unificar nuestras fuerzas para que, más vale temprano que tarde, lleguen a contemplarse en la Legislación, los derechos que todas las personas afectadas de TDAH tienen.

Fuente: http://www.fundacioncadah.org/blog/?p=545

lunes, agosto 23, 2010

Un laboratorio de simulación de conducción para la evaluación del comportamiento de conducción en los adultos con ADHD: un estudio controlado

 

En la actualidad se calcula que el déficit de atención con hiperactividad (TDAH) persiste en un número considerable de casos [1] y afecta al menos el 4% de los adultos en los Estados Unidos [2, 3]. Emergentes de datos clínicos y de la comunidad muestras documento que el TDAH en adultos se asocia con altos niveles de morbilidad y deterioro funcional [4, 5]. Un área clave de la disfunción asociada con el TDAH se altera el funcionamiento del vehículo de motor. Conducción accidentes son un importante problema de salud pública es una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos a partir de 2003 [6].

Una nueva literatura muestra que los conductores con TDAH tienen más probabilidades que los conductores sin TDAH para cometer tráfico violaciónes y han de conducir los resultados adversos. Un seguimiento de los adolescentes y adultos jóvenes con y sin TDAH encuentran las personas con TDAH tienen mayor probabilidad de ser involucrados en accidentes de tráfico, que se la culpa en los accidentes de automóvil y de haber recibido más tráfico que los controles citas [7]. Otro estudio de seguimiento informó de que el TDAH tenían más probabilidad de incurrir en más daños significativos a sus vehículos en accidentes de lo normal controles [8] que indica los accidentes más graves. Asimismo, dos estudios epidemiológicos longitudinales de los adolescentes neozelandés informó de que las personas con TDAH tienen un número significativamente mayor de las transgresiones de conducción que los controles [9] y fueron a un mayor riesgo de tener accidentes de tráfico caso de daños corporales y violaciónes de tráfico [10].

Por otra parte, la documentación a través de encuestas y cuestionarios RMV ha demostrado que las personas con TDAH tienen peores historiales de conducción que los sujetos con otros trastornos psiquiátricos [11] y mostrar significativamente peores hábitos de conducción segura a más controles pareados [7, 12]. Reimer et al. [13] comparó el comportamiento de conducción de los sujetos con y sin TDAH en el Manchester Conducción Comportamiento Questionnaire (DBQ) y un cuestionario de conducción historia. Resultados documentado que los adultos TDAH temas anotó significativamente peor que el TDAH no sujetos a la indexación de todos los aspectos de conducción problemas de comportamiento. Aunque muy informativo, estos cuestionario basado en estudios proporcionan comprensión limitada en cuanto a los componentes subyacentes de alteración de la conducción relacionados con el TDAH.

En los últimos años simulador de conducción paradigmas se han desarrollado para ayudar a cuantificar los componentes clave de los comportamientos de conducción entre las personas con ADHD [14, 15]. Estos estudios no establecer plenamente la validez de la simulación de conducción paradigma utilizado, [16] lo que hace difícil interpretar sus resultados.

Para hacer frente a las limitaciones de la literatura existente, nuestro grupo ha desarrollado y validado un nuevo paradigma de conducción simulador para el estudio de problemas de comportamiento de conducción en las personas con ADHD [17]. Validez convergente se evaluó mediante la comparación de auto-reporte de conductas como el tráfico de billetes y los accidentes con resultados simulados; discriminar validez se evaluó a través de un multi-rasgo, multi-método de la matriz y validez concurrente se estableció mediante el análisis de los índices de accidentes entre sujetos TDAH y controles en el simulador de conducción.

Este nuevo paradigma fue diseñado para evaluar los componentes básicos del cuadro clínico de TDAH que podría representar para la conducción de alteraciones en las personas con TDAH. Por lo tanto, apoderados de impulsividad, hiperactividad y falta de atención se incorporaron en el desarrollo del paradigma de conducción. Para evaluar la falta de atención, la simulación de conducción incluyó un período de conducción monótona salpicado de un repentino estímulo periférico (un perro corriendo en la carretera). Este establecimiento fue diseñado para imitar no estimular la sección de carretera situación en la que las personas con TDAH se aburren y se convierten en menos atentos. Para evaluar la impulsividad, el simulador incluyen un lento movimiento conducir vehículos y evaluaron si los conductores no puede tolerar que pasa el vehículo a través de la frecuencia de salida de carril de la indexación de los intentos de pasar. Hiperactividad se evaluó a través de la tala de velocidad de conducción en toda la simulación, así como la tasa de parada ante un semáforo o señal de “pare”.

El objetivo principal de este estudio fue evaluar las alteraciones de la conducción en las personas con TDAH el uso de este nuevo bien desarrollada y ecológicamente paradigma válido. La hipótesis de que el TDAH se muestran los conductores de conducción impedimentos específicos relacionados con los proxies de indexación las principales características del TDAH: falta de atención, hiperactividad e impulsividad.

Más información seguir el enlace: http://viaclinica.com/article.php?pmc_id=1805443

domingo, agosto 22, 2010

NEUROCIENCIA COGNITIVA TDAH

 

Videoconferencia del Dr. Néstor P Braidot sobre neuroeducación y neuro aprendizaje
Los ‘genes’ del TDAH pueden perfilar tratamientos a la carta

 

Los ‘genes’ del TDAH pueden perfilar tratamientos a la carta

Fernández y Fernando Mulas.

Los trabajos del proyecto europeo Image (Project The International Multi-Centre-Gene) han desvelado por ahora la existencia de tres genes relacionados con el desarrollo del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Este hallazgo ayudará a determinar los tratamientos específicos farmacológicos a los que cada sujeto reaccionará mejor y al mismo tiempo identificar la variante de TDAH vinculada teniendo en cuenta la edad del paciente y sus características familiares. “Nuestro objetivo es alcanzar un tratamiento individual y a la carta para estos pacientes”, ha explicado Fernando Mulas, jefe de Neuropediatría del Hospital La Fe, en las sextas jornadas que organiza la Fundación de Ayuda a la Infancia de Castilla y León (Fundaicyl) con la colaboración de la compañía Juste.

El hospital valenciano participa en el proyecto Image con 200 pacientes afectados por TDAH que colaboran en el estudio para identificar los genes que intervienen en este trastorno y sus patologías asociadas. A ellos se suman los miles de afectados de todos los países de Europa que igualmente contribuyen al trabajo.

No todos los TDAH se pueden tratar igual; los perfiles adecuados puede que sean distintos según la regulación genética de los neurotransmisores

La Facultad de Medicina de Valladolid acogió estas jornadas, que tienen como objetivo avanzar en la investigaciones científicas de los tratamientos para el TDAH, que, según Antonio Terán, psiquiatra del Hospital San Juan de Dios, de Palencia, dependerán de los resultados genéticos y de la tendencia familiar de patología asociada.

“Hemos analizado que el TDAH presenta hasta un 89 por ciento de comorbilidad con otras enfermedades. Las confusiones de diagnóstico son por eso muy habituales. Además, si no tratas la enfermedad colateral con la que se presenta este trastorno, no se diagnostica con precisión al paciente y, por tanto, no abordas su problema de salud”, ha indicado Mulas.

Así, las patologías más frecuentes asociadas al TDAH son el trastorno límite de la personalidad, los trastornos depresivos, las conductas adictivas, el trastorno bipolar y el de ansiedad generalizada. Estas cifras revelan que no todos los casos de TDAH se pueden tratar de la misma forma, ya que puede que los perfiles adecuados sean muy diferentes en función de la regulación genética de los neurotransmisores: dopamina, serotonina, adrenalina y norepinefrina de cada individuo. “Si tenemos un paciente con TDAH y depresión, no se le puede tratar igual que a una persona con TDAH y una adicción a sustancias tóxicas. El tratamiento dependerá de sus resultados genéticos y su tendencia familiar de patología asociada”, ha insistido Terán.

Según Mulas, el diagnóstico debe ser clínico a través de las diferentes pruebas de radioimagen de tres teslas y exámenes neurofisiológicos como los potenciales evocados; también se pueden añadir otras herramientas tecnológicas como IntegNeuro y la magnetoencefalografía. “Tras los últimos descubrimientos añadiremos las pruebas genéticas para identificar las alteraciones familiares”, ha añadido Mulas. “De momento, sabemos que un 70 por ciento de la población que sufre TDAH responde adecuadamente al metilfenidato de liberación prolongada óptima (Medikinet) que no sobrepasa las ocho horas de duración, pero existe otro 30 por ciento al que es necesario prescribir tratamientos mixtos, según los resultados genéticos de cada individuo”.

Por su parte, Elena Fernández, directora de Fundaicyl, ha anunciado que están ultimando un programa pionero de Coaching a domicilio para ayudar a los cuidadores de los afectados en España, que “suelen sufrir ansiedad generalizada, cansancio y depresión”. Además, y también “de la mano de nuestros psicólogos clínicos y psiquiatras”, esta iniciativa llegará a los padres y maestros volcados en el apoyo de niños y adolescentes que sufren TDAH.

Análisis genético molecular del TDAH

 

El Proyecto Imagen: cuestiones metodológicas para el análisis genético molecular del TDAH

Resumen

Los mecanismos genéticos involucrados en el déficit de atención hiperactividad (ADHD), se están estudiando con gran éxito por varios centros en todo el mundo. Estos estudios confirman las hipótesis previas acerca de la función de la variación genética en genes implicados en la regulación de la dopamina, norepinefrina y serotonina en la neurotransmisión susceptibilidad a TDAH. A pesar de la importancia de estos hallazgos, las incertidumbres siguen siendo debido a los muy pequeños tamaños efectos que se observan. Se discuten posibles razones de por qué la verdadera fuerza de las asociaciones puede haber sido subestimado en la investigación hasta la fecha, teniendo en cuenta los efectos de desequilibrio en el ligamiento genético, la heterogeneidad alélica, la población y las diferencias genéticas de interacciones entre el medio ambiente.

Con la identificación de genes asociados con el ADHD, el objetivo de TDAH genética es ahora pasar de descubrimiento de genes hacia la funcionalidad de genes – el estudio de fenotipos intermedios ( ‘endophenotypes’). Se discuten cuestiones metodológicas relativas a los datos genéticos cuantitativos de gemelos y estudios sobre la familia candidato endophenotypes y cómo esos datos pueden informar a los intentos de vincular los datos genéticos moleculares para cognitivo, afectivo y motivacional en los procesos de TDAH.

La Internacional Multi-centro TDAH Gene (imagen) actual proyecto ejemplifica la investigación colaborativa en la genética del TDAH. Este Europeo multi-sitio del proyecto está bien situada para aprovechar los recursos que están surgiendo a raíz de la secuenciación del genoma humano y el desarrollo de recursos internacionales para el conjunto del genoma asociación análisis. Como resultado de imagen y otras investigaciones de genética molecular del TDAH, se prevé un rápido aumento en el número de variantes genéticas identificadas y la promesa de la identificación de nuevos sistemas de genes que no estamos investigando actualmente, abriendo más puertas en el estudio de genes funcionalidad.

Para más información seguir el enlace: http://viaclinica.com/article.php?pmc_id=1559631

sábado, agosto 21, 2010

Los síntomas de la TDAH se manifiestan de otra manera en la adolescencia

 

El Trastorno por Déficit de Atención/Hiperactividad (TDAH), cuya aparición viene determinada por factores genéticos, se mantiene en la adolescencia en un 65% de los casos. Además, los adultos con TDAH tienen un 50% de probabilidad de que sus hijos también lo padezc

El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención/Hiperactividad) se mantiene en la adolescencia en un 65% de los casos. Un porcentaje elevado que ha despertado un creciente interés en este trastorno y sus consecuencias con el paso de los años. Así se indicado en el seminario, organizado por Lilly, sobre TDAH bajo el título de “Crecer con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad: el paciente adolescente. Una historia multifacética”.

Durante la jornada se ha puesto de manifiesto que el TDAH afecta a diversos aspectos vitales del adolescente que lo padece, tales como problemas académicos, dificultad para relacionarse, pérdida de autoestima, agresividad, consumo de tóxicos, etc. En concreto, entre sus consecuencias, cabe destacar que se duplican las posibilidades de ser detenido y aumenta en un 78% el riesgo de ser fumador. Asimismo, multiplica por cuatro el riesgo a padecer una enfermedad de transmisión sexual y triplica la probabilidad de estar desempleado.

Por otra parte, se ha expuesto que en la adolescencia los síntomas esenciales del TDAH evolucionan y se muestran de manera diferente respecto a la infancia:

Hiperactividad: disminuye en apariencia, pero lo que realmente ocurre es que el adolescente la interioriza, lo que se traduce en sentimiento de desazón interna.

Déficit de Atención: se acentúa y se presenta con conductas de evitación o fobias ante actividades de esfuerzo cognitivo o que exijan planificación por pasos.

Impulsividad: según el desarrollo del carácter se traduce como síntoma neurótico (depresión, ansiedad) o como tendencia disocial (delitos, fugas, drogas, sexo precoz).

La genética: factor clave del TDAH

El elevado factor genético de la aparición del TDAH es otro de los aspectos que se ha destacado. Según datos científicos actuales, es la genética la que determina que un niño desarrolle este trastorno. De hecho, en el entorno familiar de los pacientes con TDAH existe más riesgo de que se detecten otros casos. En concreto, cuando se diagnostica que un niño tiene TDAH, existe un 25% de posibilidades de que sus padres también lo tengan. En cambio, los adultos con TDAH tienen un 50% de probabilidad de que sus hijos también lo desarrollen.

A pesar de ello, hay factores ambientales que modulan o agravan su situación. Tal es el caso del consumo de tóxicos durante el embarazo (tabaco y drogas), que incrementa cinco veces más el riesgo de que el niño tenga TDAH. Por ello, es de suma importancia controlar este consumo durante el embarazo, sobre todo si la madre padece el trastorno.

En cuanto al tratamiento del TDAH en adolescentes es necesario combinar medicación específica para la edad y peso del paciente, con psicoeducación, terapia cognitivo-conductual y apoyo escolar. En definitiva, hay que administrar un tratamiento personalizado en base a cada caso concreto, ya que aunque los síntomas son comunes, cada adolescente los manifiesta de una forma determinada.

Fuente: http://www.medicosypacientes.com/noticias/2009/12/09_12_16_tdah

viernes, agosto 20, 2010

¿Cómo afecta a los padres el TDA/H?

 
 

Para los padres nunca es fácil enterarse de que su hijo sufre algún problema en su desarrollo. Las reacciones ante esta situación suelen ser parecidas; angustia, culpa, desconcierto, miedo, depresión. Lo mismo ocurre con las parejas cuyos hijos sufren TDAH. No saben qué hacer; creen haberlo intentado todo y no encuentran una solución; sienten que son los únicos que tienen un problema en casa.

Los sentimientos ante el diagnóstico son muchos, pero detrás de ellos se esconde el miedo a una ruptura de las expectativas y valores familiares. Esto puede dar lugar a conductas paternas ansiosas o agresivas que pueden ser muy perjudiciales para el menor.

Por esta razón, es importante que los padres que se enfrenten a un diagnóstico de TDAH conozcan la cadena de reacciones que este trastorno puede generar sobre ellos. De esta forma se sentirán menos solos y podrán reflexionar sobre las causas y consecuencias de su comportamiento. Además, les será más fácil aliviar su ansiedad y encauzar sus esfuerzos hacia la búsqueda de la mejor forma de educar y comportarse con su hijo.

Desde aquí podéis consultar con la Federación Española de asociaciones de ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad.

Cuando al niño se le diagnostica TDAH, muchos padres se sienten disgustados o confusos y otros aliviados por saber de una vez la causa de los problemas de su hijo. Para los progenitores es importante saber que el TDAH no se debe a que sean malos padres, además de que existe una amplia gama de tratamientos que ayudan a controlar los síntomas. El ser padre de un niño con TDAH no es tarea fácil, por el contrario puede ser muy difícil y estresante. El alto y constante nivel de atención exigido puede ejercer una enorme presión sobre la vida familiar. Se sabe que las familias que tienen hijos con TDAH experimentan mayores niveles de frustración paternal, conflictos matrimoniales y divorcios. El vivir con un hermano con TDAH puede disgustar a los otros niños de la familia. Algunos de ellos pueden discutir y volverse desobedientes como forma de rebelión ante la situación. Los pacientes de TDAH necesitan estructura y rutina en sus vidas. Las vacaciones, los puentes y otros acontecimientos especiales pueden alterar la rutina y dar lugar a situaciones estresantes.

Lo cierto es que no existe un único patrón para el TDAH, pero si hay un denominador común, que en mayor o en menor medida afecta a la comunicación y al diálogo entre el menor y la familia.

Al trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) no pueden enfrentarse padres o educadores solos. Nos lo comenta Isabel Orjales, doctora en Pedagogía y profesora del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación en la UNED.

Fuente:Publicado por globagi

jueves, agosto 19, 2010

Trastornos más frecuentemente presentes junto al TDAH

 

Trastorno Oposicionista Desafiante: el Trastorno Oposicionista Desafiante (TOD) consiste en un patrón de conductas negativistas, hostiles y desafiantes presente de forma persistente durante al menos 6 meses. Dichas conductas incluyen discusiones con adultos, rabietas y enfados, negativa a cumplir las normas establecidas o las órdenes de los adultos, mentiras, culpar a otros de malas conductas propias y resentimiento.
Trastorno de Conducta: el Trastorno de Conducta (TC) consiste en un patrón de conductas en el que se violan sistemáticamente las normas sociales o legales y los derechos básicos de los demás, de forma persistente y durante al menos un año. Pueden presentarse conductas agresivas hacia personas y animales (intimidación y amenazas, peleas, uso de armas potencialmente dañinas, crueldad física), destrucción de la propiedad, robos y mentiras para eludir responsabilidades, y violaciones graves de las normas establecidas.

Trastornos de ansiedad: los trastornos de ansiedad y el TDAH son los dos trastornos psiquiátricos más frecuentes en la infancia, y se dan a la vez en un mismo individuo en aproximadamente un 25% de los casos. Por otra parte, la presencia de TDAH aumenta por 3 el riesgo de padecer un trastorno de ansiedad.

Trastornos afectivos: la mayor parte de los estudios sitúan el rango de presencia de un trastorno afectivo en el TDAH (ya sea una depresión mayor o una distimia) en el 20-30%, con un riesgo de padecerlos para estos niños 5 veces superior al de la población normal. Algunos estudios han sugerido, además, que la coexistencia de ambos trastornos señala hacia un peor pronóstico en el niño que los padece.

Trastornos del sueño: los niños con TDAH suelen presentar problemas tanto en la conciliación del sueño (se retrasa) como en el mantenimiento de éste (se despiertan de noche) y en su duración (se despiertan antes). Pueden presentar también somniloquio (hablan dormidos), terrores nocturnos, pesadillas, movimientos involuntarios y sonambulismo. Sin embargo, parece que la calidad de su sueño es sustancialmente similar a la de los niños sin TDAH.

Trastorno de Tics y Síndrome de Gilles de la Tourette: hasta un 18% de los niños pueden presentar un tic motor en la infancia, tasa que baja al 2% en la adolescencia y al 1% en la vida adulta. La tasa de síndrome de Gilles de la Tourette (SGT) es de un 0,4% en la población normal. La presencia de un TDAH no parece incrementar particularmente el riesgo de presentar un trastorno por tics, aunque el SGT sí presenta un riesgo aumentado de presentar también un TDAH respecto a la población normal (un 35-70% de niños SGT presentan también un TDAH).

Problemas de rendimiento académico: debidos tanto a los propios síntomas del TDAH como a la asociación de trastornos específicos del aprendizaje. Más de un 20% presentan problemas específicos del aprendizaje (en lectura, escritura, matemáticas), quizás relacionados con una posible ligazón genética entre ambos trastornos.

Lesiones y accidentes: el niño hiperactivo tiene 4 veces más posibilidades de sufrir accidentes y lesiones graves (fracturas óseas, traumatismos cráneo-encefálicos, rotura de dientes, etc.) que el niño sin este trastorno, debido a su impulsividad y a la presencia de trastornos de la coordinación motora.

miércoles, agosto 18, 2010

Cómo Administrar Los Adultos Con Tdah

 

El cerebro humano es uno de los aspectos más complejos del cuerpo humano y sigue siendo un enigma para los médicos e investigadores. Mentales o trastornos neurológicos pueden afectar a cualquiera y en cualquier momento. Una persona puede sufrir de un trastorno mental en cualquier etapa de la vida y la razón de que puede ser cualquier cosa o incluso nada en absoluto. Así, en caso de TDAH también, es la misma condición. Adultos TDAH es una enfermedad cada vez mayor hoy en día.

Más información sobre el TDAH de adultos

Déficit de Atención con Hiperactividad o ADHD se dice que está afectando principalmente a niños o adolescentes. Sin embargo, incluso los adultos pueden sufrir de esta situación y pueden ser víctimas de TDAH. Los síntomas del TDAH son falta de atención, impulsividad alta, muy hiperactivo e inquieto. TDAH puede afectar a los adultos en cualquier etapa de la vida. Los adultos con TDAH es difícil de diagnosticar ya que se equivoca, como resultado de una vida estresante. Sin embargo, si el individuo presenta los síntomas de una parte mayoritaria de su vida, significa que éste está afectado por el TDAH.

Cómo reconocer el TDAH en los adultos?

Para confirmar que los adultos sufren de TDAH los siguientes factores deben ser considerados:

1.Adultos que sufren de ADHD pueden tener dificultades en la liquidación de un proyecto o una tarea determinada una vez que la parte difícil del proyecto se ha completado.

2.El individuo tiene problemas en la organización y gestión del tiempo necesario para cada proyecto o tarea.

3.A persona que sufre de ADHD tiende a olvidar sus citas y obligaciones.

4.An individuo que padece TDAH tiene problemas en sentarse en un lugar durante mucho tiempo y se agita y se retuerce en su asiento si tiene que hacerlo.

5.Sometimes se pone tan hiperactivo que él tiende a hacer cosas muy rápido y sin mucho pensamiento detrás de él.

Lidiando con el TDAH

Hay varias maneras en que los adultos pueden hacer frente con TDAH. Psicólogos, psiquiatras y doctores han diseñado una manera especial para tratar el TDAH de adultos. Las siguientes son algunas de las formas en que adultos con TDAH pueden ser tratados:

Asesoramiento

1.Special por los psicólogos profesionales y psiquiatras.

2.Different estrategias de afrontamiento y habilidades desarrolladas para el tratamiento de adultos con TDAH.

Psicólogos

3.Professional asesorar a modificaciones en el comportamiento, entrenamiento y terapia, y una combinación de estos factores.

4.Tratamiento se personaliza para cada paciente.

5.El psicólogo o psiquiatra el primero determina el grado y la naturaleza del TDAH entre el individuo.

6.El médico determina el tratamiento de acuerdo a los síntomas de ADHD entre el individuo.

7.El tratamiento incluye la vigilancia de los síntomas y el tratamiento y los efectos de medicamentos en el individuo con respecto a su trabajo, la vida doméstica y social y su nivel de rendimiento en todos los campos.

Conclusión:

Por lo tanto esto demuestra que no es necesario que sólo los niños sufren de TDAH. Las personas mayores de 18 y padecen TDAH de adultos y que es muy frecuente.
 
Fuente: http://www.keywordspy.com.mx/editorials/articles/484cf49fcf/c%C3%B3mo_administrar_los_adultos_con_tdah

sábado, agosto 14, 2010

UN SER LIBRE EN UNA SOCIEDAD SOBRECONTROLADA

 

Una pequeña obra de arte realizada por unos estudantes de Francia que ofrece una importante moraleja

Ex-E.T
Cargado por Esma-Movie. – Mira videos web originales.

jueves, agosto 12, 2010

¿Sabes quién eres?

 
 
 
Cada segundo de vida es un momento nuevo y único en el universo, un momento que nunca se repetirá.
 

¿Y qué les enseñamos a nuestros hijos? Les enseñamos que dos y dos son cuatro, y que París es la capital de Francia.

¿Cuándo les vamos a enseñar también lo que son? Deberíamos decirles a cada uno de ellos: ¿Sabes quién eres? Eres una maravilla.

Eres único. En todos los años que han pasado, nunca ha habido otro niño como tú. Tus piernas, tus brazos, tus dedos, la forma en que te mueves. Quizá te conviertas en un Shakespeare, un Miguel Angel, o un Beethoven. Tienes la capacidad para hacer cualquier cosa.
Sí, eres una maravilla.

Debes trabajar, todos debemos trabajar, para hacer al mundo digno de sus niños.

Pablo Picasso

miércoles, agosto 11, 2010

Estrategias para el tratamiento del Déficit de Atención, sin el uso de fármacos

 
 
 

Existen cinco (5) estrategias fundamentales para el tratamiento alterno (libre de fármacos) del Déficit de Atención. Éstas son las siguientes:

1. Nutrición – Corrección micronutricional de desbalances biológicos genéticos subyacentes a los patrones de conducta que sirven de indicadores de la condición Trastorno por Déficit de Atención (TDA). Incluye consejería sobre micronutrición, antioxidantes, quelación, dieta rica en aminoácidos libres y reguladores neurobiológicos naturales como litio vegetal, glutamina y precursores de serotonina

2. Comunicación (Reprogramación Neurolinguística) – permite clarificar el conocimiento práctico sobre la definición de la condición TDA, los patrones de conducta que la identifican y permiten su diagnóstico, la teoría de la personalidad que ayuda a entender la dinámica del déficit de atención, y los elementos básicos de biología molecular que ayuden tanto a adultos como a niños a entender las bases genéticas de su mente-cuerpo. La reprogramación neurolinguística se lleva a cabo utilizando el diálogo terapéutico dentro del ambiente de la tertulia que se celebra una vez en semana, con miras a que cada participante integre lo aprendido a su diario vivir.

3. Socialización – Las tertulias se convierten en grupos de respaldo al cambio, (METANOIA). En éstos, la interacción es de ayuda mutua y de esfuerzo propio…Así se adquieren las destrezas necesarias para identificar las actitudes que ameritan cambios y se adoptan hábitos saludables en sustitución de los hábitos que causan problemas.

4. Vocación – Estrategia de reevaluación vocacional (estudio o trabajo) en la cual se armoniza la vocación de cada uno con su personalidad, reduciendo (y en el mejor de los casos, eliminando) el conflicto que surge cuando el Déficit de Atención no ha sido debidamente atendido. Lo anterior incluye el cultivo de talentos para definir la vocación, y la identificación de vocaciones alternas.

5. Meditación – Desarrollo de la consciencia espiritual que consiste en la introducción a la dinámica familiar de técnicas de meditación, reflexión y estudio que ayuden a la familia, entre otras cosas, a encontrar un sentido espiritual a la presencia del Déficit de Atención en sus vidas. Para encauzar al participante en lo anterior, se celebran talleres de autohipnosis en que cada cual practica la traducción de las experiencias resultantes de sus meditaciones y de sus sueños.

Este enfoque terapéutico ha demostrado su efectividad durante los cuarenta (40) años de su desarrollo. Dicha efectividad es proporcional a la cantidad y a la calidad de participación de toda la familia en el proceso, y se ofrece como alternativa viable para aquellas familias que, por diversas razones, no están satisfechas con el tratamiento farmacológico convencional.

La meta u objetivo principal de este sistema de tratamiento alterno es lograr educar a la mayor cantidad de personas posibles para que de esta forma se obtenga una mejor calidad de vida tanto a nivel individual como global. Se vislumbra que a través de la educación se logre crear comunidades terapéuticas (tanto en la familia como en la escuela, la iglesia, el vecindario, etc.) y que estas comunidades terapéuticas sirvan de guía y ejemplo para aquellos que inicien su proceso de atenuar a un mínimo las manifestaciones del déficit de atención.

Fuente : http://www.addapr.org/tratamiento.HTML

domingo, agosto 08, 2010

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad en el adulto: perspectivas actuales

 

Psiquiatría Biológica

Por Javier Cabanyes Truffino a, Domingo García Villamisar b
a Departamento de Neurología. Clínica Universitaria de Navarra. Madrid. España.
b Sección Departamental de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos. Facultad de Educación. Universidad Complutense. Madrid. España.

Objetivo: El propósito de este artículo es revisar los conocimientos actuales del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en el adulto. Desarrollo: Desde hace mucho tiempo, el TDAH se reconoce como una entidad bien definida en la infancia; sin embargo, sólo investigaciones recientes han señalado su continuación en la vida adulta. El TDAH se asocia a alteraciones y comorbilidad a lo largo de toda la vida. En este artículo, los autores describen las características clínicas del TDAH en el adulto. Los síntomas y las preocupaciones del adulto con TDAH son claramente diferentes de las del niño. Los adultos con TDAH son impulsivos, inquietos y presentan dificultades para mantener la atención, pero muchos presentan trastornos antisociales, depresivos y ansiedad. Los autores, además, revisan los conocimientos actuales sobre las bases neurobiológicas, los aspectos neuropsicológicos, las dificultades y las diferentes aproximaciones al diagnóstico del TDAH en el adulto y su tratamiento. El TDAH tiene un fuerte componente genético; su fisiopatología incluye la disfunción de los sistemas catecolaminérgicos, y la neuroimagen pone de manifiesto anomalías funcionales mesolímbicas y de los lóbulos frontales. La terapia psicosocial y farmacológica es necesaria para el tratamiento del TDAH. ConclusiÓn: Se precisa más investigaciones sobre el TDAH en la vida adulta y el desarrollo de criterios de diagnóstico más específicos.

Psiquiatr Biol . 2006;13:86-94.
Palabras clave: Déficit de atención. TDAH adulto. Hiperactividad. Metilfenidato.

INTRODUCCIÓN

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es la psicopatología más frecuente de la infancia y la adolescencia con una incidencia de 3-7%1,2.

Desde hace un tiempo, se está despertando un creciente interés por la evolución del TDAH desde la infancia hasta la vida adulta y por el perfil clínico, sus repercusiones y manejo terapéutico en el adulto.

El TDAH en el niño se caracteriza por dificultades para mantener la atención, exceso de actividad motora e impulsividad que, con frecuencia, conllevan problemas de aprendizaje, trastornos de conducta y repercusiones sobre la afectividad3. El tratamiento multidisciplinario logra compensar o corregir estas manifestaciones aunque, con la edad, tienden a disminuir o se modulan4. Sin embargo, el núcleo sintomático se mantiene durante la adolescencia5 y persiste en la vida adulta6,7. Un 30-70% de los pacientes diagnosticados de TDAH en la infancia continúa teniendo síntomas que generan problemas durante la adolescencia y la vida adulta8-11. A los 19 años el 38% sigue cumpliendo plenamente los criterios de diagnóstico del trastorno, el 72% presenta al menos un tercio de los síntomas requeridos para el diagnóstico y el 90% tienen manifestaciones clínicamente significativas4.

Los estudios longitudinales presentan numerosas dificultades debido a los cambios en el perfil clínico del TDAH con la edad12. Con todo, varios estudios han logrado dar suficiente consistencia al diagnóstico de TDAH en la vida adulta13-15 y se considera que su incidencia es del 2-5%16.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Un estudio comparativo realizado entre adultos con TDAH y sus hermanos sanos señaló un nivel socioeconómico más bajo en estos pacientes y una mayor incidencia de problemas laborales e inestabilidad de empleo17. Estudios comparativos con la población general18-21 constatan que los adultos con TDAH tienen un menor grado de preparación académica y mayores tasas de desempleo, mayor conflictividad matrimonial, más problemas en la relación interpersonal, mayor número de multas y accidentes de tráfico, más despidos y expedientes laborales y, en general, una peor adaptación social.

En el adulto con TDAH, el exceso de actividad motora, la impulsividad y los problemas de atención tienen menos intensidad que en la infancia19 y, con frecuencia, el sujeto ha desarrollado espontáneamente algunas habilidades de compensación8,22.

Con todo, en el adulto con TDAH es posible reconocer la existencia de inquietud motora, impulsividad y distraibilidad23,24, aunque estos síntomas no suelen ser el motivo para acudir a un especialista sino, generalmente, la presencia de una baja autoestima, problemas en los rendimientos laborales o dificultades en las relaciones interpersonales.

En definitiva, las manifestaciones más habituales del TDAH en el adulto son las siguientes: dificultades en el trabajo y mantenimiento del puesto laboral, escasa habilidad para finalizar las tareas, desorden, poca autodisciplina, inconstancia en las metas y objetivos, baja autoestima, frecuentes olvidos y despistes, falta de concentración, dificultades para mantener las amistades y conflictos en la relación de pareja25-27.

Los problemas de organización de estos pacientes son tanto en el espacio como en el tiempo y se plasman en desorden con el material que se usa, problemas en el manejo del tiempo, dificultades para sujetarse a un horario y escasa capacidad de planificación y previsión. Todo esto condiciona retrasos e impuntualidad, acumulación de tareas y escaso sentido de los requerimientos temporales de las actividades.

Sin embargo, debido a la alta comorbilidad del TDAH en el adulto, los síntomas específicos pueden quedar enmascarados27. De hecho, se señala una elevada incidencia de personalidad antisocial, ansiedad, depresión y abuso de sustancias10,17,18,23,27-29, si bien la falta de claros límites nosológicos puede ser causa de un significativo número de falsos positivos30. La intervención terapéutica temprana parece modificar esta asociación, tal como sugiere la disminución del riesgo de abuso de sustancias en los adolescentes con TDAH que han recibido tratamiento farmacológico31.

Por último, no hay diferencias en el cuadro clínico del adulto, ni en su posible comorbilidad, entre los sujetos que tienen un claro inicio temprano y los que no es posible establecer la edad de comienzo de la sintomatología32.

Perfil neuropsicológico

Al igual que en niños y adolescentes, los adultos con TDAH tienen un déficit en el mantenimiento de la atención33. Con el test de ejecución continua se observa un significativo número de errores de omisión (por déficit de atención) y de comisión (por impulsividad)17,34-36. También se han encontrado dificultades en la memoria de trabajo35-37, la velocidad perceptivo-motora36,38, el agrupamiento semántico23,36,37,41 y la exploración visual22,42. Sin embargo, no siempre es posible identificar estas dificultades debido al poder estructurador de los tests clásicos que llegan a encubrir los déficit presentes en la vida real2,43.

Las dificultades en la memoria verbal parecen estar relacionadas con la codificación de la información y no ser debidas al olvido36,38,42. De hecho, los adultos con TDAH fracasan en las tareas de olvido intencional, poniendo de manifiesto una dificultad en la atención selectiva y en el procesamiento de los estímulos durante la fase de codificación. Estas dificultades podrían atribuirse a un déficit en la inhibición de respuestas, que impide la eliminación de la información irrelevante e introduce distractores y errores en el procesamiento cognitivo44. Por otra parte, la disminución de la velocidad perceptivo-motora sólo es significativa en las fases iniciales de la tarea o cuando se incrementa su complejidad cognitiva37,38.

Los problemas de organización en el TDAH reflejan un déficit en las funciones ejecutivas que se manifiesta por dificultades para evaluar los requerimientos de la tarea, establecer estrategias apropiadas para satisfacer esas demandas, poner en marcha el plan adecuado, perseverar en las acciones, llevar a cabo los ajustes necesarios y completar con éxito la tarea. La capacidad de inhibir respuestas es un aspecto importante de las funciones ejecutivas y se vincula a diferentes sustratos neurobiológicos45. Varios estudios en adultos con TDAH han encontrado dificultades en la inhibición con el test de Stroop41,46,47 y con tareas de detención de respuesta48. También se ha observado un déficit en la inhibición motora49,50 y cognitiva51,52 y problemas en el control de las emociones que inciden directamente en la interacción social53,54. Las dificultades en la inhibición condicionan una alta sensibilidad a los estímulos circundantes y, por consiguiente, una gran dependencia del contexto. Además, una escasa inhibición induce dificultades en la memoria de trabajo y en la capacidad de atención44,51,55. Así, la capacidad de inhibir respuestas ha demostrado ser una variable cognitiva crítica en la comprensión de los síntomas del TDAH en el adulto52.

Algunos autores56 señalan que, con la edad, el déficit en las funciones ejecutivas predomina sobre el déficit de atención y pasa a ser el problema central, dada su implicación en los requerimientos sociales relevantes para el adulto, como el autocontrol, las conductas responsables o las habilidades sociales57.

Por otra parte, según el modelo de Barkley51, los síntomas nucleares del trastorno son problemas en el control de la conducta (regulación, temporalidad, inhibición, retroalimentación, etc.) que hacen referencia directa a las funciones ejecutivas y al sistema de atención. Hay una alta correlación entre las medidas de atención y las de inhibición de respuestas52. El sentido del tiempo y el acceso flexible a la memoria son imprescindibles para poder analizar datos de hechos pasados, lograr una cierta anticipación del futuro y elaborar nuevos patrones de respuesta más adecuados. Así, los sujetos con TDAH tienen más dificultades en las tareas autorreguladas y con una meta que en las determinadas por demandas inmediatas de la situación52.

Sin embargo, la evaluación de las funciones ejecutivas en los adultos con TDAH no siempre ha mostrado diferencias significativas con respecto al grupo control23,58, si bien la ausencia de diferencias puede interpretarse como un “efecto techo” de los tests empleados. El análisis de discrepancias entre las habilidades intelectuales globales y los rendimientos en tareas específicas de funciones ejecutivas logra una mayor sensibilidad en la detección de los déficit59. En este sentido, los adultos con TDAH han demostrado tener mayor índice de discrepancia que el grupo control entre el coeficiente intelectual y las medidas de fluencia verbal, flexibilidad cognitiva, atención selectiva visual, atención dividida, concentración, control de respuestas, velocidad de procesamiento de información y recuerdo libre de palabras a corto plazo7,60.

En definitiva, los datos actuales señalan que el TDAH en el adulto se expresa como una sutil e inestable disfunción ejecutiva61.

Sustrato neurobiológico

En varios trabajos33,62,63 se señala la participación de diferentes estructuras cerebrales y la implicación preferente del sistema catecolaminérgico en la sintomatología del TDAH en la infancia.

En la actualidad, el fondo genético del TDAH y su carácter hereditario es algo ampliamente admitido64. Hay un aumento del riesgo de TDAH entre los padres de niños diagnosticados de TDAH, así como entre los hijos de adultos con TDAH25.

Los genes que codifican los receptores D2 y D4 de dopamina, de la dopamina-beta-hidroxilasa y del trasportador de dopamina se han implicado en la etiología del TDAH65,66.

En el niño con TDAH, diferentes estudios señalan la existencia de una disfunción fronto-estriada67-69. En jóvenes con TDAH se ha sugerido una afección de los circuitos de conexión del córtex prefrontal, estriado, cerebelo y cuerpo calloso70,71. Algún estudio ha encontrado una reducción significativa del volumen de la corteza orbitrofrontal izquierda en adultos con TDAH72. Mediante neuroimagen funcional se ha observado una disfunción de las estructuras frontales en adultos con TDAH73,74. Particularmente, se ha podido objetivar una disfunción el córtex cingulado anterior durante la tarea de Stroop75 y también la participación del cerebelo76.

En el plano neuroquímico, los progresivos cambios madurativos del sistema dopaminérgico parecen ser especialmente importantes en la emergencia y el curso del TDAH77. De hecho, la hipofunción dopaminérgica se considera que es el núcleo patogénico del déficit de atención62. En adultos con TDAH se ha podido constatar una hipofunción dopaminérgica frontal73,78. Este hecho se asocia con una menor unión de la dopamina a su trasportador en los ganglios basales79 y a una elevación del trasportador de dopamina80, que sugieren una regulación disfuncional de la dopamina o de sus receptores, o bien anomalías en el gen que codifica el trasportador81. También se ha sugerido que los cambios en el segundo mensajero AMPc tienen relevancia en la transición clínica del niño al adulto en el TDAH82.

Por otra parte, se ha encontrado una significativa disminución de la concentración de N-acetilaspartato en la corteza dorsolateral izquierda en adultos con TDAH al compararlos con sujetos control83, lo que señala una disfunción neuronal de esas estructuras.

El modelo que se ha propuesto sugiere una disregulación catecolaminérgica de las estructuras basales y frontales que afecta al procesamiento de los estímulos externos e internos, de tal modo que las conductas impulsivas serían un fracaso en el sistema de demora de la gratificación, y el exceso de actividad motora sería un fallo en los sistemas de inhibición en los que están implicados estructuras frontales y límbicas84.

En definitiva, se puede considerar que el TDAH es el resultado final de la confluencia de diferentes factores genéticos, biológicos y psicológicos y que, en la vida adulta, el cuadro clínico descansa sobre un sustrato neurobiológico, presente desde la infancia pero modulado durante el proceso neuroevolutivo, sobre el que incide toda la carga biográfica del sujeto y los diferentes elementos psicosociales que constituyen su vida presente.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico del TDAH en el adulto es esencialmente clínico y lleva consigo el reconocimiento de las manifestaciones fundamentales del trastorno y la consta tación de su inicio en la infancia. Sin embargo, en estos 2 aspectos es donde radica la dificultad para efectuar el diagnóstico en el adulto7,25.

Los criterios de diagnóstico empleados en los niños no parecen ser útiles para el adulto2,85-87. Un estudio reciente7 señala la existencia de falsos negativos empleando los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR) debido, en gran medida, a que muchas de las manifestaciones reconocidas en el adulto no se recogen en los ítems de diagnóstico y a que la edad exigida para el inicio de los síntomas (antes de los 7 años) es muy difícil de confirmar por el paciente o sus familiares. Además, en general, el propio sujeto tiende a minusvalorar los síntomas13 y la concordancia con otros informadores depende de varios factores (sexo, antecedentes, etc.)88. Tampoco es fácil de constatar el requisito de que se produzcan algunas de las manifestaciones clínicas en 2 o más ambientes.

Los ítems que parecen mostrar mayor sensibilidad para el diagnóstico de TDAH en el adulto son: a) dificultades para permanecer callado en actividades de ocio; b) responder bruscamente; c) dificultades para esperar el turno, y d) interrumpir o molestar a otros89. Estos ítems no son los que tienen mayor sensibilidad en los niños, lo que pone de nuevo de manifiesto los cambios evolutivos que se dan en el TDAH.

Por otra parte, el modelo bidimensional (falta de atención e hiperactividad/impulsividad) plateado por el DSM-IV en los niños no ha podido ser demostrado en los adultos7. Por tanto, no está claro si en el adulto tiene solidez diagnóstica referir las manifestaciones clínicas a estas 2 dimensiones; como tampoco está claro si en el adulto tiene validez hablar de los subtipos clínicos señalados en el niño. Además, la propia entrevista del DSM-IV emplea criterios que no han sido validados en el adulto y no incluye sintomatología apropiada al neurodesarrollo, por lo que fracasa en la identificación de bastantes adultos con TDAH.

En definitiva, para efectuar el diagnóstico de TDAH en la vida adulta es necesario llevar a cabo una cuidadosa historia clínica que intente recoger información sobre un posible perfil TDAH en la infancia. La ausencia de claros antecedentes en la infancia cuestionaría el diagnóstico de TDAH en el adulto y obligaría a buscar otras causas de la sintomatología.

En los últimos años han ido apareciendo diferentes escalas para la identificación y el apoyo diagnóstico del TDAH en el adulto. Algunas siguen estrictamente los criterios del DSM-IV, mientras que otras se basan en una interpretación más amplia del TDAH. Se ha demostrado una moderada concordancia entre los datos aportados por el propio sujeto y los facilitados por familiares cercanos, tanto respecto a la infancia como al momento presente88. Hay pocos datos publicados sobre la fiabilidad y la validez de estos instrumentos. Se estima que su sensibilidad es de un 78-92% pero con una alta proporción de falsos positivos, por lo que la información que aportan al diagnóstico debe tomarse con cautela90.

Algunas de las escalas que han encontrado un mayor respaldo en la clínica y la investigación son las siguientes:

­ Escala de Wender-Utah (WURS91). Es una de las más utilizadas y tiene validación en la población española92. Requiere el diagnóstico retrospectivo de TDAH en la infancia y reconoce las variaciones de la sintomatología en el adulto. Es útil en la identificación del tipo combinado de TDAH en la infancia, pero fracasa en la identificación de pacientes con sintomatología predominante de falta de atención y excluye los que presentan comorbilidad.

­ Escala para Déficit de Atención en el Adulto de Triolo y Murphy (ADSA93). Consta de 54 ítems que recogen la sintomatología habitualmente asociada al TDAH en la vida adulta. Tiene características psicométricas aceptables y puede ser una buena ayuda en el diagnóstico.

­ Escala para el Trastorno por Déficit de Atención en el adulto de Brown (BAADS94). Ha sido diseñada para evaluar una amplia serie de síntomas. Recoge manifestaciones actuales de inestabilidad afectiva, hipersensibilidad a la crítica, capacidad de organización, mantenimiento del esfuerzo en las tareas o problemas específicos de atención en actividades de la vida adulta.

­ Escala para TDAH en adultos de Conners (CAARS95). Dispone de 3 versiones distintas (breve, completa y para investigación) y recoge los datos desde 2 fuentes diferentes (autoinforme y observación). Sigue estrictamente los criterios del DSM-IV, su poder psicométrico es moderado y no cuenta con validación para otros entornos culturales.

­ Cuestionarios elaborados por Young para TDAH en adultos (YAQ-S y YAQ-I96). Tienen buena sensibilidad y especificidad, aunque necesitan más estudios de contraste y validación en otras poblaciones.

­ Evaluación neuropsicológica. Es útil para establecer el perfil del paciente y orientar las estrategias de intervención, pero es limitada en el diagnóstico, aunque algunos tests tienen aceptables porcentajes de sensibilidad y especificidad en el adulto22. En particular, una versión integrada del test de ejecución continua visual y auditiva ha demostrado tener una sensibilidad del 94% y una especificidad del 91% en la evaluación de adultos con TDAH97,98.

No obstante, posiblemente sea necesario basar el diagnóstico en datos referidos a la edad del sujeto y a las demandas sociofamiliares que tiene, al tiempo que se deben considerar las expectativas ambientales que le rodean y que pueden determinar las manifestaciones clínicas25. En cualquier caso, el diagnóstico se fundamenta en los datos recogidos en la entrevista clínica, los antecedentes personales y familiares, los cuestionarios clínicos y biográficos, la evaluación neuropsicológica y psicopatológica y la exploración neurológica99.

En definitiva, en el momento actual, es posible efectuar el diagnóstico de TDAH en el adulto, aunque son necesarios más estudios que permitan definir mejor las características del TDAH en la vida adulta y fundamentar bien sus criterios de diagnóstico. Mientras tanto, el clínico debe conocer en profundidad el trastorno en sus diferentes etapas evolutivas, estar familiarizado con el abanico de síntomas en la vida adulta, ser flexible en la aplicación de los criterios actuales de diagnóstico en estas edades y apoyarse en la información obtenida por otras vías, fundamentalmente a través de escalas psicométricas y tests neuropsicológicos100.

TRATAMIENTO

En la infancia y la adolescencia, la eficacia del tratamiento farmacológico con estimulantes en el TDAH está sólidamente respaldada101,102. El estimulante más utilizado y mejor tolerado es el metilfenidato.

En el adulto, también se han demostrado mejorías con metilfenidato, así como su seguridad y tolerancia103-105. El metilfenidato mejora las manifestaciones conductuales del TDAH, sobre todo las relacionadas con la disfunción ejecutiva, con lo que incide directamente en la sintomatología central en el adulto106.

La principal limitación del metilfenidato es su reducido tiempo de acción, que se resuelve con la presentación de liberación prolongada107.

Por otra parte, la atomoxetina, un nuevo fármaco de tipo adrenérgico, se ha propuesto como alternativa a los estimulantes en el tratamiento del TDAH en la infancia108-110. En el adulto, algunos estudios, amplios y controlados, han demostrado que la atomoxetina mejora la sintomatología central con una buena tolerancia111-113. Sin embargo, aún no hay estudios comparativos, sólidos y amplios, con metilfenidato.

En la infancia hay un extenso abanico de fármacos de segunda elección que han demostrado su utilidad en el TDAH cuando los estimulantes no son bien tolerados o su respuesta es insuficiente101. Sin embargo, en el adulto, hay pocos estudios con estos fármacos.

La desipramina114 y el bupropión115,116, 2 antidepresivos con un perfil neuroquímico diferente, han dado muestras de eficacia y de tolerancia en el adulto. En los niños, también se ha observado una buena respuesta con las nuevas generaciones de antidepresivos, particularmente con la venlafaxina y reboxetina, y hay algunas comunicaciones positivas empleando inhibidores reversibles de la monoaminooxidasa, como la moclobemida y la selegelina117,118.

En los niños con TDAH también se han descrito respuestas aceptables con agonistas alfaadrenérgicos, neurolépticos atípicos y antiepilépticos, aunque en los adultos se han realizado pocos estudios. Concretamente, el topiramato ha demostrado cierta eficacia en trastornos del control de los impulsos119,120, por lo que podría tener cabida en el TDAH.

Aun así, se considera que un 20-50% de los adultos con TDAH no responden o no toleran el tratamiento farmacológico121,122. Además, entre los adultos que responden al tratamiento farmacológico, los síntomas nucleares del TDAH disminuyen poco más del 50%, persistiendo manifestaciones con un grado variable de conflictividad122. Por otra parte, el tratamiento farmacológico no tiene ningún efecto directo sobre el autocontrol y las estrategias y habilidades de manejo de situaciones que son aspectos claramente deficitarios en estos pacientes123.

La psicoterapia es una intervención imprescindible en el adulto con TDAH, dada la limitación del tratamiento farmacológico y su carácter exclusivamente sintomático. Entre las diferentes alternativas terapéuticas124,125 las que han demostrado mayor eficacia son las terapias de perfil cognitivo-conductual126 y la intervención neuropsicológica centrada en las conductas de inhibición más que en las dificultades de atención52.

En definitiva, el tratamiento del TDAH en el adulto requiere el empleo de fármacos que reduzcan la sintomatología nuclear y la puesta en marcha de un programa de intervención psicosocial individualizado. De este modo, con el tratamiento farmacológico se logra una aceptable estabilidad conductual al tiempo que se introducen estrategias cognitivo-conductuales que permitan al sujeto consolidar actitudes y desarrollar modos de afrontamiento más adecuados y eficaces.

CONCLUSIÓN

Actualmente hay suficientes evidencias para considerar el TDAH en el adulto una entidad nosológica definida, si bien son necesarios más estudios para clarificar algunos aspectos25.

El cuadro clínico del TDAH en el adulto guarda muchas similitudes con el observado en el niño y en el adolescente. Las diferencias tienen que ver, fundamentalmente, con el contexto en el que se expresan y la acumulación de experiencias de cada paciente.

La disfunción ejecutiva se considera el principal déficit neuropsicológico del TDAH, presente en todas las edades36. Esta disfunción incluye el déficit en la memoria de trabajo, en la autorregulación y en la capacidad para analizar la conducta y elaborar nuevas respuestas.

La eficacia del tratamiento farmacológico en el adulto es muy parecida a la observada en el niño o el adolescente pero, al igual que en éstos, se requiere completar la intervención con programas psicosociales específicos.

Fuente: http://www.elsevier.es/revistas/ctl_servlet?_f=7064&ip=79.159.33.180&articuloid=13090531&revistaid=46

Actualizado y revisado por: W. Douglas Tynan, PhD y Richard S. Kingsley, MDFecha de revisión: febrero de 2005